Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Astrum

(Ven, 1966, Hylander en Repetition por Petition)

Por Juan Macedo

 

La historia de Astrum tiene las particularidades propias de los campeones. Comienza con una visita que hizo Don Vittorio Catanese con la Sra. Zingg al Haras La Parcela en búsqueda de un buen ejemplar, notó la presencia de un potrillo inquieto y le dijo a Don Luis Cabrera Umérez: “ese es el que quiero”. Don Luis le dijo que no tenía precio, pero Vittorio insistió, y así el notable criador dijo “120 mil bolívares” como para que Vittorio desestimara su oferta, pero fue la Sra. Zingg (que estaba muy atenta de la conversación) que sacó la chequera e hizo un cheque por dicha cantidad para adquirir al hijo de Hylander.

 

Pero Astrum parecía un caballo destinado al fugacismo pistero, debido a cierta inclinación a desobedecer, a pararse en pleno trabajo y en plena carrera, tal cual lo hacía su legendario padre, Hylander. Se creyó que era cuestión de carácter y hasta trastornos orgánicos. No obstante, todos esperaron el debut del ejemplar que fue triunfante y así se mantuvo invicto en cuatro actuaciones durante su campaña a los dos años, ganando incluso el Clásico Antonio José de Sucre (derrotando a Doradillo y Arrecife plasmando 74” en 1200 metros), la Condicional Especial Albert H. Cipriani (1000 metros en 60”2 con tres cuerpos de ventaja sobre Fusilero) y la Polla de Potros (1400 metros en 88” por casi tres cuerpos sobre Arrecife), siempre con la magistral conducción de Balsamino Moreira, con lo cual fue Campeón absoluto de su generación.

 

 

En enero de 1969, al correr los 1600 metros del Clásico Inauguración Francisco de Miranda, fracasó inexplicablemente al figurar cuarto de Arrecife. Mientras que los expertos y admiradores justificaban el fracaso a los tropiezos que le causó el ganador; su preparador Don Vittorio, que siempre buscaba lo último de la tecnología para implementárselo a sus pupilos, y propietarios buscaban en otra forma la causa del fracaso. Astrum llegó moribundo, respirando peor que nunca. Tan grave era su estado que recurrieron al Dr. William O. Reed, reconocido veterinario norteamericano y especialista en enfermedades respiratorias del purasangre, que vino exclusivamente de Norteamérica para examinar exhaustivamente al nieto de Petition, y al concluir detectó una lesión laríngea que le dificultaba la respiración y de ahí el cansancio que sufría en cada carrera.

 

Entonces fue sometido a una delicada operación, se le recetó un tratamiento y el resultado fue exitoso. Astrum volvió a las pistas en abril de 1969 para reaparecer triunfante con Balsamino Moreira en una carrera común, pero por estrecho margen sobre Faisán en tiempo de 104”2 para la milla. El 4 de mayo enfrentó a un lote de criollos de las categorías C y D, y derrotar fácilmente a Sortilegio en tiempo de 102”4 y quedar listo para su próximo reto: el Clásico José Antonio Páez.

 

 

 

El 11 de mayo, Astrum demostró que se trataba del mejor de su generación al ganar de punta a punta el Clásico José Antonio Páez en distancia de 1600 metros con la monta de Balsamino Moreira, cubriéndola con un extraordinario 99”3, aventajando por tres cuerpos a Cacayo y Maturín. Continuó su racha ganadora al superar por dos cuerpos a Granizo en una carrera común de la Categoría C, agenciando 110” para los 1700 metros.

 

 

 

El 8 de junio participa en el Trofeo 95 Aniversario del Ministerio de Obras Publicas, donde cae derrotado por segunda vez en su campaña pistera por tres cuerpos ante el rendidor Maturín, al que le concedía seis kilos de handicap. Se enfrentaron nuevamente el 21 de julio en la Condicional Especial Antonio Cuadrado a pesos iguales y en milla, pero Maturín ganó más fácil, por 10 cuerpos, dejando 102” en el Tele Timer. A la semana lo inscriben en el Trofeo Miss Venezuela, donde después de puntear toda la carrera cayó derrotado en plena sentencia por el atropellador Granizo. Al culminar la carrera se le detectó una lesión en una mano, que trunca su campaña como tresañero.

 

Ya recuperado de la lesión y cuando se disponía a reaparecer en febrero de 1970, Astrum sufrió fractura de un sesamoide y fue retirado definitivamente de las pistas. Su campaña en definitiva quedo con 12 actuaciones para 8 triunfos, 3 segundos y un cuarto, acumulando en metálico Bs. 501.439,80. Cumplió campaña como semental en el Haras La Parcela, donde recibió pocas oportunidades, aunque destacó con algunos ganadores como As Royal, Gran Astrum, Magdamar, La Moviucha y Torcita.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Antonio Catanese, Diario El Nacional, Sr. José Elías Ibáñez (video)

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 16 de Marzo de 2006

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados