Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Arrecife

(Ven, 1966, Greek Sailor en Coral Key por Stone Age)

Por Juan Macedo

 

¡Partida! ¡Mal para Arrecife!, queda virtualmente eliminado… ¿Cuantas veces los hípicos de la época escucharon esa frase y mas de una ocasión este sorprendente corredor arrollando en los finales para protagonizar una sensacional carrera? Esta es la historia de este alazán que nació en el Haras Santa Cruz el año 1966 que inicio su vida pistera con el entrenador fue Eduardo Azpúrua Sosa para el Stud El Rosal del Sr. Manuel López González.

 

 

Como dosañero, después de “romper el maiden”, con Carlos Pérez en sus lomos figuró tercero en el Clásico Antonio José de Sucre a 2 ½ cuerpos de Astrum y Doradillo, luego el 7 de diciembre con Ignacio J. Ferrer figuró segundo en la Polla de Acrica a 2 ¾ cuerpos de Astrum y finaliza su campaña ese año el 21 de diciembre figurando segundo en el Clásico Comparación a cabeza de Torbellino.

 

El 05 de enero de 1969 se reivindica y gana el Clásico Francisco de Miranda, por 2 ½ cuerpos sobre Soneto, Pirujo y Astrum, con Ignacio J. Ferrer y parando los relojes en 103”3 para la milla. A partir de ese momento, el nieto de Greek Warrior comienza a tener problemas en la partida, incluso sin llegar a salir del aparato de partidas, hecho que afecta directamente en el desarrollo de su campaña, como aquella participación el 21 de junio en la Condicional Especial Antonio Cuadrado, pautada en distancia de 1600 metros que al darse la partida, Arrecife quedó eliminado al negarse a correr, permaneciendo dentro del puesto de pista número cuatro.

 

Pasa a las manos de Domingo Noguera Mora, y aunque sólo tenía dos triunfos y no había intervenido en prueba alguna de la triple corona, disputa el 21 de septiembre los 2400 metros del Clásico República de Venezuela para ganar por pescuezo a Maturín en tiempo de 153”4, a pesar de tener una partida poco afortunada. Desde ese momento Arrecife se fue haciendo un nombre como excelso fondista y notable rematador.

 

 

 

El 25 de octubre 1969 fue inscrito en el Clásico Simón Bolívar y puso en alto el prestigio de la cría nacional con un segundo lugar a 9 cuerpos del inglés Don Florestán. Este segundo no sólo meritorio, sino también revelador de que la caballada criolla está a la altura de los importados en cuanto a proporción de calidad. Estamos obligados a un reconocimiento de su notable actuación, que casi emula la hazaña de Socopó y así concediendo otro importante logro a la cría nacional. Fue conducido por el aprendiz Manuel Lira.

 

El 1 de noviembre Arrecife volvía a su lote y ganó al galope, por ventaja de 14 cuerpos, conducido por Carlos Pérez. De allí directo al Clásico Cría Nacional pero apenas logra figurar cuarto del campeón Maturín. Arrecife fue seleccionado para asistir por Venezuela al Clásico Internacional del Caribe que tuvo lugar en México, carrera donde logró figurar cuarto a 16 cuerpos del mexicano Guadamur.

 

Ya para 1970, con cuatro años, Arrecife continuaba con sus problemas en la partida, agravado con el hecho de no querer salir del aparato por la cual llegó a ser invalidado para todos los juegos, pero en el Trofeo Seminario Latinoamericano sobre Mecanización aplicada a la Seguridad Social partió al fin, y ganó galopando, conducido por Julio César Piñero y derrotó a La Marqueseña agenciando 85”3 para los 1400 metros.

 

Disputó el Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación en 1800 metros, carrera que ganó Casanova en gran forma, corrió último, luego de partir con mucho retardo y afectado por la rodada de Pedro Villalobos, jinete de Dompablo. Ricardo Ferrer, jinete de Arrecife, debió desestribar para controlar su cabalgadura y evitar atropellar a Villalobos luego de su caída, quedando evidentemente sin ninguna oportunidad de ganar. Al final, Marín que había finalizado 5° fue descalificado por ser responsable de la rodada de Dompablo y Arrecife finalizó oficialmente 5°.

 

 

El 24 de octubre Arrecife vuelve a participar en el Clásico Simón Bolívar, aquel donde Senador y Paunero empataron sensacionalmente, pero el noble criollo llegó fuera del marcador, noveno a 19 cuerpos, pero superando a importados de la talla de Bethia, Love Me y Outsville. A las dos semanas disputó por segunda vez en el Clásico Cría Nacional donde buscó pase por la baranda al entrar en el codo final y obtuvo la posición de escolta a 2 ¾ cuerpos de Canelo, con Ángel Francisco Parra.

 

Durante 1971, con los colores del Stud Arrecife, pero el mismo propietario, y ahora bajo la tutela de Giovanni Contini, específicamente el 14 de febrero, Arrecife se anota el triunfo en la Copa Charles R. Rohl, superando a Principito por 4 cuerpos, con Néstor L. Romero y agenciando 116”1 para los nueve furlones. Pero las lesiones acompañadas de las mañas de no partir disminuyeron la campaña de este alazán. A pesar de ello, Don Giovanni Contini le dedicó tiempo y paciencia a sabiendas que tenía en sus manos a un corredor excepcional.

 

 

Ya para 1972, Arrecife vuelve por sus fueros y el 19 de marzo de 1972 logra figurar tercero en el Clásico José Maria Vargas, a 3 cuerpos de Don Luis y El Corsario, con Gustavo Ávila. Se mantiene en campaña obteniendo triunfos importantes en séptima y sexta serie ante los importados de la época. El 5 de noviembre de 1972 se anexa el Clásico Cría Nacional, superando a Turquino por 2 cuerpos, con Ricardo Ferrer. Agenciando 153” para los 2400 metros. Su campaña fue suficiente para obtener el título de Campeón Maduro.

 

Durante 1973 y con siete años a cuestas, corrió contra los importados en sexta serie sin gran éxito, se enfrentó a los criollos en el Clásico José María Vargas finalizando décimo a 15 cuerpos de Inteligente, y en el Clásico Presidente de la República donde figuró quinto a 8 cuerpos de Señorial. Se vio las caras nuevamente contra los criollos el 27 de mayo en el Clasico Coproca y esta vez con 60 kilos a cuesta, tras sensacional atropellada, superó por 1 ¼ cuerpo a Señorial, con la monta de Ángel Francisco Parra y recorriendo los 2000 metros en 131”1. Este fue su último triunfo.

 

 

 

Después figuro quinto a 11 cuerpos de Señorial en la Copa Revista La Fusta, tras sortear una mala partida y su última actuación sobre la arena del Hipódromo La Rinconada fue contra los importados en sexta serie el sábado 7 de julio con la monta de Rafael Rodríguez Morales, figurando quinto a 8 cuerpos de Legendaire.

 

De esta manera completo una larga y productiva campana de 69 actuaciones para concretar 15 victorias, 8 segundos, 4 terceros y 8 cuartos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 858.883,30, sin incluir su figuración en México. Fue retirado de las pistas al Haras La Parcela, donde fungió de recelador y con pocas oportunidades en la cría, entre los que cuenta a los ganadores Cascarela, Karma, Busy, Jirafa, El Togo, Chamín, entre otros.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, www.hipicomputo2000.com, Diario El Nacional, Sr. Antonio Aragonés, Sr. Agustín Pérez, www.coproca.org, Sr. José Elías Ibánez (video RdV)  

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 17 de mayo de 2007

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados