Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

El Isiro

(Ven, 1974, White Face en Bella Ragazza por El Trovadore)

Por Juan Macedo

 

En el mundo del hipismo hay toda clase a aventuras, cada purasangre deja en los hombres que serán artífices de sus carreras huellas profundas, imborrables, que cada quien recordará y comparará de una u otra forma con los futuros ejemplares que hayan de tener participación. Uno de esos casos fue el alazán El Isiro, que nació el 27 de febrero de 1974 en el Haras Cocotío del Sr. Luis Morales B. y propiedad del Ing. Rómulo Rodríguez Campos, que lo adquirió en subasta pública por Bs. 125.000 para correr sus reconocidos colores blancos con dibujos negros.

 

Con un peso físico de 450 kilos y bajo el cuido del “Number OneÁngel Manuel Medina Pérez, tuvo una corta campaña como dosañero, participando en 3 carreras donde logró salir de perdedor al derrotar a Flotillero por cabeza con la monta de Jesús Márquez y agenciando 82”4 para 1300 m. Reaparece a los tres años con Edwin Villalobos de manera triunfal al derrotar a Charger por un cuerpo en el recorrido de 1400 metros agenciando 88”4. Tiene algunos encuentros con el lote selectivo, pero sin éxito, para mantenerse en el lote común donde obtiene dos triunfos más en una corta campaña debido a problemas con sus manos.

 

Alcanzando su madurez como corredor, El Isiro reaparece con Julio César Piñero en las pruebas selectivas el 25 de febrero de 1978 figurando tercero a cinco cuerpos de Bold Brigadier en la milla de la Copa Leopoldo Manrique Terrero, el 12 de marzo participa en el Clásico José Maria Vargas, quedando octavo a 8 cuerpos de El Aventurero y el 25 de marzo se recupera y figura segundo a cabeza de El Aventurero en los 2 kilómetros de la Copa Carlos Morales.

 

Pero el 1 de abril de 1978 ganó una carrera que impresionó, fue el Clásico Andrés Bello con la conducción de Juan Vicente Tovar (que descubrió que al noble purasangre no le gustaba que le pegaran). En terrenos de los 700 finales cuando Imbatible emparejó y dominó, Tovar comenzó a arrear de nuevo a El Isiro, faltando apenas 250 metros y pasó a dominar de nuevo para imponerse por un cuerpo y sin pegarle, recorriendo los 3000 metros en 208”4.

 

 

El 23 de abril con la monta de Balsamino Moreira cayó derrotado a 1 ¼ cuerpos de Paik en el primer Clásico 19 de Abril, una semana después se adjudica la Copa Revista Hipódromo por casi 9 cuerpos de ventaja sobre Cigüeña y registrando 127”2 para los 2000 metros. El 13 de mayo cayó derrotado a un cuerpo de Motatán en la Copa El Corsario.

 

 

Pero vuelve Juan Vicente Tovar sobre sus lomos y cobra venganza, derrotando por 3 cuerpos a Motatán en la Copa Carlos Rodríguez Álvarez, agenciando 126”1 para los 2000 metros. El 25 de junio El Isiro marcó record de pista para los 2200 metros del Clásico Batalla de Carabobo y Día del Ejército, parando el teletimer en 138”3 con peso de 56 ks, bajando en 2”1 la marca de Swing, superando por 17 cuerpos a El Aventurero, Motatán y Huracán Sí.

 

 

El 5 de julio, conducido por el astro Juan Vicente Tovar, El Isiro no tuvo ninguna clase de problemas para imponerse con absoluta facilidad y ejerció un dominio total de las acciones desde el comienzo de la carrera con mayor recorrido en nuestro país, los 3200 metros del Clásico Fuerzas Armadas aventajando por 12 ¼ cuerpos de ventaja a Popeye, empleando 211”4. Luego ganó la Copa Revista La Fusta el 22 de julio de 1978 aventajando con 2 cuerpos a Doble R y parando los relojes en 128” para los dos kilómetros.

 

Era el mejor caballo de Handicap y no parecía tener enemigos pero, después de estar inscrito en el Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación, a mediados se semana presentó una claudicación en una mano y las radiografías detectaron una fisura que no solo causo el retiro en dicho clásico, sino del resto de la temporada. Pero su campaña fue suficiente para obtener el título de Campeón de 4 y más años.

 

Después de siete meses, ya con 5 años a cuestas, reaparece con Julio César Piñero en la Copa Leopoldo Manrique Terrero, mostrando su recordada esprintada, pero fracasando ruidosamente a finalizar décimo muy lejos de Aristócrata. A las tres semanas la historia se repite en el Clásico José Maria Vargas, esta vez con Balsamino Moreira, finalizando octavo muy lejos de Auroreño. Pero el 19 de abril de 1979 se reivindica ante la afición y con Piñerito pierde una increíble en los 2400 metros del Clásico 19 de Abril, donde pierde por ¡nariz! ante Doble R.

 

A continuación figura segundo a 4 ½ cuerpos de Auroreño en la Copa Revista Hipódromo, y en la Copa El Corsario con la monta de José Luis Vargas figura tercero de Doble R. Reverdeciendo laureles, triunfo de punta a punta y contundentemente con Balsamino Moreira en la Copa Carlos Rodríguez Álvarez por 2 ½ cuerpos de ventaja. Su última carrera fue en los 2200 metros del Clásico Batalla de Carabobo-Día del Ejército, donde batalló toda la carrera y perdió con todos los honores, quedando segundo a pescuezo de su compañero de establo Guadamil.

 

El Isiro, víctima de viejas lesiones, termina su campaña pistera con un total de 32 salidas a la pista, triunfando en 12 de ellas, figurando 10 veces en el segundo lugar y 4 veces en el tercer lugar, acumulando Bs. 1.987.565 en premios. Retirado a la cría al Haras Güigue, su primera producción nació en 1981, donde destacó el selectivo El Paraguanazo y la ganadora Marialejandra; prestado al Coronel Serpa para su Haras Panadera, su segunda producción destacó por intermedio de la campeona Kurtosis (madre de Kurtico y Ayma) y los ganadores Devoradora (madre de O'Boss), Miracá y Aracataca. De regreso al Haras Güigue produjo a los ganadores clásicos Tal Vez y Batuque, además de ganadores como Miss Paraguaná, Siburúa, Boca de Uchire, Novillero, Trincherazo, El Gobern, La Comepoquito, El Malo Edgar, La Dueña (abuela de Queen Clubs), Miss Reales, Vanesita, Señora Güigüi. El 10 de abril de 1985 lamentablemente murió en el Haras Güigue, así cerrando una página más de la historia del turf nacional.


Fuentes: Sr. John Contreras, Sr. Alfredo Plaza, Revista Hipodatos, www.hipicomputo2000.com, Revista Gaceta Hípica.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 17 de mayo de 2007

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados