Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Gradisco

(Ven, 1957, Show Ring en Gradara por Orsenigo)

Por Juan Macedo

 

¿Quien iba a pensar que de un cruce accidental iba a salir el primer triple coronado del hipismo Venezolano? La historia aunque parezca un tanto curiosa, fue realidad en nuestro país, allá por la década del 50' en pleno gobierno del General Marcos Pérez Jiménez. El 10 de enero de 1957 nació en el desaparecido Haras San Pablo de Turmero, estado Aragua, un ejemplar castaño del cruce entre el caballo americano Show Ring y la yegua Gradara (una ganadora de 15 pruebas de Steeple-chase -carreras de saltos- en Italia). El cruce fue accidental, pues su padre era el ejemplar recelador en el haras donde Sud Oscuro y Combatiente eran los sementales de la camada de purasangres. Su padre Show Ring un caballo que triunfó en los Estados Unidos y en el país fue un pistero que no llegó a destacar siendo propiedad de Don Nicolás de las Casas, mientras que su madre, Gradara, era de descendencia Italiana seleccionada por Aquiles Paolillo como yegua madre para el Haras San Pablo.

 

Desde el instante de su nacimiento se previó, que sería un gran corredor pues presentaba al lado de su cuello, el famoso "punto de lanza", que según los conocedores de esta materia era indicio de que el recién nacido potrillo se convertiría en un ejemplar imbatible en las arenas del hìpódromo donde corriera.

 

Cuenta el cronista hípico Cesar Augusto Rivero en un reportaje publicado en la Revista Estribos que cuando nació Gradisco, el potrillo se destacó entre todos los demás nacidos en la época. Su doma se realizó con silla criolla y un día en plena carrera se escapo en Turmero y lo consiguieron sudando y descansando en un rancho cercano con la silla a cuestas. El potro tenía una estrella o lucero en toda la frente y una mirada penetrante y vivaz.

 

 

A los dos años ya con un peso de 452 Kilos, es llevado al hipódromo y la cuadra de Leopoldo Márquez Gutiérrez le da la bienvenida, quien se convirtió en el preparador de toda su vida. El 11 de Julio de 1959 inicia su campaña defendiendo los colores del Stud Rey Gan (Reyna y Ganteaume) y logra ganar con ventaja de cuatro cuerpos a Tunapuy en distancia de 800 metros dejando tiempo record de 48" 3 conducido por Manuel Camacaro que comenta "En su debut en 800 metros casi me tumba, resulta que había la raya de los tractores que peinan la cancha a la altura de la curva final. Cuando la vió saltó de un brinco que fué superior a los cinco metros sacándome por completo de la silla y perdiendo el equlibrio sobre el animal agarrándome al pescuezo. Con todo y eso ganó fácil". Va a su segundo lance en el ovalo de Coche el 8 de agosto y se anota la repetida de nuevo con Camacaro superando a Guacuco por cinco cuerpos y agenciando 45"4 para los 800 metros lo cual lo cual recupera su récord de pista. Poco a poco se va adaptando a la pista que muchas veces lo vería triunfar y es así como el 8 de noviembre logra su primer gran laurel al ganar el Clásico Antonio José de Sucre en distancia de 1200 metros con marca de 73"3 (a pesar un pequeño traspiés donde Manuel Camacaro tuvo que acomodarse bien en el sillín, pues perdió uno de los estribos que rápidamente recuperó), en esa carrera Gradisco superó por dos cuerpos al crack del momento en Venezuela Round Tree.

 

 

 

Antes de ese Clásico Antonio José de Sucre había una atmósfera de intranquiliad en el ambiente, pues una disposición prohibía la actuación de productos hijos de caballos “eliminados”, es decir, que hubieran participado en carreras llamadas Eliminatorias, las cuales ponían punto final a su campaña en la pista. Show Ring pertenecía a ese grupo de invalidados, pero la Junta Directiva del Instituto Nacional de Hipódromos -entidad que había nacido ese mismo año 1959- en sesión extraordinaria dictó una importante sentencia. Se suprimió la palabra “eliminado” por la frase “última actuación”, de tal manera que quedaron legales todos los ejemplares afectados. Un respiro de alivio fue para la afición la oportuna decisión de las autoridades hípicas

 

 

Parece que después de la naciente fama de Gradisco, varios criadores fueron al Haras San Pablo a solicitar los servicios de Show Ring como semental. Resulta ser que no lo consiguieron en el haras, y a decir de su cuidador, el ejemplar habia sido trasladado para una hacienda en el estado Guárico. Hasta este estado fueron en busca de Show Ring, pero nadie dio con el paradero del padrote. Al respecto circulan varias versiones. Una de ellas explica, que Show Ring se escapó cuando era llevado de Aragua hasta Guarico y no pudiendo ser encontrado nunca. Otra versiòn dice que fue mordido por una serpiente venenosa, muriendo instántaneamente, desconociendose, por supuesto, los pormenosres del accidente, pues las personas que lo vivieron o fueron testigos de los hechos no recordaban con presición que fue lo que sucedió en realidad.

 

Gradisco inicia su campaña como tresañero el sábado 9 de enero de 1960 con la monta de Cecilio García y gana la milla del Clásico Inauguración aventajando por pescuezo a Pájaro Bravo, agenciando 102"3 para el recorrido. El potro no estaba en condiciones, había llegado de un descanso en el haras, estaba gordo, no muy bien trabajado para la prueba. pero ganó. Vuelve a correr dos semanas después en carrera común, ganando al galope en 1.200 metros, también con Cecilio García, superando a Emigrante por seis cuerpos. La afición Venezolana ya sentía gran admiración por este castaño que a menos de un año ya destacaba como lo mejor del hipismo criollo y con la salida de Round Tree por lesión solo quedaba Gradisco

 

Manuel Camacaro regresa al lomo de Gradisco para imponerlo en prueba de 1.200 metros el 20 de febrero donde superó nuevamente a Pájaro Bravo, esta vez con cuatro cuerpos de ventaja y dejando registo de 72"3 para los seis furlones. Continúa su racha impecable el 5 de marzo en 1.300 metros agenciando 78"4 aventajando a Hycele por un cuerpo. El 19 de marzo triunfa en 1.400 metros concediendo hasta 8 kilogramos a sus rivales, a excepción del veterano Scratch II que cargo con 60 kilogramos, superando nuevamente a Hycele por un cuerpo. El 27 del mismo mes galopa en 1.400 metros clasificando segundo Juan Griego a ocho cuerpos. El 9 de abril gana en milla dejando 101”1 con 53 kilogramos y ventaja de dos cuerpos sobre Mi Trío.

 

Comienza la disputa del primer paso de la Triple Corona, el 8 de Mayo de 1960, Clásico José Antonio Páez donde fue conducido por única vez por “El MonstruoGustavo Avila con quien gana por 5 cuerpos y medio sobre Riesgo en tiempo de 102"2 para la milla. El 12 de junio, con la monta de Rafael David Guzmán, derrota por primera vez a los importados en 1.300 metros, dejando récord de 77”3 para la distancia y por nueve cuerpos sobre del veloz Pinkerton. El 2 de julio vuelve a derrotar a los importados en 1.400 metros, marcando nuevamente récord de 83”1 para la distancia (un récord que se mantuvo vigente por 20 años, hasta que Gelinotte lo batió en el Clásico Gradisco, curioso ¿no?) y superando a Mohicano por siete cuerpos. Una semana después vence por tercera vez a los importados conducido por Rafael David Guzmán.

 

 

Nuevamente Manuel Camacaro se hace caballero sobre Gradisco el 7 de agosto para ganar el Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación con ventaja de cuatro cuerpos sobre Lanzeta marcando 114" para los 1800 metros. El 4 de septiembre se adjudica el segundo paso de La Triple Corona Clásico Ministerio de Agricultura y Cría en 2000 metros con tiempo de 126"1 (a un quinto del record de Canario) derrotando por casi tres cuerpos a Implacable, Lanzeta y Santanita. El tercer paso era el Clásico Republica de Venezuela que se disputaría en Octubre pero fue adelantado para el 25 de Septiembre, con Camacaro en sus lomos marca crono de 154"2 para los 2400 metros y por fin un caballo pasa a la historia al convertirse en el primer Triple Coronado del Hipismo Venezolano, aventajando por 4 cuerpos y medio a Implacable.

 

 

 

Asegura Manuel Camacaro "En sus dos últimas competencias el animal había salido sentido en uno de sus miembros, el delantero derecho. No aceptaba que otro animal lo emparejara, como si él mismo tuviera un instinto de campeón". Pero como se trataba de un caballo excepcional pudo mantener su condición de invicto. Luego en los traqueos se acentuaba más la dolencia.

 

 

A los pocos días, de acuerdo con exámenes radiográficos, Gradisco presentó una fisura en el nudo del remo superior (entre menudillo y caña), se procedió a enyesarlo y se esperaba que en un par de semanas se repusiera, por lo que su propietarios asesorados por el entrenador Leopoldo Márquez decidieron descansarlo en un haras, hasta sanar. El caballo volvió a la cancha, pero Manuel Camacaro comenta "Desde que lo trabajé nuevamente sentia que el mal no se había alejado del todo". Fue exactamente 10 meses y 10 días desde su ultima presentación oficial, es decir el sábado 18 de agosto de 1961 con Manuel Camacaro en la silla, que reaparece en los 1.800 del Fuerzas Armadas de Cooperación donde Ganadero con la monta de Ignacio José Ferrer triunfó dejando crono de 114''3 y donde lamentablemente Gradisco llega noveno o último claudicando de sus manos, los últimos 300 metros de la recta final de ese último medio trote de Gradisco fue bajo una atronadora salva de aplausos de los aficionados despidiendo de esa manera al gran campeón. Fue impresionante (según Don Diego García Ortín como testigo ocular) ver personas con lágrimas en los ojos. Hubo fuertes críticas hacia su entrenador Leopoldo Márquez y para sus propietarios, por haber sacrificado la gran campaña del hasta entonces invicto en 17 actuaciones en Caracas.

 

Así culminó su campaña, completando 17 primeros en 18 carreras y ganancias de 446.296 bolívares. Fue retirado a la cría en el haras que lo vio nacer, Haras San Pablo, donde dio varios ganadores, pero su mejor hijo fue Shazam, que fue récord horse de la distancia de 1300 metros, otros ganadores fueron Gradivo, Nona B., Dakota (madre de Mister William), Santa Marta, Gradir, Mimosa, Asouan, Chabelita, Grama, Mi Fuga, Pirinto, etc., pero fue victima de una rara enfermedad que lo dejó esteril. Gradisco falleció el 14 de marzo de 1974 en el Haras Venezuela, cuenta la crónica de la época que estaba sin el menor cuidado, lleno de lesiones y olvidado.

 

Fuentes: Revista Estribos (Lic. César Augusto Rivero), Sr. Diego García Ortín, Sr. Luis Plácido Pisarello, Diario El Nacional, Revista Gaceta Hípica, Revista Hipódromo, Sr. Juan Carlos Rodríguez O., Folleto Hechos y Hazañas Nº20 año 1978 (Lic. Nely Gómez S. y Lic. Ángel Gutiérrez), Sr. Manuel Camacaro, Sr. Leonardo Castelo Pérez.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 22 de Febrero de 2001

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados