Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

El De Chiné

(Ven, 2009, Biloxi Palace en Frances in Command por Deputy Commander)

Por Carlos Luis Giardinella

 

Cuando el entrenador Juan Carlos Ávila los escogió, tanto el padrillo como el haras, eran desconocidos. Era la segunda potrillada del Haras La Orlyana. La primera, que meses más tarde, despuntaría como una camada exitosa, aún no estaba en acción, por lo que el negocio que cerraba el preparador en las tierras de la Mesa de Guanipa, se podía catalogar como arriesgado. Pero este deporte, está lleno de riesgos en todos sus ámbitos, desde la selección de un purasangre hasta el desenvolvimiento de la carrera como tal. De hecho, la compra de Frances in Command, la madre del castaño El de Chiné, también fue un negocio atrevido. Sin embargo, cuando Dios tiene algo bueno preparado, también dispone el camino para lograr su objetivo.

 

Carlos Alberto Arteaga, entrenador y polifacético hombre de la hípica venezolana, comenzó a asesorar al naciente Haras La Orlyana desde sus inicios. Él, juntamente con el Dr. Jorge Falcón (médico veterinario venezolano radicado en Estados Unidos) le recomendaron al inversionista Orlando Martínez la compra de un semental hijo de AP Indy para su criadero. Los asesores tenían el ojo puesto en Music School, que sería subastado en Keeneland para enero de 2008. El doctor Falcón, “zorro viejo” en la compra de caballos, calculó un tope de lo que podría salir Music School en la subasta: US$160.000, estimó. Con base en esto, se hicieron los preparativos para adquirir el reproductor.

 

Arteaga sería enviado por La Orlyana a Estados Unidos a reunirse con Falcón con el propósito de traerse a Music School, pero cuando el viaje se acercaba, una llamada telefónica cambió los planes: Falcón informaba desde el norte que Music School ya había sido adquirido en privado, antes de la subasta y precisamente para otro haras venezolano: el Haras Gran Derby, lo que se había preparado durante meses se derrumbaba de repente, pero el pasaje ya estaba comprado y el dinero destinado para invertir, así que Martínez dispuso que se utilizara el dinero para comprar otro padrillo y si sobraba, algunas yeguas madres.

 

Una vez en Keeneland, los asesores se enfocaron en Biloxi Palace, por el que pagaron US$50.000 y con US$100.000 más, lograron comprar 7 yeguas. Arteaga recuerda que la primera que compraron fue Never Name (madre de My Small Dailyn), la última fue Shoctick (madre de King Carlos Juan) y entre las del medio estaba Frances In Command, en su vientre llevaba a Talismán Command y el año siguiente, el 17 de abril de 2009, pariría en Venezuela a un campeón del Caribe: El de Chiné, ese que escogía 2 años más tarde el entrenador Juan Carlos Ávila, cuando fue invitado a aquel haras naciente ubicado en las cercanías de la ciudad de El Tigre, estado Anzoátegui.

 

Ávila, siempre con buena pupila para escoger corredores le puso el ojo a 4 potrillos: El de Chiné, Queen Of Queen, Marianna Queen y Verdura, los que reservó para varios de los propietarios que lo apoyan como entrenador. El inversionista que compraría a El de Chiné en Bs. 250.000, ofreció pagarlo el 15 de diciembre de 2010, antes de que el caballo cumpliera los 2 años, pero llegada la fecha no hicieron el abono del dinero. Pasados los días, ya uno de los nacidos en La Orlyana: Il Macchiato, despuntaba como un buen corredor. Había debutado ganando en 1.200 metros y luego se llevaba el Clásico Comparación en 1.600 metros, La Orlyana comenzaba a conocerse, ya era un haras prometedor.

 

Tras el incumplimiento de pago, se le hizo saber a Juan Carlos Ávila, que el criadero negociaría el potro a otra persona. La llamada la hizo Arteaga en nombre del haras, pero Ávila, le dijo: “No señor, déjame buscar otro propietario que compre el potro para que se quede en mi cuadra”, cuanta Arteaga que no pasaron 10 minutos y Ávila ya estaba llamándole de vuelta. El inversionista Sonny Lemus, conocido en el medio como “El Verde”, había comprado, en la misma tanda de potros que reservó Ávila, a Verdura por Bs. 230.000, y tras la situación de El de Chiné, entonces hizo una oferta por ambos animales de Bs. 450.000, la cual fue aceptada por el haras.

 

Desde su estreno se dejó evidencia de que, como se dice en el argot hípico, “movía las patas”, se estrenó luciendo la chaquetilla amarilla y verde horizontal del Stud Monte Piedad ganando convincentemente con 7 ¾ cuerpos sobre Bizantino agenciando 72”1 para los 1.200 metros y de allí, fue directo a disputar el Clásico Comparación, hasta entonces sólo un corredor había logrado saltar del debut al “Comparación” ganando en ambas presentaciones, era precisamente Il Macchiato, su coterráneo, que el año pasado había superado la travesía. El de Chine controló la carrera temprano y no dejó que sus rivales se le acercaran, dominó por par de cuerpos los primeros tramos del recorrido y en la recta final sacó hasta 3 ¼ cuerpos para ganar sobre Love And Music bajo las órdenes de Yobraiker Suárez, dejando crono de 96”4 para los 1.600 metros (a pesar de llegar a la cuadra con una herida en la cuartilla del miembro posterior izquierdo) y proyectándose de una vez hacia la Triple Corona del 2012.

 

 

Su primera prueba como tresañero fue el Clásico Francisco de Miranda, de nuevo en milla. En esta ocasión sólo enfrentó a 2 rivales: Sinán y Bizantino, por lo que su triunfo era esperado. Lo que no se esperaba era la supremacía que ese día impuso en la cancha al imponerse con 20 cuerpos de ventaja a puro arreo, sin ser fustigado y congelando el cronómetro en 95”1, es decir, mejoraba su tiempo anterior en 1”3.

 

 

Así, invicto siguió su ruta hacia la tríada clásica, se impuso luego en los Clásicos Hypocrite (3 ¾ cuerpos sobre Gran Champion agenciando 99”1 para la milla) Cañonero (7 ¾ cuerpos sobre Danzig Star agenciando 96”1) y Gran Premio Unicría (agenciando 98”2 para superar con 2 cuerpos a El Caminante), pero al llegar a la esperada Triple Corona el infortunio le salió al paso y su desempeño no fue el esperado. Esta vez la velocidad fue El Caminante, que salió marcar los parciales de la carrera, El de Chiné, corría segundo a unos 3 cuerpos y el tordillo Chao, uno de los retadores menos cotizados de la carrera, era tercero, en dominio del resto del grupo. Al abandonar la llamada recta de enfrente Suárez apuró al favorito de la carrera y El de Chiné se acercó un poco, pero fue justo en la última curva cuando tuvo el mejor momento de la carrera emparejando a El Caminante, sin embargo mientras enderezaban, entre 2 se metía Chao, que pasaba de viaje a dominar con solvencia el Clásico José Antonio Páez sorprendiendo a la afición y dejando en el camino tanto a El Caminante como a El de Chiné, que finalizó tercero a 10 cuerpos en un desempeño que contrariaba el camino que había trascurrido.

 

 

Ya sin un invicto que defender y sin aspiraciones de alcanzar la Triple Corona, el entrenador Juan Carlos Ávila decidió someterlo a una operación para extirparle el testículo derecho y darle un descanso merecido al valioso guerrero, y así desistir de la serie de tresañeros para culminar el año con una programación alternativa. Mientras El de Chiné estaba de pausa se corrieron los 2 pasos restantes de la Triple, El Caminante se llevó el segundo peldaño y en el tercero se reivindicó Chao para anotarse 2 de las 3 coronas.

 

 

El 5 de agosto un fresco El de Chiné, reaparece en el escenario capitalino retomando confianza la ganar el Clásico Millard Ziadie, aunque no fue una victoria holgada sino reñida, King White, cayó fuerte por dentro en los metros finales, pero el valiente El de Chiné contuvo su arremetida con pescuezo en raya, para anotarse otra victoria, ahora en reaparecida y por vez primera en 1.800 metros. Llegó a la cuadra claudicando y luego de estudios radiológicos se pudo conocer que el problema es por un golpe que se dio en el talón del miembro anterior derecho.

 

 

Con la reaparecida quedó listo para su primer reto internacional y en el marco de la Gala Hípica de Caracas somete a los importados en la milla de la Copa Invitacional del Caribe en crono de 96”1 para la milla derrotando a 15 contrincantes, entre extranjeros y locales, con 1 ½ cuerpos sobre Comediante. En el grupo que sucumbió aquella tarde ante su poderío se encontraba Heisenberg (que 8 meses atrás había ganado el Clásico del Caribe en Panamá). En esta oportunidad El de Chiné no fue favorito, de hecho, el público apostador pensó que el grupo le quedaría grande, pues cerró las apuestas pagando 4/1 en pizarra.

 

 

Su siguiente carrera fue 2 meses más tarde, el 3 de noviembre de 2012. Estrenando jinete: ahora con Emisael Jaramillo se llevó con comodidad el Clásico Gradisco en 1.600 metros con 3 ¾ cuerpos sobre King Bacos agenciando 96”2 y el 9 de diciembre, anotaba su nombre en la historia caribeña al conseguir para Venezuela el Clásico Internacional del Caribe escenificado en el Hipódromo Camarero, consagrándose como campeón indiscutible, superando al local Arquitecto por apenas cabeza y dejando crono de 112”3.

 

 

De la carrera llegó con fisura en la rodilla. En principio se anunció que sería intervenido quirúrgicamente para extraer fragmentos óseos, pero luego se decidió darle tiempo para una recuperación natural.

 

 

Su batalla más dura la enfrentó a finales de abril de 2013, justo cuando se cerraba este material para los Premios Burlesco. El de Chiné estaba listo para reaparecer, cuando un cólico lo mantuvo durante una semana al borde de la muerte, con sus funciones intestinales mermadas, hasta que, luego de que parecía haber superado la dolencia, decayó y, por más esfuerzos que se realizaron para salvarle, la muerte le alcanzó el 25 de abril de 2013. Fue un final triste para un gran campeón que dejó una huella indeleble en la memoria hípica de Venezuela. Completó campaña de 10 actuaciones en La Rinconada con 9 victorias y un tercer puesto, acumulando Bs. 1.300.712, mientras que en Puerto Rico acumuló US$174,000 en su única actuación.

 

Fuentes: Revista Premios Burlesco 2012.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 26 de septiembre de 2013

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados