Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Gran Relámpago

(Ven, 1998, Rush Dancer en Toledana por Kirby Lane)

Por Juan Macedo

 

La historia del Hipódromo Nacional de Valencia recoge a excelentes purasangres que hicieron las delicias del público asistente en cada una de sus presentaciones. Uno de esos excepcionales corredores fue Gran Relámpago, que nació el 9 de abril de 1998 en las praderas del Haras Los Aguacates. Fue adquirido por el Sr. Alejandro McQuahe para lucir los colores del Stud Ita en el Hipódromo Nacional de Valencia, bajo el cuidado y entrenamiento del entrenador Ismael Martínez.

 

Gran Relámpago debutó el 17 de noviembre de 2000 con la monta de Richard Bracho y en recorrido de 1400 metros, dando una pequeña muestra de lo que era capaz de hacer al galopar a su antojo a sus rivales, sacó 8 ½ cuerpos de ventaja a Marimón y dejó crono de 86” exactos. El 15 de diciembre va a su prueba de fuego, los siete furlones del Clásico Jockey Club de Valencia, donde hizo gala de su calidad agenciando 83”2 y superando a The Black Two con 8 cuerpos de ventaja. ¡Una verdadera máquina de correr!

 

El 5 de enero de 2001 Gran Relámpago se adjudicó el Clásico Inauguración, superando nuevamente a The Black Two (el único que podía seguirle el paso) con 7 ¼ cuerpos de ventaja y registrando crono de 83” flat. Al mes recorrió los 1200 metros de la Copa Tintoreto en 70”3 para superar con 2 cuerpos a The Black Two.

 

El 8 de marzo conservó su invicto en cinco salidas, en esta ocasión The Black Two hizo un gran esfuerzo para figurar segundo a un cuerpo, agenciando el nieto de Woodman 76” exactos para los 1300 metros de la Copa Asociación de Ejecutivos del Edo. Carabobo. Un mes después Gran Relámpago continuó la racha de triunfos, al sacar 8 cuerpos de ventaja a Joconmaro para ganar la Copa Club Hípico de Carabobo, recorriendo los 1400 metros en tiempo cómodo de 87” flat.

 

El 27 de abril Gran Relámpago se impuso en el Clásico Universidad de Carabobo (primera gema de la Triple Corona Valenciana). El hijo de Toledana corrió en punta desde la partida, pero fue apurado por la fuerte atropellada de Paso a Paso en los metros finales, que le llegó a tan solo ½ cuerpo, mientras The Black Two y The Eleven no fueron enemigos en el compacto lote. El tiempo agenciado fue de 83”4 para los siete furlones. Así igualó el récord de Skuke al mantener su invicto en 7 presentaciones.

 

El 18 de mayo había una gran expectativa en el coso valenciano, ya que muchos creían que se acabaría el invicto de Gran Relámpago en los 1800 metros del Clásico José Rafael Pocaterra. Pero el conducido de Richard Bracho mostró su pasta de campeón y en sensacional carrera no solo contuvo la atropellada de Paso a Paso, sino que le sacó un cuerpo de ventaja en el momento de cruzar la meta, agenciando un extraordinario crono de 109”4 para el recorrido y de esta manera destronar a Skuke con 8 triunfos en fila.

 

 

Lamentablemente Gran Relámpago no fue de la partida en el Clásico Bartolomé Salom por una severa lesión en la corona del casco de la mano izquierda, lo que le impidió la posibilidad de "triple coronarse". El potro había salido a la pista a trabajar con su jinete habitual, Richard Bracho, para un trabajo de rutina y de regreso a la cuadra se detectó que no estaba apto para participar. La lesión que presentó es lo que se conoce como un zapatazo, es decir, un golpe en el casco producto del esfuerzo físico.

 

Para completar, el invicto Gran Relámpago debió ser intervenido quirúrgicamente para tratar un problema en sus corvejones, además de que le fue extirpado un testículo.

 

Luego de recuperarse de la operación, el descendiente de Rush Dancer II fue enviado al Hipódromo La Rinconada, específicamente a la cuadra de Carlos Regalado Soto (pero siempre bajo el entrenamiento de Ismael Martínez), con la aspiración de correr el Gran Premio Clásico Simón Bolívar. Venía trabajando en muy buena forma desde hace varias semanas pero antes necesitaba reaparecerlo, así que lo inscribió en una carrera contra el máximo lote. El cotejo se efectuó el 7 de octubre en recorrido de 1600 metros, dejando muy buena impresión. Durante casi toda la carrera el ejemplar corrió negado y muy lejos de los punteros, atropellando bárbaramente al final para llegar tercero a 1 ½ cuerpos de Messiah.

 

Pero una semana antes del magno evento, Gran Relámpago pisó una piedra en la pista de La  Rinconada tras el ejercicio y presentó una fisura en su casco, por lo que estuvo fuera de la cancha por casi un año, regresando a la cuadra de Ismael Martínez. Fue el 16 de agosto cuando reapareció en el óvalo del Cabriales en distancia de 1600 metros con la monta de “El FerrocarrilRafael Torrealba, pero el caballo no quiso salir del aparato de partidas.

 

Ya con cinco años (y apenas 10 carreras en su haber) Gran Relámpago reapareció el 28 de febrero de 2003 en los 1400 metros del Clásico Ciudad de Valencia con la monta de Andry Blanco Goitia, figurando decorosamente en el cuarto puesto a 7 ½ cuerpos de Circle Of Power. Al mes participó en el Clásico Valencia Invitacional con la monta de Kendry Castillo donde quedó relegado al sexto puesto a 15 cuerpos de My Own Business.

 

Tras solventar sus problemas en el casco, Gran Relámpago regresó al ruedo el 15 de agosto con la monta de Angel Alciro Castillo, para figurar cuarto a 6 ¾ cuerpos de Supervisor. Pero el nieto de Woodman se veía recuperado (en comparación a sus tres últimas exhibiciones). Y efectivamente dio la gran campanada el 14 de septiembre con Santiago González up, a pesar que tuvo que sortear algunos inconvenientes en los primeros metros de la competencia, accionó en posiciones secundarias, presionó desde la curva final y en la entrada de la recta final se abalanzó sobre el puntero Starship Blond para pasar de viaje y obtener una cómoda victoria con ventaja de 3 ¼ cuerpos, dejando excelente crono de 124” exactos para los dos kilómetros del Clásico Propietarios Valencianos.

 

Esa fue la última actuación de Gran Relámpago en pistas venezolanas. Su corta pero impresionante campaña se resume de la siguiente manera: 14 salidas a la pista para un total de 9 triunfos, además de un tercero y 2 cuartos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 78.299.000. No supimos más nada de él, pero se retiró como el crack que fue.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista Hipódromo, Sr. Jaime Casas.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 27 de junio de 2013

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados