Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

El Corroncho

(Ven, 1954, El Hornero en Castle Queen por Diplomat)

Por Juan Macedo

 

Fueron varios los purasangres nativos que destacaron durante la época incipiente de la cría nacional, uno de ellos fue sin dudas El Corroncho, espectacular zaino nacido el año 1954 en el Haras La Sierra de los Hermanos París, que fue adquirido por el Sr. Fortunato Herrera (según la crónica de la época, testaferro del General Marcos Pérez Jiménez) para lucir los colores azul y fucsia del Stud Cañaveral.

 

Bajo los cuidados de Don Ambrosio E. Elnen, El Corroncho debutó en el Hipódromo Nacional El Paraíso el 6 de septiembre de 1956 en recorrido de 900 metros con la monta de Jesús Bolívar, y lo hizo de manera excepcional al derrotar al ganador Inca en final dramático y dejando crono de 56”2, así dejando destellos de la calidad que había heredado de su padre, el linajudo El Hornero. Luego de figurar segundo en dos ocasiones consecutivas detrás de Hyparco y Curandero, el 11 de noviembre participó en los 1200 metros del Clásico Antonio José de Sucre donde figuró tercero a 1 ¾ cuerpos de Despreciado, sin duda una figuración decorosa.

 

El 8 de diciembre, con la monta de “Mano E’TigreRaúl Bustamante, realizó una sensacional carrera para superar de manera cómoda a Despreciado (si, el mismo que ganó el clásico anterior) con ventaja de 3 ¼ cuerpos y tiempo de 75”1 para los seis furlones. Con esa carrera de preparación, El Corroncho participó el 23 de diciembre en la Especial de Comparación, donde logró un magnífico y dramático triunfo al superar por pescuezo de ventaja a Islero, dejando buen crono de 74”4 para los 1200 metros.

 

Los pupilos del Cañaveral pasan a los cuidados de “El MusiúMillard Faris Ziadie y El Corroncho inicia su campaña como tresañero con una racha de 5 buenas figuraciones sin lograr cristalizar el triunfo, perdiendo a poco margen de buenos corredores como Postillón, Invasor, Tolón, Bobby y Flechero. Fue el 16 de marzo de 1957 con Julián Ríos up cuando reverdeció laureles y logró un cómodo triunfo con ventaja de 3 ½ cuerpos sobre Dakar, parando las agujas del reloj en 75”1 para los 1200 metros. Tres semanas después con Raúl Bustamante repitió, aventajando a Polux con 3 ½ cuerpos y crono de 75”0 para el mismo recorrido.

 

Luego de protagonizar con Andarín un final no apto para cardíacos, fue inscrito para participar el 5 de mayo en la milla del Clásico Hipódromo Nacional con la monta de “Doble FeoJuan Leopoldo Mendoza, donde persiguió infructuosamente a Inca y al final figurar cuarto a 6 cuerpos. Regresó al lote común donde se vengó de Andarín al sacarle 5 ½ cuerpos de ventaja y dejar crono de 88”2 para los siete furlones.

 

Luego de fallar desde el quinto lugar a 5 ½ cuerpos de Expreso, el 29 de junio con la monta de Gustavo Ávila aventajó con 3 cuerpos a Islero, dejando tiempo de 89”2 para los 1400 metros. Subido, ante el máximo lote común, realizó una gran carrera al derrotar al veloz Témpano con 2 ¾ cuerpos y tiempo de 116”4 para los 1800 metros. Con apenas cuatro días de diferencia fue sorprendido por Poder en final dramático.

 

El 4 de agosto El Corroncho participó en los nueve furlones del Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación. Fue la mejor carrera de su campaña. Animó todo el recorrido y al final despegó para vengarse de Poder y derrotar además a Arrendajo, Maraquero, Guarenera y Hyparco ¡Casi nada!. No conforme, igualó el record de pista en posesión de El Griego, 116”1 para el recorrido. Gustavo Ávila estuvo gigante sobre el lomo del descendiente de El Hornero. Dos semanas después regresa al máximo lote común, la temible Serie A, fracasando inexplicablemente con Balsamino Moreira desde el cuarto puesto a 4 ½ cuerpos de Rico Tipo. Días después se notificó a la prensa que El Corroncho salió a un Centro Vacacional Equino para recuperarse de sus dolencias en una de sus rodillas, donde pernoctó lo que restó del año 1957.

 

A raíz de los eventos políticos de enero de 1958, todos los caballos del Stud Cañaveral no podían participar en pruebas públicas. Fue a finales de abril cuando se llevó a efecto la venta pública de esos caballos con Luis Plácido Pisarello como Martillero. El Corroncho fue adquirido por Bs. 40.000 por los Sres. Juan José Pérez y Oswaldo García para lucir la chaquetilla a cuadros verdes y amarillos del Stud Venezuela.

 

Bajo el cuidado de Héctor Samuel Hernández, el nieto de Congreve reapareció el 15 de junio ante la Serie A en recorrido de 1200 metros con la monta de Laffit Pincay, figurando cuarto a 10 ¼ cuerpos de Querrequerre. Dos semanas después mejoró al figurar tercero a 4 cuerpos de Expreso y el 5 de julio fracasó desde el sexto puesto a 9 cuerpos de Querrequerre. Fue retirado del Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación por recrudecer su lesión en la rodilla.

 

Diez meses pasaron para volver a ver a El Corroncho en la pista caraqueña. Con nuevo cuidador, Don Antonio Jacial, y la conducción de Juan Eduardo Cruz reapareció el 24 de mayo de 1959 figurando quinto a 7 ¾ cuerpos de Polín de Oro. Una semana después con Balsamino Moreira up muestra destellos de calidad al triunfar en buena lid con ½ cuerpo de ventaja sobre Poder agenciando 102”3 para la milla. Inscrito en la Copa Manuel Azpúrua Alcántara fue retirado nuevamente por el problema en sus rodillas.

 

El Corroncho reapareció en septiembre (ya en el Hipódromo La Rinconada) y corrió tres veces infructuosamente. Ya para 1960 con seis años, viejo y lesionado, reapareció en julio realizando una carrera para el olvido. El 13 de agosto fue inscrito en una carrera eliminatoria, pero fracaso sin pena ni gloria.

 

El Corroncho tuvo una gran campaña, al final injustamente empañada, de 32 actuaciones donde logró 10 victorias, además de 8 segundos, 3 terceros y 3 cuartos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 214.370 ¿Qué pasó después con El Corroncho? No lo sabemos pero en la memoria hípica nacional quedó como uno de los buenos purasangres criollos de la época de oro del hipismo venezolano.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Jaime Casas.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 26 de abril de 2012

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados