Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Díscomo

(Ven, 1964, Kings Hope en Anguille por Amasis)

Por Juan Macedo

 

La primera vez siempre trae gratos recuerdos y seguramente el mundialmente reconocido Don Pedro Baptista (por las hazañas de su pupilo Cañonero II) recordaría con muchos plácemes a su primer campeón, el alazán Díscomo, que nació en el Haras Cocotío en el año 1964 y corrió para sus colores rosados del Stud Viglayape.

 

 

Bajo el entrenamiento de “El Catire” Marcial Iriza, se mostró muy precoz desde el momento que llegó a la cuadra en el Hipódromo La Rinconada. Debutó el 29 de mayo de 1966 en 600 metros con la monta de Carlos Cruz, figurando segunda a medio cuerpo de Betún. Tres semanas después en el mismo recorrido figuro nuevamente segundo a medio cuerpo de Yaguarón. El 17 de julio “rompe el maiden” con Gustavo Ávila al derrotar por 1 ¾ cuerpos a Rey Negro, agenciando 46”4 para la media milla.

 

El 14 de agosto vuelve a figurar segundo, cayendo por apenas nariz ante Estatuto, mismo ejemplar que tres semanas después vuelve a vencer a Díscomo, esta vez por 1 ½ cuerpos. Un triunfo y 4 segundos eran suficiente aval para tomarlo en cuenta para participar en los 1000 metros de la Copa Albert H. Cipriani, pero tuvo innumerables tropiezos y apenas pudo ocupar el sexto lugar a 3 ¾ cuerpos de Yaguarón.

 

Pero el 6 de noviembre, actuando en forma espectacular desde el mismo momento de la partida, cuando su jinete Gustavo Ávila lo ubicó en posición estratégica mientras los más ligeros como Calcáreo y Jimmy hacían el gasto inicial, el entonces potrillo Díscomo logró una cómoda victoria en el Clásico Antonio José de Sucre con ventaja de 4 ½ cuerpos, tras superar el tropiezo de una doble reclamación que en su contra presentaron los jinetes J. González P., de Laurel y Héctor Revello, de Poligreat (que ocupó el segundo lugar), acusaciones que fueron desestimadas por las Autoridades hípicas. Discomo cubrió la distancia de 1200 metros en 73"1. Ese también fue el primer triunfo selectivo para su entrenador Marcial Iriza.

 

 

En apenas 15 días, Díscomo logró imponerse en la Polla de Criadores para Potrillos (segunda edición), confirmando unas condiciones verdaderamente excepcionales. Su triunfo se produjo en 87"4 para los 1400 metros, en una victoria donde su jinete Gustavo Ávila contribuyó enormemente, pues se mostró bastante hábil en el momento e hizo correr al hijo de Kings Hope sin precipitaciones, rehuyendo a la lucha que se planteaba en la primera posición Isodisco, Jimmy y Estatuto y la cual se libraba dentro de parciales bastante severos y a las tribunas, Gustavo Ávila sacó por fuera a Díscomo e inició la persecución del líder Estatuto y lo alcanzó a los 100 metros de la raya para contener el avance de Faisán para superarlo en gran forma por medio cuerpo.

 

En el Clásico Comparación que se escenificó el 3 de diciembre Díscomo se colocó en el lote de vanguardia que comandaba Lady Tap, pero en la recta final Gustavo Ávila lo hacía igualar las acciones cuando apenas faltaban 80 metros para la meta y pasó con relativa facilidad para imponerse definitivamente en tiempo de 87"4 para la distancia de 1400 metros, superando a Lady Tap por 1 ½ cuerpos. Estos tres triunfos eran suficientes méritos para que Díscomo obtuviera el título de Campeón Dosañero.

 

Inesperadamente el 6 de enero de 1967 en el Clásico Inauguración Francisco de Miranda el nieto de Amasis fracasa ruidosamente al quedar quinto a 10 cuerpos del potrillo Jimmy. Dos semanas después participa en una carrera de la Serie D para criollos en distancia de 1300 metros donde supera a Guayanés por un cuerpo, agenciando 80”3. Sigue ascendiendo en el lote para criollos, enfrentando a excelentes criollos como Royal Crown, Regañón, Mighty Cele, Cuyuni Jr, entre otros, preparándose para la Triple Corona Nacional.

 

Así el 7 de mayo participa en la primera joya de la Triple Corona, la milla del Clásico José Antonio Páez, pero el veloz Calcáreo se puso al frente del lote y terminó el recorrido de 1a milla sin que ninguno de sus contrarios pudieran acosarlo seriamente, mientras que Díscomo se conformaba con un séptimo a 18 cuerpos.

 

Pasa a manos de Eduardo Azpúrua Sosa que lo inscribe en dos carreras preparatorias para el Clásico Internacional del Caribe a escenificarse en La Rinconada y que le permitió obtener uno de los cuatro cupos disponibles. Y fue el 25 de julio cuando participó en dicho evento internacional con la monta de Manuel Camacaro, carrera donde logró un lúcido cuarto lugar (igualado con el panameño Iván) a 3 ¾ cuerpos del mexicano El Comanche.

 

Al mes participa en el Clásico Ministerio de Agricultura y Cría en 2000 metros con Juan Eduardo Cruz, donde nuevamente figura cuarto a 5 cuerpos de Toronado. Regresa al máximo lote para criollos con la monta de Omar Pérez, donde supera a Poligás por medio cuerpo en tiempo de 87”2 para los 1400 metros. Corrió siete veces más durante ese año 1967 sin anotarse más triunfos, y entre sus figuraciones destacadas está un tercer lugar a 14 cuerpos de Farolón en el Clásico Cría Nacional.

 

Durante 1968, de regreso con Marcial Iriza como entrenador, participó en 25 carreras públicas donde se anotó cinco triunfos, tres de ellas ante la octava serie de importados, derrotando a Faco, Veguero y Moscón entre otros; además de buenas figuraciones ante ejemplares notables como Vivo, Rajador, Winter’s Quota, Flambé y Welsh Lad. Bajo la misma tónica pero viéndose disminuido, ahora con Juan Arias como entrenador, estuvo activo durante 1969 y 1970 cuando finalizó su campaña pistera en La Rinconada, resumida en 78 salidas a la arena caraqueña, para un total de 15 triunfos, 19 segundos, 9 terceros, 6 cuartos y 2 quintos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 616.476.

 

Continuó campaña en el Hipódromo La Limpia, Maracaibo, bajo los mismos colores del Sr. Pedro Baptista y entrenado por Adán Moisés Almarza, calificándose como uno de los buenos caballos de ese óvalo hasta 1972 que fue retirado definitivamente de las pistas, cerrando así otro capítulo de la historia hípica en Venezuela. No se le conoce descendencia.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Antonio Aragonés, Sr. Pablo Marín

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 31 de enero de 2008

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados