Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Azucarada

(Ven, 1969, Hylander en Azuquita por Mighty Ocean)

Por Juan Macedo

Todo inicia en 1968 cuando Juan Manuel y Federico Carmona deciden adquirir un servicio de Hylander a Don Enrique Soto Rivera para una yegua madre de su propiedad llamada Azuquita (de excelente campaña) pensionada en el Haras Ranco (propiedad de Don Otto Rahn) y el 12 de enero de 1969 fue el día en que dió a luz una hermosa potranca alazana que en un futuro cercano resplandeció con gran brillo al ganar varias carreras al reverendo galope y mostrando evidente superioridad. Se trató de Azucarada, sin que quede la menor duda, una de las mejores yeguas criollas que ha pisado la arena del óvalo caraqueño. Siempre corrió para los colores rojos del Stud Abi-Car de Alberto Abilahoud y Federico Carmona Perera, bajo la pupila del desaparecido don Antonio Jacial Acuña, que la aceptó en su cuadra luego que Abigaíl Colmenares y Luis Morales Balestrazzi consideraban que nunca iba a poder correr.

A pesar de tener las manos muy finas y sesamoides pequeños, Azucarada hizo su estreno como dosañera el 22 de mayo de 1971 con el finado "Mudo" Jesús Segundo Rodríguez en tiro de 600 metros, logrando el cuarto lugar en carrera ganada por Ñarauly en 35'' exactos.

Azucarada

Desde allí surgieron algunos problemas físicos como cañeras, reapareciendo el 4 de septiembre (cuatro meses más tarde) cruzando el disco en ganancia por vez primera con la monta del inmortal Don Balsamino Moreira superando por 4 cuerpos a Juleyma, recordada pupila de Alexander Freites Pulido, dejando crono de 69” para los 1100 metros.

Para el 3 de octubre la hija de Hylander fue inscrita en el Clásico Ciudad de Caracas y sorprendió con el "Negrito" caraqueño Félix García en los estribos (aprovechando ese lance ya que ningún jinete estaba interesado en hacerse caballero en esa carrera) y dejando Bs. 42 por cada boleta a ganador de Bs. 5, derrotando por estrecho margen de medio cuerpo a Charlatana, Juleyma y Aprilia, además de otras 11 rivales, parando el teletimer en 74”2 para los seis furlongs.

Después llega segunda a un cuerpo de Mavi en el Trofeo Reunión Panamericana de Catastro, pero nadie imaginaría que esa era su última derrota de una fulgurante campaña, que comienza con un verdadero galope de 16 largos en la Polla de Potrancas (que tenía un fabuloso premio de Bs. 200.000 al ganador) sobre las rendidoras Tormenta, Kelinda, Arizona, Córcega y Llovizna; con la monta de Don Balsamino Moreira (que a partir de ese momento sería su jinete oficial) y dejando 86”1 para los 1400 metros, de esa manera cerró su carrera como dosañera.

A los 3 años se mantuvo sin jamás conocer la derrota, siempre mostrando una velocidad vertiginosa y un remate final fuera de serie. Así, el 5 de febrero de 1972 reaparece en una carrera de la Serie E de manera triunfante por 11 cuerpos sobre Ponderosa y Mavi, agenciando 87”2 para los 1400 metros. Tres semanas después derrota de manera cómoda, por casi 3 cuerpos, a la rendidora Contraseña en crono de 75”2 para los 1200 metros, pero el 12 de marzo en la Serie C-D mete un galopón asombroso de 15 cuerpos sobre Yuma parando los relojes en 101”4 para la milla, de esa manera queda lista para la programación selectiva. Así, dos semanas después, aparece inscrita en la milla del Clásico Hipódromo La Rinconada, donde derrota por 6 cuerpos a Charlatana en 101”2, pero termina sentida de sus manos.

Es descansada prudencialmente y reaparece el 21 de mayo adjudicándose los 1400 metros de la Copa Pedro A. Salas por 6 cuerpos sobre Kelinda y Mavi, dejando marca de 86”2. Tres semanas después pasa la barrera de la milla y se anexa los 1800 metros del Clásico Prensa Nacional por 8 cuerpos sobre Charlatana y Kelinda, dejando un crono de 116”2. El 9 de julio participa en la Copa Federico de La Madriz y Pastor, carrera en 1300 metros donde marca 78”3 y derrota por 4 cuerpos a Juleyma.

Pero sin dudas la carrera más impresionante de la nieta de Mighty Ocean fue en la milla de la Copa Gustavo J. Sanabria, donde establece récord de ventaja (para una prueba selectiva) al ganar por 21 largos completamente “en las manos”; de paso igualó la marca de ventaja para carreras comunes, implantada por Victoreado el 26 de marzo de 1966, pero en 1800 metros. Además agenció tiempo de 99”1, a un segundo del récord del criollo Pimentón.

Fue inscrita en los 2000 metros del Clásico General Joaquín Crespo, en pos de la Triple Corona para potrancas, pero estaba muy sentida de las dos manos y fue retirada de esa carrera. Fue retirada a descansar y recuperarla para las pistas, pero los esfuerzos fueron infructuosos y en 1975 fue retirada definitivamente a la cría, dejando su campaña en 11 primeros (9 de manera consecutiva), un segundo y un cuarto en 13 salidas a la pista, acumulando en metálico la cantidad de Bs. 623.832,60.

En la cría tuvo muchos problemas (quedaba vacía, abortaba los productos y algunos de sus hijos fallecían al poco tiempo de nacer), sólo tuvo un hijo registrado, de nombre Chati Sugar (1979, por Chatiment), modesto ejemplar ganador de 2 carreras en 30 actuaciones. Al final, Azucarada falleció el 3 de noviembre de 1982, pero en la mente de las personas que la vieron correr quedará la imagen impactante de un verdadero Crack. Nunca se sabrá todo el caudal locomotivo de Azucarada, fue un ejemplar seriamente lesionado y así cumplió su campaña. Haciendo justicia, podemos decir que nunca se empleó a fondo. Tampoco se pudo saber hasta que distancia llegaría. A través de sus carreras, se limitaba galopar con toda comodidad al frente del lote, logrando ventajas que ridiculizaban a sus enemigas. No porque estas carecieran de calidad, simplemente que estaban en presencia de una yegua como pocas se han visto en nuestro hipismo.

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista Hipódromo, Revista La Fusta, Sr. Julio Rafael Chacín, Sr. Roque Yoris S., StudBook de Venezuela

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 12 de mayo de 2005

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados