Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Naborí

(Ven, 2010, Draw en Termi Fax por North Parallel)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

El Haras Tamanaco desde sus inicios ha sido cuna de grandes corredores que han hecho historia en nuestro país, basta con mencionar a inolvidables pisteros tales como Ségula C, Salt Lake, Aragonero, Don Fabián, Stillwater, Lady And Me y El Gran Sol para tener una idea clara de los productos que se han originado como fruto del trabajo de la familia Freudman. Hoy queremos rendir homenaje a la última (hasta ahora) de las campeonas surgidas de dicho criadero, aquella que fue llamada Naborí.

 

De pelaje castaño nació el 25 de febrero de 2010 en el mencionado Haras Tamanaco, siendo hija de Draw en Termi Fax por North Parallel. Su padre (USA 1993, Private Account en Wisla por Danzig) fue un ganador selectivo de 5 en 18 salidas que produjo US$278.363, con un llamativo origen ya que su padre dio a destacados corredores de fama mundial como Personal Ensign e Inside Information y su abuelo materno fue Jefe de Raza. Su primera producción nació en 2001, destacando allí con el ganador clásico Classified (Santa Rita) y el selectivo Mediador. Más adelante daría también a ganadores selectivos tales como Huracán Franco y Power Marine, siendo Naborí la única en alcanzar un campeonato.

 

Su madre (VEN 1990, North Parallel en Midnight Pass por The Pruner) fue una destacada corredora nacida en el propio Haras Tamanaco, ganadora de 5 en 17 salidas mostrando muy buen rendimiento en los tiros cortos. Luego de ser llevada joven a la cría (su primer hijo nació en 1996) presentó problemas de fertilidad, por lo que Naborí vino a ser apenas su quinta hija en actividad tras 15 años como matrona, e indudablemente fue la de mejores resultados.

 

Fue adquirida por el Sr. Leonardo Espinoza para defender los colores de su Stud Leo Star, quien encargó su cuido y entrenamiento al profesional Antonio Machado, quien había destacado para la época en los años recientes con ejemplares como El Gran César y Río Matiyure. Estaba dotada de un buen físico cuyo peso al debutar fue de 444 Kg, aunque en su mejor etapa promedió unos 470 Kg.

 

Su estreno se produjo el 18 de noviembre de 2012 en prueba para debutantes y no ganadoras en 1100 metros con la monta de Marcos Meneses, finalizando cuarta a 16 cuerpos de Stargazer que logró vencer de punta a punta. Pese a lo poco mostrado en su debut fue inscrita en el Gran Premio Asocrinca con la monta de Rigo Sarmiento, prácticamente repitiendo su actuación previa pues finaliza cuarta a 13 cuerpos de Stargazer que ganó en 86”1 para 1400 metros, siendo esas sus únicas dos actuaciones como dosañera.

 

La yegua Naborí fue enviada a un descanso que se prolongó por más de cinco meses, en el ínterin fue adquirida por el Sr. Oscar Mirabal para defender los tradicionales colores de su Stud Cigar (el mismo de Money River), quien la envió a la cuadra de su tocayo Oscar González para su entrenamiento. Regresó a la acción el 2 de junio de 2013 con la monta de Richard Bracho, logrando su primer triunfo al vencer de punta a punta por 8 cuerpos sobre Beirut en tiempo de 71”3 para 1200 metros, luciendo totalmente transformada de sus salidas previas como potranca.

 

El 14 de julio subió a G-1 y en final cerrado logró repetir al superar por pescuezo a Reina del Mar que la acosó en los metros finales sin poder desplazarla, agenciando un excelente 64”4 para los 1100 metros. Su entrenador decidió correrla seguido subiendo a G-2ó3 y el resultado no pudo ser mejor pues venció con facilidad por 4 cuerpos sobre Flecha en tiempo de 78”1 para 1300 metros, mostrando que estaba de paso por esos lotes.

 

Sus allegados deciden arriesgarse y preparan a Naborí para intervenir en la Copa Internacional Sprinters para Yeguas en el marco de la Gala Hípica de Caracas, con la particularidad que esa prueba reunió a 18 inscritas lo cual evidentemente complicaba el panorama, especialmente si se toma en cuenta lo subida de lote y además sin fogueo selectivo que acudía al evento la hija de Draw. Sin embargo, en una demostración de su calidad fue capaz de finalizar cuarta detrás de la veloz De Jorge (que ganó galopando de punta a punta), Taormina y Miss Olimpia, mientras lograba superar al resto del calificado lote. No obstante, los resultados post carrera de toxicología determinan que la yegua fuese descalificada al último lugar, por lo que oficialmente su figuración fue décimo octava.

 

De vuelta al lote común (G-3ó4) el 6 de octubre mantiene su ascenso al doblegar por 1 ½ cuerpo a Otra Melodía, marcando 85” para los 1400 metros. Casi un mes después en el mismo lote, ahora bajo el entrenamiento de Bernardo López, logró vencer con total autoridad por casi 12 cuerpos sobre Pierinandrea, agenciando 98”3 para la milla ratificando que a mayor distancia mejor era su rendimiento.

 

Su descollante campaña ascendente le permitió asistir a Panamá para representar los colores patrios en la Copa Dama del Caribe, cumpliendo una más que aceptable presentación al pelear la punta desde la salida cayendo finalmente desde el tercero a 4 ¾ cuerpos de la también criolla Señora Simona que con Emisael Jaramillo logró adjudicarse el triunfo en atropellada. Cabe acotar que Naborí luchó hasta faltar menos de 100 metros por el lugar de escolta con la panameña Pleamar, conteniéndola su jinete al ver que igual llegaría en el tercer puesto.

 

Tras su regreso al suelo patrio se le brindó todo el tiempo necesario para su recuperación, por lo que no vio acción durante el primer semestre de 2014. En ese ínterin, su entrenador Oscar González se retiró del ejercicio de su profesión en Venezuela para emigrar a los Estados Unidos, por lo que Naborí pasó a manos de Danny Pimentel como su nuevo trainer.

 

Reapareció el 27 de julio para intervenir en el Clásico Armada Nacional Bolivariana con la monta de Emisael Jaramillo donde por primera vez en su campaña arriba fuera del marcador en carrera pues finalizó novena a 9 cuerpos de Reina Yura que ganó en 96”3 para la milla. Cabe acotar que Naborí fue corrida en violentos parciales de 22”1, 45”4 y 70” llegando justo hasta la entrada de la recta final en punta, pero se desinfló en los últimos metros para no entrar en pizarra.

 

Mes y medio después regresó a manos de Richard Bracho disputando el Clásico Peggy de Azqueta, cayendo desde el tercer puesto a 7 cuerpos de Para Siempre que ganó en 83”3 para 1400 metros, pero mostrando mejoría con respecto a su anterior. El 19 de octubre fue bajada al lote de G-3,4ó5, pero perdió una increíble arribando segunda a sólo ½ cuerpo de Centinela tras perseguir a la veloz Amor del Bueno durante gran parte del trayecto.

 

El 9 de noviembre volvió a manos de Emisael Jaramillo para disputar el Clásico Gelinotte pero cayó desde el cuarto a 7 ¾ cuerpos de Para Siempre, la cual mantenía su racha triunfal ejerciendo una hegemonía en los tiros intermedios. Pero con la monta de Johan Aranguren llegaría por fin el primer triunfo selectivo para Naborí, pues logró adjudicarse el 13 de diciembre la Copa Gran Estefanía al vencer por 1 ¼ cuerpos a Taukin en tiempo de 91”2 para los 1500 metros.

 

 

Su año consagratorio sería el 2015, ya con cinco años de edad. Luego de un merecido descanso de casi tres meses, reapareció el 22 de marzo en la Copa José Luis Fernández logrando su segunda selectiva al hilo tras superar por un cuerpo a Centinela, agenciando 77”1 para los 1300 metros.

 

 

Queremos acotar que la yegua Naborí estaba logrando un verdadero acoplamiento con el jinete Johan Aranguren, con quien se mantenía invicta ganando par de selectivas. Sin embargo, el 27 de marzo el destacado profesional del látigo rodaría en el Hipódromo de Valencia sufriendo lesiones que lo apartaron del ejercicio de su profesión, por lo cual se vio impedido de continuar montando a la destacada corredora que estaba en pleno ascenso hacia el estrellato.

 

El 10 de mayo Naborí fue inscrita en la Copa Pensilvania con la monta de Pey Delgado, corriendo un tanto negada fue capaz de finalizar segunda a 3 ½ cuerpos de una Carita de Rosas que con la monta de Jaramillo vino desde el último y pasó primero que la hija de Draw, la cual avanzó cuando todo estaba decidido. El 7 de junio regresó a su cabalgadura Rigo Sarmiento (la montó una vez como dosañera) y logró tomar desquite de su derrota anterior al vencer de punta a punta en la Copa Cantaura por 1 ¼ cuerpos sobre Carita de Rosas, en tiempo de 89”2 para los 1500 metros.

 

 

Dos semanas después subió a los cuatro codos por vez primera en nuestro país y el resultado no pudo ser mejor, pues logró vencer con total autoridad por 6 ¼ cuerpos a La Alpujarra para anexarse el Clásico Lavandera dejando tiempo de 111”2 para los 1800 metros, asumiendo el liderazgo entre las maduras del patio.

 

 

El 26 de julio intervino en el Clásico Armada Nacional Bolivariana realizando allí una bonita actuación cayendo con todos los honores desde el segundo a sólo pescuezo de la tordilla Princesa Sofía que logró doblegarla en un reñido final, dejaron excelente crono de 95”4 para la milla.

 

En el marco de la Gala Hípica de Caracas, Naborí fue inscrita en la prueba principal para hembras como es el Clásico Cruz del Ávila que se disputó el 29 de agosto, una prueba que reunió a seis competidoras de altísima clasificación, al punto que todas y cada una de ellas logró alcanzar al menos un campeonato en su historial de campaña. En carrera que resultó disputada de principio a fin, la yegua Naborí fue capaz de imponerse en cerrado final con ½ cuerpo de ventaja sobre la pequeñita Catirota que vendió muy cara su derrota, consolidando su liderazgo generacional ante las mejores del patio. El tiempo fue de 119”1 para los 1900 metros y es preciso mencionar el gran trabajo de Rigo Sarmiento a bordo de la vencedora.

 

 

El 20 de septiembre participó en el Clásico Hípica Nacional enfrentando a sólo dos rivales, pese a ello fue otra prueba de grandes emociones pues debió protagonizar un nuevo duelo con la potranca Catirota que intentó ganar de punta a punta, prevaleciendo la clase de la pupila del Stud Cigar que logró imponerse por un cuerpo en tiempo de 127”3 para los dos kilómetros.

 

 

La última salida como corredora de Naborí vendría el 29 de noviembre en el Clásico Aviación Militar Bolivariana, siendo montada por José Martín Toro ya que se produjo un pequeño impasse entre Rigo Sarmiento y la gente del Cigar. En una carrera para el olvido Naborí no fue la misma de actuaciones anteriores y finaliza quinta (última) a 25 cuerpos de Violent Love que logró imponerse con facilidad sobre La Invasora, marcando así su despedida de las pistas.

 

De todos modos, los méritos acumulados durante toda la temporada la hicieron merecedora del Casquillo de Oro como la Campeona Madura 2015 en La Rinconada, hasta el presente el último título conquistado por algún ejemplar nacido en el Tamanaco.

 

Su campaña en Venezuela se resume numéricamente así: 11 triunfos en 21 salidas (de ellos tres clásicos y tres copas), completando con 3 segundos, un tercero, 3 cuartos, un quinto y dos actuaciones fuera del marcador (una de ellas por descalificación, había arribado 4ta en una selectiva), con premios por Bs. 3.121.294 y sin contar su excelente tercero en la Copa Dama del Caribe disputada en Panamá.

 

Según la información que publicó su dueño Oscar Mirabal en las redes sociales, la yegua Naborí se fue al Haras La Giralda para desempeñar su nuevo rol como matrona a partir del año 2016, esperando mejorar la cría nacional. Sin embargo, lamentablemente murió al poco tiempo sin dejar descendencia.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Prof. Winston Hernández, Dr. Javier Farache, www.pedigreequery.com.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, lunes 28 de febrero de 2022

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados