Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Crimson Light

(Ven, 1982, Caprino en Filaree por Tirreno)

Por Juan Macedo

 

En Venezuela es conocido el siguiente refrán “Lo que es del cura va para la iglesia” referido al caso de que en cualquier momento, aquello que le ha sido esquivo a alguien, se hace realidad. Este caso sería aplicable para el Dr. Aquiles Monagas Hernández, quien fue un gran luchador de la industria de la cría pero le había sido esquivo un ejemplar campeón criado en tierras de su propiedad, hasta que el 25 de enero de 1982 nació en su Haras Independencia una bella potranca zaina que registró con el nombre de Crimson Light y que corrió para sus colores carmesí con bandas verdes del Stud Crimson Stable, inicialmente bajo el entrenamiento de Vittorio Catanese.

 

Con un impactante físico de 450 kilos, debutó en la tercera semana de mayo de 1984 en recorrido de media milla con Argenis Rosillo, derrotando a Líder Donna con ventaja de 3 ¼ cuerpos en tiempo de 46”. Dos semanas después repitió, esta vez aventajando a Gerona por 2 cuerpos y agenciando 45”4 para los 800 metros. Este invicto fue cercenado por la tordilla Algodonal que la derrotó dramáticamente por apenas cabeza, una carrera que fue una guerra sin cuartel desde la partida.

 

Dos semanas después cayó nuevamente derrotada con honores, esta vez con José Luís Vargas, al quedar tercera a un cuerpo de la selectiva Hy Dancer, regresando a la cuadra con una leve claudicación en uno de sus miembros. Reapareció el 28 de agosto con Ángel Angulo en los 1200 metros del Clásico Lanzarina y, corriendo colocada, atropelló pegada a la baranda en la recta final para alcanzar y superar por ½ cuerpo a Hy Dancer agenciando 74”1.

 

 

Llevada con calma por sus incisivas dolencias, el 7 de octubre participa en el Clásico Edgar Ganteaume esta vez con Juan Vicente Tovar y a pesar de correr comprometida buena parte de la carrera se anotó otro sensacional triunfo en atropellada, al superar dramáticamente a Jaclyn por pescuezo y dejando 73”2 para los seis furlones. Al mes cayó derrotada víctima de algunos tropiezos desde el cuarto lugar a 2 ½ cuerpos de Rymer Reef en el Clásico Ciudad de Caracas y dos semanas después participó en la Copa Nicolás de las Casas con Miguel Blanco up, carrera que fue para el olvido ya que terminó última a 27 cuerpos de Sailor’s Gold y resentida de una de sus manos. Pero su campaña tuvo los suficientes méritos para obtener el título de Campeona Dosañera.

 

 

Reapareció a finales de febrero de 1985 a media máquina en el lote común con Douglas Valiente, llegando cuarta a 1 ¼ cuerpos de Yerixas. Fue inscrita en el Clásico Congreso de la República con Ricardo Wloka donde animó gran parte del recorrido y al final pagó el esfuerzo ocupando el sexto lugar a 13 cuerpos de Tan Bonita.

 

A finales de abril reapareció en el lote común con la monta de Juan Vicente Tovar, ocupando el tercer lugar a 1 ¼ cuerpos de Sea Star, para que el 19 de mayo participar en la milla de la Copa Gelinotte con la monta de Douglas Valiente, donde tomó la punta y nunca soltarla hasta pasar la meta, superando a Grítela y Tan Bonita con ventaja de 3 ½ cuerpos y agenciando un llamativo 98”3, fue una actuación brillante tanto de la hija del inglés Caprino como de su jinete que supo administrar adecuadamente las energías de la zaina.

 

 

Tres semanas después se anotó su sexto triunfo, otra vez en milla, a expensas de Tie Hand a la que superó por 1 ½ cuerpos y recorriendo la distancia en 100”4, a la semana fue inscrita en la Copa Julián Abdala, donde ocupó el cuarto lugar a 3 ¾ cuerpos de Jaclyn. A partir de ese momento comenzó a “dar tumbos” en el lote máximo y las carreras selectivas, corriendo de manera irregular y sin llegar a saborear nuevamente las mieles del triunfo. Sus mejores actuaciones fueron el 6 de julio un tercer lugar a 6 ¼ cuerpos de Doña Martha y Algodonal en la Copa Roque Yoris, y el 18 de agosto un tercer lugar a 6 ½ cuerpos de Troya en la Polla de Acrica.

 

Llegó el año 1986 y Crimson Light pasó a la cuadra de “El Number OneManuel Medina, reapareciendo a finales de marzo con José Padrón logrando el quinto lugar a 2 ¼ cuerpos de Algodonal, pero sus problemas físicos siguieron mermando su calidad, solo cabe destacar un segundo lugar con Jesús Márquez a 1 ¾ cuerpos de Pleasure Night en la Copa Peggy Azqueta escenificada el 12 de julio. Por lo demás el resto de sus carreras pasaran al olvido.

 

Así Crimson Light, una campeona limitada por las lesiones, cumplió una larga (e innecesaria) campaña de 33 actuaciones, de las cuales logró 6 triunfos, 4 segundos, un tercero y 3 cuartos para acumular en premios la cantidad de Bs. 1.466.800. Enviada al Haras Independencia, pasó a engrosar el staff de yeguas madres pero sus descendientes no heredaron su capacidad locomotiva, sino sus problemas físicos, resultando ejemplares discretos.  

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Hipicomputo2000

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 28 de mayo de 2009

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados