Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Fandanguero

(Ven, 1974, Needles N Pens en Flor de Moza por Branding)

Por Juan Macedo

 

Posiblemente Fandanguero sea el mas explicito ejemplo de un purasangre prospecto de alto potencial que el destino le haya jugado una mala pasada. Nacido en el Haras Los Aguacates en el año 1974, este gigantesco zaino de más de 500 kilos de peso físico fue adquirido para lucir la camiseta azul con círculo en la espalda del Stud Mary-Ben bajo la tutela experta de Don Vittorio Catanese.

 

En la tarde soleada del 26 de septiembre de 1976 Fandanguero hizo su debut en el Hipódromo La Rinconada con la conducción de “El PecosoMilton Barra y ¡de que forma!, al barrer a sus rivales y dejar a Adrio en el segundo a ¡16 cuerpos¡ agenciando 73”2 para los seis furlones ¡Que demostración de poder! Tres semanas después le tocó enfrentar al lote común de ganadores, ahora con la monta de “El DiabloÁngel Francisco Parra, en recorrido de 1300 metros pero inexplicablemente fracasó, ocupando un gris quinto lugar a 18 cuerpos de Guachafitoso. De regreso a la cuadra evidenciaba una fuerte lesión en una de sus manos, le toco reposo el resto del año.

 

 

Tras un reparador descanso, el nieto de Needles reapareció el 9 de enero de 1977 con la monta de Ángel Parra e hizo lo esperado: ganar, y en buena lid, superando a Altarejo con ventaja de 1 ¼ cuerpos y dejando crono de 87”4 para los 1400 metros. En cuatro días (un jueves nocturno) volvió a correr y a ganar, esta vez mas fácil, fueron 5 ½ cuerpos que le sacó a Skyrocket con registro de 101”3 para la clásica milla.

 

El 23 de enero se presentó a su prueba de fuego, la Copa Periodistas Hípicos, donde iba a enfrentar nada menos que al recién titulado Campeón Dosañero Motatán. Gustavo Ávila fue el encargado de llevar la responsabilidad de la conducción del nieto de Branding en semejante reto. Pero Fandanguero mostró de lo que estaba hecho, Don Vittorio demostró su habilidad en el entrenamiento de purasangres y Don Gustavo su maestría sobre un purasangre de carreras. Fue monumental el triunfo sobre Motatán, dos cuerpos claros de ventaja, agenciando un excelente (para la época) 91”3 para el recorrido de 1500 metros.

 

Por supuesto que nació la rivalidad y el 6 de febrero se enfrentan nuevamente, ahora en el Clásico Gobernador del Distrito Federal, pero esta vez Juan Vicente Tovar, Raúl Payares y Motatán no se dejan arropar por el gigante Fandanguero y cruzan la meta en ganancia, mientras que el valiente hijo de Needles N’ Pens se conforma con el tercer lugar a 6 ¼ cuerpos. Dos semanas después participó en la milla de la Copa Gradisco donde cae derrotado a 2 ½ cuerpos de Turi Junior.

 

El 5 de marzo Fandanguero se lució al recorrer la milla en 99” exactos para vencer en determinante forma a Radiodifusor, que quedó a 2 ½ cuerpos, en la Copa Charles Röhl. Dos semanas después, el 20 de marzo, le tocó enfrentar nuevamente a Motatán en marco de la Copa Antonio Cuadrado y esta vez el consentido de Don Vittorio Catanese volvió por lo suyo y categóricamente cruzo la meta en fácil ganancia, dejando al Campeón Dosañero nuevamente relegado en el segundo lugar, registrando crono de 100”1 para la milla.

 

 

El 3 de abril es día de fiesta en el Hipódromo La Rinconada por motivo de la disputa del rico Gran Premio Selección de Fedeharas en sus versiones por sexo. En este año, debido que el alto número de inscritos supera la capacidad del Starting Gate, se separó la versión correspondiente a los machos en dos. Fandanguero se hizo dueño y señor de una de las versiones, al triunfar de manera por demás cómoda con ventaja de seis cuerpos a Guachafitoso, agenciando 100”3 para los 1600 metros.

 

 

Con una impresionante campaña de 10 salidas a la pista, de los cuales 7 eran de forma triunfal, además de un segundo y un tercero, acumulando premios de Bs. 996.887, Fandanguero estaba por demostrar su grandeza. Venía la Triple Corona Nacional y aunque la generación nacida en 1974 estaba nutrida de excelentes corredores, se veía como el primer candidato a la misma. Pero no asistió a la fiesta. No tengo información clara de lo que sucedió con el hijo de Needles N’ Pens (hay versiones disímiles) pero lo que no cabe duda es que se trató del primer gran caballo del Haras Los Aguacates.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista Hipódromo, Revista La Fusta, Sr. Jaime Casas.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 27 de septiembre de 2012

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados