Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

El Patriota

(Ven, 2009, Runspastum en Gran Consulta por On Retainer)

Por Winston A. Hernández

 

El Hipódromo Nacional de Valencia (Estado Carabobo) fue inaugurado el 25 de marzo de 1983 en la Avenida Monseñor Adams, detrás de la Plaza Monumental de Toros. Esto quiere decir que es un óvalo con más de tres décadas de historia. Han sido muchos los ejemplares de gran calidad que han competido en su pista. Entre ellos contamos a los triplecoronados Joyful Minister, El Nevado, Haskell, Money Plus, Queen Blue, Angiemerkel y Lady Josmar. También recordamos las hazañas de otros "gigantes de la pista". Por ejemplo, entre las hembras, vienen rápidamente a nuestra memoria: She's a Lady, Money River, La de Andrea, Climalba, Dama de Hielo, Wonder Again, Torcaz, Cecyvick, Cristal de Oro, Se Destaca, En El Aire y Arleen. Entre los machos, son realmente inolvidables: King Juacho, Tío Llamal, Súper Sergio, Pagary, Señor Llanero, King Champion, Skuke, Gran Relámpago, Mister Byron, Blue Prospect, Kúrtico, Ta' Bravo, Almarsix, Circle Of Power, Rey Cantor, Don Chema, Buckeye, Apretao, Techsan, El de Ángel, Rey Latino, Séneca y The Eleven.

 

 

Pero por encima de todos los impresionantes purasangres que hemos mencionado, con el perdón de sus respectivas conexiones y de aquellos que hayamos omitido involuntariamente, debemos confesar que hay uno al cual consideramos el mejor caballo que ha cumplido campaña en toda la historia del óvalo del Cabriales. Se trata de El Patriota, un hijo de Runspastum en Gran Consulta, por On Retainer. El 6 de febrero del 2009 nació en el Haras Tamanaco (Doña Ana María Freudman), este bellísimo purasangre de correcta conformación que se triple coronó, en condición de invicto (de 9-9), en el año 2012. Inicialmente hizo campaña con los colores azul marino con la letra “V” blanca del Stud Cumberland de su criadora y luego para el Stud New England del Sr. Roberto Balado.

 

Conducido por Ronney Betancourt y entrenado por José Solano, el vistoso potrillo debutó el 28 de octubre del 2011 en la Copa Iniciación Isidro Farías y saltó "como una liebre" a la delantera para sorpresa de la gran mayoría que esperaba ver en ese rol al amplio favorito Arlington, el cual se tuvo que conformar con perseguirlo desde el segundo por la parte interior de la pista y al momento de cruzar la meta la ventaja del ganador fue de ¡12 ¾ cuerpos!, agenciando 72”4 para los seis furlones.

 

 

El 25 de noviembre el nieto de Woodman conservó su invicto al adjudicarse la Copa Edmundo Ruiz, pero en esta ocasión Arlington se acercó al quedar a 1 ¾ cuerpos en el lugar de escolta, parando el reloj de la pizarra electrónica en 79”3 para los 1300 metros de recorrido.

 

 

Haciendo gala de su habitual velocidad y mostrándose consistente en toda la ruta, el invicto El Patriota no confrontó mayores problemas para imponerse con autoridad en el Clásico Jockey Club de Valencia disputado el 16 de diciembre. Conducido por su jinete oficial Ronney Betancourt, accionó todo el tiempo en la delantera controlando a su principal rival Arlington y al ingresar en la recta decisiva, el alazán nacido criado en el Haras Tamanaco seguía sólido en punta y Arlington, cuyo jinete buscó hacia adentro, permaneció en la posición de escolta sin poder darle alcance a 4 ¼ largos, pasando los 1400 metros en 86” exactos.

 

 

El 10 de febrero del 2012 el hijo de Runspastum presentado en óptimas condiciones por Reynolds Betancourt se impuso con total comodidad en los 1400 metros de la Copa Joyful Minister y extendió su invicto a cuatro victorias, superando a Arlington con 7 cuerpos de ventaja y agenciando 85”3 para los siete furlones.

 

 

Definitivamente El Patriota era el monarca absoluto de la generación tresañera en el óvalo del Cabriales. El 9 de marzo ratificó su dominio al extender su invicto a cinco triunfos al anexarse en gran forma la Copa El Nevado. Salió de inmediato a la delantera. Sin embargo, en esta oportunidad no accionó con libertad en la punta ya que tuvo la sorpresiva pelea de Capitán Melao, compañero de cuadra de Arlington, que tenía una misión muy clara al participar en esta prueba: mermar el remate del invicto para favorecer al pupilo del Ferálico. Así las cosas, El Patriota pasó en rápidos parciales y al ingresar en la recta decisiva sacó cuatro cuerpos sobre Capitán Melao y Arlington recortaba terreno por la parte interior de la pista pasando a la posición de escolta. El Patriota -sin que su jinete hiciera uso del látigo en ningún momento- se mantenía en la delantera a pesar que Arlington continuaba acercándose al puntero, hasta que la meta los sorprendió con el líder generacional adelante por medio cuerpo de diferencia. Agenció 79”2 para los 1300 metros.

 

 

Mostrando una vez más su gran talento y una sobresaliente capacidad corredora, El Patriota logró extender su invicto a seis triunfos en el marco de la primera Copa Haskell disputada el 13 de abril del 2012. Conducido por primera vez en su campaña por el estelar Rigo Sarmiento, el hermoso alazán salió a tomar la delantera desde el mismo momento en que se abrieron las puertas del aparato de partidas. Cuando promediaban terrenos de la última curva Leonel Reyes Ramos hacía grandes esfuerzos sobre Arlington para intentar alcanzar al puntero. Sin embargo, al ingresar en la recta final la superioridad de El Patriota se hizo más que evidente y logró cruzar la meta en ganancia por 4 ¾ cuerpos sobre Arlington, parando los cronómetros en 85”2 para los 1400 metros.

 

 

Para el 11 de mayo, El Patriota bajo las bridas de Rigo Sarmiento, salió a correr segundo detrás de Prince Bay y desde los 600 finales se vino a dominar la carrera, pero, desde el fondo apareció Arlington en tremendo avance. Rigo Sarmiento apeló a todos sus recursos y mantuvo en punta a El Patriota para así adjudicarse el Clásico Universidad de Carabobo, primer peldaño de la Triple Corona de Valencia, por ½ cuerpo y con registro final de 84”4 para los 1400 metros.

 

 

A sus anchas, corriendo esta vez muy controlado al inicio de la carrera, el alazán El Patriota mantuvo su invicto en 8 presentaciones al ganar el Clásico José Rafael Pocaterra que se realizó el 31 de mayo, y prácticamente se anunciaba como un nuevo triplecoronado en Valencia. La carrera fue planteada en forma muy inteligente por su jinete Rigo Sarmiento. En la partida salió cómodo mientras Capitán Melao salía sorpresivamente a forzar el tren de carrera, y rápidamente le persiguieron Lil Cat y Cabure. El Patriota se ubicó cuarto al inicio, siempre por delante de Arlington, cuyo jinete, inexplicablemente, buscó girar la primera curva muy abierto, cediendo mucho terreno. Ya al comenzar el giro de la curva final, El Patriota descontó la ventaja que con valentía intentaba sostener Capitán Melao y en los 400 finales, arrolló y pasó con mucha facilidad a dominar la carrera. La recta fue para sacar más y más ventaja, sin apremios, pues Capitán Melao quedaba segundo a 9 ¼ cuerpos, agenciando 113” para los nueve furlones.

 

 

Hilvanar con éxito las tres gemas en un circuito de carreras de cualquier lugar del mundo, es una proeza difícil de alcanzar, empero el 22 de junio El Patriota se adjudicó el Clásico Bartolomé Salom, para convertirse en el cuarto triple coronado del hipismo valenciano, y de paso, ser el primero en conseguir la gloria en condición de invicto.

 

Se unió a los caballos Joyful Minister (2006), El Nevado (2007) y Haskell (2011), para escribir su nombre con letras doradas en las páginas del Hipódromo de Valencia. El descendiente de Gran Consulta agenció crono de 126” clavados para los 2000 metros en la pista de arena de Valencia, siendo llevado de las bridas por el jinete Rigo Alberto Sarmiento. El defensor de las sedas azul, plata y rojo del Stud New England, logró vencer con gran autoridad y por margen de 7 ¼ cuerpos y cuarto sobre el raudo Cabure, que alcanzó la casilla de escolta, tras hacer el gasto de la contienda en honor al prócer nacido en Puerto Cabello.

 

 

El 3 de agosto el nieto de On Retainer por primera vez corría en el lote común y no tuvo inconvenientes tras vencer con margen de 6 ¾ largos a Crazy Dollar, agenciando 114”4 para los 1800 metros. Pero el 14 de septiembre sucedió lo inesperado: El Patriota perdió su invicto al confrontar múltiples factores en contra: una pésima partida, recibir un foul importante al giro de la primera curva y tener que soportar handicap de 56 kilogramos por primera vez en su campaña. Su verdugo fue Río Matiyure que lo relegó al tercer lugar a 2 ¼ cuerpos.

 

Ese amargo episodio quedó en el pasado y el valioso alazán orgullo del Haras Tamanaco, conducido por su jinete oficial Rigo Sarmiento, sacó la casta para lograr un sonoro triunfo en el marco del Clásico Propietarios Valencianos celebrado el 12 de octubre. La importante competencia se desarrolló con Crazy Dollar asumiendo sorpresivamente la delantera, manteniendo a raya en todo momento a King Juancho y a Río Matiyure, mientras El Patriota se quedaba tranquilo en la cuarta y última posición. Al entrar en la recta final, el avance de El Patriota se hizo efectivo por la parte exterior de la pista y remató para alzarse con una limpia y contundente victoria mientras Crazy Dollar, en valiente demostración, finalizó segundo a 3 ¼ cuerpos mientras Río Matiyure y King Juancho cerraban el compacto lote, agenciando el ganador 126”1 para los dos kilómetros.

 

 

Había planes de participar en el Clásico Copa de Oro de Valencia y luego enviarlo en el mes de noviembre al Hipódromo La Rinconada para ver acción en el Gran Premio Asocrinca, pautado para finales del citado mes en distancia de 1800 metros. Lamentablemente una leve lesión en su mano derecha impidió que estos planes se concretaran.

 

El Patriota reapareció el 25 de enero de 2013 con la conducción del entonces novel Brenys Estupiñán, pero fue batido por segunda vez en su vida pistera, en esta ocasión Majestuoso lo superó con 7 ¾ cuerpos en recorrido de 1700 metros. Dos meses después, más recuperado y con la monta de Marcos Meneses, reverdeció laureles para beneplácito del público asistente en las tribunas del óvalo de Cabriales derrotando con 2 cuerpos de ventaja a The Queen Angel, dejando crono de 109”3 para los 1700 metros.

 

En una nueva demostración de calidad, el campeón y triplecoronado valenciano El Patriota maravilló a la afición hípica venezolana el 26 de abril tras obtener el triunfo en el Clásico Día del Trabajador Hípico de HINAVA. Conducido por primera vez por el estelar Johan E. Aranguren, el presentado por Pedro Ovalles (entrenador a cargo de la cuadra del suspendido Reynolds Betancourt) se vino con el campeón Tío Llamal a decidir la competencia a 250 metros del final, tras dejar en el camino a un batallador Súper Juancho que estuvo punteando la prueba desde la propia partida. Con poderoso accionar, El Patriota sacó la mejor parte y traspuso la meta en ganancia con ventaja de 1 ½ cuerpos sobre su escolta, agenciando 115”1 para los nueve furlones.

 

 

El 28 de junio El Patriota despachó con facilidad a sus rivales para alcanzar la victoria número 14 en su campaña, esta vez en el marco del Clásico Batalla de Carabobo. Conducido a la perfección por Johan E. Aranguren, el hermoso alazán corrió colocado en el cuarto lugar en los metros iniciales, mientras el "invasor" The Skyler Ángel lideraba la prueba al pasar frente a la meta por primera vez. Cuando promediaron los 800 finales, Súper Juancho se fajó en dura pelea con el puntero y logró superarlo poco antes de ingresar a la recta final, pero justo en los últimos 300 metros El Patriota le dio alcance y pasó a dominar la prueba con comodidad para escaparse en la delantera y trasponer la meta con 4 cuerpos de ventaja sobre Gran Charlie agenciando 155”2 para la milla y media.

 

 

El 24 de julio, tal como esperaba la inmensa legión de fanáticos en toda Venezuela, el campeón y triplecoronado valenciano El Patriota despachó con enorme facilidad a sus rivales para alcanzar su décimo quinto triunfo en el Clásico Natalicio del Libertador.

 

El formidable alazán, que pasó al cuidado de John Espinoza, accionó colocado en la tercera posición mientras The Skyler Ángel se iba a la delantera, en los 800 finales Súper Juancho y The Skyler Ángel se trenzaron en la lucha mientras El Patriota descontaba terreno por la parte exterior de la pista y sin mayor esfuerzo ingresó como el líder en los 300 finales y se limitó a galopar cómodamente hacia la meta sin que su jinete tuviera que hacer uso del látigo. New River, en sorpresiva actuación, clasificó en el segundo a 7 cuerpos. El tiempo registrado por el reloj de la pizarra electrónica fue 126”4 para los dos kilómetros.

 

 

El 1 de octubre, una vez más, El Patriota resultó la gran estrella del espectáculo y se anexó de manera contundente el Clásico Propietarios Valencianos (en homenaje a Eduardo Celis). De vuelta a la conducción de Marcos Meneses, accionó colocado en la cuarta posición y alcanzó a los punteros Ray y Majestuoso a 400 metros del final para escaparse en la delantera y cruzar la meta en ganancia 4 ¾ cuerpos delante de Súper Juancho, agenciando 127”1 para los 2000 metros.

 

 

Nosotros deseábamos ver a nuestro querido campeón en el Clásico Propietarios La Rinconada del 2013, prueba para la cual había sido nominado. No teníamos duda en que sería un poderoso rival, así como no dudamos en ligar a King Juancho cuando participó en ese mismo evento y tres años después estábamos seguros de su triunfo en el Clásico Fuerza Armada. Nos decepcionamos al no verlo inscrito en la importante prueba, evento central de la Gala Hípica de Caracas, pero al enterarnos que iba a participar en el Clásico Simón Bolívar nos preparamos para ese gran fin de semana (26 y 27 de octubre), una fiesta de primera para los verdaderos hípicos.

 

El sábado lo consideramos de buen augurio para el campeón. Su hermana materna Maestra Vida (Bocca Al Lupo), que tenía varios meses sin correr, reapareció victoriosa y por vía de galope. El domingo nos comenzamos a preocupar porque las líneas internas estaban en pésimas condiciones y a El Patriota le había tocado el puesto de pista 2 en prueba de 16 participantes. En efecto, El Patriota se vio obligado a correr 600 metros por dentro y luego tuvo que confrontar varios tropiezos que, sin duda alguna, marcaron la diferencia. ¿Saben ustedes quiénes ocuparon los cuatro primeros lugares de la pizarra? Chao, Love and Music, King White y Turkoni. Lo que tienen en común estos cuatro ejemplares, además de su incuestionable calidad, es que partieron por los puestos más externos. De hecho, Love and Music lo hizo por el 15 y King White por el 16. El único que entró en pizarra y partió por un puesto de adentro fue... ¿adivinan? El Patriota, que perdió en la sufra el cuarto con Turkoni y además era el que más corría en los 300 finales.

 

Además de haber llegado el sábado en la madrugada, apenas un día antes del gran evento, El Patriota sufrió la pérdida de una herradura en plena carrera y a todo eso habría que sumar los tropiezos que sufrió y la gran desventaja de competir en una pista en mal estado. Considerando todo lo anterior, hay que reconocer que hizo un esfuerzo supremo y que corrió más con el corazón que con sus patas.

 

Una vez que el campeón regresó al Hipódromo de Valencia y se le realizaron los exámenes correspondientes, se descubrió que se fracturó. En los primeros días de noviembre, el entrenador Reynolds Betancourt declaró al diario Líder en Deportes lo siguiente: “Fue una lesión fuerte en el tercer carpiano de la mano derecha. Es las próximas semanas será operado por el doctor Carlos Larrazábal en el hospital veterinario de La Rinconada. El campeón estaría seis meses en reposo” (Muchas gracias pista de La Rinconada).

 

Efectivamente, según nos confirmó el buen amigo Renny Verastegui, Presidente de la Unión de Entrenadores de Valencia, El Patriota fue operado por el Dr. Larrazábal y quedó alojado en el óvalo de Coche, específicamente en la cuadra del entrenador Abraham Campos. El valiente corredor se fue recuperando exitosamente de la intervención y, a pesar que se llegó a pensar inicialmente en su retiro de las pistas y darle oportunidad como semental, la nobleza del campeón pudo más y se recuperó completamente a tal punto que comenzó a ejercitar en la pista de La Rinconada.

 

En todo este proceso, El Patriota pasó a la cuadra de Miguel Hernández y diez meses después apareció inscrito en la Copa Taconeo en recorrido de 1900 metros. Su jinete ese 7 de septiembre de 2014 fue el joven Jonathan Aray pero el ya cincoañero alazán decepcionó al quedar séptimo a 16 cuerpos de Match Cracker. Cinco semanas después participó en la Copa Vittorio Catanese con la monta de Rigo Sarmiento, mejorando al quedar tercero a 8 cuerpos de An Serafini, pero sin ser la sombra de aquel guerrero casi imbatible. Regresó a Valencia para participar en el Clásico Copa de Oro de Valencia pero sus lesiones hicieron crisis y finalizó séptimo muy lejos del ganador Tío Rubén.

 

Disminuido y lesionado, El Patriota regresó a la cuadra de Reynolds Betancourt donde recibió los mejores cuidados. A la calladita fue llevado con mucha calma con un solo fin: Despedirse a lo grande, como un campeón de su altura lo merece. Fue el 18 de diciembre del 2015, con seis años a cuestas, cuando El Patriota reapareció. Fue en los 1400 metros de la Copa Luis Alfredo Wadskier con la monta de Ender Graciel, donde corrió a las perdidas pero en la recta final ensayó una sensacional atropellada que casi logró su cometido, quedando tercero en foto, apenas a cabeza de Prince Again y Prince Iron.

 

El Patriota, el mejor caballo que ha cumplido campaña en toda la historia del hipódromo nacional de Valencia, a los siete años regresó al primer plano y se despidió a lo grande. Reencontrándose con un viejo amigo: el jinete Rigo Sarmiento y en su segunda presentación de regreso a la cuadra de Reynolds Betancourt, el entrenador que mejor lo conoce y que lo formó como el campeón que es, el noble corredor terminó imponiéndose con margen de 2 ¼ cuerpos delante de Caminante Oche en la Copa King Juancho corrido el 25 de febrero de 2016, agenciando el respetable tiempo de 122”3 para 1900 metros.

 

 

 

El 18 de marzo del 2016 El Patriota regresó a pisar la arena del óvalo del Hipódromo Nacional de Valencia, pero para dar una vuelta a la pista con la conducción de “El TíoJosé Gregorio Valera, su traqueador oficial.

 

Así lo describió Jaime CasasSin mucho aviso previo ni ostentación, pero con sentido hípico y mucho respeto y admiración por un gran campeón, se realizó el viernes la despedida de las pistas del que es, sin duda, uno de los mejores corredores de toda la historia del Hipódromo Nacional de Valencia El Patriota. Un alazán de muy buen físico que hizo campaña bajo el entrenamiento de Reynolds Betancourt y para los colores del Stud New England, de Roberto Balado, aunque en sus primeras actuaciones corrió para el Cumberland, de su criadora Ana María de Freudman. En la pista, acompañado por sus allegados, los aficionados en los centros hípicos pudieron ver por última vez al campeón, vestido para correr por última vez, pero esta vez solo exhibiéndose, junto a sus emocionados allegados que de esta manera rindieron tributo a un caballo que brindó muchas satisfacciones”.

 

El Dr. Johnny Corbino es el más acucioso historiador del hipismo valenciano, desde su fundación, y como evidencia de ello nos comentó que este evento de despedida El Patriota es el cuarto de su estilo en la pista en ese hipódromo, luego de Centuriona, Money Plus y el jinete Ángel Francisco Parra.

 

Su campaña final es de 17 triunfos en 24 actuaciones, además de obtener un segundo y 3 terceros, acumulando en premios la cantidad de Bs. 1.311.290. Retirado definitivamente de las pistas, se tiene entendido que El Patriota está en las praderas aragüeñas del Haras Tamanaco para cumplir su nuevo rol como padrote.

 

Fuentes: Lic. Jaime Casas, Ing. Juan Macedo

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, viernes 24 de junio de 2016

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados