Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Blinís

(Ven, 1978, Northern Sails Gee en Gleam Of Hope por Sensitivo)

Por Juan Macedo

 

En el mundo hípico hay toda clase de aventuras, cada ejemplar deja en los hombres que serán artífices de sus carreras huellas imborrables, que cada quien recordará y comparará de una u otra forma con los futuros ejemplares que hayan de tener participación. De esta manera deseo iniciar la historia de un ejemplar fenomenal que el destino nos arrebató de una forma inusitada. Se trata de Blinís, una yegua zaina que durante su corta y accidentada campaña promedió un peso físico de unos 460 kilogramos, nacida el 15 de marzo de 1978 en las hermosas praderas del Haras Montalbán de los esposos Fernando y Luisa Elena Degwitz .

 

 

Esta yegua tuvo problemas para su inscripción en el Stud Book, problema éste que fue resuelto por Leopoldo Larrazábal y como agradecimiento Fernando Degwitz le cedió la mitad de la yegua.

 

Registrada para los colores del Stud L.F. de los Drs. Leopoldo Larrazábal y Fernando Degwitz, siempre bajo los cuidados de Agustín Bezara Castro, fueuna potra poseedora de una salud muy frágil, debutando el 12 de abril de 1981 con la monta de Carlos Orcial, donde derrota a Lía Yen por siete cuerpos, agenciando 67” para los 1100 metros, mostrando un futuro promisor. Al poco tiempo sufrió una fractura destal del hueso carpo radial complicada con periostitis, que fue operada por el Dr. Eduardo Larrazábal, que la mantuvo alejada por largo tiempo de las pistas.

 

Reapareció el 27 de septiembre de 1981 con la monta de Ángel Angulo, sacando otros siete cuerpos más a Medio Millón, e inmediatamente obtuvo su tercer triunfo, esta vez con Ángel Francisco Parra, por nueve cuerpos y medio, para mantener su invicto, sobre la rendidora Canela Fina, hecho este que permitió a su padre Northern Sails Gee batir el record de carreras ganadas por un semental en una temporada (que era de 43).

 

Esos triunfos tan solventes en el lote común, alcanzados desde la partida mostrando una gran velocidad y resistencia, más la reciente deserción de La Guacha del lote selectivo, permitió que sus propietarios se propusieran la aventura de inscribirla en la Copa Francisco J. Sucre ante las yeguas más veloces de La Rinconada, estrenando la cabalgadura del súper campeón Juan Vicente Tovar, prueba que se adjudicó con cinco largos de ventaja sobre la selectiva Salaparuta agenciando crono de 73” para los 1200 metros.

 

No dejó para nadie en los 1400 metros de la Copa Manuel Azpúrua Alcántara, donde supero por cuatro cuerpos a On Time, dejando tiempo de 85”3 y dando a entender que deseaba más distancia, y el 22 de noviembre participó en su prueba de fuego, el Clásico Arturo Michelena, donde resultó de nuevo insuperable y así consolidándose como una de las mejores tresañeras. Conducida por Juan Vicente Tovar superó por cinco cuerpos a My Pleasure, totalizando 114”4 para los 1800 metros.

 

 

 

En lo que se creía iba a ser otro fácil triunfo para este naciente crack, sucedió lo inesperado. Fue el 6 de diciembre y el escenario fue el Clásico Fuerza Aérea Venezolana, se da la partida y Blinís toma la delantera, pero a la altura de la curva de la veterinaria, presuntamente por un desnivel en el peraltaje de la pista donde posiblemente pisó en falso, se fracturó y abandonó la carrera, que fue un fácil triunfo para My Pleasure. Fue trasladada inmediatamente al Hospital Veterinario donde murió dos días después, el 8 de diciembre de 1981, por una hemorragia interna causada por una fractura tipo “pico de flauta” en el húmero izquierdo.

 

Lamentablemente perdida para las pistas y para la cría, Blinís dejó su campaña en apenas 7 actuaciones con 6 triunfos y produjo en metálico la cantidad de 691.600 bolívares. A pesar de no tener los puntos de la máxima exponente de esa generación, el Círculo de Periodistas Hípicos le concedió el Título Post Mortem de Campeona Tresañera compartido con Preciosísima. Blinis fue enterrada en el Haras Montalbán, en el mismo lugar donde años más tarde fue enterrado su famoso padre Northern Sails Gee. Se trata de un pequeño triángulo de grama, rodeado de árboles, que se encuentra ubicado al frente de lo que fue la oficina del Haras Montalbán.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, lunes 16 de Enero de 2006
Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados