Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Beyavirmay

(Ven, 1995, Slewbop en Quatro Cinco por El Gran Señor)

Por Juan Macedo

 

Recordada por su enorme valentía para defender la victoria, la alazana Beyavirmay nació el 6 de enero de 1995 en las verdes praderas aragüeñas del Haras La Quebrada del Dr. Rafael Branger Ruttman. Adquirida por el inversionista Marcos Antonio Aponte para lucir la clásica chaquetilla azul rey con diamantes blancos del Stud MAAB, fue alojada en la cuadra de “El CatireJuan Carlos Ávila, quien se encargó de su doma y entrenamiento.

 

Debutó el 27 de noviembre de 1997 de manera triunfal con la monta de Rigo Sarmiento. Tras superar una gripe, reaparece el 3 de febrero ante el lote de ganadoras donde fue derrotada por la veloz Alejandría. Tres semanas después se apunta su segunda victoria a expensas de Lady Raquel. Había mucha confianza en la capacidad de la nieta de El Gran Señor, razón que permitió su inscripción en la Copa Miss Marena con la monta de Rigo Sarmiento, dándoles toda la razón a sus allegados ya que ese 4 de abril se creció en la delantera y logró contener efectivamente a Green Gold superándola por cabeza, agenciando 97” flat para la clásica milla.

 

A pesar de ese inicio trepidante, Beyavirmay inicia una racha de derrotas ante el lote selectivo. Figura tercera a 3 ½ cuerpo de Green Gold en la Copa Cantaura, luego se conforma con un quinto puesto a 4 cuerpos de Lady Raquel en el Clásico Hipódromo La Rinconada, para que el 31 de mayo se anotara un excelente segundo puesto a 2 ½ cuerpos de Lady Raquel y tres semanas después logra superar a Lady Raquel pero no logra contener la atropellada de la modesta Srta. Denise que sorprendió en el Clásico General Joaquín Crespo quedando la hija de Slewbop a 1 ¾ cuerpos.

 

El 19 de julio fue superada por un cuerpo por Solanda en el Clásico Día de la Armada y luego queda quinta a 15 cuerpos de la notable Yagualera en el Clásico Eduardo Larrazábal Eduardo. Regresa al lote común donde acaba con esa racha de figuraciones en el marcador logrando 2 contundentes victorias. El 3 de octubre regresa al lote selectivo en marco del Clásico Burlesco, pero se vio muy disminuida al quedar sexta lejos de Yagualera.

 

Luego de un necesario descanso, Beyavirmay reaparece con Rigo Sarmiento el 29 de noviembre en el Clásico Fuerza Aérea Venezolana peleando la carrera desde el inicio, pasando a dominar a la entrada de la última curva y ya en la recta final tenía tanta ventaja que su jinete “la desarma” en los últimos metros para lograr un apoteósico triunfo sobre Riviera, que quedó a 4 cuerpos, dejando marca de 112”2 para los nueve furlones.

 

 

El 13 de diciembre Beyavirmay con la monta de Rigo Alberto Sarmiento ratifica su calidad y se impuso en el Clásico Instituto Nacional de Hipódromos, prácticamente de extremo a extremo y superar a la tordilla Visión de Luz con ventaja de 1 ¾ cuerpos, con registro de 124” exactos en los 2 kilómetros.

 

 

Ya con cuatro años, Beyavirmay ratificó su clase el 30 de enero de 1999 en la Copa Francisco Urbina Romero con su monta oficial Rigo Sarmiento, al  tomar el control desde la partida y jamás ceder la vanguardia, manteniendo suficiente ventaja para derrotar a Riviera, agenciando tiempo de 118”4 para los 1900 metros. Luego de caer vencida ante Green Gold en el máximo lote común, la catira de Marcos Aponte se reivindica ante su afición el 21 de marzo al ganar de punta a punta y de manera contundente el Clásico Gustavo J. Sanabria dejando a Visión de Luz a 5 cuerpos en el segundo lugar, parando los relojes en 124”4 para los 2000 metros.

 

 

Luego de par de derrotas, el 5 de julio Beyavirmay, con la monta del entonces aprendiz Wilmer Galvis, contuvo el avance de Solanda en los finales para obtener su décimo triunfo dejando tiempo de 90"4 para 1500 metros. Debido a una suspensión, Enrique Del Giudice se encarga de la cuadra de Juan Carlos Ávila e inscribe a la singular alazana para correr el 18 de julio en el Clásico Día de la Armada, donde la descendiente de Slewbop tomó el control desde la partida y amparada en sobresaliente conducción de Rigo Alberto Sarmiento se hizo inalcanzable hasta la meta burlando el acoso de la Triplecoronada Starship Miss para ganar con ventaja de un cuerpo y registro de 97”2 para la milla.

 

 

Se esperaba un interesante duelo entre Beyavirmay (ya con su entrenador de regreso) y Starship Miss en el marco de los 2000 metros del Clásico Eduardo Larrazábal Eduardo, pero en esta ocasión Starship Miss dio cuenta de la nieta de Seattle Slew relegándola al tercer lugar a 4 ¾ cuerpos. En la Copa Fetrahípica nuevamente Beyavirmay hace de las suyas para superar a Green Gold por pescuezo dejando registro de 112” para los 1800 metros.

 

Pero posiblemente la carrera más elocuente protagonizada por esta hermosa alazana haya sido el Clásico Burlesco escenificado el 2 de octubre, una carrera llena de emoción entre Beyavirmay y Hechicera sin obviar a Summer Parts. Hechicera cayó de sorpresa sobre la puntera en el shute de los 800 finales para inclusive sacar más de un cuerpo de ventaja sobre la de los colores azules a la cual Emisael Jaramillo trató de comprometer en la recta “achicándole" la línea de acción a Rigo Sarmiento. Parecía el triunfo asegurado para la conducida por Jaramillo, pero no todo lo bueno es perfecto ya que al final la entrenada de Juan Carlos Ávila volvió, siempre por dentro y sacó ventaja de cabeza sobre la de Julio Ayala mientras Summer Parts amenazó al final y apenas cayó a un cuerpo de las anteriores, dejando tiempo de 125"3 para los dos kilómetros.

 

 

El entrenador Juan Carlos Ávila estimó que su presentada Beyavirmay podía convertirse en la sexta yegua en ganar el Gran Premio Clásico Simón Bolívar, que se escenificó el 31 de octubre sobre 2400 metros. Lamentablemente la alazana nunca fue capaz ocupando el décimo lugar a 13 cuerpos de It Comes Well, que a la postre fue distanciado ocupando oficialmente el lugar de vanguardia la yegua Green Gold.

 

Días después, Beyavirmay se le detectó una lesión en uno de sus cascos que justificó su inexplicable actuación e impidió su posible participación en la Copa Confraternidad. Tal fue la complicación que su propietario sabiamente decidió retirarla de las pistas para buscar otros horizontes. Pero su fabulosa campaña como cuatroañera le valió el Título como Campeona Madura.

 

Beyavirmay completó una campaña de 30 actuaciones donde logró 13 victorias, 9 segundos y 3 terceros, acumulando en premios la cantidad de Bs. 59.091.900 en metálico. Su propietario se llevó a la nieta de El Gran Señor a Kentucky, donde la sirvió con Thunder Gulch. De es cruce salió Thunder Mab, ganador de 8 carreras y US$145.790. De regreso a Venezuela, fue alojada inicialmente en el Haras San Isidro, donde destacó procreando a los ganadores clásicos Montichiari y El Cumanés (Semental), además de las ganadoras Chirimena, Dilemas (madre de Guara Mía) y Pierina Gilli (madre de Rosa Vermella y Amberes). Actualmente está alojada en el Haras Los Aguacates.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Lic. Jose Rubicco Huertas, Diario El Nacional, Diario Meridiano, Diario El Universal.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 27 de Mayo de 2010

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados