Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Aventurera

(Ven, 1961, Brumoso en Silver Crest por Calster)

Por Juan Macedo

 

Pequeña pero briosa, capaz de realizar cualquier hazaña en cualquier instante sin importarle el compromiso que enfrentaba, reflejando durante su campaña que el nombre con que le bautizaron en el registro del Stud Book de Venezuela no fue fortuito, el de Aventurera, que una bella castaña que nació el 21 de enero de 1961 en el extinto Haras Macapo, donde recibió una excelente crianza y donde fue adquirida por el Sr. Simón J. Ostos en pública subasta por Bs. 30.000 para correr con la chaquetilla de bandas verdes y rojas del Stud Viento Norte del Sr. Joaquín Alves Morgado, quien confió en las virtudes de Don Raúl Salazar para su cuidado, doma y entrenamiento.

 

 

Fue el 29 de junio de 1963 cuando debutó en el Hipódromo La Rinconada en recorrido de 600 metros con la monta de "El Remarkable" Ignacio J. Ferrer ocupando el quinto lugar a 3 ¼ cuerpos de Pharaona. Tres semanas después con Rogelio Cortez up y en 800 metros ocupa el segundo lugar a 3 cuerpos de Messalina, siendo el 10 de agosto cuando “rompe el maiden” con Rogelio Cortez en 900 metros superando a la veloz Bochinchera por ¾ cuerpos dejando marca de 56”2 para el recorrido.

 

Había confianza en la calidad de la hija de Brumoso que participó en la Copa Edgar Ganteaume escenificado el 31 de agosto en recorrido de un kilómetro, pero apenas pudo ocupar el noveno lugar a 8 ¾ cuerpos de Danae. De regreso al lote común en distancia de 1000 metros el 19 de septiembre con la monta de Raúl Bustamante queda relegada al quinto lugar a 9 ¾ cuerpos de la veloz Acuarela.

 

Pasa a la cuadra de Florentino Ramírez, quien la prepara para participar en los 1200 metros del Clásico Ciudad de Caracas con la monta de “El IndioManuel Camacaro, defeccionando al quedar octava a 17 ¼ cuerpos de la ganadora y posterior campeona dosañera Big Time.

 

El Sr. Ostos decide realizar otro cambio de cuadra buscando mejor suerte, esta vez tocándole el turno a “El ChéJosé Rosendo Fernández, quien decide pacientemente llevar a la potra, inscribiéndola ante el lote común el 7 de noviembre en recorrido de 1200 metros con la monta de Manuel Camacaro, donde se observa una mejoría importante al quedar tercera apenas a pescuezo de Big Time. El 28 de noviembre obtiene su segundo triunfo en distancia de 1300 metros, galopando por 10 ½ cuerpos sobre Brumosa dejando registro de 81”1. La confianza volvió entre los allegados de la nieta de Calster y por ello fue inscrita en el Clásico Comparación, pero fracasa al no entenderse con su jinete Walter Carrión ocupando el undécimo lugar a 30 cuerpos del Campeón Prófugo.

 

Un breve y oportuno descanso para reaparecer el 3 de enero de 1964 con Manuel Camacaro up en 1200 metros ante la serie G para criollos, donde en una sensacional sprintada aplasta a sus rivales dejando a 6 ¾ cuerpos a Trompada, agenciando un notable 73”3 para la época. Dos semanas después, con la monta de Jesús Bolívar y en 1100 metros ante el lote F para criollos, supera por un cuerpo a Chenchena en tiempo de 68”4. Corre seguido y mantiene la racha ganadora ante el lote D para criollos, superando a Sietecolores por ½ cuerpo registrando 87”1 para los 1400 metros.

 

Tras un breve descanso, el 15 de febrero enfrenta al duro lote B para criollos donde de manera irreverente derrota a los machos, dejando al rendidor Guaimaro a 2 ½ en el segundo lugar, agenciando 73”3 para los 1200 metros con la monta de “El NegroJuan Eduardo Cruz. Una semana después y bajada al lote C para criollos, triunfa sin problemas con ventaja de 2 cuerpos sobre Nube Gris en tiempo de 87” para los 1400 metros. Manuel Camacaro regresa a los lomos de la hija de Brumoso para derrotar nuevamente a los machos del lote B, esta vez por ½ cuerpo sobre Chorrerón para registrar 81”3 para los 1300 metros y así completar una racha de seis triunfos consecutivos.

 

El 22 de marzo se buscó un descargo en el handicap con el entonces aprendiz Gustavo Nuñez Cova, pero no se entendió con el difícil carácter de la bella castaña ocupando el sexto lugar a 3 ¾ cuerpos de Encuentro. Pero esa derrota no declino el entusiasmo de sus allegados, quienes inscribieron a Aventurera en la milla del Clásico Hipódromo La Rinconada en recorrido de 1600 metros y la monta experimentada de Manuel Camacaro, quien la conocía a la perfección. La estrategia para ese 5 de abril era tomar la punta y realizar una escapada que permitiera al final soportar la atropellada de las enemigas. Así se cumplió ya que Aventurera tomó la delantera y tomó una gran ventaja, tan grande que al cruzar la meta aún superaba a Super Pie (que iba segunda) con 7 ¾ cuerpos de ventaja y dejando registro de 104”1 para el recorrido. Fue una victoria tan aplastante que le dio de inmediato el liderato de su generación.

 

 

Participa ante el lote B para criollos el 25 de abril en recorrido de 1300 metros, pero apenas puede ocupar el cuarto lugar a 2 ¼ cuerpos de Guaireño. Regresa ante las de su sexo el 23 de mayo en marco de la milla de la Copa Instituto Nacional de Canalizaciones con la monta de Carlos Cruz, donde derrotó a la selectiva Avilera por 2 ¼ cuerpos agenciando 104”3 para el recorrido. El 6 de junio participa como favorita en el los 1800 metros del Clásico Prensa Nacional regresando a la monta Manuel Camacaro pero inexplicablemente fracasa al quedar novena a 22 ¾ cuerpos de Yocasta.

                                     

Tres semanas después nuevamente con Manuel Caracaro y en recorrido de 1400 metros Aventurera se reivindica ante su afición al derrotar fácilmente por 5 ½ cuerpos a la Campeona Dosañera Big Time en la Copa Instituto Autónomo Corporación Venezolana de Guayana, dejando una buena marca de 86”3 para los 1400 metros. Una semana después enfrenta nuevamente a los machos, esta vez ante el máximo lote común para criollos (Lote A) en distancia de 1400 metros, superando en buena lid a Redoblante por 1 ¾ cuerpos y dejando registro de 86”3.

 

El 11 de julio defecciona con Manuel Camacaro en el máximo lote para criollos al ocupar el séptimo lugar a 5 cuerpos de Guaimaro en distancia de 1200 metros. Tras breve descanso de un mes, reaparece el 9 de agosto mejorando al ocupar el segundo lugar a 2 ¾ cuerpos de la rendidora Capachera. Una semana después participa en la milla de la Copa Corporación Venezolana de Fomento Equino donde ocupó el quinto lugar a 2 cuerpos de Big Time.

 

El 30 de agosto reaparece en sus lomos Carlos Cruz ante el máximo lote en distancia de 1400 metros, pero ocupa el tercer lugar a 2 ¼ cuerpos de Capachera. Todo los indicios indicaban que Aventurera había perdido su condición, pero continuó en campaña por decisión de sus allegados e inició una racha negativa de derrotas innecesarias hasta el final del año 1964 donde cambiaron los jinetes pero el resultado era el mismo, hecho que opacó su brillante campaña. A pesar de ello, Aventurera logró adjudicarse el Título como la Mejor Tresañera del Año.

                                                                                                              

Reapareció el 16 de enero de 1965 y con la monta de Manuel Camacaro en recorrido de 1200 metros viéndose mejorada al ocupar el cuarto lugar a 6 cuerpos del rendidor Guaireño. A la semana participa en la milla de la Copa Celestino Martínez donde ocupa un magro cuarto lugar a 16 cuerpos de la veloz Azuquita. Regresa al lote máximo para criollos el 14 de febrero donde nuevamente ocupa el cuarto lugar apenas a un cuerpo de Big Time. Participa ante el máximo lote con la monta de Carlos Cruz en recorrido de 1700 metros, pero fracasa al quedar quinta a 20 cuerpos del rendidor criollo Mandarín.

 

Carlos Cruz insiste sobre los lomos de la hija de Brumoso y el 15 de marzo la veloz yegua reverdece laureles ante el máximo lote superando a Big Time por 2 cuerpos y agenciando 88”3 para los 1400 metros. Dos semanas después repite ante el máximo lote superando a Rápido por pescuezo en distancia de 1200 metros que recorrió en 75”.

 

Este par de triunfos impiden a la noble yegua continuar campaña en el lote común ante los criollos, teniendo que enfrentar a los importados de la época, ejemplares seleccionados y de alto calibre, donde pocos criollos de la época lograron destacar y cuando lo hacían era de manera ocasional. Ya la agotada Aventurera, tras extenuante campaña, inició ante los importados una racha negativa. Incluso sus allegados cambiaron de cuadra, buscando en las manos de Manuel Azpúrua Sosa una nueva oportunidad para volver a la senda del triunfo, pero lo mejor que logró realizar Aventurera fue un cuarto lugar a 4 ¾ cuerpos de Balbinus. Los problemas físicos complicaron la situación y el 12 de diciembre efectuó su última salida a la pista de La Rinconada con la monta de J. González P., donde llegó última (14º) detrás de Foxmar.

 

Aventurera completó una campaña de 44 actuaciones donde totalizó 14 triunfos, dos segundos, dos terceros y cinco cuartos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 275.310. Fue retirada al Haras San Miguel, donde se le brindó la oportunidad como yegua madre, destacando por intermedio de la selectiva Arriesgada (en La Limpia, abuela de Rocket Hands) y los ganadores La Gatita, Cuara y Brasilia (madre de Borgia), que dejaron constancia a través del tiempo de la calidad genética de su predecesora.

 

Fuentes: Sr. Agustín Pérez, Revista Gaceta Hípica.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 24 de septiembre de 2009

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados