Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Jagüey

(Ven, 1985, Tilt Up en Native Sign por Our Native)

Por Juan Macedo

 

Uno de los excelentes corredores en recorridos cortos e intermedios de esta época contemporánea es el castaño Jagüey, un poderoso purasangre importado en vientre que promedió los 475 kilogramos de peso físico y que nació el 20 de marzo de 1985 en las praderas guariqueñas del Haras El Campo. Durante su vida pistera lució los colores verdes con bolos rojos del Stud Palmeral del Sr. Doménico Laceratti, siendo el encargado de su doma y cuidado Don Vittorio Catanese. Su madre fue adquirida en las subastas de Keeneland (enero 1985) por la cantidad de US$22,000.

 

Hizo su debut en el Hipódromo La Rinconada (Caracas, Venezuela) a inicios de mayo de 1987 en recorrido de 800 metros con la conducción de Douglas Vásquez, logrando un sensacional triunfo sobre Un Ciclón, al que superó por ½ cuerpo, dejando crono de 45”3. Un mes después el hijo de Tilt Up conserva su invicto al derrotar cómodamente por 4 ½ cuerpos al veloz Yaguaraparo, agenciando 45”2 para los cuatro furlones y contando con la sabia conducción de “El DiabloÁngel Francisco Parra. En su tercera carrera en recorrido de 1100 metros pierde el invicto ante Salinero, ocupando el tercer lugar a 1 ¼ cuerpos.

 

Su primera selectiva fue el 11 de julio en marco de la Copa Grano de Oro, donde su compañero de cuadra Cutparlor cruza la meta en ganancia y Jagüey tiene que conformarse con el tercer lugar a 5 cuerpos. Regresa al lote común para tomar venganza de Salinero, que derrota por margen de 2 cuerpos y parando el reloj oficial en 73”3 para los 1200 metros. El 15 de agosto con la monta de Rafael Segundo Torrealba participa en los 1200 metros del Clásico Victoreado donde logra un decoroso tercer lugar a 2 ¾ cuerpos de Cutparlor. Dos semanas después, ante el lote común, logra su cuarta victoria con Ángel Francisco Parra up, aventajando por 6 ½ cuerpos a Cimarrón y en tiempo de 80”2 para los 1300 metros. Fue inscrito en el Clásico Albert H. Cipriani, pero en un trabajo preliminar termina claudicando de su mano izquierda, por lo que no solamente es retirado de dicha competencia, sino que se pierde del resto de la programación del año 1987.

 

Jagüey reaparece el 14 de febrero de 1988 ante los maduros en el duro lote de ganadores de 4 ó 5 carreras en recorrido de 1200 metros y con la monta de  Ángel Francisco Parra donde sufre una serie de tropiezos y queda relegado en el octavo lugar a 7 cuerpos de Armañac. Luego en 1300 metros mejora ostensiblemente al quedar segundo a 2 ½ cuerpos de Pijigüao. El 26 de marzo participa en los 1300 metros de la Copa Klick donde logra un solvente triunfo con ventaja de 1 ¾ cuerpos sobre Voyardo, dejando tiempo de 81”4.

 

El 9 de abril estrena nuevo entrenador, Don Antonio Bellardi, en la Copa Hylander con la monta de Juan Vicente Tovar y lo hace de manera triunfal al aventajar por 2 cuerpos a El Beduino dejando marca de 88” flat para los 1400 metros. Tres semanas después enfrenta a los maduros del máximo lote común en recorrido de 1500 metros y con la monta de “El FerrocarrilRafael Segundo Torrealba donde protagoniza un final dramático, cayendo con todos los honores desde el tercer lugar a cabeza de Río Chama, siendo esta carrera un ajuste para participar en la Triplecorona Nacional.

 

Fue el 15 de mayo cuando dio inicio a la Triplecorona con la milla del Clásico José Antonio Paéz y Jagüey gallardamente ocupa el lugar de escolta a 2 cuerpos de Epic Barré. En el Clásico Ministerio de Agricultura y Cría se resiente de su lesión para ocupar el octavo lugar a 22 cuerpos de Escalafón.

 

Tras un breve descanso de 2 meses, reaparece el 6 de agosto con la monta de “El MudoJesús Rodríguez ante el máximo lote para quedar undécimo a 13 cuerpos. Tres semanas después participa en el Clásico de los Sprinters donde sufrió severos inconvenientes para quedar relegado en el décimo puesto a 9 cuerpos de Don Manolo. Luego ocupa el cuarto lugar (tras sufrir una mala partida) a  2 ½ cuerpos de Rojo en los 1200 metros de la Copa Agustín Avellaneda, quinto a 4 ½ cuerpos de By All Means y segundo a 1 ¼ cuerpos de Rayo Láser, demostrando que se estaba recuperando.

 

El 15 de octubre el nieto de Our Native y su jinete Argenis Rosillo inicia una racha de triunfos significativa, con la Copa Germán Rodríguez Roye en distancia de 1400 metros donde supera a Voyardo por 3 ½ cuerpos dejando 85”1, para que el 6 de noviembre se adjudicara la Copa Fetrahípica donde vence dramáticamente a Voyardo por apenas cabeza y agenciando un excelente crono de 96”1 para la milla.

 

A continuación, una semana después, derrota de manera contundente a Rojo por 5 ½ cuerpos en los 1400 metros del Clásico Burlesco, parando el teletimer en 85”3. Cierra el año enfrentado al máximo lote el día 18 de diciembre con la monta del entonces aprendiz Richard Bracho donde somete al lote al pasar la meta con ventaja de 2 ¾ cuerpos sobre Rojo, parando los relojes en 78” exactos para los 1300 metros. Esta gran performace logrado en los últimos tres meses de campaña aunada a sus triunfos selectivos previos le permitió recibir el Título de Campeón Sprinter.

 

 

Reaparece el 14 de enero de 1989 en la milla del Clásico Andrés Bello con Argenis Rosillo up donde partió muy mal, sin embargó se situó adelante rápidamente y guapeó hasta los últimos metros para lograr un bonito segundo lugar a 2 cuerpos de Bolinge, dos semanas después participa en los seis furlones de la Copa Juan Eduardo Cruz donde se encontró con un crecido Voyardo que lo derrota con ventaja de 4 ¼ cuerpos y no conforme con ello, también lo supera en los 1400 metros del Clásico Gradisco con ventaja de 1 ½ cuerpos y en una carrera del lote común donde Jagüey cae con honores ante su rival de moda y el irreverente King Alex.

 

El 25 de marzo el nieto de Olden Times supera abiertamente con ventaja de 2 ¾ cuerpos al veloz Mister Fleet en la Copa José Luis Andrade, agenciando tiempo récord para la distancia de 1300 metros de 75”3. Cuando parecía que iba enrumbado a otra gran campaña, sufre una recaída en su lesión de la mano izquierda que en definitiva cierra su vida pistera.

 

 

Jagüey realizó una gran campaña de 28 actuaciones de las cuales en 11 de ellas pasó la meta en ganancia, además de 6 segundos, 5 terceros y un cuarto, acumulando en premios la cantidad de Bs. 3.128.990. Fue pensionado en el Haras La Pradera, donde se le brindó algunas oportunidades en la cría, destacando por intermedio de las ganadoras clásicas Arleen (madre de Arleencita y Mármara) y The Last Hurra, además de los ganadores Hipocampo, Gallant Jag, Fiery Guey, Mary Thank You, Juventina, Super Warrior, Trejo, Dra. Chabela, Julioce, Thoroughbred, Atahualpacar, Dark Shadow, El Catiriti, Beach Water, entre otros.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, www.hipicomputo2000.com.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 30 de septiembre de 2010

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados