Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Papi

(Ven, 1972, Solares en Aimar por Hylander)

Por Juan Macedo

 

Incansable en la batalla, duro en la derrota, irregular y contradictorio durante su campaña pero un gran animador en los clásicos de la época, ese fue Papi, un alazán que nació el 31 de enero de 1972 en el Haras Santa Cruz del Sr. Manuel Fonseca Kolster (donde estaba pensionada su madre Aimar que era propiedad de la Sra. Paulina Porta de Muñoz) que corrió para la chaquetilla del Stud CAL del Sr. Carlos Luis Alvarado.

 

Bajo el entrenamiento de Don Carlos Muñoz Candia (esposo de su criadora Doña Paulina) realizó una fructífera campaña como dosañero en el Hipódromo La Rinconada con su jinete oficial Hugo Mendoza, entre sus 3 triunfos se anotó los seis furlones del Clásico Antonio José de Sucre, donde punteó toda la carrera y al final tuvo el fuelle suficiente para soportar la arremetida del costoso Parthenón, al que superó por pescuezo parando los relojes en 72”; también triunfó en la Polla de Criadores de Acrica con ventaja de 1 ½ cuerpos agenciando 87”1 para los 1400 metros; además ocupó el segundo lugar a pescuezo de Guasipati en el Clásico Comparación. Todo esto fue suficiente para anotarse el título de Campeón Dosañero.

 

 

Pero el nieto de Sideral comenzaba a demostrar una característica peculiar, esas contradictorias actuaciones en la pista que se creyó inicialmente que era por el jinete, por ello bajaron a Hugo Mendoza al iniciarse el año 1975 cuando fracasó ante Ocumar en el Clásico Inauguración Francisco de Miranda y se oficializó en su cabalgadura “El MudoJesús Rodríguez para el Clásico Gobernador del Distrito Federal donde logró un triunfo de antología superando por pescuezo a Victorioso y agenciando 99”2 para la milla.

 

 

 

Pero las derrotas injustificadas continuaban, incluyendo en los dos primeros pasos para la Triple Corona, entonces muchos especialistas de la época justificaban esas derrotas con el hecho de que a Papi no le gustaba que le corrieran por fuera y quizá por ello corría abierto. No fue hasta el Clásico República de Venezuela cuando el veloz Papi acabaría con sus rivales para aventajarlos por 2 ½ cuerpos dejando crono de 156”2 para los 12 furlones y así anotarse un bonito triunfo, dando extraordinarias mues­tras de un gran coraje, su más grande atributo.

 

 

En 17 de agosto de 1975 participó en los 2 kilómetros del Clásico Coproca donde tuvo que agenciar record de pista (124”1) para derrotar de manera dramática por ¾ cuerpos a Tanius y allí fue cuando Antonio Del Nogal en el programa televisivo “Monitor Hípico” lo bautizó como “El Crack”. Pudo participar en el  Clásico Cavepro del 14 de septiembre donde Juan Vicente Tovar lograba su primer triunfo clásico con Arañazo y Papi fracasaba desde el quinto lugar. También participó en el Clásico Cría Nacional donde ocupó el cuarto lugar detrás del ganador Guasipati y fracasó nuevamente en el Clásico del Caribe que se escenificó en el Hipódromo La Rinconada donde triunfó el mexicano Teziutlán.

 

A los 4 años, Papi inició, como de costumbre, el año de manera irregular pero el 19 de junio de 1976 inició una etapa importante de recuperación durante su participación en la Copa Juan Eduardo Cruz en recorrido de milla y media donde implantó su tren de carrera y ganó fácilmente por 2 ¾ cuerpos de ventaja sobre Agresivo genciando 155”1.

 

Tres semanas después, el 5 de julio, se escenificó el primer Clásico Fuerzas Armadas para criollos, donde Papi y Agresivo fueron los protagonistas principales y respondieron al interés de los aficionados, ya que el ganador Papi se impuso en el mejor tiempo en que se había corrido la carrera desde 1968 cuando el uruguayo Carpintero estableció récord de 206”2. Papi derrotó a Agresivo, conducido por Adone Bellardi, en una carrera llena de alternativas durante la recta final, donde brindaron un final de antología, la diferencia entre ambos titanes fue apenas por pescuezo y agenciando 207”1

 

 

Dos semanas después, en los dos kilómetros de la Copa Jaime Todd, ocupa el segundo lugar detrás de Agresivo, que en feroz atropellada tomó desquite de Papi por dos cuerpos. Se mantuvo participando en el lote clásico pero fracasando de manera continúa hasta llegar al último clásico del calendario hípico de Venezuela, el Clásico Jockey Club de Venezuela, donde sorpresivamente Papi corrió colocado en el quinto lugar a la espera del agotamiento de los punteros, en la última curva Julio César Piñero hace correr a su conducido y se viene a la punta con Swing, con el que mantuvo una lucha fiera hasta poco antes de cruzar la meta, cuando el nieto de Hylander dio cuenta de Swing y así derrotarlo por 1 ¼ cuerpos con registro de 129”4 para los 2000 metros. Este triunfo le permitió anotarse el título de Campeón 4 ó más años.

 

Papi continuó campaña a los 5 años durante 1977 para tratar de alcanzar a la entonces líder del dinero ganado Ségula C, participando tres veces más sin lograr figurar en el marcador, indicando de manera notoria que ya había entregado lo mejor de si y no quería seguir en campaña, por lo que fue retirado de la pista caraqueña dejando un balance de 44 actuaciones, de los cuales 10 veces saboreó las mieles del triunfo, además de ocupar 8 veces en el segundo, 2 terceros, 4 cuartos y 5 quintos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 1.457.282. Fue a la cría por cuenta de Carlos Muñoz Candia, pensionándolo inicialmente en el Haras Santa Cruz y luego en el Haras Ranco, donde con pocas oportunidades dio algunos ganadores como Mamikika, Suculenta, Retorno, One Two Three, Ani Ki y María Isabel, pero ninguno heredó el coraje y gallardía de su padre.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista Hipódromo, Revista Jockey Club, www.hipicomputo2000.com

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 30 de abril de 2009

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados