Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Miss Miranda

(Ven, 2006, High Security en Courtesan por Island Music)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

Cuando se toca el tema de buenas yeguas hijas de padrillos criollos en este siglo 21, una de las que primero nos viene a la mente es la estrella de esta reseña, protagonista de una de las exhibiciones más impactantes que haya visto en mis cuarenta años aproximados siguiendo al espectáculo hípico nacional, como lo fue ganar el Clásico Fuerza Armada contra los machos y de punta a punta, se trata de la recordada Miss Miranda.

 

Nacida el 8 de marzo de 2006 en el Haras El Centauro, era descendiente directa del mejor caballo en la historia del hipismo zuliano el multicampeón High Security (que como corredor no necesita presentación para los verdaderos hípicos) perteneciente a su tercera producción (de la cual solo hay ocho potros registrados en la página pedigreequery.com) que junto a su cuarta producción serían las que darían sus mejores frutos en la cría. Su madre fue Courtesan por Island Music, que como pistera fue ganadora de una en apenas tres salidas y en la cría antes de Miss Miranda dio a La Nonata (sin campaña) y Bella Isabela (ganadora de 2 en siete actuaciones), podemos afirmar que su cruce con el campeón High Security fue una bendición para lograr mejorar, pues dio a una campeona.

 

Poseedora de un excelente físico cuyo peso al inicio de su campaña rondaba los 450 kilogramos y con el tiempo llegó a superar los 480 kilos, fue adquirida para defender los colores del Stud Again (Sres. Jesús Azpúrua, Ranjes Azpúrua y Jesús Arcia) siendo confiada a las experimentadas manos de Rubén Lanz para su cuido y entrenamiento, quien trabajó para ponerla en su punto.

 

Su estreno se produjo el 9 de noviembre de 2008 en prueba de potras debutantes y no ganadoras, conducida por Luis Fontes Vizquel logró imponerse en una bestial atropellada superando por 1 ¼ cuerpos a Doña Camelia marcando 65”1 para 1100 metros. Fue tal la impresión causada que tres semanas después fue llevada a correr contra las mejores de la generación en el Clásico Ciudad de Caracas, en el que lamentablemente fracasó sin ser enemiga en ningún momento luego de retrasar en la partida, arribando novena a 22 cuerpos de la campeona Bambera.

 

Debutó como tresañera el 25 de enero de 2009 en el lote de G-1 y en 1100 metros estrenando la monta de Jean Carlos Rodríguez y mostró mejoría al arribar tercera a 1 ½ cuerpos de The Hope Ángel corriendo en atropellada, mientras que el 13 de febrero siguió evidenciando su evolución y logró derrotar a Subenel por 2 ¼ cuerpos en 72”1 para 1200 metros. El día 15 de marzo consiguió su segundo triunfo en fila al derrotar de punta a punta a Madre Rosa, superándola por 2 ¾ cuerpos en tiempo de 65”1 para los 1100 metros y ratificando su condición de ser un prospecto de esa generación.

 

Dos semanas después, subida a G-2ó3 arribó cuarta a diez cuerpos de Tango Bonito en 1200 metros, mientras que para el 19 de abril con la monta de Emisael Jaramillo llegó sexta a 5 ¾ cuerpos de Money Fashion en 1100 metros, ambas en plan de favorita. Luego de este par de incoloras actuaciones sus propietarios buscando mejor suerte decidieron cambiarla de cuadra y entregársela a Santos Mario Domínguez para su preparación, ese tipo de decisiones que son arriesgadas pero que en ocasiones rinden sus frutos. Hasta ese momento seis de sus siete actuaciones habían sido en 1100 o 1200 metros y por lo general corriendo en atropellada siendo su peor actuación justamente cuando más distancia recorrió, la milla del Ciudad de Caracas, lo cual de cierta forma no concordaba con su pedigrí porque su padre fue consistente ganador sobre la milla durante su campaña y su abuelo materno dio a la triple coronada en el Zulia Cristal Candy.

 

Debutando con su nuevo trainer y con la monta del efectivo Richard Bracho fue inscrita el 23 de mayo en la Copa Miss Marena que sirvió como fogueo previo en cuatro codos para las potras que aspiran participar en los últimos dos pasos de la triple corona y en una sensacional carrera mostró sus dotes de galopadora sorprendiendo a las más cotizadas al triunfar casi de punta a punta superando por 2 cuerpos a Morella Z en tiempo de 112”2 para 1800 metros, en lo que fue su primer triunfo selectivo. La diferencia estuvo en que su nuevo entrenador le quitó el implemento gríngolas, viéndose el cambio radical.

 

 

Visto su buen rendimiento en el tiro de aliento fue inscrita dos semanas después en el Clásico Prensa Hípica Nacional siendo conducida por Eder Martínez donde ratificó estar entre las mejores de la generación al pelear durante más de mil metros con la campeona Bambera y ser capaz de mantenerse solo detrás de ella prácticamente hasta el rayado donde perdió el placé con Eréndira por abrirse en la recta final, arribando tercera a 6 cuerpos. El 4 de julio con la conducción de Edgar Pérez lo hizo todavía mejor al perseguir de nuevo durante toda la prueba a la campeona Bambera (que se triple coronó) y fue capaz de arribarle a 1 ¾ cuerpos en los 2400 metros del Clásico General Joaquín Crespo en el que agenciaron tiempo de 150”3.

 

Tras su paso por la triple corona participó el 15 de agosto en el Clásico Gustavo Ávila regresando Richard Bracho a su cabalgadura pero no pudo aprovechar la ausencia de Bambera y cayó derrotada por Eréndira (quien sería ese año y el siguiente su acérrima enemiga para disputarse el título honorífico como segunda mejor de la generación) que la superó por 6 ¼ cuerpos en 110” para 1800 metros, mientras que en el marco de la Gala Hípica de Caracas intervino en la Copa Internacional Cruz del Ávila con Leonel Reyes Ramos pero fracasó llegando séptima a 30 cuerpos de la campeona del Paula C sin ser enemiga en ningún momento. Tras haber corrido en poco más de tres meses calendario cinco competencias en cuatro codos, su trainer decidió darle un breve descanso de un mes, lo cual le vino de perlas porque luego iniciaría una racha de victorias.

 

Bajada al lote común de G-3ó4 y con la monta del campeón Emisael Jaramillo regresó a la senda triunfal siendo favorita unánime superando a Pollux por 4 ½ cuerpos dejando 94”4 para la milla, mientras que el 14 de noviembre se alzó con la Copa Alighieri al galopar por más de 10 cuerpos sobre Eréndira agenciando 110”1 para 1800 metros siendo conducida por Eder Martínez. Como nota curiosa, la ganadora ofrecía en taquilla dividendo de 1/9 y su escolta 1/5, una de las aberraciones del manejo de la hípica en ese tiempo por quienes tenían a cargo la administración de la jugada.

 

 

Dos semanas después regresando a su cabalgadura el campeón Emisael Jaramillo enfrentó a solo cuatro rivales (de las cuales una rodó en la partida) y se anexó en buena lid el Gran Premio Asocrinca superando por 1 ¾ cuerpos a Mad Light sin ser exigida a fondo, como lo demuestra su tiempo de 113”3 para 1800 metros. Así cerró su temporada como tresañera, ya con tres triunfos selectivos incluidos dos en fila. Además, se presentaba un panorama prometedor para ella tras la confirmación del viaje de Bambera a USA para hacer campaña en aquellas tierras.

 

 

Reapareció el 24 de enero de 2010 en la disputa de la Copa Rafael Rodríguez Navarro y en tremenda demostración fue capaz de imponerse de punta a punta superando a Miss Quisquella (que parecía pasarla de viaje en mitad de la recta final) por ½ cuerpo agenciando 82”3 para 1400 metros.

 

 

De vuelta a la larga, el 13 de febrero intervino en la Copa Starship Miss en la que nuevamente logró obtener el triunfo de punta a punta derrotando por 2 ¾ cuerpos a Eréndira en tiempo de 110”1 para los 1800 metros, viéndose muy solvente.

 

 

El día 20 de marzo mantuvo su hegemonía sobre las yeguas maduras al conquistar el Clásico Gustavo J. Sanabria por unos 10 ¾ cuerpos sobre Eréndira, tras dominar desde la partida y sin ver comprometido su triunfo en ningún tramo agenciando 122” para los 2000 metros.

 

 

Tomando en cuenta que había logrado seis triunfos en fila y sin nada que demostrar ante las hembras sus allegados toman la decisión de ir por la carrera más importante del primer cuatrimestre de la temporada nacional, el Clásico Presidente de la República que se disputó el 19 de abril de 2010 y en la que le tocó enfrentar a los machos acudiendo en plan de gran favorita en taquilla (1/5), pero fue sorprendida por el veterano Sambuca (J. Aranguren-A. Bellardi) que logró superar por 8 ½ cuerpos al muy rendidor King Seraf y llegando tercera la hija de High Security que no pudo esta vez.

 

No sabemos a ciencia cierta si el esfuerzo de esta carrera contra los machos habrá afectado en algo a la yegua o fue alguna otra causa, lo cierto es que tras una racha de seis victorias ante las hembras ahora iniciaba con ese presidencial una racha de cinco derrotas. El 27 de junio compitió en el Clásico Lavandera enfrentando a Miss Quisquella, la cual se había colocado como líder entre las hembras al momento (al punto que ofrecía 1/9 en taquilla) lo cual ratificó venciendo fácilmente a Eréndira por unos cinco cuerpos en 111”4 para 1800 metros, arribando Miss Miranda cuarta a 24 ½ cuerpos (con su jinete parado en los estribos desde mitad de la recta final ya que no era enemiga). El 18 de julio finalizó tercera a 4 ¾ cuerpos de Autumn Parts que en la raya liquidó a la favorita Miss Quisquella, de nuevo la pupila del Stud Again ya no era rival en los metros finales.

 

Para la Gala Hípica de Caracas intervino en la Copa Internacional Cruz del Ávila, pero no pudo con su archienemiga Eréndira que en brillante actuación tras superar múltiples tropiezos logró vencerla fácilmente por 2 ¼ cuerpos con extraordinaria monta de Jean Carlos Rodríguez. El 19 de septiembre se enfrentaron las tres mejores maduras de la temporada (Miss Miranda-Miss Quisquella-Eréndira) en el Clásico Hípica Nacional, pero fue la pupila de César Cachazo la que asumió el campeonato al vencer en otra gran demostración a Miss Miranda por 1 ¾ cuerpos en tiempo de 123”3 para los 2000 metros. Tras esta actuación, luego de haber sido objeto de una costosa negociación, la yegua fue adquirida por el Sr. Francisco Convit Marotta pasando a defender los colores del Stud El Centauro, con la idea de llevarla a la cría en el Haras que la vio nacer al finalizar su campaña como pistera. Sin embargo, fue mantenida en actividad y se ratificó a Santos Mario Domínguez como su entrenador.

 

Un mes después de su última actuación ya con sus nuevos colores fue bajada a la corta con la monta de Roger Rengifo y regresó al triunfo superando a Rubizay por 1 ¾ cuerpos en el Clásico Peggy de Azqueta, agenciando 83” para 1400 metros.

 

 

El 7 de noviembre participó en el Clásico Gelinotte pero fracasó arribando sexta a 13 cuerpos de la pequeña Rubizay que con Jaramillo cobró venganza de su derrota anterior. A la semana siguiente y a pesar de correr seguido tras su pérdida más reciente se reivindicó en el Gran Premio Asocrinca versión maduros (prueba mixta, abierta a todo ejemplar) superando a Miss Quisquella (exacta para las hembras) por un cuerpo en 95” para la milla, estrenando la monta de Ronald Ordoñez.

 

 

El día 28 de noviembre intervino en el Clásico Fuerza Aérea Venezolana, pero sufrió un tropiezo a pocos metros de la salida (pareció irse de manos) y tras batallar con Miss Quisquella durante 1200 metros aproximadamente cayó vencida desde el cuarto a 15 ½ cuerpos de la pupila de Bellardi que fue guiada en esa ocasión por Emisael Jaramillo. Con esta derrota cerró su temporada como cuatroañera e iniciaba otra racha negativa ya que reapareció el 9 de enero de 2011 con la monta del aprendiz Reybert Sánchez en el máximo lote común arribando cuarta a 9 ¾ de Astridgrace.

 

Dos semanas después participó en la Copa Rafael Rodríguez Navarro siendo conducida esa única vez por el jockey Rigo Sarmiento finalizando cuarta a 5 ½ cuerpos de American Woman, campeona tresañera 2010.

 

El 28 de febrero regresó a manos de Ronald Ordoñez mandándose un carrerón tras accionar muy comprometida por líneas internas arribando segunda a 1 ½ cuerpos de Autumn Parts, mientras que el 20 de marzo siguió mostrando su evolución finalizando de nuevo segunda a pescuezo de la guapa American Woman en una gran carrera para ambos ejemplares en el Clásico Gustavo J. Sanabria marcando 126”2 para los dos kilómetros. Para el 17 de abril confirmó su buen estado al imponerse con la monta de Emisael Jaramillo de punta a punta por 5 ¾ cuerpos sobre American Woman en el Clásico Blondy que se disputó en la inédita distancia para La Rinconada de 2100 metros por lo cual la marca de 131”3 alcanzada por Miss Miranda se constituyó en récord de pista, que hasta la fecha de hoy sigue vigente siendo este el único clásico en este tiro del calendario.

 

 

Tras su contundente triunfo anterior Miss Miranda parecía retomar el liderato entre las maduras pero el 15 de mayo se corrió la Copa Bambera y llegó el desquite de American Woman, respondiendo a una brillante estrategia trazada por Jean Carlos Rodríguez de brincar en punta y buscar la baranda, lo que impidió a la pupila del Stud El Centauro hacer su carrera acostumbrada (se fue de manos en la partida) para finalizar tercera a 14 cuerpos de la triunfadora siendo conducida por Roimes Chirinos. Sin embargo, para el 19 de junio y de vuelta a manos de Emisael Jaramillo para el Clásico Lavandera la yegua Miss Miranda cobró venganza de su anterior derrota al superar por pescuezo a nueva archirrival a pesar de que el jinete Jean Carlos Rodríguez repitió la estrategia de tomar la punta con su yegua, solo que no pudo soportar el sostenido avance de la pupila de Santos M. Domínguez marcando 110”2 para los 1800 metros.

 

 

Pero el momento apoteósico de su campaña llegaría el 5 de julio con la disputa de la competencia de mayor recorrido en nuestro país como es el Clásico Fuerza Armada, conocido popularmente como “la mata caballos” por ser en distancia de 3200 metros. Con una formidable conducción de Roger Rengifo la yegua fue capaz de ponerse en punta desde la partida y con su incesante galopar tomar ventaja durante todo el recorrido para imponerse por 10 ¼ cuerpos sobre San Nicolás (que era el favorito) y tercero Crazy Dollar a 24 cuerpos, marcando tiempo de 207” para el exigente tiro.

 

 

Si bien dentro de sus rivales no había “ninguna estrella equina” (los mejores quizás eran San Nicolás y Sambuca, aunque éste ya en horas bajas) ello no desmerita en nada la brillante performance de la hija de High Security, pues se requiere de mucha estamina y calidad para dominar de principio a fin esta prueba, sobre todo por la facilidad y ventaja que siempre alcanzó. Con su triunfo se convirtió en la primera yegua tras 25 años en alcanzar este clásico, la anterior había sido la recordada Tan Bonita en 1986 siendo Miss Miranda la última hasta hoy en lograr la hazaña.

 

El día 28 de agosto y en el marco de la Gala Hípica de Caracas 2011 participó en la Copa Internacional Cruz del Ávila de nuevo con la monta de Emisael Jaramillo, pero tras correr detrás de la velocidad de Elegida y American Woman no pudo hacer su tren de carrera habitual y debió conformarse con el tercero a 4 ¼ cuerpos de la extraordinaria potra Miss Santona, la cual se consagraba ante las maduras. Sin embargo, corriendo seguido fue capaz de imponerse con total autoridad en la Copa José Rafael Ball, superando a La Vicoreña por 12 cuerpos agenciando 116” para 1900 metros, alcanzando la que sería su última victoria de por vida y como cosa curiosa siendo escoltada por su medio hermana, pues la pupila de Daniel Pérez también era hija de High Security.

 

 

A partir de ese momento se inició una última racha negativa de seis derrotas para cerrar su campaña, que arrancó el 18 de septiembre con un cuarto a 7 ¼ cuerpos del importado Dixie Emperor en el Clásico Copa de Oro de Venezuela y luego el 2 de octubre llegaría sexta a 16 cuerpos del superior Tato Zeta en el Clásico Jockey Club de Venezuela, ambas pruebas de gran envergadura contra varios de los mejores machos del patio. Pero la derrota del 27 de noviembre en el Gran Premio Asocrinca mixto o abierto contra Feel D´Heat y Wild West (ejemplares inferiores a ella) en la que apenas pudo llegar tercera debió servir de aviso que la yegua no era la misma o simplemente ya no quería correr más, luego compitió seguido (como hizo otras veces en su dilatada trayectoria) solo pudo figurar séptima a 5 ¾ cuerpos de su compañera de cuadra Lido di Venezia en el Clásico Aviación Militar Bolivariana. A pesar de su cierre de temporada, sus méritos alcanzados con 3 clásicos (incluido un Grado Uno) y una Copa le permitieron lograr el título como Campeona Madura 2011.

 

Sin ánimo de juzgar a sus allegados sus últimas dos actuaciones no debieron haberse producido, en la distancia que permite el tiempo se vislumbraba como paso lógico llevársela a la cría para comenzar su rol como madre, sin embargo, la yegua reapareció el 25 de marzo de 2012 para disputar el Clásico Gustavo J. Sanabria arribando séptima a 13 cuerpos de Autumn Parts siendo guiada solo esa vez por Santiago González, despidiéndose de las pistas con un decoroso tercero a 11 cuerpos de Nike And Me en el Clásico Blondy (que había logrado el año anterior en tiempo récord, quizás el objetivo final para ella de sus dueños) con la conducción de Ronald Ordoñez.

 

Su campaña se resume en 16 triunfos (de ellos 5 copas y 7 clásicos si contamos al Gran Premio Asocrinca como tal) en 43 salidas, completando con 6 segundos, 7 terceros y 6 cuartos más 8 no figuraciones en pizarra, acumulando ganancias por Bs. 1.196.958 durante su trayectoria, siendo indiscutiblemente la mejor hija de su padre con campaña en La Rinconada.

 

Su criador y propietario Francisco Convit mencionó en una oportunidad que Miss Miranda sería enviada a Kentucky, Estados Unidos “Miss Miranda ya está anotada en el libro de Giant’s Causeway para 2012. Luego de ser servida estará alojada en el Darley, en Kentucky, donde nacerá su primer producto”. Finalmente, eso no sucedió. En la cría hasta ahora no ha podido ser efectiva, pero se reporta en 2020 el nacimiento de un hijo suyo por Sambuca, el cual quizás logre heredar la calidad para ganar clásicos como sus ilustres progenitores.

 

Fuentes: Ing. Juan M. Macedo, www.pedigreequery.com, Lic. Winston Hernández, Diario Líder (fotos), Diario Meridiano (fotos)

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, domingo 28 de febrero de 2021

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados