Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Black Force

(Ven. 1988, Slew Prince en Many Stitches por Eleven Stitches)

Por Ricardo Maldonado

 

Vale la pena destacar a buenos corredores, de esos cuyas campañas fueron excelsas, dignas de seguir, porque caballos van y vienen por doquier y son pocos los que dejan huella en el recuerdo del buen aficionado que cada semana asiste a las tribunas de los diferentes Hipódromos que funcionan en el país. Uno de esos ejemplares fue un zaino hijo de un gran padrillo como Slew Prince (hijo del crack triplecoronado Seattle Slew) en la matrona Many Stitches, nacido el martes 17 de mayo de 1988 en el Haras San Isidro y cuyo nombre fue Black Force.

 

 

Este potro fue adquirido por el Sr. Alberto Meinhardt para lucir los chaquetillla verde con bandas verticales negras del Stud Black Force quien le asignan el entrenamiento al “CaimánDaniel Pérez García (quien jugó un papel muy importante en su compra) y el cual fue considerado todo un portento de prospecto. Es así como debutó el domingo 18 de noviembre de 1990 en el lote de potrillos perdedores llegando segundo a nariz de Shetam, contando con la monta del “JetDouglas Valiente. Dos semanas después sale de perdedor al derrotar contundentemente sacando la diferencia de, nada más y nada menos que de ¡20 cuerpos y ¾!, a Optician agenciando un buen 66” para 1100 metros, cerrando de esta manera su corta campaña como dosañero quedando listo para futuras presentaciones.

 

En 1991 dió inicio a su campaña como tresañero el domingo 6 de enero, en pleno día de reyes, derrotando a Cholonfa en el Clásico Inauguración Francisco de Miranda por cuerpo y un cuarto, dejando un regular 85”4 para 1400 metros. Su siguiente salida fue en la Copa Leopoldo Márquez en donde llegó segundo a ¾ de cuerpo del rendidor Star Sham. Fue a un corto paro de mes y medio y regresando a la pista para correr en el lote de ganadores de dos en donde repitió la posición de escolta, esta vez ante Edison.

 

 

Black Force tomó una racha de 3 victorias corridas, empezando por la Copa Klick en donde derrotó a Sirocco por margen de 4 cuerpos y medio, haciendo un muy buen crono de 77”4 para 1300 metros; luego corrió en la tarde del viernes 19 de abril en el grupo de ganadores de 5 ó más carreras y les metió un galopón de ¡10 cuerpos!, siendo Joe Black su escolta en esta oportunidad. Así, quedó listo para las pruebas de la Triple Corona Venezolana en donde sería un aspirante de peso para lograr la ansiada trilogía.

 

Y salió victorioso en el Clásico José Antonio Páez el domingo 12 de mayo, en donde contuvo la atropellada de Polche y lo derrotó por diferencia de 2 cuerpos y medio, teniendo sobre el sillín a Rafael Torrealba. Dos semanas mas tarde participó con opciones en el Clásico Ministerio de Agricultura y Cría, pero apenas pudo llegar tercero a 5 ¾ de cuerpos de Polche quien en esa ocasión sí hizo efectiva su atropellada. Se resintió de una lesión en la tercera falange de uno de sus miembros, alejándolo obligatoriamente de las pistas.

 

 

 

Regresó a la arena caraqueña, el domingo 1º de septiembre, corriendo en el lote común y con la monta del “Jet” Valiente llegando sexto a 6 cuerpos y ¼ de Bronce. Es inscrito en el Gran Premio Nacional en donde fracasó estrepitosamente al llegar decimoprimero, fuera de carrera, en carrera ganada por Termidor. Black Force se reivindicó al triunfar de manera categórica en la Copa Germán Rodríguez Roye doblegando por 3 cuerpos y ¼ a Río Chamita. Regresó nuevamente al lote común, pero volvió a fallar al llegar décimo, nuevamente fuera de carrera, en tiro de 1800 metros, teniendo como triunfador a Termidor otra vez, lo que dejaba a las claras que Black Force no tenía en los tiros de aliento su fuerte.

 

 

Fue inscrito en el Clásico Burlesco y le dieron la monta al “PumitaJosé Luis Rodríguez, aquí arribó tercero de Río Chamita. Luego de un nuevo paro de 2 meses, reapareció el 22 de diciembre en la serie de ganadores de 5 ó más carreras llegando segundo del irreverente Falcon a cuerpo y medio. Así, Black Force cerró su campaña como tresañero con muchos altibajos al final del año 1991, pero con la esperanza de mejor suerte en su etapa como maduro.

 

Y esa campaña la inició el sábado 15 de febrero de 1992 corriendo en el máximo lote, allí venció a Gatopardo por un cuerpo y dejando un buen crono de 66”1 para 1100 metros. Fue inscrito en el Clásico Gradisco y llegó octavo a 19 largos del sprinter Traffic Control visiblemente mal, producto de la misma lesión que lo sacó de competencia por tercera vez en su vida pistera. Retornó el 11 de julio en la máxima serie, esta vez con la monta del “Negrito de San JoséJuan Vicente Tovar, con un aceptable cuarto lugar de Gatopardo. Dos semanas más tarde apareció en la nómina de la Copa Agustín Avellaneda y triunfó en cerrado final sobre Raquetón y Río Chamita al doblegarlos dramáticamente por cabeza y dejar 85” para 1400 metros.

 

 

A la semana siguiente participó en el Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación, esta vez con Jorge Gerardo Bracho sobre sus lomos, pero no pudo para esta ocasión al llegar séptimo a sólo 6 cuerpos de la “Tordilla de HierroStillwater. Luego fue inscrito en el Clásico de los Sprinters, siendo montado en esta oportunidad por Rafael Torrealba y llegó tercero bastante cerca del ganador Río Chamita. El “Supercampeón” Tovar volvió al sillín de Black Force, pero apenas pudo para un cuarto lugar a 6 y ½ de Steve en el marco de la Copa Cañonero.

 

Logró una seguidilla de dos victorias en sus siguientes salidas, ambas en la máxima serie de ganadores de 5 ó mas; primero derrotó por 6 cuerpos y ¾ a Star Sham agenciando un excelente 71”1 para 1200 metros y un mes después venció a Otro Rojo por amplio margen de 8 largos dejando un buen 78”4 para 1300 metros. A la semana siguiente lo inscribieron en el mismo lote, pero en tiro de milla y fracasó al llegar séptimo a 15 cuerpos de Mi Chemito para luego resarcirse de sus anteriores derrotas al salir vencedor en el Clásico Burlesco doblegando a Slew Boy con 4 largos y ¼ de ventaja, para cerrar su andar como cuatroañero al llegar en el cuarto lugar a 6 cuerpos de Angiolino en la Copa Germán Rodríguez Roye, evento que había ganado el año anterior.

 

 

Comienza su andar como maduro de 5 años en 1993 y lo hace en la máxima serie, allí inició con buen pié al doblegar a Angiolino por 3 cuerpos y medio con la monta del aprendiz Harvey Figueredo, para luego llegar cuarto bastante cerca del ganador Honey Voyager en el marco de la Copa Leopoldo Márquez, corrido el 23 de enero. De allí es sometido a otro paro y reapareció en la tarde del sábado 14 de agosto en el máximo lote y venció por medio cuerpo a Steve en lo que a la postre, sería su última victoria de su paso como pistero, teniendo como jinete a otro aprendiz, Miguel Carpio y parando el teletimer en 84”4 para 1400 metros.

 

Dos semanas después en el mismo lote, llegó tercero a tres cuerpos de Río Chamita para luego ser inscrito en el Clásico de los Sprinters en donde repitió el tercer lugar a solamente cuerpo y medio detrás de Racrif. Seguidamente fue inscrito en la Copa Revista Partida en donde arribó cuarto en carrera ganada por Mr. Yiyo. Sus últimas dos carreras fueron para el olvido, ya que participó en el Clásico Burlesco en donde arribó en un gris décimo lugar a 10 cuerpos del rendidor Trampolín y luego, adquirido por la familia Cochesa, fue llevado al Hipódromo de Santa Rita para probar suerte en el Clásico Nuestra Señora de la Chiquinquirá, en donde fracasó estrepitosamente al llegar último fuera de carrera en una pobre actuación y diciendo adiós a su vida como pistero, al ver que sus condiciones habían mermado ostensiblemente.

 

En fin, Black Force, tuvo como pistero una campaña en la que actuó 35 veces para un total de 13 victorias, 4 segundos, 5 terceros, 5 cuartos y 8 veces dejó de figurar para acumular Bs. 5.807.540,00 en una campaña muy buena y en donde dejó huella por sus grandes presentaciones, en las cuales se codeó con los grandes, ganando y perdiendo en carreras bravas y que dio lo mejor de sí en cada actuación este excelso hijo de Slew Prince, tomando en cuenta que toda su vida pistera la hizo con una lesión en tercera falange. Fue probado en la cría por la familia Cochesa en su Haras J.R., donde destacó por intermedio de los ganadores Laudelina y Royal Smile.

 

 Fuentes: Agustín Pérez (fotos), Ing. Juan Macedo

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 26 de abril de 2007

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados