Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Alajuela

(Ven, 1934, padres desconocidos)

Por Agustín Pérez F.

 

Muchos aficionados a las carreras de caballos en la actualidad desconocen que cuando se iniciaron las actividades hípicas en el Hipódromo Nacional del Paraíso, la cantidad de caballos purasangres ingleses no llegaba al 10% de participantes. Incluso en la inauguración del Hipódromo de Sábana Grande solo había 5 purasangres para efectuar dos carreras y dos de esos ejemplares disputaron las dos competencias. Durante muchos años los caballos criollos y media sangre como les llamaban mantuvieron el espectáculo hípico en Venezuela.

 

 

 

Al comienzo, la mayoría de ejemplares que competían en los hipódromos eran caballos cruzados criollos, no importaba mucho sus progenitores, es tanto así que comenta Manuel A Jiménez en su libro “60 años en la hípica” escrito en 1967: “El conflicto mundial de 1914 afectó la importación de caballos, alimentos, etc. Lo que obligó a paralizar las actividades hípicas. Los propietarios enviaron sus ejemplares al campo a diferentes potreros, para ser destinados a la reproducción; resolución ésta que a la postre dio magnífico resultado. La cría primitiva y empírica consistía en soltar un padrote con una manada de yeguas en un potrero y no saber cuándo eran cubiertas y si quedaban preñadas. Sus productos a la intemperie sin otra alimentación que no fuera gamelote, hierba o paja, escasez de agua en verano, todo lo contrario en invierno, que tomaban en el campo de los pozos que formaban los aguaceros. De esta cría primitiva con falta de documentos para comprobar las excelentes corrientes sanguíneas salieron muchos ejemplares que realizaron buenos performances tanto en el país como en el exterior”.  Entre ellos mencionó a Venzoleo, Tocorón, Urama, Alma Llanera, Vanguardia, As de Trébol, Camoruco, Diecinueve, Redoblante, etc.

 

La potra castaña Alajuela nace justo el año 1934 al inicio de las actividades del Stud Book de Venezuela, pero no es inscrita en la lista de purasangres al desconocer con garantía sus progenitores. El Stud Book que en su Tomo 1, página 1 tiene a Burlesco, el hijo del linajudo Knockando que junto a esta plebeya fueron los mejores de esas generaciones de criollos desde el año 1937 a 1940. 

 

Como pueden ver en la biografía de Burlesco, la derrotó en su debut a los dos años y mantuvo tal superioridad siendo su escolta en la mayoría de las carreras exclusivas para criollos de la época. Se mantuvo durante esos años ganando carreras contra caballos nacionales y era quien le daba alguna oposición al gran Burlesco. En el año 1937 “Juana Bimba” como le llamaban, llegó segunda en el Clásico Ministerio de Agricultura y Cría con la monta de Amador Varela de Burlesco como tresañero. Posteriormente en 1938 sería con cuatro años otra vez segunda con la monta de Antonio Jacial. En el año siguiente 1939 y por tercer año consecutivo, Burlesco la volvió a dejar en el segundo por tercera vez en el que era el único clásico exclusivo para criollos de la temporada.

 

El año 1940 fue el ocaso de dos grandes ejemplares de la época, la inmortal Tapatapa y el primer gran campeón criollo Burlesco que solo participó en dos competencias durante esa temporada. Su actuación en el Clásico de los Sprinters donde fue alcanzado en los últimos metros por El Mago, ejemplar chileno, uno de los mejores de su generación en su país y que fue adquirido para Venezuela en el precio récord de Bs. 25.000 por el Coronel Murillo. Pero la gran victoria de Burlesco ocurrió el día 16 de junio 1940 en el Hipódromo Nacional al derrotar de punta a punta en la cuarta carrera al Grupo A, el mejor grupo de importados de la época en distancia de 1.200 metros dejando atrás en el mismo orden a Darsine, Katushka, El Mago y Shirley Temple. Con crono de 75”3.

 

 

 

Para nuestra protagonista Alajuela, el año de 1940 a la edad de seis años fue el mejor de su campaña pistera defendiendo los colores del “Sindicato el 33” del Coronel Murillo y en el cual debutó ganando el 3-3-1940, derrotando a Eléctrica y Avileña en 800 metros, pero rápidamente fue opacada. Otro linajudo hijo de Knockando llamado Arrollador, lograría la hazaña de ser el último ejemplar en el Hipódromo del Paraíso en triunfar en dos competencias el mismo día. Este caso insólito ocurrió el día 9 de junio de 1940 al ganar la tercera y quinta válida del pool en 1600 y 1200 respectivamente, colocando a pagar buenos dividendos a los cuadros con seis ejemplares acertados. No solo eso, Arrollador seguiría triunfando en serie. También ganaría con récord de pista la milla en 106” el día 24-6-1940 para ejemplares nacionales. Gran expectativa existía en la Copa Ministerio de Agricultura y Cría, pero Alajuela, con la monta del líder de las estadísticas Perfecto Antonio Chapellín, sería hueso duro de roer, logrando un estupendo triunfo ayudada por una mala colocación en la salida del gran favorito Arrollador que con la monta de Antonio Jacial tendría que conformarse con escoltar a la ganadora, que empleó 106”3 para la clásica milla. Es interesante mencionar que el lote de criollos que enfrentó estaban todos registrados en el Stud Book con su pedigree. También todos los participantes Arrollador (Knockando), Paraíso (Prince of Paradise), Bicoca (Cónsul), Alma Criolla (Knockando), Altamira (Cónsul) fueron ganadores de más de diez carreras, aunque El Novelero (El Pao) llegó a ganar más de veinte carreras en el Hipódromo del Paraíso.  Posterior a esta victoria clásica, Alajuela encadenó cuatro victorias consecutivas sobre los criollos e importados, dos de ellas de 1200 y 1600 derrotando al mismo Arrollador. El día 29 de septiembre derrota en una milla a los importados El Negro y Avantín, empleando récord de criollos de 105”2 y terminaría esa temporada de 1940 con diez triunfos, siendo el ejemplar con más victorias del año en el hipódromo.  

 

 

 

Nuestra protagonista de padres desconocidos fue la última criolla ganadora clásica en una época que pasó al olvido pero contribuyendo al espectáculo hípico, dando pasó a la modernidad y a los tiempos actuales.

 

Fuentes: Libro “60 años en la hípica” de Manuel A. Jiménez, Revista Hípica La Pista.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, sábado 25 de noviembre de 2017

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados