Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Inteligente

(Ven, 1970, Stevward en Aly Bomb por Cosmic Bomb)

Por Juan Macedo

 

Barco parado no gana flete”, “Caballa nació pa’ correr, no para trabajar en oficina”, estas, entre otras conocidas frases, fueron utilizadas frecuentemente por el honorable maestro de maestros, Don Millard Faris Ziadie, cuando algún propietario, periodista o simple aficionado le cuestionaba el hecho de correr con frecuencia. Seguramente (es mi opinión personal) que “El Musiú” disfrutó enormemente cuidar y entrenar un purasangre de una salud casi impecable, de tanto corazón, guapeza y coraje como el castaño Inteligente.

 

Todo comienza cuando José Sahagún y Domingo Noguera Mora (socios en el Haras Karen Sissy) incorporan al país por intermedio de una negociación en Estados Unidos a la yegua Aly Bomb (Cosmic Bomb en Sweet Alyssum) preñada por Stevward (Nashua en Sherry Jen). De ese cruce nació el 14 de abril en 1970 un hermoso castaño, que fue adquirido (18 meses después) en subasta pública por Bs. 90.000 por el Dr. Felibert para que defendiera los colores coral con bolos negros del Stud Histel y le  bautizó con el nombre de Inteligente. Al llegar a la cuadra de Don Millard su peso físico rondaba los 450 Kilogramos.

 

 

Su campaña comenzó el 16 de diciembre de 1972, cuando debutó ganando en 1200 metros por 6 cuerpos sobre Cordobés dejando registro de 74”3 y con José Pirela sobre sus lomos, dando una pequeña muestra de lo que sería toda su campaña.

 

Al comenzar 1973, Inteligente aparece inscrito en el Clásico Inauguración Francisco de Miranda, donde debía vérselas con los mejores de su generación y el único fogueo que tenía era su excelente debut, pero su entrenador creía que se trataba de un potro con clase y nada mejor que ese Clásico para comprobarlo. Don Millard tenía razón, el potro Inteligente se mantuvo cerca de los punteros y terminó decidiendo la carrera, pero cayó derrotado a cabeza del veloz Altivo, que agenció 103”1 para la milla. El ganador se valió de la experiencia de su jockey (Ángel Francisco Parra) para lograr la victoria, pero quedó bien claro que el mejor era el hijo de Stevward.

 

Volvió al lote común y como era de esperarse ganó, pero sin embargo los comisarios lo distanciaron al segundo lugar por supuestas irregularidades cometidas en el transcurso de la carrera y el triunfo se convirtió en derrota. No sabemos si esa fue la razón que por la cual el jockey José Pirela más nunca conduciría a Inteligente. En su tercera carrera, con “El Monstruo” Gustavo Ávila por primera vez en sus lomos, cae derrotado en buena lid sobre el rendidor Preludios.

 

Con la monta del entonces aprendiz Teodoro Gómez, derrotó fácilmente a Rotomondo dejando 88”2 para los 1400 metros, y continuó la racha derrotando dos veces seguidas a Encantado en 1700 metros. Estas tres victorias convincentes y de gran proyección lo preparaban para su segunda prueba de fuego, que era el Clásico José María Vargas, contra los de más edad. Este Clásico era una prueba dura y Gustavo Ávila realizó “un trabajo Inteligente” al aprovechar el bajo handicap (49 Kgs) y salir en velocidad, en dura pelea para mantener la delantera y superar al elegantísimo Señorial por un pescuezo, mientras otro gran corredor maduro, el inolvidable Silbido, cae derrotado a medio cuerpo.

 

Después de este gran clásico, Inteligente es inscrito directamente en el Gran Premio Selección de Fedeharas, enfrentándose nuevamente a Altivo (que lo había derrotado en el Inauguración). La carrera fue extraordinaria, pero Altivo logró derrotarlo por segunda vez y en 1800 metros, donde agenció 114”1.

 

Debido al proceso de Nacionalización del espectáculo hípico, algunos Clásicos de gran importancia, como el Presidente de la República, quedaron exclusivos para criollos. De esta manera Inteligente apareció inscrito en este clásico Presidencial y "El Monstruo" Gustavo Ávila trató de utilizar la misma estrategia que en el José María Vargas, pero el jockey de Señorial ("El Pecoso" Milton Barra) no cayó en la trampa y a pesar de los 57 Kgs se mantuvo punteando y soportando el ataque constante del potro, que cayó derrotado a cuerpo y medio. Señorial agenció 155” para los 2400 metros.

 

 

Se tomó un corto descanso y el 15 de mayo fue directo al primer paso de la Triple Corona, el Clásico José Antonio Páez, pero Inteligente no corrió con suerte. Infinidad de tropiezos impidieron mejor desenvolvimiento pero logro quedar tercero a tres cuerpos de la campeona Tessa y el rendidor Preludios. Seguidamente participó en el Clásico Coproca el 28 de mayo, pero apenas logró llegar cuarto detrás del veteranísimo Arrecife. Participó el 10 de junio en el Clásico Ministerio de Agricultura y Cría, esta vez con la monta de Ángel Francisco Parra, que también se le hizo cuesta arriba y el excelente Caripote lo derrota agenciando 130”4 para los dos kilómetros. Corre en el lote común donde derrota a la rendidora Silva en una milla, conducido por José Luis Vargas y el 15 de julio nuevamente Caripote lo derrota, esta vez por 3 cuerpos y medio en el Clásico República de Venezuela, parando el teletimer en 158”.

 

Tras un breve receso de tres semanas, Inteligente vuelve a participar, esta vez en el Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación, donde pudo vencer a Silbido en 1800 metros, dejando 153”1 y con una excelente conducción de Varguitas. Tal vez ese descanso le hacía falta. Pero hay que recordar que Don Millard siempre decía que “Caballa es para correr” e inmediatamente lo inscribió en 1600 metros el lote común, donde fue derrotado por Silbido. Otro corto descanso de tres semanas y reaparece el 2 de septiembre en el Clásico Cavepro, donde derrota a Señorial agenciando 129”1 para los 2000 metros y luego participa en el Trofeo República de Panamá, donde sufre serios tropiezos en la partida y llega segundo detrás del tordillo Papa Upa.

 

Inscrito en el Clásico Cría Nacional, tuvo que ser retirado debido a una fuerte gripe que lo mantuvo retirado de las pistas hasta el 15 de diciembre, cuando reaparece tercero en un lote común muy falto, pero a la semana vuelve a participar y desquitarse del lote, entre los que se encontraba Papa Upa, sobre 1400 metros. A pesar de no lograr ningún Clásico de la Triple Corona, el simple hecho de lograr 3 Clásicos (incluyendo el Vargas contra los maduros en el primer trimestre) y las grandes carreras que no ganó pero protagonizó, lo hicieron merecedor del título de Campeón Tresañero.

 

Durante 1974 se mantuvo en el tope, participó el 3 de febrero en el Clásico Gobernador del Distrito Federal en la que figuró tercero de Silbido que dejo 130” para los 2 kilómetros, y 20 días después perdió por apenas cuerpo y medio ante el veloz Papa Upa y la campeona Tessa en el Clásico de los Sprinters, tras sortear una serie de tropiezos. El 17 de marzo participó por segunda vez en el Clásico José María Vargas, pero sin suerte al fracasar ante Silbido, El Corsario y Airoso. Participó en otras carreras comunes manteniendo condición para el Clásico Presidente de la República, pero tampoco logra conquistarlo en esta ocasión, figurando tercero detrás de El Corsario y Señorial que pararon los relojes en 157”3 para la milla y media. El 26 de mayo trata de adjudicarse el Clásico Coproca, pero Señorial lo supera por 2 cuerpos y agenciando 128”3 para los 2000 metros.

 

 

El 4 de agosto se enfrenta a los tresañeros en la edición del Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación, y logra llegar tercero detrás de la Campeona Segula C y Preludios. Se mantuvo en la onda Clásica al figurar segundo con la monta del entonces aprendiz Juan Vicente Tovar apenas a medio cuerpo de Segula C en el Clásico Cavepro y por fin desquitarse el 13 de Octubre al obtener los 2000 metros del Clásico Asociación Hípica de Propietarios sobre Arpa Viajera y El Corsario, dejando 126”3, esta vez montada por otro aprendiz, el “ZancudoArgenis Rosillo. El 3 de noviembre, el Triple Coronado El Corsario tuvo que agenciar récord de 151” para los 2400 metros en el Clásico Cría Nacional para derrotar a Inteligente. Luego el nieto de Cosmic Bomb participó en el Clásico Jockey Club de Venezuela contra los importados y apenas pudo lograr la sexta posición -sin deslucir- detrás de excelente corredores como Argumento, Artal, Tentada y Gorgo, por cierto esta fue la única no figuración clásica que tuvo en su campaña. Todos estos logros le valieron el título de Campeón de 4 y más años.

 

 

Ya para 1975, Inteligente se notaba agotado tras una larga pero productiva campaña de 50 actuaciones en 2 años. A pesar de ello, el valiente nieto de Nashua logró el tercer lugar a un cuerpo del veloz Rom-Vit en el Clásico de los Sprinters, figuró tercero dos veces más en pruebas comunes hasta que se desquitó el 2 de marzo en 1600 metros. Siete días después participaba en el Clásico José María Vargas que gana sensacionalmente con la monta de Argenis Rosillo sobre el “MoraleroTanius. El 27 de abril cae derrotado por la mínima diferencia por Tanius en la primera edición de la Copa Revista Hipódromo y el 25 de mayo se adjudica la Copa Gaceta Hípica superando fácilmente a Bolfram y Preludios con la excelente conducción de “El Zancudo” Rosillo y parando los relojes en 99”3 para la clásica milla. Su última carrera fue el 22 de junio, cuando figuró tercero detrás de Tanius y Preludios en la milla del Clásico Independencia-Día del Ejercito. Su extensa y agotadora campaña (prácticamente corría 2 veces al mes) hizo crisis en su salud y de esta manera hizo mutis en el óvalo de Coche para dedicarse a la vida como padrote.

 

 

Su campaña de 61 actuaciones fue recompensada con 17 triunfos (5 Clásicos y una Copa), 20 segundos, 12 terceros, 4 cuartos, 4 quintos y apenas 4 no figuraciones en el marcador, para totalizar Bs. 1.360.271,95 en premios, de esta manera figurando como uno de los primeros millonarios criollos del hipismo venezolano. Esta fabulosa campaña más sus antecedentes, animaron a sus propietarios a probarlo en la cría, alojándolo inicialmente en el Haras Karen Sissy y después en el incipiente Haras La Pradera, convirtiéndose (sin contar con las mejores oportunidades) en un padrillo de gran utilidad a pesar de fallecer inesperadamente a finales de octubre de 1980. Entre sus hijos cuentan los selectivos Ponencia,  Nabbule (madre de Chirleuza y The Last Hurrah), King Robert y Pronombre, además de los excelentes ganadores Picantón (Semental), Inteligencia (madre de Personal Lady; abuela de Royal Lady), Intelecto, Te Misia, Tripartita (madre de New Inteligent), Jocker Nash (madre de Michelet), Agnetha, Don Félix (Semental), Atacón, Centellante, entre otros. En fin, esta es la historia de uno de los más grandes corredores criollos de handicap del hipismo venezolano, un caballo a la medida de su entrenador, Don Millard Faris Ziadie.

 

Fuentes: Hipicómputo 2000 (Sr. Jaime Casas), Revista Gaceta Hípica, Revista Hipódromo.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 12 de Mayo de 2001

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados