Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Guarenera

(Ven, 1953, Killard en Antofagasta por Muzloom)

Por Antonio Aragonés

 

Guarenera fue una excelente criolla, que nació en el segundo semestre de 1953 en los prados del Haras La Sierra de los Hermanos París González. La yegüita nadie la quiso comprar en el remate de los hermanos París en el año 1955 por su talla pequeña y una cicatriz que tiene en uno de sus remos traseros. Al final fue negociada para correr los colores tradicionales del Stud Saltrón del Dr. Alfredo Toledo Guerrero y la Sra. Gloria de Toledo.

 

 

En su primera presentación bajo el cuidado de Juan Pablo Miño, cumplida el 25 de febrero de 1956 como dosañera, Guarenera llamó la atención de los aficionados al imponerse con toda comodidad con la monta de Félix Sabino Pérez en distancia de 800 metros los cuales recorrió en 49"4 para dominar por 11 cuerpos a Nekita. A continuación logró tres triunfos seguidos con esa dupla. Problemas físicos la alejaron de la pista reapareciendo el 4 de agosto ahora bajo el cuido de Juan Eugenio Vidal y la monta de Juan Eduardo Cruz para mantener su invicto en cinco salidas a la pista, y fue cuando sus propietarios deciden llevarla al lote selectivo y el 9 de septiembre en los 1800 metros del Clásico Albert H. Cipriani llevándose el triunfo agenciando 117”4 para los 9 furlones y ventaja de 7 cuerpos sobre Conferencia.

 

 

El 23 de septiembre enfrentando a los machos participa en los 2000 metros del Clásico Agricultura y Cría y derrotó con 2 cuerpos a Dakar y Tragaleguas parando los relojes en 130”4 (igualando el record de pista) y así llevando su invicto a siete. El 28 de octubre en carrera de 1800 metros se enfrenta en el lote máximo lote para criollos pero el caballo Abolengo se encargó de acabar con el invicto de Guarenera, que figura en el segundo lugar a 4 cuerpos. Terminó de cumplir su actuación de ese año con otro segundo a 2 cuerpos de Girito en el Clásico Republica de Venezuela y cuarta a 16 cuerpos de Abolengo en el Clásico Cría Nacional.

 

 

En 1957 y bajo el entrenamiento de corrió 7 veces logrando tres triunfos, entre ellos el 9 de junio en el Clásico José Antonio Páez con la monta de Gustavo Ávila y dejando registro de 103”4 para la milla al superar por 2 cuerpos a Tundra y Hyperbole, además clasificó segunda a dos cuerpos de Hyparco en el Clásico Inauguración, segunda a 4 cuerpos detrás de Inca en el Clásico Hipódromo Nacional y quinta de El Corroncho en el Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación.

 

 

En 1958, muy venida a menos, sólo compitió tres veces y no logró figuración en la pizarra, siendo muy desalentadoras sus actuaciones, por lo que fue retirada de las pistas. Para ese entonces se encontraba bajo el cuidado de "Pastelito" Armando Fernández Alfaro.

 

 

Sus diez victorias fueron logradas en los siguientes recorridos: 2 en 800 metros; 2 en 900; uno en 1200: uno en 1400; uno en milla dos en 1.800 y otro en 2.000 metros. Cinco triunfos los obtuvo con Juan Eduardo Cruz, cuatro con Félix Sabino Pérez y uno con Gustavo Ávila. Esto demostró la gran calidad corredora de la hija de Killard y por ello se hizo merecedora a figurar entre los mejores pura sangre que han actuado en nuestras pistas. Su extraordinaria campaña se resume en 10 triunfos, 4 segundos, un tercero y un cuarto en 20 salidas a la pista del Hipódromo Nacional de El Paraíso, para un total en premios de Bs. 285.725,70.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Ing. Juan Macedo, Sr. Roque Yoris S.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 26 de octubre de 2006

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados