Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Gran Edward

(Ven, 1985, Sir Picture en La Pyrámide por Le Fabuleux)

Por Ricardo Maldonado

 

Hay un dicho popular que “De lo bueno, poco”. Pues bien, en esa frase se podría resumir la campaña de un excelso noble como Gran Edward quien fuera comprado por la todavía alta suma de Bs. 180.000 para la casaquilla blanco, azul y naranja del Stud Mar-Mar de los Sres. Ezequiel Jaime Jesús Tortoza (quien a su vez fungiría como entrenador de este linajudo ejemplar a partir de su quinta salida), cuyas lesiones no permitieron mayor vida pistera, pero mientras corrió, dejó una huella profunda en el corazón de los aficionados que plenaban las instalaciones del Hipódromo La Rinconada cada fin de semana. Nació el 4 de febrero de 1985 en el Haras Monumental.

 

 

Tan efímera sería su vida pistera que su debut bajo el entrenamiento de Felipe Sánchez (bajo el cuidado del Caballerizo Ender Rangel) se produjo el Domingo 15 de Mayo de 1988 en una sexta válida con la monta de Raúl Velásquez, derrotando en esa ocasión a Sir Reverón. A modo particular, este caballo nacido en el Haras Monumental me impresiono bastante, por lo que si se mantenía sano habría que contar con él en pruebas futuras. No duraría mucho en los lotes inferiores, ya que ganaría tres carreras más en fila, demostrando que se estaba ante un potro excepcional por lo que se pensaba en mayor empresa por parte de Jesús Tortoza y compañía.

 

Con la monta de Ángel Francisco Parra perdería el invicto a manos de Alien, un buen potro que despuntaba para grandes cosas, pero que una prematura lesión lo sacaría de las pistas prematuramente. Tortoza se hace cargo oficialmente de su entrenamiento y luego de otro triunfo en el lote común, en vista de la gran capacidad corredora del hijo de Sir Picture, es llevado a correr el Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación, lo que sería su primera prueba de fuego de la cual sale airoso en la tarde del Domingo 31 de Julio de 1988, ya que en una magistral y terminante demostración derrota nada mas y nada menos que al Campeón de 1986, el “Crack del San FranciscoWinton y al Campeón Dosañero de 1987 Epic Barre, quienes, a pesar de los esfuerzos, poco o nada pudieron hacer ante la inusitada superioridad del noble quien fuera conducido por “El DiabloÁngel Francisco Parra parando los relojes en 98”1 para la milla con un excelente remate de 26” en los últimos 400 metros.

 

 

Pocos, pero muy pocos sabían que este gran ejemplar tendía a buscar hacia la parte de afuera en general. Ello debido a que tenía la mano derecha muy sentida por las lesiones y que la misma era tratada por el Dr. Luis Vera de manera eficaz. También es bueno recalcar que Gran Edward había recibido una oferta de US$150.000 por parte de dos propietarios americanos luego de ver cómo el consentido de Tortoza hacía ese tiempo muy bueno en milla y en una pista que quedaba a casi 1000 metros sobre el nivel del mar. Sus propietarios deciden declinar esa oferta en vista de que tenían en sus manos a un gran corredor y su visión estaba en un potencial ganador del Simón Bolívar y ¿Por qué no?, un Internacional del Caribe.

 

Así, el noble propiedad también de Ezequiel Jaime (cuyo hijo se llama Edward a quien se le debe el nombre del castaño hijo de La Pyrámide) aparece inscrito en el Clásico Cría Nacional a correrse en 2000 metros la tarde del Sábado 13 de Agosto, enfrentando de nuevo a Epic Barre y a Winton, junto a ellos estarían Don Rey (ganador del República de Venezuela, Grado I), Volantín (a la postre el Caballo del Año 1988) y Aragonero (ganador de la edición anterior y Caballo del Año 1987) en lo que sería un auténtico test de campeones. Sólo que esta vez la suerte no lo acompañaría, ya que luego de puntear largo trecho caería en el último lugar en carrera ganada por Epic Barre con el Campeón Juan Vicente Tovar. Se escuchaban comentarios como “es un gran millero”, “no pudo con la distancia”, “mucho camisón pa’ Petra”, entre tantos rumores que se dejaban colar por los corrillos de La Rinconada.

 

Se supo después que en la mañana del Clásico Cría Nacional ocurre un hecho desafortunado para Gran Edward, unos perros realengos persiguiendo a un gato asustaron al potro, que era un ejemplar de temperamento fuerte, arrastra a su caballerizo quien no logra controlarlo y se escapa por el sendero. Se presume que esta alocada carrera el pupilo de Tortoza pudo haber pisado algún objeto que resintió su mano derecha y de allí su estruendoso fracaso en dicha prueba, cuando su jockey Ángel Francisco para detecta la lesión y en forma considerada, prácticamente lo para, tratando de evitar mayores consecuencias. Al día siguiente, los estudios radiológicos confirman una fractura que sacaría al ejemplar por aproximadamente seis meses.

 

 

Reaparece en Marzo de 1989 en lote común con una victoria, luego lo inscriben en el Clásico Iraquí carrera que gana en buena lid sobre Escalafón dejando una muy buena marca de 110”4 para 1800 metros (bajó en un quinto el récord que tenía Val Fleurie) ya con la monta de Jorge Martiniano Palma. Pasa a correr el Clásico Día del Ejército y cae inexplicablemente ante Escalafón logrando el segundo lugar. Se temía de nuevo por las lesiones, pero todo eso se despeja cuando es inscrito en los 3200 metros del Clásico Fuerzas Armadas, carrera ganada por Vino Veritas y en la cual arribaría sexto, pero luego se vería beneficiado de la descalificación de El Beduino quien había sido segundo. Así, Gran Edward lograba un buen quinto lugar en una carrera extraña en muchos aspectos.

 

 

Reaparecería la tarde del Sábado 12 de Agosto en el Cría Nacional y esta vez llega en un modesto tercer lugar detrás de Ray Runner y Randy. Pasa a las manos del “NegroJesús Márquez y el caballo se transforma literalmente al galopar de manera categórica la Copa Julián Abdala, sacándole hasta 15 cuerpos a su escolta Iron Parts.

 

Luego se vendría la Copa de Oro de Venezuela, en su 10ª Edición y allí Gran Edward, ya con la monta del “NegroJesús Márquez galoparía por 20 cuerpos a Escalafón y bajando significativamente el tiempo con respecto al año anterior ya que hizo un aceptable crono de 153”4 (Volantín había hecho 157”4, es decir, 4 segundos mas). No había dudas que el nieto de Le Fabuleux estaba transformado y lanzado a correr, haciendo gala del gran pedigree que lo acompañaba y dando frutos a quienes depositaron sus esperanzas en él. Es llevado al Clásico Asociación Hípica de Propietarios en donde acabó con todos los paradigmas y cábalas habidas y por haber, al triunfar cómodamente en los 2000 metros del evento y dejar una buena marca de 126”1 para el recorrido antes descrito dejando atrás por 4 cuerpos a Azócar, cosa que lo dejaba listo para su siguiente prueba.

 

 

Y esa prueba no era otra que la 44ª Edición del Gran Premio Simón Bolívar a correrse la soleada tarde del Domingo 29 de Octubre de 1989 y en donde, ya visiblemente sentido de la lesión que le aquejó durante su vida pistera gana con una garra y un corazón como pocos se le han visto, Gran Edward se impone de tiro a tiro con una magistral conducción de Jesús Márquez y conteniendo el avance de Another Chance, quien venía por una nueva sorpresa y de Escalafón cuyo remate voraz se quedaba corto esta vez. Sólo la clase y la guapeza de este castaño linajudo podrían ante los dolores recurrentes en su mano derecha. Un buen tiempo de 152”4 sería el agenciado por el entrenado de Jesús Tortoza para cubrir los 2400 metros del recorrido.

 

 

 

El caballo regresaría sentido de nuevo en su mano derecha, se presagiaba entonces que su vida como pistero llegaría a su fin. Aún así, es inscrito en el Clásico Jockey Club de Venezuela allí donde fracasa rotundamente en carrera ganada por Escalafón quien sorprendió pagando mas de 170 a ganador. Gran Edward, llegaría fuera de la pizarra luego de ser acosado por Iron Parts, al cruzar la meta y por los lados de la curva de la veterinaria, el caballo se sentiría de su mano derecha y su jinete lo tuvo que desmontar dando por concluida su etapa como corredor de pistas. Aún así, esta perfomance hecha en 1989 le valió el Doble Título de Caballo del Año y Campeón Maduro, en donde sin lugar a dudas Gran Edward derrocharía clase, coraje, guapeza y calidad que sólo los grandes poseen. Su campaña culminaría con 20 salidas, 12 primeros, 1 segundo, 2 terceros y acumulado en metálico de Bs. 6.882.995.

 

 

Incursionó como padrillo en la temporada de monta de 1990 y su primera producción nacería en 1991, destacándose como su mejor producto la selectiva Miss Azalea, además de otros ganadores como Elianuccia, Only Friend (madre de Texan Storm y Texan Wall), Destacado, De Vinci, Primorosa, Abolengo, El Guayacán, Raro, Miss Gladys, Minimal y Maemi. Lo último que se supo es que se encontraba alojado en el Haras El Peñón y su última producción nació en 1996.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Ing. Juan Macedo, Revista Hipódromo, www.hipicomputo2000.com, Sr. Pablo Marín.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, lunes 16 de Enero de 2006
Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados