Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Abolengo

(Ven, 1952, Malhablado en Canvasback por Gala Hour)

Por Juan Macedo

 

En el caso supuesto que los purasangre tuviesen el raciocinio humano, el castaño Abolengo pudo haber rezado a Dios “Solo quiero pedir un deseo: un día de gloria”. Nacido en el Rancho Fonseca del Sr. Manuel Fonseca Arroyal el año 1952, lució al inicio de su campaña la chaquetilla negra y gorra carrubia del afamado Stud Los Pinos de su criador, quien le cedió la fase de doma y entrenamiento a las manos expertas del chileno Arturo Muñoz Candia.

 

Desde sus inicios se le consideró un buen prospecto e incluso para su debut en el Hipódromo Nacional de El Paraíso era el favoritos de la Revista Gaceta Hípica (en esa carrera también hicieron su estreno El Griego, Sambo, Diplomático y Polux) que fue el 4 de julio de 1954 en recorrido de 800 metros, ocupando el tercer lugar a 9 cuerpos de Sambo. No fue hasta el 20 de noviembre cuando logró su primer triunfo en distancia de 1200 metros con la monta de “El MaestroJuan Araya ganándole por apenas nariz a Novelesco, parando el teletimer en 78”1. Una semana después figura tercero a 15 cuerpos de El Griego en los 1200 metros del Clásico Antonio José de Sucre.

 

 

Ya como tresañero el nieto de Congreve se anotó tres victorias, las dos primeras en forma consecutiva con el criollo Oscar Carrera: el 5 de febrero de 1955 aventajando por 2 ½ cuerpos a Guacharo dejando crono de 77” exactos para los 1200 metros y el 13 de febrero en el mismo recorrido superó a Fenómeno igualmente con 2 ½ cuerpos y tiempo de 76”4. El tercer triunfo, ya luciendo nuevos colores (blanco con bandas verticales rojas del Stud Been Dizzy) del Dr. Oswaldo Mazzei y nueva cuadra (la del Sr. Enio López), fue el 20 de noviembre con la monta de “Mano E’ TigreRaúl Bustamante dominando por 2 ½ cuerpos a Salambo en tiempo de 76”4 para los seis furlones. Está la anécdota que cuando el Dr. Mazzei compró al hijo de Malhablado, el Dr. Fonseca le dijo "Cuidalo mucho y nunca lo corras más de 1200 metros". El destino tenía una sorpresa a sus nuevos propietarios.

 

Fue como cuatroañero cuando Abolengo comenzó a dar destellos de calidad, entregando a sus propietarios muchas satisfacciones. El 31 de marzo reverdeció laureles con Raúl Bustamante en sus lomos al dominar por ¾ cuerpos a Tinajuela agenciando 76”1 para los 1200 metros. El 20 de mayo con la monta de “El NegroJuan Eduardo Cruz, dejando crono de 75” clavados, aventajó a Alborada por 1 ½ cuerpos. El mismo “Negro” lo llevó nuevamente al triunfo el 7 de julio cuando venció por 3 largos a Solea en una milla, recorriendo la misma en 108”4.

 

Con Elio Fernández, el 28 de julio derrotó al selectivo criollo Témpano por 3 cuerpos y buen crono (para la época) de 103”2; y seguidamente el 4 de agosto con Balsamino Moreira up enfrentó a la 9° Serie de importados y derrotó con 3 ½ cuerpos a Alborada dejando tiempo de 90”4 para los 1400 metros.

 

El 25 de agosto el castaño Abolengo continua su franco ascenso al conquistar la victoria  con la monta de “El NegroJuan Eduardo Cruz por 1 ¼ cuerpos sobre Diplomático en 1400 metros que recorrió en tiempo de 90”4. Ya pernoctando en la Serie A (máximo lote común para los criollos), el 28 de octubre con la monta del chileno Manuel Quezada sorprendió a propios y extraños al dominar con 4 cuerpos claros de ventaja a la campeona Guarenera y al rendidor criollo Rico Tipo agenciando 117”4 para los 1800 metros, mostrando una buena aptitud para los cuatro codos.

 

Fue el 16 de diciembre el día del deseo, el día de Gloria. A pesar que Abolengo venía de tres derrotas consecutivas sin deslucir, su última victoria le había dado esperanza a sus allegados y decidieron inscribirlo en el Clásico Cría Nacional en 2400 metros con la monta de “El PájaroHéctor Revello. Le tocó enfrentar a los cracks Guarenera, Arrendajo y El Griego, además del ganador clásico y record horse de la distancia Girito y el rendidor Dakar 

 

Desde la propia largada el pensionista de Enio López se fue al frente e inició la lucha por los primeros puestos, primero con Dakar, luego con El Griego y desde los 800 finales con Arrendajo. Faltando 300 metros Arrendajo pareció dominar y daba la impresión de que ganaría fácil, pero contra lo esperado, en plena recta final Abolengo tomó un segundo aire y volvió a la pelea y pasó de largo para cruzar la meta con un cuerpo claro de ventaja, implantando nuevo record para la distancia de 159”2. Fue una carrera que quedó en la memoria de los aficionados de la época.

 

 

A los pocos días, el sábado 5 de enero de 1957 en horas de la madrugada Abolengo murió a consecuencia de un fuerte cólico, lo que representó una pérdida importante para el espectáculo hípico. Cumplió una extensa pero satisfactoria campaña de 60 actuaciones para totalizar 12 victorias, además de 10 segundos, 9 terceros y 8 cuartos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 259.114,55

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Héctor López García.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 31 de marzo de 2011

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados