Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

King Carlos Juan

(Ven, 2008, Shaniko en Shocktics por Tactical Advantage)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

En el mundo del hipismo los purasangres tienen diferentes estilos de correr: hay algunos que accionan en punta y son sprinters mientras otros son galopadores, están los que corren colocados, los famosos atropelladores (en corto o en largo) e incluso hay algunos versátiles que se adaptan carrera a carrera de acuerdo al lote, distancia y los rivales. Se podría afirmar que la simple existencia de esas diferencias permite complacer el gusto de los aficionados, pero si hay un estilo que suele robarse el corazón de todos los hípicos es el de aquellos caballos que suelen correr en punta y no se dejan pasar por sus rivales, aunque los hayan peleado, en ocasiones hasta regresan para rescatar un triunfo que parecía perdido unos metros atrás. Hoy queremos brindar este pequeño homenaje a uno de los mejores que ejemplificó esa forma de correr: King Carlos Juan.

 

 

De pelaje zaino fue un caballo tardío, pues nació el 20 de mayo de 2008 en tierras orientales del naciente Haras La Orlyana a cuya primera producción perteneció. Fue importado en vientre, parte también de la primera producción de Shaniko como padrillo, un ganador de 5 en 16 salidas y más de 380 mil dólares, siendo hijo de A.P. Indy y nieto de Seattle Slew (ambos Jefes de Raza). Del lado materno, fue el tercer producto de Shocktics que dejó en USA a Storm Shocker (ganador de una en tres salidas) y Officer Big Red (ganador de 8 en 35 y sobre 385.000$ en producción). La historia de cómo se adquirió a esta yegua madre para Venezuela en US$15.000 es muy atractiva por los detalles que encierra, su comprador Carlos Alberto Arteaga la contó en una entrevista que le hiciera Carlos Morales para Agentes 305, la cual le invitamos a revisar en YouTube porque plasmarla completa acá llevaría un largo espacio del que no disponemos.

 

Fue adquirido en venta privada realizada en el Hipódromo La Rinconada por el propio Carlos Alberto Arteaga (como parte de su rol de trabajo para el Haras La Orlyana) al señor Carlos Andrés Perozo Álvarez para defender los colores del Stud Santanita por la suma de Bs. 200.000, con el compromiso entre ambos de mantenerlo en la caballeriza de Arteaga para ser entrenado y así desarrollar su campaña con quien tenía una fe enorme en su potencial como corredor, un sentimiento quizás inexplicable de forma racional pero con algo de sobrenatural por todo lo que envolvía su historia como él mismo contó en esa entrevista.

 

Su debut se produjo el 27 de noviembre de 2010 en prueba para potros dosañeros debutantes o no ganadores, montado por Eder Martínez finalizaría quinto a 16 ½ cuerpos de Tomás El Grande en el tiro de 1400 metros, en lo que sería su única actuación de la temporada. Reapareció el 23 de enero de 2011 repitiendo monta y distancia, mostrando su evolución fue capaz de imponerse tras sacar buena ventaja al giro de la curva y contener la atropellada del favorito El Tablao que le escoltó a cabeza en tiempo de 86”2 y siendo sorpresa en taquilla, pues su dividendo fue 9/2.

 

El 12 de febrero subió a G-1 enfrentando a solo cuatro rivales y se manda un carrerón al arribar segundo a ¾ cuerpo de Conquistador Sol que logró rebasarlo en los metros finales en el tiro de 1500 metros. Dos semanas después pasó a manos de Carlos Andrés Olivero para disputar una prueba de su lote que bien pudo ser una selectiva, ya que de ella salieron varios ganadores clásicos en el futuro (Heisenberg, Tomás El Grande, Bondy, Robby Seraf y el propio King Carlos Juan); allí finalizó tercero a un cuerpo del rendidor Cacique Six, un buen prospecto del Stud Ñañaña cuya campaña no pudo ser extensa por las lesiones.

 

El 20 de marzo compitió nuevamente en un fuerte lote de G-1 arribando cuarto a 3 ¼ cuerpos de Hijo del Sol (hijo del recordado El Gran Sol), otro prospecto de la generación que llegó a ser ganador del Clásico Cañonero y que ese día liquidó llegando al veloz Tomás El Grande. Corriendo seguido pasó a manos de Ronald Ordoñez y subido a los cuatro codos comenzó a mostrar su calidad al tomar desquite del mencionado Cacique Six (esa fue su última actuación) superándolo por 3 ¼ cuerpos dejando tiempo de 120”3 para 1900 metros, confirmando su propio status de prospecto en medio de una generación muy pareja.

 

Tras su bonito triunfo en largo nuevamente fue inscrito en cuatro codos al subir a G-2 pero dio muestras de irregularidad al arribar octavo a casi 20 cuerpos del cuatroañero Feel D´heat que venció de punta a punta al lote con facilidad (como anécdota, allí también cayó derrotado el que luego sería el ganador del magno evento ese año, nada más y nada menos que Squezze Play arribando en el tercer lugar). A pesar de su fracaso previo, era tal el concepto en que le tenían que se animaron a inscribirlo en el segundo peldaño de la triple corona, Clásico Cría Nacional enfrentando a lo más granado de la generación, prueba en la que accionando en puestos intermedios nunca fue enemigo y finalizó noveno a 36 cuerpos (F.C.) del vencedor Tonyseraf. Este par de oscuras salidas les muestran a sus allegados que todavía no era su momento, le fue extirpado un testículo que le afectaba y fue cuando su trainer recomendó enviarlo unos meses al Haras La Orlyana para descansarlo y desestresarlo, a fin de completar su crecimiento físico y acondicionar al ejemplar para su temporada como caballo maduro.

 

Tras este período de recuperación el caballo retornó a La Rinconada con un carácter muy fuerte, negándose a trabajar e incluso tumbando a los jinetes que lo cabalgaban (“dejó un tornillo en el camino” describiría Arteaga su comportamiento), obligando a su entrenador a buscar novedosas estrategias para lograr completar el acondicionamiento del ejemplar y llevarlo de a poco a su estado óptimo. Regresó a la competición el 18 de diciembre en el lote de G-2 con la monta de Daviel Morales arribando sexto a casi 15 cuerpos de Achiever, en prueba que podríamos llamar de tanteo para reaparecer, pero ya el 14 de enero de 2012 tomó desquite de Achiever al superarlo de punta a punta por 3 cuerpos marcando 111”4 para 1800 metros, contando con la monta del aprendiz José Luis Rodríguez G. (hijo del ex jinete José Luis Rodríguez, mejor conocido como el Pumita).

 

Con el mismo jockey participó el 12 de febrero en G-3ó4 en 1800 metros y tras accionar en punta desde la salida no pudo contener el avance del tordillo Germánico que respondió esa vez en calidad de favorito unánime (1/9), arribando el zaino segundo a 3 ¼ cuerpos. Dos semanas después pasó a las manos de Rigo Sarmiento bajando al lote de G-2ó3 y respondió con fácil triunfo por 2 ½ cuerpos sobre Takes Off agenciando 111”3 para 1800 metros, siendo cotizado como el gran favorito (1/9) y quedando listo para regresar al lote selectivo, del cual nunca más bajaría.

 

El 25 de marzo fue inscrito en el Clásico José María Vargas en el que le tocó enfrentar al campeón del caribe 2011 Heisenberg, el cual hábilmente conducido por Emisael Jaramillo logró escaparse antes del giro de la curva y sostener la delantera con ventaja final de apenas ¾ de cuerpo sobre King Carlos Juan agenciando 123”1 para los 2000 metros; tras aquella primera incursión selectiva en la triple corona que resultó fallida, el hijo de Shaniko empezó a mostrar que si podía medirse de tú a tú con los mejores. Esto lo confirmaría el 19 de abril cuando intervino en el Clásico Presidente de la República para medirse en un duelo inolvidable por más de mil metros con el crack Tato Zeta (guiado también por Jaramillo) que lo terminó superando apenas por cabeza en tiempo de 150”1 para 2400 metros, quedando el resto del lote lejos de ellos siendo encabezados por Gran Charlie.

 

El 20 de mayo nuevamente compitió en la Copa Remarkable News contra Heisenberg, que mostrando su gran condición fue capaz de vencer de punta a punta y el zaino de La Orlyana apenas pudo arribar cuarto a 14 cuerpos del triunfador. A pesar de ello fue preparado por su cuadra para participar en la popularmente conocida como “la carrera mata caballos”, el Clásico Fuerza Armada que se disputa cada año el 5 de julio en distancia de 3200 metros; para esta prueba volvió a manos de Ronald Ordoñez y en otra buena demostración fue capaz de tomar la punta desde la salida casi hasta el giro de la curva final donde fue desplazado definitivamente por el valenciano King Juancho, el cual en soberbia actuación derrotó por 8 ¾ cuerpos a King Carlos Juan que debió conformarse con el lugar de escolta, en tiempo de 208”2 para el agotador recorrido.

 

Hasta ese momento el pupilo del Stud Santanita llevaba tres placés en diferentes clásicos de la temporada, en cada uno de ellos cumpliendo con buenas actuaciones, pero algo faltaba para concretar el anhelado triunfo, que a fin de cuentas es lo que todo hípico persigue. Para el día 26 de agosto en el marco de la Gala Hípica de Caracas fue inscrito en la prueba principal como es el Clásico Propietarios La Rinconada, pasando a ser guiado por quien sería prácticamente su jinete oficial de aquí en adelante, Jean Carlo Rodríguez.

 

Enfrentando a seis rivales (incluidos dos representantes de Panamá) el caballo King Carlos Juan realizó la mejor actuación de su vida hasta ese momento cuando fue capaz de pelear desde los primeros metros contra Obeche, luego fue superado al giro de la curva final brevemente por Tato Zeta antes de emprender una arremetida final que le permitió concretar su primer triunfo clásico al vencer por 5 cuerpos al tresañero Chao que corriendo en atropellada logró ubicarse de escolta, quedando atrás Tato Zeta y Tonyseraf; el tiempo agenciado fue de 124”2 para los dos kilómetros.

 

 

Cuenta su entrenador Carlos Alberto Arteaga que a principios de ese año encargó al Sr. David Seguías la tarea de ubicar en USA o algún otro país a un ejemplar cuyo costo oscilara entre 25.000 y 30.000 dólares para traerlo a Venezuela con el fin de triunfar en la prueba principal de la Gala Hípica (de cuyo Comité creador formó parte unos años atrás) sin poder lograr el objetivo, no podía imaginarse en ese momento que el flamante ganador del Propietarios La Rinconada 2012 sería ese negrito importado en vientre cuya madre él mismo había adquirido unos años atrás casi de forma providencial, quizás ratificando aquel refrán que dice: “lo que es del cura va para la iglesia”.

 

Luego de su resonante victoria el trabajo de sus allegados se centró en llevarlo directamente al magno evento del calendario hípico nacional como es el Clásico Simón Bolívar a disputarse el 28 de octubre, con la mala suerte de ser aplazado por una protesta en busca de reivindicaciones salariales por parte de los jubilados del INH. Fue así como la carrera se disputó el domingo 4 de noviembre, en prueba abiertamente dominada por los potros ya que desde la partida el tordillo Chao se mandó una esprintada que llegó hasta la recta final donde fue superado por Comediante, mientras King Carlos Juan estuvo persiguiendo al pupilo de Rubén Lanz hasta faltando unos 600 metros cuando prácticamente abandonó ya que comenzó a aflojar de forma progresiva, aun así fue capaz de arribar quinto a casi 22 cuerpos del pupilo de Julio Ayala, siendo montado ese día por Rigo Sarmiento.

 

Realmente no fue el mismo de siempre y tras aquella actuación el ejemplar se vio comprometido a nivel muscular por unos días, lo cual llevó a su entrenador a descartar inicialmente el viaje hacia Puerto Rico como representante de Venezuela en la Copa Confraternidad a pesar de ser el gran candidato del país en el papel. Con el pasar de los días y tras notar una cierta evolución en su condición tres días antes de la fecha prevista para el viaje de la delegación, Arteaga se comunicó con el Sr. Hugo Albarrán para informarle que si podría viajar con el ejemplar si es que todavía había chance, dándose entonces una de esas curiosidades que forman parte de la historia que pocas veces trasciende al público, como lo fue el viaje de King Carlos Juansin papeles” pero los mismos arribaron a su destino justo a tiempo para que todo llegase a feliz término.

 

Ya en la llamada Isla del Encanto vino la continuación de la odisea: en parte por su carácter, lo fatigoso del viaje aunado a que el caballo no venía aún al 100%, su negativa a traquear “como un caballo normal” y otros detalles más hacen que la etapa pre-carrera sea un tanto traumática pero también sirven para resaltar la labor de esos héroes que a veces pasan desapercibidos en medio de cualquier hazaña, como fueron “el chilenoJosé Flores (su traqueador) y el veterinario Julio Lobo, quienes se fajaron con el ideático ejemplar durante su estancia en Puerto Rico.

 

El día 8 de diciembre fue la fecha fijada para la disputa de la Copa Confraternidad siendo conducido por Jean Carlos Rodríguez, allí enfrentando a diez rivales el valiente ejemplar es capaz de tomar la punta desde el brinco inicial estimulado por su jinete peleando con el favorito en taquilla Veritas (México) que llegó a desplazarlo faltando unos 500 metros, luego sería Desbocado (Panamá) quien lo pasaría por breves instantes en la recta final pero ante ambos regresó para conquistar su victoria más importante superando al final por cabeza a Desbocado (montado por Emisael Jaramillo) y tercero a medio cuerpo arribó Buck´s (México), en tiempo final de 128”1 tras agenciar parciales de 24”1, 47”3, 72”4 y 99”3, rematando en 28”3 los últimos 400 metros. Esta épica carrera fue la mejor muestra del coraje y la gallardía que caracterizaron a este ejemplar, tal como comentamos en el párrafo inicial de este trabajo.

 

 

Como nota adicional, valga acotar que este triunfo permitió la consagración del Haras La Orlyana como criadero de primer nivel internacional, puesto que el cuatroañero King Carlos Juan (ganador del Confraternidad) y el tresañero El De Chiné (ganador del Caribe) pertenecieron a su primera y segunda producción respectivamente, toda una hazaña por donde se le mire. Ambos ejemplares se acreditaron el Premio Burlesco (votación de los periodistas hípicos) como campeones de su generación, obteniendo King Carlos Juan también el Casquillo de Oro (premio oficial del INH) como Campeón Maduro 2012.

 

 

Ya en suelo patrio volvió a la actividad en pruebas públicas el 24 de febrero de 2013 para disputar la Copa Arzak, en la que participaron seis caballos entre ellos: Comediante (ganador del Bolívar 2012), Squezze Play (ganador del Bolívar 2011), Heisenberg (ganador del Caribe 2011) y King Carlos Juan (ganador del Confraternidad 2012), una nómina de lujo sin discusión alguna y el favorito en taquilla resultó ser el hijo de Shaniko. En carrera su brinco inicial no fue bueno lo que aprovechó el veloz Heisenberg para tomar la punta viéndose forzado King Carlos Juan a correr de atrás, antes del giro de la curva el ascendente Comediante pasó a dominar, pero no pudo resistir la atropellada del veterano Squezze Play que los liquidó con facilidad en los últimos metros, arribando segundo el hijo de Jazil y tercero a 5 ¼ cuerpos King Carlos Juan tras buen avance en la recta final.

 

Exactamente un mes después fue inscrito en el Clásico José María Vargas en el que un King Carlos Juan más puesto lograría concretar otro de sus triunfos de corte épico por el desarrollo mismo de la prueba. Visto el resultado de su competencia anterior los más cotizados en taquilla eran Squezze Play y Comediante pero el pupilo de Arteaga fue capaz de hacer su carrera en punta marcando parciales de 22”3, 47”4 y 73” hasta llegar a mitad de la recta final, donde el fuerte avance de Comediante le permitió emparejar al puntero (parecía pasar de viaje) pero éste “guapeó” y logró mantener nariz de ventaja, con tiempo final de 124”4 para los 2000 metros. Como anécdota personal, ese día “disfrutamos” con su dividendo de 4 a 1 porque presentíamos que no alcanzarían al veloz zaino si lograba correr en punta, aunque en realidad fue su garra la que le permitió obtener el triunfo.

 

 

El día 19 de abril participó por segunda vez en la prueba más importante del primer semestre para ejemplares maduros en La Rinconada como es el Clásico Presidente de la República (llegó 2do a cabeza en 2012), allí sale a pelear desde el vamos con el representante del hipismo zuliano Karún lo cual aprovechó el tordillo Chao para pasarlo con facilidad en los 700 metros finales y obtener sólida victoria sobre Comediante que lo escoltó, finalizando King Carlos Juan en el cuarto a 19 cuerpos. Un mes después intervino en la Copa Remarkable News pero se ve impotente ante Comediante (guiado por Jaramillo), el cual dejando marca de 114”4 para 1900 metros impresionó a propios y extraños al vencer de forma categórica por 13 cuerpos al resto del lote que fueron encabezados por King Carlos Juan, cuyo jinete tuvo que afirmar a su ejemplar cuando Comediante lo rebasó pero sin nada que objetar de cara al triunfador.

 

El 23 de junio fue inscrito en el Clásico Día del Ejército, pero le tocó medirse de nuevo al gran Comediante que ratificó su victoria anterior y parecía apoderarse del resto del calendario, superando al nacido en La Orlyana por 6 ¾ cuerpos en tiempo de 122”3 para 2000 metros. El día 5 de julio participó por segunda vez en la competencia de mayor distancia en nuestro calendario como es el Clásico Fuerza Armada (llegó 2do de King Juancho en 2012) y allí logra su tercer placé selectivo de forma consecutiva al ser superado esta vez por Tonyseraf (guiado por Jaramillo) que lo aventaja por 6 cuerpos tras tomar la punta faltando unos mil metros para la raya y sostenerla hasta la meta, defendiendo la posición de escolta King Carlos Juan del rendidor Squezze Play que se le acercó al final.

 

La fecha pautada para la Gala Hípica de Caracas fue el fin de semana del sábado 31 de agosto y domingo 1 de septiembre. Mientras se acercaba la cita internacional se produjo el atentado contra el favorito de la prueba principal que era Comediante, lo que causó su deserción de la competencia y posteriormente también originaría el retiro de la actividad profesional de su preparador Julio Ayala, así como de su propietario José Luis de Freitas.

 

Ante este panorama la carrera lucía abierta a cualquier resultado y se comprobó en el desarrollo de la misma, tras el timbre se produjo una pelea entre Tato Zeta y King Carlos Juan agenciando parciales de 22”4, 47”1 y 72”3 cuando el pupilo de Juan Carlos Ávila quiebra su resistencia y domina mientras Chao pasa al segundo puesto, ya en plena recta final es Chao quien se apodera de la punta y solo al final es superado por la fuerte atropellada del también tordillo Germánico que lo aventaja por cabeza, arribando tercero King Carlos Juan que una vez más fue capaz de regresar luego de haber sido desplazado y en fuerte avance logró colarse en la trifecta a solo 1 ¾ cuerpos, mostrando su calidad y garra corredora; aunque fue su quinta derrota al hilo la manera en que volvió al final hacía ver que su condición era muy buena, quizás avizorando lo que vendría a corto plazo. Como anécdota adicional el vencedor Germánico defendía los colores del Stud Ferálico y este clásico se corrió en homenaje a Don José Gaetano Paparoni, dueño de dicho Stud, algo que pareció predestinado del Cielo.

 

El día 22 de septiembre participó en el Clásico Copa de Oro de Venezuela, donde el veterano pistero ratificó su clase y pundonor cuando de manera sensacional logró triunfar por cabeza sobre King White tras venir entre los punteros durante toda la competencia, la cual fue tan pareja que al giro de la curva final la diferencia del primero al último (en lote de seis) era menor a cinco cuerpos, viéndose sólidos en la recta “los dos reyes” (por el King en sus nombres) sacando la mejor parte el destacado defensor del Stud Santanita, que dejó tiempo de 152” para la milla y media.

 

 

El día 6 de octubre apareció inscrito en el Clásico Jockey Club de Venezuela con la monta de su jinete habitual Jean Carlos Rodríguez, pero éste debió ser sustituido por golpearse en otro ejemplar unas carreras atrás, siendo reemplazado por Eder Martínez (con quien KCJ debutó y además obtuvo su primer triunfo). A pesar de su convincente victoria anterior apenas fue el cuarto favorito (lote de seis) en la taquilla, pero eso no fue obstáculo para brindar otra exhibición de su enorme clase cuando se adjudicó de forma fácil el triunfo superando por 5 cuerpos a su compañero de cuadra Love And Music, marcando 112” para 1800 metros y consagrándose como el líder maduro del momento. Valga acotar que durante su narración el reconocido Héctor Alonzo Rivas pronunciaría la frase “es un guerrero” para referirse al triunfador.

 

 

Es importante acotar que por las limitaciones de edad el valiente King Carlos Juan no pudo participar en el Clásico Simón Bolívar disputado el último domingo de octubre (siendo un animal cincoañero y la condición de la prueba para ejemplares de 3 y 4 años) ya que atravesaba un gran momento y quién sabe si habría logrado anexarse el triunfo en dicha competencia, el cual recayó en el valiente Chao. Este comentario será de relevancia cuando se analicen los premios que se otorgan al final de la temporada.

 

Dada su excelente campaña es nominado para representar los colores patrios en Panamá disputando la Copa Confraternidad (que ya había ganado en 2012), se programó una carrera preparatoria para el máximo lote común el domingo 3 de noviembre a fin de mantener condiciones de algunos ejemplares (participaron Heisenberg y King Carlos Juan de los posibles viajeros) y con la monta de Richard Bracho vence con total autoridad a sus rivales superando por 19 cuerpos a Bacco en tiempo de 119” prácticamente desarmado toda la recta final, casi en lo que llamamos los hípicos “un traqueo en carrera”.

 

Tras su viaje a la tierra del istmo, fue cotizado como el principal favorito en lote de doce competidores, contando con la monta del campeón Emisael Jaramillo. Ya en carrera se ubicó segundo detrás del veloz Tolomeo (ganador del Clásico Sprinters 2013 en la Gala Hípica de Caracas) muy contenido por su jinete y viéndose algo contrariado, cuando buscó la punta venía acompañado por la panameña Dicky’s Angel que logró escaparse en la delantera para consolidar un fácil triunfo superando a Kalibre (PAN), Arquitecto (PR) y cuarto finalizaría King Carlos Juan a 19 cuerpos de la vencedora. Su entrenador comentaría en la entrevista que le hiciera Carlos Morales (Agentes 305) que el caballo se lesionó un par de días antes de la carrera y por el resultado es evidente que no estaba en el tope, ya que no mostró en los 600 metros finales ese espíritu de lucha que le caracterizó durante su actividad.

 

Por los méritos alcanzados durante su campaña en esa temporada fue reconocido nuevamente con el Premio Burlesco (votación de los periodistas hípicos) como el Campeón Maduro y también Caballo del Año 2013. Sin embargo, para las autoridades del INH esos títulos recayeron en el pupilo del Stud María Blanca Chao, otorgándole a King Carlos Juan la designación oficial como Campeón Fondista 2013. Evidentemente acá influyó la victoria de Chao en el magno evento, pero fue una competencia que el zaino no pudo disputar por el vigente reglamento de la época cuando estaba quizás en el mejor momento de su actividad como pistero, si revisamos los números King Carlos Juan ganó tres clásicos esa temporada incluidos 2 Grados Uno, Chao solo ganó dos Grado Uno y nada más, aunque se le reconoce que fueron justo las dos pruebas más importantes de cada semestre.

 

De vuelta a Venezuela se le brindó su tiempo para recuperarse de sus dolencias en los nudos de los miembros anteriores, incluso se especuló sobre su regreso en el presidencial lo que fue desmentido por Arteaga ya que apenas iniciaba sus galopes en la cancha cuando estaba muy cerca la disputa del importante evento, pero al final no pudo superar sus problemas de salud viéndose obligados a retirarlo de las pistas en forma definitiva, según anunció su entrenador siguiendo la recomendación veterinaria.

 

En aquel tiempo se pensó que iría a cumplir funciones como reproductor en el prestigioso Haras La Orlyana (donde había nacido) tomando en cuenta su buen origen como importado en vientre, el excelente físico y su extraordinaria campaña, pero lamentablemente el caballo murió el 6 de agosto de 2014 en el Hospital Veterinario del Hipódromo La Rinconada, víctima de una crisis abdominal, siendo tratado por una afección denominada Enteritis. Sin duda una lamentable baja con un triste final para un ejemplar que mostró garra como pocos, que se ganó el afecto y la admiración de la afición hípica en general.

 

Su campaña en Venezuela cerró con 9 triunfos en 28 salidas (de ellos 4 clásicos) completando con 8 segundos, 3 terceros, 3 cuartos y 2 quintos más tres no figuraciones, acumulando en ganancias la excelente suma de Bs 1.524.107. Además, a nivel internacional logró un triunfo (Copa Confraternidad 2012) en dos salidas acumulando US$ 64,000, que sumó en divisas a lo alcanzado por este guerrero de las pistas, a quien por siempre recordaremos.

 

Fuentes: Diario Meridiano (fotos), Diario Líder en deportes (fotos), Revista La Fusta (foto), Ing. Carlos Alberto Arteaga, Ing, Juan Macedo.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, miércoles 31 de marzo de 2021

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados