Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

La Guacha

(Ven, 1977, Polizón en Guachafita por Astronómico)

Por Juan Macedo

 

La Guacha no podría ser sólo valorada como una de los grandes yeguas de su generación, sino como una de los más grandes yeguas de todos los tiempos, especialmente con su poderosa aceleración que era simplemente espectacular. Esta zaina nació en el Haras Longchamps del Dr. Manuel Tello Berrizbeitia el 23 de enero de 1977. En las subastas privadas de 1978 ofrecían  la hija de Polizón en 250 mil bolívares y nadie los dio, así que su criador Don Manuel se la quedó y la corrió para los clásicos colores azules con franja amarilla de su stud Longchamps.

 

 

Manuel Medina “El Number One” fue el encargado de su entrenamiento y en su temporada como tresañera, a finales de enero 1980, La Guacha tuvo un debut victorioso en el Hipódromo La Rinconada con Juan Vicente Tovar en distancia de 1600 metros, donde cruzó la meta con 2 cuerpos de ventaja sobre Balandra, agenciando 103”. En su segunda actuación triunfo por casi 5 cuerpos sobre Auyamal agenciando 74”2 para los seis furlones. En su tercera carrera devoró literalmente a sus oponentes venciendo por casi 10 cuerpos a Vrissis dejando 73”3 para los 1200 metros, para que mantuviera su invicto en cuatro carreras al derrotar por 15 cuerpos a Niña Belén, siempre con Juan Vicente Tovar en sus lomos y recorriendo en 97"3 la milla.

 

 

El 30 de marzo de 1980 Tovar decide bajarse y Manuel Medina busca los servicios de Balsamino Moreira para correr la segunda versión del Clásico Selección de Fedeharas, donde derrotó por medio cuerpo nada más y nada menos que a la “macha” Gelinotte con el mismísimo Tovar, después de pasar parciales de 22”3 y 45”1 y parando los relojes en 99” para la milla. A raíz de esa carrera, fue bautizada con el mote de “La Supercriolla”. Lamentablemente pierde su invicto ante la Gelinotte en la milla de la Copa Carlos Zuloaga, llegando segundo a tres cuerpos.

 

 

Una leve lesión la aleja de las pistas, para reaparecer el 27 de julio con Humberto Pinto donde derrotó por cuerpo y medio a On Time, La Chachi y Kiss en la milla del Clásico Andrés Eloy Blanco, donde dejó tiempo de 96”1. A la semana participa en la Copa Ségula C donde derrota cómodamente al lote que le salió al paso, agenciando 113”1 para los 1800 metros. El 30 de agosto derrotó por apenas nariz a La Chachi en la Copa Agustín Avellaneda, agenciando 98”2 para la milla.

 

Cae por segunda vez en su campaña el 21 de septiembre y nuevamente la inolvidable Gelinotte es su verdugo, derrotándola por casi 5 cuerpos en los 2400 metros del Clásico Gustavo J. Sanabria. Fracasa rotundamente en el Gran Premio Clásico Simón Bolívar, donde figuró séptima. Al finalizar la misma se le detectó una fractura y fue operada por el Dr. Alfredo Olavarría.

 

Reapareció el 27 de junio de 1981 con Humberto Pinto -quien fue su jinete oficial- y 57 kilogramos de handicap en la milla de la Copa Miguel Emmanuelli donde triunfo agenciando 96”1, a las dos semanas anotó en su larga lista de éxitos los dos kilómetros de la Copa Germán Rodríguez Roye. Corriendo seguido confirmó una vez más su clase como corredora al ganar de punta a punta y en terminante demostración el Clásico Día de la Marina por seis cuerpos de ventaja a La Chachi y My Pleasure conducida por Humberto Pinto y agenciando 126”2 para los 2000 metros. Con apenas ocho días de descanso vuelve a ganar, esta vez en la milla del Clásico Andrés Eloy Blanco (por segunda vez) y dejando el mismo tiempo que el año pasado, 96”1.

 

 

 

Cayó derrotada por primera vez después de su reaparecida el 9 de agosto al quedó tercera a once cuerpos de Jaimiquí en el Clásico Coproca y fracasa al llegar quinta de Planificador en el Clásico Cavepro. Vuelve a su lote contra la de su mismo sexo el 29 de agosto y se desquita al acreditarse la Copa Agustín Avellaneda con 61 kilogramos de handicap haciendo gala de su conocida velocidad y separando por dos cuerpos a su más cercana enemiga, la yegua Daytri. Fue conducida en magnífica forma por Humberto Pinto agenciando 97”2 para la milla. Estaba inscrita en el Clásico Gustavo J. Sanabria, pero se dio un golpe en el casco de la mano derecha el 19 de septiembre de 1981 y no fue de la partida. No se recuperó más nunca y fue retirada de toda actividad pistera. De todas maneras, su corta pero fructífera campaña en este año 1981 fue suficiente para obtener el titulo como Campeona de 4 y más años.

 

Redondeo una campaña de 19 actuaciones para 14 triunfos, dos segundos, un tercero y un quinto lugar para acumular en premios Bs. 2.554.810. Se constituyó en una de las mejores representantes en la pista de La Rinconada. Ella fue una digna representación de ese adagio hípico “Los Cracks no creen en distancias ni pesos”. Retirada a su natal haras Longchamps, fue probada como reproductora, lamentablemente no dejo descendencia alguna.

 

Fuentes: Hipicomputo 2000, Revista Gaceta Hípica, Revista La Fusta.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 26 de Abril de 2006

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados