Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Jorge Zeta

(Ven, 2011, League of Nations en Risotto por Kris S)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

Con este trabajo queremos exaltar a uno de los purasangres más exitosos de la historia hípica contemporánea, con su calidad y longevidad se ganó el cariño y la admiración del público en nuestro país, hablamos del gran Jorge Zeta. Comenzaremos por su origen, vino al mundo el 23 de marzo de 2011 en el Haras Los Caracaros, perteneció a la tercera producción de League of Nations (por lo que al nacer de su lado paterno solo había ilusiones porque sus primeros hijos no habían debutado aún) en la matrona Risotto por Kris S (su madre en cambio había dado al estelar Tato Zeta, cuyo invicto en cuatro cayó llegando segundo en el Simón Bolívar 2010), por lo que podríamos afirmar que se esperaban cosas muy buenas de este potro desde su nacimiento.

 

Fue adquirido por el Sr. Jorge Antypas Berutti para defender los colores del Stud Tato Zeta (en honor a su ilustre hermano materno del mismo propietario) y se le confió su entrenamiento al gran Ricardo D´Angelo, quien con paciencia le dio todo el tiempo necesario para su puesta a punto y comenzar con buen pie sus actuaciones (por algo era conocido como “el rey de la efectividad”), por lo que no tuvo campaña como dosañero.

 

Su debut se produjo el 6 de julio de 2014 con la monta de Félix Vásquez en 1200 metros y peso físico de 475 kilos (el más alto que se le registró) pero cayó desde el tercero a solo ¾ de cuerpo detrás del vencedor Atrapa Sueños y de Sir Yako que en la raya le quitó el lugar de escolta, quedando listo para salir de perdedor. Como nota curiosa, ese mismo día, pero más temprano su famoso hermano Tato Zeta había realizado lo que fue su última actuación, víctima de una fuerte lesión que incluso llegó a amenazar su vida, esas cosas del destino porque se marchaba un hijo de Risotto pero otro comenzaba lo que sería un brillante andar por las pistas; imaginamos que en retrospectiva esa fecha será un recuerdo agridulce para el propietario de ambos equinos.

 

El día 27 de julio fue conducido por Jorge Urdaneta y en calidad de favorito unánime en la prueba de cierre de esa jornada se anexó su primer triunfo por 9 ½ cuerpos sobre King of Street dejando 83” para 1400 metros. Luego el 31 de agosto repitió en G-1 derrotando por 4 ½ cuerpos a Bay Admiral en 77” para 1300 metros de nuevo con Félix Vásquez en su cabalgadura, mientras que el 19 de octubre superó nuevamente a King of Street por 9 ½ cuerpos dejando 88”2 para 1500 metros y estrenando la monta de quien sería su jinete oficial de ahí en adelante Rigo Sarmiento.

 

Tal era la facilidad con que ganaba que para su siguiente salida el día 9 de noviembre subido de lote y distancia se decidió invalidarlo para todos los juegos, respondiendo con otro triunfo solvente por 4 cuerpos sobre Il Zio Boloña en 112”4 para 1800 metros, hilvanando su cuarta victoria seguida. El día 7 de diciembre para la jornada de gala caribeña se le permitió correr (junto a otros buenos del patio) en la Copa Invitacional de Importados en lo que fue su debut selectivo y de paso internacional, en una meritoria actuación cayó tercero a 1 ¼ detrás de Sun River Jet (caballo norteamericano representando a Panamá) y el criollo Neymar Jr., prueba en 2000 metros en la que peleó desde la partida y punteó desde el giro de la curva hasta los 200 metros finales, demostrando guapeza y calidad acotando además que fue el principal cotizado en taquilla, señal del alto concepto en que se le tenía a este potro.

 

El año de su consagración sería 2015, allí reapareció el 14 de febrero derrotando a Truluck por 5 ¼ cuerpos dejando 111”1 para 1800 metros en lote de G-3y4 en lo que fue su última actuación en carreras comunes, el resto de su campaña serían copas y clásicos. El 22 de marzo en el Clásico José María Vargas hizo una buena demostración llegando segundo a un cuerpo de Roy’s Revenge siendo superado en los metros finales luego de pasar a Good Friend y dominar desde la entrada de la recta final, mientras que el 19 de abril en el Clásico Presidente de la República la historia se repitió casi como si fuera un guión, al vencer Roy’s Revenge en cerrado final a Jorge Zeta por solo ¾ cuerpo luego que el pupilo del Tato Zeta había desplazado en ganancia al giro de la última curva. Hasta acá la suerte había sido muy esquiva para este noble corredor y sus allegados en las selectivas, siempre parecía faltarle fuelle al final, pero todo estaba a punto de cambiar.

 

Su entrenador se dedicó a prepararlo para participar solo en las grandes carreras del año, dándole suficiente tiempo entre una y otra para preservarlo, trazando una programación de correrlo cada dos meses. Así, el día 24 de junio finalmente logró su primer triunfo selectivo derrotando por 7 ½ cuerpos a Prince Again en el Clásico Ejército Nacional Bolivariano marcando 123”1 para los 2000 metros.

 

 

Luego, para el 30 de agosto y en el marco de la Gala Hípica participó como gran favorito en su prueba más importante, el Clásico Propietarios La Rinconada, en el que no defraudó tras correr colocado desde el inicio se mantuvo a la expectativa hasta la entrada de la recta final cuando corrió con mucha fuerza (sin ser exigido a fondo) y vencer cómodamente por 7 ¾ cuerpos al tresañero Supremo en 122”4 para los 2000 metros, dando muestra de superioridad y evolución al mejorar su tiempo anterior.

 

 

La prueba más importante de nuestro calendario se disputa a finales de octubre cada año, el día 25 fue convocada la crema y nata de la caballada en La Rinconada en edad para correrlo (3 y 4 años) con nuestro homenajeado en plan de favorito pero se asomaba entre varios aspirantes el potro Manchester (ganador del RBV y la COV, ambas en 2400 metros), en una soberbia demostración de calidad Jorge Zeta fue capaz de ganar por 13 cuerpos sobre el potro Supremo dejando 149”4 para los 2400 metros, dejando a las claras quien era el mejor del patio y dándole tanto a Rigo Sarmiento como a Ricardo D´Angelo la dicha de ganar su primer Clásico Simón Bolívar, además casi con récord de ventaja para el magno evento (que lo tiene el argentino Cambur con 14 cuerpos desde 1960), pero sí lo alcanzó para criollos.

 

 

Los planes eran llevarlo al Confraternidad del Caribe pero se produjo una diferencia de opiniones entre su entrenador y el propietario, pasando el caballo a ser entrenado por Gustavo Guevara, quien lo recibió en plenitud de condiciones y lo corrió el 29 de noviembre anexándose con facilidad el Clásico Burlesco al derrotar por 16 cuerpos a Relámpago de Oro en prueba de tres participantes, con marca de 112” para 1800 metros y siendo su última actuación de la temporada, consagrándose como el Campeón Maduro y Caballo del Año 2015 en Venezuela.

 

 

Reapareció en pruebas públicas el 28 de febrero de 2016 para la disputa de la Copa Arzak y siendo cotizado favorito unánime, pero se vio superado por un irreverente Don Lucas magistralmente guiado por Carlos Rojas y además por Panzer Barcelona que lo relegan al tercer lugar a 9 cuerpos del vencedor. Luego de esta que fue su única actuación de la temporada en Venezuela, fue enviado a Panamá para seguir desarrollando su campaña, hasta ese momento en nuestro patio había logrado en total 9 triunfos de 14 salidas, siendo entrenado en el istmo centroamericano por el veterano preparador Gustavo Montilla.

 

Su debut en Panamá se dio el 25 de septiembre en 1700 metros montado por el jockey Wigberto Ramos y aunque peleó casi desde la salida no pudo llegando cuarto lejos del vencedor V.I.P. Zone en prueba de ajuste, pero en su segunda salida bajando lote y distancia logró su primer triunfo en esas tierras al vencer por 21 ¼ cuerpos sobre El Magnánimo siendo montado por Lorenzo Lezcano y dejando tiempo de 77” para 1300 metros.

 

Luego fue montado por su jinete oficial en Venezuela Rigo Sarmiento, pero cayó desde el séptimo nuevamente lejos del ganador V.I.P. Zone en el Clásico Año Nuevo que se disputó el 1 de enero de 2017, pero el 19 de febrero se reivindicó y logró su segundo triunfo en Panamá por unos 7 cuerpos sobre Rechulo en 71”3 para 1200 metros guiado por Lorenzo Lezcano. Fracasó el 2 de abril en el Clásico Francisco Arias Paredes (de la Velocidad) arribando último en prueba ganada por Doble Fondo (USA), pero ganó nuevamente el 7 de mayo al superar en 78” para 1300 metros por 4 ¾ cuerpos a The Contractor (USA) y al panameño Hombre con Fe, ganador de la Copa Velocidad del Caribe en 2016, siguiendo su racha alternada de una derrota y una victoria. Su propietario tomó entonces la decisión de regresarlo a Venezuela desde Panamá, cerrando sus actuaciones en ese país con 3 triunfos en 6 salidas.

 

Al volver a nuestra patria fue confiado al entrenador Héctor Reyes Godoy, quien se dedicó a preparar al noble ejemplar para lo que podía ser su reaparecida y tal vez posible despedida, tomando en cuenta su edad (6 años y ya a punto de cumplir 7) más lo extensa de su campaña con su respectivo recorrido internacional. Fue inscrito en el Clásico Burlesco (el mismo que había sido su último triunfo antes de irse a Panamá) el día 9 de diciembre para enfrentar a solo cuatro rivales entre los que destacaban Le Capannelle y My Training Mate (así llegaron detrás de él), siendo montado por Iván Pimentel Jr (quien sería su jinete oficial el resto de sus actuaciones exceptuando una) superando a sus oponentes por 2 cuerpos dejando tiempo de 111”3 para los 1800 metros y demostrando que a pesar de la edad había caballo para rato.

 

 

Sus allegados tomaron la sabia decisión de correrlo un año más y reapareció el 18 de febrero de 2018 en la Copa Arzak, allí cayó desde el segundo lugar a nariz de Le Capannelle luego de un brillante duelo durante toda la recta final; luego, el 19 de abril en el Clásico Presidente de la República fracasó al llegar sexto a 27 cuerpos de Le Capannelle que venció en final espectacular a Gran Will, El Cubita y Supremo que sin duda eran los mejores ejemplares de La Rinconada en tiros de aliento.

 

Participó en la Copa Remarkable News el 19 de mayo en 1900 metros, prueba que sirvió de consagración a El Cubita como uno de los mejores del patio logrando su primer triunfo selectivo y en la que Jorge Zeta arribó cuarto a 13 cuerpos, siendo esta su tercera derrota al hilo y despertando en algunos aficionados la línea de pensamiento que expresaba: “el campeón está ido, no puede más”. Sin embargo, sus conexiones toman una decisión que sería trascendental para el resto de su campaña como pistero: no correrlo más en tiros de aliento, es decir, mantenerlo en el tiro intermedio y hasta la milla, lo cual revitalizó al sieteañero y le permitió anexar páginas doradas a su historial, de por sí ya brillante si recordamos que llegó a ser caballo del año.

 

 

El día 5 de agosto reapareció con la monta de Jaime Lugo en el Clásico Guardia Nacional Bolivariana y como en sus mejores tiempos logró un triunfo sensacional por 9 ¼ cuerpos sobre Ocean Bay (doble coronado 2016), luego llegaron Diego Ramón y el rendidor Príncipe Miguel (favorito en taquilla), marcando 95”1 para los 1600 metros. Vista esa actuación, en el marco de la Gala Hípica fue cotizado como favorito unánime para el Clásico Invitacional del Caribe disputado el 2 de septiembre de nuevo con la monta de Iván Pimentel Jr y respondió con otro contundente triunfo ante el propio Ocean Bay por 8 cuerpos y dejando 95”4 para la milla.

 

 

El día 30 de septiembre fue inscrito en el Clásico Asociación Hípica de Propietarios y logró derrotar de forma aplastante a sus rivales, venciendo por 10 cuerpos a Sensational Money dejando 82”4 para los 1400 metros sin ser exigido en ningún momento, dando la impresión de estar en presencia de un potro y no de un caballo cercano a cumplir los 8 años. Tomando en cuenta su campaña y el momento estelar que atravesaba fue seleccionado para representar a Venezuela en Clásico Confraternidad del Caribe a celebrarse en Gulfstream Park, hasta se había anunciado al multi campeón Javier José Castellano para montarlo en esa prueba, pero una lesión le impidió participar y se creyó entonces que llegaba la hora del retiro definitivo para el valiente guerrero, cuyos méritos de ese año le permiten ser reconocido como el Campeón Millero en La Rinconada 2018.

 

 

Estando de nuevo en Venezuela, comenzó un trabajo de recuperación del noble ejemplar y pasó a la cuadra de Ramiro Caldeira, quien se dedicó con paciencia a tratarlo y prepararlo con miras a buscarle la condición necesaria para una última campaña de actividad. Luego de meses de cuidadoso trabajo, se trazó una ruta con la programación para brindarle la oportunidad de correr las mismas pruebas del segundo semestre de 2018 en que había participado. Su reaparición se produce el 3 de agosto en el Clásico Guardia Nacional Bolivariana, luego de salir por puesto de pista 14 cargó hacia adentro en los primeros 300 metros sin mayores consecuencias, tras una encarnizada lucha con Batalantón e Ilustrado cayó vencido desde el cuarto lugar a 4 ¾ cuerpos del sorpresivo Switch Hitter el cual en una atropellada bestial logró superar a Ilustrado y Ocean Bay, viéndose los punteros un poco flojos al final quizás por el estado de la pista. El tiempo final de 98”4 deja a las claras que aún Jorge Zeta no estaba al 100% pero lo más importante es que estaba sano.

 

El día 31 de agosto en el marco de la Gala Hípica se disputó el Clásico Invitacional del Caribe (en homenaje al Sr. Pedro Caruso), allí se produjo la reivindicación del estelar corredor quien corrió a la expectativa y en la recta final se hizo dueño de la punta y trasponer la meta con solvencia por 3 ¾ cuerpos a Grand Music dejando marca de 96” para la milla, mostrándose más ajustado y totalmente recuperado de sus dolencias. Es importante acotar que con su triunfo emuló a Sambuca como los únicos ejemplares que han logrado triunfar en esta prueba (de corte internacional) en dos ocasiones.

 

 

Para el 29 de septiembre participó en el Clásico Asociación Hípica de Propietarios y repitió su triunfo del año anterior al superar por 2 cuerpos a King Champ marcando crono de 82”4 para los 1400 metros, de paso se unió a Sir Flier como los únicos en lograr ganar este clásico en más de una ocasión, hazaña tras hazaña en su brillante campaña.

 

 

El día 3 de noviembre logró lo que sería el último triunfo de su extraordinaria vida como pistero al vencer en el Clásico Federico Carmona por medio cuerpo al rendidor Grand Music, marcando tiempo de 83”4 para los 1400 metros. Como nota curiosa, esta fue la vez que ganó con menor ventaja en toda su trayectoria, se caracterizó siempre por sus holgados triunfos y quizás era el aviso final de que sus días como corredor llegaban a su fin.

 

 

Así Jorge Zeta se despidió de las pruebas públicas como todo un campeón, ganando clásicos en sus últimas tres actuaciones y siendo nuevamente el mejor maduro del patio en tiros intermedios. Su campaña en Venezuela se resume en 16 triunfos de 25 salidas, completando con tres segundos, tres terceros y dos cuartos, acumulando en premios Bs. 86.775.303, logrando la bicoca de 11 clásicos y varios campeonatos en su haber, además de tres triunfos en seis salidas en Panamá. Su longevidad es comparable a la de su brillante hermano materno Tato Zeta que llegó a ganar clásicos con 7 años, pero Jorge Zeta le superó porque ganó hasta los 8 años y además logró 2 hazañas que su predecesor no pudo, ganar el Simón Bolívar y ser Caballo del año. Fue llevado para comenzar en la cría en el prestigioso Haras La Primavera, en el que estamos confiados transmitirá su calidad y capacidad para correr quizás hasta una edad más avanzada que otros ejemplares, heredada de su prestigiosa madre Risotto. De nuestra parte muchas gracias campeón por todo lo que diste, que disfrutes tu nuevo rol en el hipismo porque te lo ganaste a fuerza de triunfos y con tu capacidad de sobreponerte a todo.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Diario Meridiano (fotos), Diario Líder en Deportes (fotos).

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, lunes 30 de noviembre de 2020

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados