Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Amandina

(Ven, 1991, Inland Voyager en Earel por Greg The Great)

Por Juan Macedo

 

A pesar de ser muy delicada en el aspecto físico, la hermosa castaña Amandina demostró calidad durante su vida pistera en el óvalo caraqueño y una grandeza sin igual en la cría venezolana. Nacida el 12 de abril de 1991 en el Haras La Giralda, fue adquirida en venta privada por el Sr. Angelo Serafini para lucir los tradicionales colores amarillo y verde con estrellas del Stud San Gabriel, cediéndole la doma y entrenamiento al efectivo Nerio Vargas Ruiz, quien no escatimó esfuerzos durante el cuidado, la doma y entrenamiento de esta promisora potranca.

 

Su tardío debut fue el 19 de marzo de 1994 en el Hipódromo La Rinconada en recorrido de 1200 metros con la monta de “RoyRoger Rengifo donde “rompió el maiden” al superar con ¾ de cuerpo a Sha Time agenciando 73”1 para la distancia. Pero sus dolencias no la abandonaron y luego de un descanso de seis meses, Amandina reapareció el 18 septiembre y logró conservar su invicto al aventajar con 1 ¼ cuerpos a Little Karen parando los relojes en 66”4 para los 1100 metros. Llevada con paciencia, al mes mantuvo la racha, esta vez fue en final no apto para cardíacos donde apenas sacó nariz de ventaja a Triny Key y dejando crono de 85” exactos para los siete furlones. Corrió seguido y no decepcionó, ya que logró su cuarto triunfo al hilo y muy fácilmente, con 4 cuerpos de ventaja sobre Prebend agenciando 78”4 para los 1300 metros.

 

No todo podía ser color rosa y el 12 de noviembre le tocó probar el sabor amargo de la derrota, ya que Onilda Amor logró cruzar la raya con ½ cuerpo de ventaja. A la semana corrió en recorrido de 1200 metros con la monta de Juan C. Montero y logró un fácil triunfo a expensas de Isalinda que quedó a 3 ½ cuerpos, agenciando 72”3.

 

La primera experiencia selectiva de Amandina fue el 10 de diciembre de 1994 fue en la milla de la Copa Cañonero con la monta de Roger Rengifo, donde ocupó un decoroso quinto a 7 ¼ cuerpos de Talita. Muchos creyeron que ya había llegado su lote y le iba a costar, pero en siete días dejó mal a esas personas, ya que derrotó al máximo lote común de forma determinante, sacando 2 ½ cuerpos a la ganadora clásica y compañera de stud Calandrina y dejando crono de 78”2 para los 1300 metros.

 

Amandina reapareció el 7 de enero de 1995 figurando cuarta a 2 ½ cuerpos de Calandrina y dos semanas después ocupó el lugar de escolta a 2 ½ cuerpos de Conservadora. Nuevamente las voces agoreras hacen mención que la castaña de Serafini no podrá con la milla y menos con los cuatro codos de La Rinconada. Amandina se encargaría de dar al traste nuevamente esos comentarios, el 11 de febrero al ganar la Copa Inland Voyager (en honor a su padre), en esa carrera haría un galope de punta a punta recorriendo la milla en 97” clavados sacando 3 ½ cuerpos sobre su compañera de cuadra Calandrina.

 

Dos semanas después, y en 1800 metros (por primera vez recorriendo los cuatro codos) Amandina dictó cátedra al triunfar de punta a punta conteniendo el avance de Narcisse, la que aventajó con un cuerpo, agenciando 113”2 para el recorrido. No conforme, el 12 de marzo ante el máximo lote común realizó otra brillante actuación al triunfar dramáticamente sobre la tordilla Great Empress, sacando cabeza de ventaja y agenciando 112”4 para los nueve furlones.

 

El escenario quedó listo para los dos kilómetros del Clásico Gustavo J. Sanabria que se efectuó el 25 de marzo, pero Amandina no pudo y tuvo que conformarse con el tercer puesto a 3 ½ cuerpos de Great Empress. Intentó reverdecer laureles ante el lote común en 1800 metros, pero nuevamente la tordilla Great Empress se lo impidió, relegándola al segundo lugar a 3 ¼ cuerpos. El 28 de mayo Amandina logró un fácil triunfo en recorrido de 1200 metros con la monta del aprendiz Luis Angulo, aventajando con 3 cuerpos a Conservadora. Participó en la Copa Stillwater con la monta de Juan Vicente Tovar, conformándose con el segundo lugar a 2 ¾ cuerpos de Ratainikza. El 25 de junio regresó al lote común con la monta de Luis Angulo pero realizó la peor actuación de su vida pistera al finalizar octava a 14 cuerpos de Great Empress.

 

La razón de tan pésima performance fue un recrudecimiento en sus lesiones, que trajo como consecuencia un retiro temporal de la actividad pistera. Incluso se pensó en su retiro a la cría. Su dueño, el Sr. Ángelo Serafini, decidió tomar el rol de propietario-entrenador y dedicarse a sus pupilos, en especial a Amandina que la reapareció el 18 de noviembre en los 1500 metros de la Copa Segula C con la monta de Jean Carlos Velásquez donde ocupó el sexto puesto a 7 ¼ cuerpos de Oma. Tres semanas después participó en los seis furlones de la Copa Lavandera con “Jota JotaJosé Javier Zerpa en sus lomos y realizó una sensacional carrera al perder en la sufra por apenas nariz ante Ratainikza. Cerró el año en los dos kilómetros del Clásico Instituto Nacional de Hipódromos donde figuró quinta a 6 ¾ cuerpos de Money Ruler.

 

Amandina reapareció el 6 de enero de 1996 con la monta de Rafael Devera figurando quinta a 5 ¾ cuerpos de Coplera. Pero el 21 de enero Amandina fue el protagonista principal de un hecho visto en raras ocasiones. Fue en la Copa Revista Guía Hípica con la experta conducción de Juan Vicente Tovar cuando logró un magnífico triunfo dejando cromo de 84” exactos para los 1400 metros con ventaja de 2 ½ cuerpos sobre Trace Of Wolf con Douglas Valiente y tercero Calandrina con Rafael Torrealba, la trifecta eran representantes de los mismos colores y en esa oportunidad, Don Ángelo Serafini mando a alinear a las tres yeguas frente a la tribuna presidencial, para posteriormente tomarse la foto de rigor.

 

 

Esa fue la última actuación de Amandina, que entregó su mayor esfuerzo en la pista a pesar de sus limitaciones. Su campaña se resume en 23 actuaciones para un total de 11 triunfos, 5 segundo, un tercero, un cuarto y 3 quintos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 8.890.860. Amandina fue pensionada por su dueño en el Haras San Isidro donde fungió como yegua madre. Su desempeño fue tal que puede ser considerada como una de las grandes matronas nacidas en Venezuela, tras ser madre de dos campeones como Amandina Lady (madre de King Seraf, Miss Venezuela, Mr. Ángelo, Huracán José, Water Lady, El Gran Caricuao y Legendario) y Mr. Serafini (Semental); además del ganador clásico No Smoking (Semental), la selectiva Amandina Pride (madre de Ronda y Don Juan Tenorio; abuela de Flat Out) y la ganadora Amandina Star.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Jaime Casas.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 25 de octubre de 2012

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados