Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Nohaní

(Ven, 1977, Le Notre en Sweet Pia por Pia Star)

Por Juan Macedo

 

Un ejemplar con temple de campeón, pero que las circunstancias impidieron que lograra título alguno durante su vida pistera fue la fenomenal Nohaní, poderosa zaina que nació en el Haras El Bosque el 17 de enero de 1977 y que corrió para los colores beige y carne del Stud Saltrón de su criador, el Dr. Alfredo Toledo Guerrero, bajo la efectiva tutela de Carlos Regalado.

 

Con un imponente físico de 440 kilos, debuta como dosañera a inicios de mayo de 1979 en el Hipódromo La Rinconada en recorrido de 800 metros con la monta de Argimiro Guerrero, ocupando un magro tercer lugar a 8 ½ cuerpos de Vientowa, pero rápidamente se reivindica en su siguiente actuación con la misma monta al alcanzar en plena sentencia a Miss Guatire, dejando crono de 47” para la media milla. Un mes después apenas logra llegar quinta a 9 cuerpos de Demencia, motivado a una lesión en una de sus manos que la aleja de las pistas. Cinco meses después reaparece en el Clásico Ciudad de Caracas pero fue castigada por el lote, no figurando en el marcador que liderizó la fenomenal Gelinotte.

 

 

Ya con tres años y con la conducción de “El Mudo” Jesús Rodríguez, comienza a dar muestras de su calidad en el lote común al obtener par de triunfos relevantes hasta reaparecer en el lote selectivo el 24 de febrero de 1980, esta vez la Copa Carlos Márquez Mármol en recorrido de 1600 metros, donde lucha toda la carrera y cuando parecía tener todo a favor apareció la irreverente Demencia para quitarle el manjar de la boca, superándole por la mínima diferencia.

 

A la vista de esta gran carrera, la inscriben para participar el 2 de marzo en llave con la líder de la generación Gelinotte en el Clásico Congreso de la República, pero esta fracasa y Nohaní saca la cara por los colores del Dr. Toledo, realizando una carrera sensacional y protagonizando uno de los finales más emotivos de todos los tiempos (basado en palabras de muchos expertos en la materia) quedando tercera a cabeza de Demencia y la sorpresiva Negra Yiya.

 

Regresa al lote común donde aplasta de manera autoritaria a Yawa por 13 ½ cuerpos dejando registro de 130”3 para los dos kilómetros y así entonarse para la milla del Gran Premio Selección de Fedeharas, carrera donde no las tuvo todas consigo figurando quinta a seis cuerpos en carrera que ganó la supercriolla La Guacha.

 

En el lote común logra otro fácil triunfo con Jesús Rodríguez en recorrido de 1900 metros dejando crono de 121”1, para lograr su primer triunfo selectivo el 14 de junio en marco de la Copa Santana Anzola, donde galopó a su antojo a sus rivales, aventajándolas por 12 ¼ cuerpos y agenciando 121” para los 1900 metros. Dos semanas después escolta a Gelinotte en el Clásico General Joaquín Crespo para hacer el 1-2 al Stud Saltrón. Para ese entonces se rumoraba que Nohaní corrió “a media máquina” para no forzar a “La MachaGelinotte previendo su futuro compromiso en el Clásico República de Venezuela, pero al fin son simples comentarios de pasillo.

 

Nohaní continuó una serie de actuaciones decorosas sin saborear las mieles del triunfo, entre ellas un segundo lugar a 5 cuerpos de La Chachi en la Copa José Murillo y tres terceros: a 8 cuerpos de Gelinotte en el Clásico Gustavo J. Sanabria, a 12 cuerpos de Planificador en el Clásico Cavepro y a 8 cuerpos de Tirolesa en el Clásico Asociación Hípica de Propietarios.

 

Pero la descendiente de Le Notre tenía una sorpresa en ciernes, a raíz de la deserción de Gelinotte y La Guacha por lesiones, Nohaní se hace dueña y señora de los Clásicos Arturo Michelena (donde supera a La Chachi por 7 ¾ cuerpos y tiempo de 114” para los 1800 metros) y Fuerza Aérea de Venezuela (donde nuevamente relega a La Chachi al segundo lugar, dejando registro de 126”1 para los dos kilómetros), siempre con la monta de Jesús Rodríguez. Lamentablemente no pudo completar “la barrida” ya que sus lesiones en las manos hacen crisis y la obligan a desertar del coliseo hípico.

 

 

Seis meses después, el 9 de mayo de 1981, Nohaní reaparece en la Copa Fernando Talavera en recorrido de 1800 metros donde punteó toda la carrera y al final paga tributo a la reaparecida aflojando al final para que La Chachi lograra superarla por 1 ¼ cuerpos. Pero el 24 de mayo realiza la mejor carrera de su vida pistera, cuando se les vino de punta a punta en los 3000 metros del Clásico Andrés Bello, conducida magistralmente por Jesús Rodríguez, dejando un crono de 197"2 para tan exigente distancia, aventajando a In y Penmarik por 5 ¾ cuerpos. Lamentablemente la yegua llegó bastante sentida de sus manos y todo parecía indicar que iba a ser retirada a la cría.

 

 

Pero en septiembre de 1981 reaparece en el Clásico Cavepro con la monta de Ángel Francisco Parra, haciendo una carrera para el olvido. Al mes corre nuevamente, esta vez en una carrera aparentemente más fácil, en la Copa Federico de La Madriz, con su monta oficial, Jesús Rodríguez, pero apenas logra ocupar el octavo lugar a 9 cuerpos de La Chachi, llegando a su puesto resentida de sus manos. Este fue el oscuro e injusto final de la campaña de la nieta de Pia Star.

 

 

Su campaña se resume en 29 salidas a la pista de La Rinconada donde ganó 9 veces, además de lograr 5 segundos, 5 terceros y un quinto acumulando en premios la cantidad de Bs. 1.690.000. Fue enviada al Haras El Bosque para cumplir su nuevo rol como yegua madre, pero no llegó a transmitir su calidad, dejando algunos ganadores como Granujísima (madre del ganador Vaduz), Señora Bonita (madre del ganador Feisal), Cotoperí, Proud Lady y Nanterre.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista La Fusta, Hipicomputo 2000.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 28 de mayo de 2009

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados