Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Almendares

(Ven, 1982, Henry Tudor en Music Pro por Semi Pro)

Por Juan Macedo

 

En la historia del hipismo existen un gran número de purasangres que desde el día de su debut brillaron con tal intensidad que se ganaban el mote de “Crack” a pesar de no lograr ningún titulo campeonil, además que su sola presencia era suficiente para causar intranquilidad a los demás participantes. Almendares sin dudas fue un ejemplo, Nacido en el año 1982, perteneció a la última producción del Haras Ranco del Dr. Walter Rahn, fue adquirido por los Sres. Arnaldo Osío y Francisco Alemán para lucir la chaquetilla a cuadros gris plata y azul rey que los representaba, el Stud Almendares.

 

Bajo los cuidados de Nerio Vargas Ruiz, Almendares hizo su debut el 28 de octubre de 1984 con la monta de José Luis Vargas y exhibiendo una poderosa atropellada dio cuenta de Prat para superarlo con 2 ¼ cuerpos de ventaja y tiempo de 80”1 para los 1300 metros. Desde ese mismo momento muchos aficionados lo tildaron de “Crack”.

 

Dos semanas después, el 11 de noviembre, le tocó su prueba de fuego: el Clásico Antonio José de Sucre ante los mejores de su generación. Los 450 kilos físicos, todo músculos, del poderoso nieto de Tudor Minstrel era el centro de atención de los aficionados. En el desarrollo de la carrera Almendares sufre una serie de contratiempos que atentaban con una buena figuración, pero en la recta final desarrolló un “rush” impresionante que hizo temblar de emoción a las tribunas que no fue suficiente para darle alcance a Sindavad, perdiendo por la mínima diferencia.

 

Dos semanas después, Almendares enseña sus dotes en la Copa Juan Carmona, donde dio cuenta fácil del veloz Hot Action para derrotarlo con 1 ¼ cuerpos de ventaja, agenciando 85”2 para los siete furlones. Todo parecía indicar que el hijo de Henry Tudor iba a hacer suyo el más importante evento para los potros dosañeros, el Clásico Comparación, y de esa manera revalidar la apreciación que tenía la afición de él. Un inesperado conflicto entre Trabajadores de las Taquillas y el INH provocó la suspensión de la reunión hípica y con ella el magno evento, siendo disputado dos días después, el martes 11 de diciembre. Pero el noble Almendares no fue el mismo y aunque su actuación no fue indecorosa, al quedar quinto a tres cuerpos de Hot Action, no era lo que deseaba el soberano hípico.

 

El 5 de enero de 1985 se escenificó el Clásico Francisco De Miranda en recorrido de 1600 metros y el poderoso alazán del Haras Ranco enseño esta vez lo que todos esperaban en su anterior: el paso atronador de un crack. Fue contundente los tres cuerpos de ventaja que sacó a Chemito y la forma como derrotó al resto del lote, que incluía a sus anteriores verdugos Hot Action y Sindavad, agenciando 98”3.

 

El 2 de febrero Almendares participó en el Clásico Gobernador del Distrito Federal y todo parecía igual que en su anterior, pasó a dominar en la recta final y parecía desprenderse pero algo pasó, tuvo que echar el resto para contener la reacción de Sir Roled, luciendo muy comprometido en su accionar. De regreso a la cuadra y tras los exámenes correspondientes se determinó que tenía una severa lesión en su miembro anterior derecho, que atentaba con su vida pistera.

 

 

Nerio Vargas y su equipo hicieron lo humanamente posible para retornar al poderoso alazán a la pista. Gran parte de la programación clásica se había consumido cuando reapareció Almendares, el 29 de septiembre, ante el lote común en distancia de 2000 metros (en vista al Gran Premio Clásico Simón Bolívar) con la monta de “El ZancudoArgenis Rosillo y sin deslucir ocupó el segundo lugar a 1 ½ cuerpos de Mister Yonif, por supuesto todos esperaban ver al “crack” en el paddock de ganadores. Fue el 20 de octubre cuando reverdeció laureles, al derrotar categóricamente a Pirulí con 3 ¾ cuerpos de ventaja y agenciando 131”2 para los dos kilómetros.

 

Una semana después, se presentó Almendares en el Gran Premio Clásico Simón Bolívar, y se generó gran expectativa. A pesar de la presencia de Mantle, el hijo de Henry Tudor no pasó desapercibido. Pero el resultado fue una tragedia, llegó último prácticamente caminando, sin poder afincar su mano derecha. Fue triste ver a un caballo tan altivo como Almendares impotente ante la adversidad.

 

Sus propietarios vieron en Agustín Bezara como un posible salvador para el notable purasangre y entregaron en las manos su recuperación. Luego de un gran trabajo de Don Agustín, el 12 de junio de 1986 Almendares vio acción nuevamente con la monta de Douglas Valiente en recorrido de 2000 metros para figurar tercero a 8 ½ cuerpos de Caigüire. Dos meses después volvió a correr, ahora con Rafael Bravo Gómez, desluciendo desde el octavo lugar a 16 cuerpos de Rey Did.

 

No se supo más de Almendares. No lo vimos correr en el Hipódromo de Valencia, no tenemos evidencias que haya corrido en La Limpia ni en Ciudad Bolívar. A lo mejor las lesiones le impidieron correr y nunca lo probaron como semental, o la situación empeoró y fue sacrificado. Pero si sabemos que fue un “Crack”, un purasangre con pasta de campeón. Corrió 11 veces y ganó en 5 ocasiones, además de dos segundos, un tercero y un quinto, acumulando en premios la cantidad de Bs. 1.410.200.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, www.hipicomputo2000.com, Sr. Jaime Casas            .

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 20 de diciembre de 2012

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados