Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Aragonero

(Ven, 1983, Gentleman’s Word en La Clem por Clem)

Por Juan Macedo

La historia siempre está signada por hechos ó elementos que se les recuerda en el devenir histórico como piezas fundamentales de tal o cual hecho importante. En la hípica, la historia da cabida al equino, que es una pieza fundamental en su engranaje. Y en el grupo de equinos que han destacado en Venezuela, es importante mencionar uno de gran campaña que estuvo involucrado en una de las decisiones más polémicas de nuestra historia hípica.

Aragonero

Así es, se trata de Aragonero, un caballo alazán nacido el 23 de febrero de 1983 en el haras Tamanaco y que corrió para los colores clásicos del Stud Sacedón de Doña Maruja de Estevez y siempre bajo el entrenamiento efectivo de Agustín Bezara Castro.

Fue un ejemplar de desarrollo físico tardío y que empezó campaña como tresañero ya a finales del primer semestre de 1986, con un debut bastante incierto ya que figuró noveno a 20 cuerpos de Gran Nevado conducido por José Padrón. Pero dos semanas después se reivindicó al figurar segundo a pescuezo de Star Zapphire. Su primer triunfo no se dejó esperar y lo obtiene a expensas de Lazzarone en 1300 m, agenciando 82"1.

A partir de ese momento Aragonero se mantiene en ascenso triunfando en 1600 m sobre Tartán parando el cronometro en 99"3, triunfa en el lote de ganadores de dos carreras sobre Crispín agenciando 122"3 para los 1900 m, galopa a Blottsalmi parando el tele timer en 130"4, para que de esta manera participar en su primera prueba de orden selectiva, el Derby de Sovecría, que obtuvo de manera cómoda después de un largo remate sobre Sencillo que derrotó por 3 ¾ cuerpos y un tiempo de 115" exactos para los 1800 m. Su racha triunfal fue suficiente aval para inscribirlo en la carrera más importante del calendario hípico nacional, el Gran Premio Clásico Simón Bolívar. En dicha carrera obtiene el cuarto puesto a 11 cuerpos del ganador Winton, después de correr sumamente retirado del pelotón inicial.

Siguiente a un breve receso, reaparece en febrero de 1987 en el lote común con la monta de Douglas Valiente, donde derrota a War King, pero un tropiezo durante la recta final procede al distanciamiento de Aragonero al segundo lugar. Tres semanas después participa en la Copa Revista Hipódromo donde cae derrotado en final dramático por Monchanson Rey, y siguiente cae tercero a 4 ½ cuerpos derrotado por Mantle y Stage Door Ed en el Clásico José María Vargas. Vuelve al lote común, otra vez con José Padrón, donde obtiene un cómo triunfo sobre Marismeño, agenciando 113"3 para los 1800 m. De nuevo en el lote selectivo, fracasa al llegar quinto de Clochard en la Copa Julián Abdala.

Aragonero aparece inscrito en los 2000 m del Clásico Cría Nacional con la monta de Rafael Torrealba, ante un lote nada fácil que encabezaba Winton. Esta es una de las mejores carreras del nieto de Gallant Man, ya que en la recta final venía con un avance demoledor pero no conseguía donde pasar, ahí fue cuando su jockey observó un pequeño hueco entre los punteros Winton y Síndaco, y se lanzó en pleno por allí para "apartarlos" y continuar victorioso hasta la meta, superando por 1 ½ cuerpos al campeón Winton y marcando un tiempo de 126"3. El Clásico Copa de Oro de Venezuela fue un verdadero paseo, ya en la última curva Aragonero pasaba a sus contrincantes como postes y se apoderaba del primer lugar y simplemente se dedicó en la recta final a sacar más y más ventaja, un total de 14 cuerpos sobre Síndaco y agenciando 154"1 para los 2400 m.

Después de esa impresionante demostración, Aragonero se veía como el virtual ganador del Gran Premio Clásico Simón Bolívar. Sin dudas el 25 de octubre de 1987 quedará en la memoria de muchos hípicos venezolanos por la polémica que se suscitó en el resultado final del magno evento. En un verdadero fangal se realizó la carrera, que en la recta final dominaba Gallardete con el inolvidable Juan Vicente Tovar, Aragonero venía al acecho por la baranda y trataba de compremeter al pupilo de Doña Peggy de Azqueta, Tovar trató de una manera muy sutil de cortar el rush del nieto de Clem al lanzar a Gallardete hacia la baranda, una maniobra discutible pero en muchos casos obviada por los comisarios, y pícaramente Rafael Torrealba levanta su cabalgadura para hacer más notable el tropiezo. Eso permite a Gallardete cruzar la raya en ganacia. Luego de la carrera, Juan Vicente Tovar recibió una fuerte agresión verbal y física de la propietaria de Aragonero, Doña Maruja de Estevez (de mi punto de vista completamente injustificable). Tras larga discusión, los comisarios deciden bajar a Gallardete y decretar ganador por la vía legal a Aragonero. Así se registró para los libros de los récords del hipismo venezolano el primer distanciamiento para la primera posición en este magno evento.

Otra de las carreras emocionantes protagonizadas por el tranvía del Tamanaco fue durante su participación el Clásico Jockey Club de Venezuela. En la recta final venía tronando pegando a la baranda pero se encontró una pared equina conformada por los ejemplares Pundonor y Rolly Man que le impedía el paso. De nuevo Rafael Torrealba hace gala de sus recursos y pasa entre estos dos puransagres para pasar el disco en ganancia por ¾ cuerpos sobre Pundonor, dejando crono de 112"2. Dicha maniobra realizada por Rafael Torrealba fue motivo para un reclamo por parte de Juan Vicente Tovar (jockey de Pundonor) pero que no prosperó. Esta gran campaña fue suficiente para obtener título de Caballo del Año y por supuesto campeón 4 y más años.

Foto en el Paddock en el Simón Bolívar

En la segunda semana de enero de 1988 triunfa nuevamente sobre Pundonor en el Clásico Andrés Bello, donde agenció 98" para la clásica milla. Participa nuevamente en el lote común, pero fracasa al llegar cuarto a 3 ¾ cuerpos de Volantín. Es nominado para participar en el Clásico Latinoamericano de Jockey Clubs a escenificarse en Chile, pero es víctima de lesiones que impide su participación en dicha prueba y lo aleja de las pistas por cinco meses. Reaparece con casquillos de hierro en 1600 m, llegando noveno a 16 cuerpos de Don Manolo, con la intención de prepararlo para su participación en el Clásico Cría Nacional.

El 14 de Agosto de 1988 representa otro hecho histórico interesante, ya que en la corta nómina del Clásico Cría Nacional estaba presente lo más granado del momento: Winton y Aragonero eran campeones, Volantín y Epic Barré iban a ser campeones ese año y Gran Edward lo sería en 1989. El sexto de la nómina era Don Rey, un ganador clásico G-1. Esa carrera fue un sensacional triunfo de Juan Vicente Tovar sobre Epic Barré, derrotando a Volantín y Aragonero dejando un tiempo de 128"1. Las lesiones de tendón en Aragonero volvieron a hacer crisis y jamás pudo volver a la pista de La Rinconada, dejando su campaña de 21 actuaciones con 11 triunfos, 3 segundos y dos terceros, acumulando Bs. 5.205.300 en premios. El 4-9-88 se despidió (con el n° 9 en la gualdrapa y Rafael Torrealba) de la afición, dándole una vuelta al ovalo.

Fue retirado a la cría para cumplir campaña como semental pensionado en el Haras Tamanaco, recibiendo las pocas oportunidades que le puede dar su dueña Doña Maruja de Estevez y contadas oportunidades de otros propietarios, a pesar de ello es padre de la ganadora clásica Great Escape (madre de Prospect Escape); de los selectivos The Troya (madre de Principe Heme) y Sheetan; además de los ganadores La Goleta, Piñona, Miss Aramar, Itci, Arrozal, Houston Prayer, Castillero, Mister Arnold, Continuidad, Villanero, Relojera, Perla de Araya (madre de Arayita), Iron Soul, Catalejo, El Simonero, Petronio, El Colonés, Capuso, Peñanera, Elvimarian, Colmenera, Pedrajera, Tipificada, Crochero, Money Cash, Adanesa, Analonga, Lady Mar (madre de Mensajero), entre otros. Murió en Octubre del año 2009.

Fuentes y Fotos: Sr. Jaime Casas, Sr. Gustavo Sansón, Sr. Alfredo Plaza.

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 08 de mayo de 2003

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados