Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta
Lavandera
(Ven, 1968, Lavandero en Feu De Paille por Fierabrás)
Por Juan Macedo

La historia hípica local ha tenido grandes exponentes entre las yeguas criollas, sólo habría que recordar nombres como los de Lanzarina, Nick Daughter, Lluvia, Noche del Sur, Vélika y tantas otras más. Pero quien no recuerda a la primera triplecoronada, aquella extraordinaria corredora llamada Lavandera, hija de aquel otro gran campeón criollo llamado Lavandero (el mismo que alcanzó a ganar más de veinte carreras, muchas de ellas de corte selectivo), nacida en el Haras Santa Cruz (cuna también de grandes campeones como Arrecife, Papi, Pav-Né y unos cuantos ganadores clásicos más), defensora de las sedas del Stud Poca del Sr. Julio Pocaterra que siempre estuvo bajo la tutela de Antonio Jacial. Costó en subastas la cantidad de 50 mil bolívares.

Fue Lavandera una genial corredora, desde el mismo momento que inició campaña como dosañera cuando debutó triunfante el 5 de julio de 1970 en 800 metros superando a Tequila por cinco cuerpos y medio, registrando 46" en el Teletimer, a las tres semanas mantuvo su invicto derrotando dramáticamente por cabeza a Popona, dejando tiempo de 45"2 para los 800 metros. El 23 de agosto se mantuvo sin derrotas al superar por dos cuerpos a Tina, agenciando 59"2 para el kilómetro. A continuación se adjudicó la Copa Edgar Ganteaume con "El Mudo" Jesús Rodríguez por cinco cuerpos sobre las rendidoras Caviar y Mizar agenciando 61" para el kilómetro, para después vencer el 11 de octubre en el Clásico Ciudad de Caracas superando por casi tres cuerpos a Tropic Ana y Popona parando los relojes en 72"4 para los 1200 metros, y los 1400 metros de la Polla de Potrancas de Acrica por dos cuerpos sobre Tropic Ana y Martinela, agenciando 86"4, para que de esta manera terminaba aquella temporada del 70 invicta y como la mejor dosañera.

Pierde el invicto en su primera prueba como tresañera al caer a pescuezo de la selectiva Maite en una carrera común. Sucumbe por primera vez ante su archirrival Tropic Ana, la recordada yegua de Aly Kan, en la milla de la Copa Celestino Martínez para luego iniciar una racha de ocho triunfos seguidos, el primero de ellos incursionando en la distancias de aliento, la Copa Carlos Márquez Mármol en 1800 metros, donde derrotó por 8 cuerpos a Tropic Ana con la impecable monta de Don Balsamino Moreira. Otros triunfos selectivos antes de la Triple Corona para potrancas fueron en las Copas John Boulton, Fernando Mitayne y Pedro A. Salas (donde estuvo a 2/5 del récord de pista), en todas ellas Tropic Ana es su escolta.

La primera joya de la Triple Corona para potrancas es el Clásico Hipódromo La Rinconada donde Lavandera, con Balsamino Moreira, supera por 7 cuerpos a Tropic Ana y Bonitinha, hace un paréntesis para enfrentar por primera vez a los machos nativos en el segundo tramo de la Triple Corona nacional, el Clásico Ministerio de Agricultura y Cría, donde luego de puntear largo trecho es derrotada por Buen Amigo, que al pasar de viaje obstaculizó la línea de carrera de nuestra campeona y de esa manera permitió que Lavandera se anexara el triunfo por la vía legal. Una semana después disputó la segunda joya de la Triple Corona para potrancas, el Clásico Prensa Nacional con "El Mudo" donde supera a Tropic Ana y Tina. Hace otro paréntesis para enfrentar nuevamente a los machos nativos, esta vez en el Clásico República de Venezuela donde obtiene un excelente segundo lugar de Buen Amigo, y al poco tiempo logra convertirse la primera yegua en alcanzar la Triple Corona de hembras al ganar el Clásico General Joaquín Crespo por 11 cuerpos sobre Bonitinha y Tropic Ana.

Concursa en el Internacional del Caribe en Caracas con su jockey oficial Jesús Rodríguez, para lograr un meritorio cuarto lugar a siete cuerpos del mexicano Nacozareño. Así Lavandera finaliza su campaña como tresañera con once primeros y el título como la mejor potranca tresañera.

En el 72 se anotó cuatro triunfos incluyendo la Copa Carlos Márquez Mármol sobre Tropic Ana, pero demostrando que ya no era la misma de antes, producto del cansancio acumulado por su campaña tan extensa a los 2 y 3 años, además de enfrentarse al lote común de importados, al que llegó a derrotar en par de ocasiones.

En el 73 tras ganar nuevamente la Copa Carlos Márquez Mármol con la conducción de "El Mudo" Jesús Rodríguez por tres cuerpos de ventaja sobre Charlatana, falló cuatro veces más y fue retirada de las pistas luego de su última actuación el 19 de mayo, donde llegó décima a 19 cuerpos de la argentina Antilia en la Copa Henrique Otero Vizcarrondo. Su campaña en números fue la siguiente: 22 primeros, 13 de sus triunfos fueron selectivos, 5 clásicos y 8 copas. seis segundos, cinco cuartos para 49 actuaciones, con una producción de Bs. 1.204.983,20 siendo la primera yegua en superar el millón de bolívares. Retirada a la cría al Haras El Recreo y luego al Haras El Bosque, donde destacó por intermedio de los ganadores Seven Eleven, Lavador, Fregador, Blanchisseuse y Lavan Burg, que no heredaron la capacidad corredora de esta campeona. Lavandera murió el 05 de junio de 1984.

Además de ser la primera potranca en alcanzar el máximo galardón entre las de su género, al adjudicarse la triple corona de potrancas y para no dejar, también ostenta el récord de ganar la Copa Carlos Márquez Mármol en 1971, 1972 y 1973. Por sus condiciones corredoras, las más excepcionales y su calidad imposible de descifrar, ha sido sin dudas una de las más importantes yeguas en la historia de nuestro hipismo.

Información y fotografías obtenidas de las siguientes fuentes: La Biblia del Hipismo Venezolano, Sr. Jaime Casas (Hipicómputo 2000), Revista Hipódromo, Diario El Nacional, Diario El Universal, Sr. Cristóbal Malpica, Sr. Juan Carlos Rodríguez O., Sr. Antonio Aragonés, Sr. Roque Yoris S. 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 18 de abril de 2002
Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas, C.A. Todos los derechos reservados