Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Pedro Caimán

(Ven, 2011, Harlan’s Holiday en Black Eyes Lady por Carson City)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

Cuando se toca el tema de los mejores caballos sprinters que han pasado por nuestras pistas surgen entre los hípicos diferentes nombres del pasado siglo de los que hicieron historia con sus actuaciones, pero al consultar sobre los que han corrido en el siglo 21 la respuesta casi unánime para mencionar al mejor es Pedro Caimán, un hermoso purasangre importado en vientre nacido en el Haras Los Caracaros el 12 de abril de 2011 y que lograría la hazaña poco común en Venezuela de retirarse invicto con al menos diez competencias disputadas.

 

Debemos hablar de su origen, hijo de Harlan’s Holiday en Black Eyed Lady por Carson City. Su padre ganador clásico de 9 en 22 y produjo US$3.632.664, era nieto del Jefe de Raza Storm Cat y del triple coronado Affirmed por línea paterna y materna respectivamente, fue un prolífico reproductor con hijos que llegaron a correr hasta en Japón; en cuanto a su madre, Pedro Caimán fue su segundo producto ya que dejó en USA a Lovely Hue que no pudo ganar en cuatro actuaciones, pero era una nieta por su línea paterna de Mr. Prospector y por la materna de AP Indy. Todo lo mencionado, sin profundizar más allá en cuanto a la familia y otros conceptos que manejan los conocedores y estudiosos del pedigrí, es para tener una idea de que al menos por sangre podía haber buenas expectativas del potro que nacería de ese cruce.

 

Fue adquirido por el Sr. Pedro Acuña para defender los colores del Stud García Petión quien le asignó a su entrenador de confianza Juan Carlos Ávila la tarea de su cuidado y puesta en forma para desarrollar su actividad como pistero, con la particularidad de no tener actuaciones como potro de dos años. Su propietario publicó en Twitter años después la que iba a ser su ruta de campaña en 2014 como tresañero, teniendo la mente puesta en los clásicos de la triple corona pero con el gran objetivo de participar (y ganar obviamente) en el Clásico del Caribe que se celebraría en nuestro país, lo cual revela la confianza que tenían en su calidad como corredor.

 

Su debut se produjo el 13 de abril de 2014, le fue confiada la monta a Iván Pimentel Jr registrando en la balanza 462 kilos y aunque era favorito en taquilla (1/2) su cómoda victoria por unos 6 ¾ cuerpos sobre Libanvari dejó grata impresión por la facilidad en sus desplazamientos además de desprenderse en los últimos 200 metros sin ser exigido a fondo, marcando 64”3 para el tiro de 1100 metros. A pesar de eso, sorprendió a muchos verlo inscrito el 3 de mayo en el lote de G-2 porque representaba subir dos lotes (sin pasar por G-1), nuevamente cerró como favorito (2/5) y respondió con un categórico triunfo por 11 cuerpos sobre Princeps marcando 77” para los 1300 metros, dando muestra de total superioridad y que estaba de paso por estos lotes. Como dato anecdótico esa fue la última vez que pagó más del dividendo mínimo, el resto de sus actuaciones fue siempre un 1/9 o iba invalidado por las autoridades.

 

Según lo planificado por sus allegados su siguiente salida sería en el José Antonio Páez, pero con la mala fortuna que luego de su segundo triunfo se le detectó una fractura en la extremidad distal del radio (chip en la rodilla) y necesitó ser operado quirúrgicamente, perdiéndose todo el calendario selectivo de mitad de año y con ello la posibilidad de alcanzar los puntos necesarios para participar en la principal cita caribeña. Aun así, se abrigaba la esperanza de intervenir en el magno evento que se disputa a finales de octubre, pero su recuperación fue más lenta de lo previsto y no tuvo tiempo de recibir el fogueo necesario para intentar asumir ese reto, coincidiendo su regreso en actuaciones públicas con la fecha de disputa del Simón Bolívar.

 

El día 25 de octubre reapareció en el lote de G-1ó2 (o sea, bajado de lote) con la monta de Emisael Jaramillo e invalidado para todos los juegos logrando una fácil victoria por 5 ¼ cuerpos sobre Dr. Soler marcando 65”3 en 1100 metros totalmente a voluntad. Tres semanas después, más ajustado logró vencer por 8 ¾ cuerpos a Pistacho Again marcando 70”2 para 1200 metros repitiendo en su condición de invalidado para todos los juegos por considerarse “sobrado de lote”, condición que ratificó en carrera porque al revisar el video se puede apreciar que su jinete nunca lo hizo correr en firme, pero igual iba de galope en galope. Como nota curiosa, con ese triunfo de Pedro Caimán su entrenador Juan Carlos Ávila alcanzó las 2000 victorias en Venezuela, logro que pocos han alcanzado (fue el séptimo)

 

 

Como hemos mencionado previamente, por la lesión sufrida a mitad de año no pudo participar en las pruebas clasificatorias para el Clásico del Caribe, pero si es inscrito en la jornada de fiesta realizada ese 6 de diciembre al intervenir como el gran favorito en la Copa Velocidad del Caribe donde le tocó enfrentar a solo cuatro competidores incluidos dos representantes de Panamá. Uno de ellos, coincidencia que su nombre era Venezuela y Panamá pagó caro la osadía de salir a buscar a Pedro Caimán para tratar de pelearle la punta porque arribó en el último lugar. Tal como se esperaba, el potro invicto fue capaz de vencer de punta a punta por 9 ½ cuerpos a On The Line dejando 70”4 para 1200 metros y de nuevo sin ser exigido a fondo, cerrando así su temporada.

 

 

Si bien fue un año exitoso que finalizó con un triunfo internacional, como hípicos no podemos dejar de soñar con lo que hubiese podido conquistar de mantenerse sano todo el año. Valga mencionar acá que su entrenador (Juan Carlos Ávila) y el que ahora era su jinete oficial (Emisael Jaramillo) si lograron ganar el Clásico del Caribe pero con la yegua Ninfa del Cielo, además triple coronada entre las hembras.

 

Comenzó su campaña como ejemplar maduro el 25 de enero de 2015 con la disputa de la Copa El Gran Sol enfrentando a solo cuatro rivales y venció cómodamente por 4 ¼ cuerpos al linajudo An Serafini en tiempo de 88”2 para 1500 metros, superando sin problemas el subir de distancia y dejando la impresión de poder asumir mayores desafíos. Pero dos semanas después nuevamente el infortunio se hizo presente y el valioso ejemplar regresó sentido de un ejercicio, presentando una fractura leve del sesamoides del miembro posterior izquierdo que ameritó una intervención quirúrgica el día 12 de febrero con su consecuente período de reposo por varios meses.

 

 

Superado el problema de salud, se decidió olvidarse de intentar llevarlo a la distancia larga y concentrarse en alistarlo para las mejores pruebas en corto del segundo semestre, reapareciendo el 2 de agosto en lote de G-4,5ó6 con la monta del aprendiz José Bolívar (buscando el descargo de 4 kilos) y venciendo por 9 cuerpos a Azabache con tiempo de 70” en 1200 metros, dejando un llamativo 23”2 de remate en los últimos 400 metros.

 

El día 30 de agosto en el marco de la Gala Hípica de Caracas se disputó el Clásico Internacional de los Sprinters que resultó en otro solvente triunfo para el hijo de Harlan’s Holiday, superando por 8 ¾ al veloz Tie Hand dejando un fabuloso 68”2 para 1200 metros con la salvedad que si lo hubiesen exigido a fondo casi seguro que tumbaba el récord de pista en poder de Asialatina (68”) porque quedó a 2/5 de la marca, en esa oportunidad fue conducido por el internacional Richard Bracho.

 

 

Luego de esa actuación el caballo fue vendido al Sr. Francisco Convit y familia para iniciarse en la cría a partir de 2016 en el Haras El Centauro, pero sus nuevos propietarios decidieron mantenerlo el resto del año en actividad defendiendo los colores del Stud El Centauro. De esa forma, fue inscrito el 13 de septiembre en el Clásico Federico Carmona Perera enfrentando a solo dos rivales, venciendo por unos 15 cuerpos a Héctorenrique dejando 82”4 para los 1400 metros, siendo conducido por quien sería su jinete el resto de su campaña, Jean Carlos Rodríguez.

 

 

El día 5 de octubre nuevamente ante dos rivales en el Clásico Asociación Hípica de Propietarios logró extender su invicto a diez salidas venciendo por más de 12 cuerpos a Joyful Blue marcando un extraordinario 81”3 para los 1400 metros, demostrando que andaba en su mejor momento ya que al fin lo acompañó la salud y pudo desarrollar varias actuaciones seguidas.

 

 

El día 8 de noviembre se programó el Clásico Grano de Oro y con ello se produjo una polémica porque ningún propietario inscribió rivales ante el notable corredor nacido en Los Caracaros, tras haber corrido sus dos anteriores ante solo dos rivales en cada prueba esta vez el llamado quedó semi desierto, para que con la venia de las autoridades se produjera un WalkOver de Pedro Caimán que ampliaba así su invicto a once salidas, además en la que terminó siendo su última actuación. A pesar de correr solo (a ritmo de traqueo) fue capaz de agenciar 72”2 para 1200 metros, evidenciando que andaba en plenitud de condiciones. Por su extraordinaria temporada fue designado como el Campeón Sprinter 2015, título más que merecido.

 

 

Su campaña se resumió diciendo que se retiró invicto en 11 actuaciones, logrando 2 triunfos en pruebas de corte internacional (Copa Velocidad del Caribe 2014 y Clásico Internacional de los Sprinters 2015), en total 4 Clásicos y 2 Copas sumando en ganancias la cifra de Bs 2.961.188. Sus triunfos todos fueron contundentes (la menor ventaja fue 4 ¼ cuerpos) y aunque algunos detractores lo señalan porque según ellos “no corrió con nadie” lo cierto es que no fue su culpa que sus rivales no tuvieron esa capacidad de ser verdaderos antagonistas para él, su clase y calidad superaron en demasía a sus contemporáneos y solo nos queda soñar en el imaginario hípico con un “enfrentamiento virtual” ante grandes velocistas de otras épocas.

 

Sus primeros hijos nacieron en el año 2017, el primero en debutar fue Crackspeed y lo hizo de forma triunfal en el Clásico Victoreado 2019, con la coincidencia de ser montado por Iván Pimentel Jr como a su famoso padre y siendo actualmente ganador de 4 en 10 salidas. También sobresale My Titico Mate que ya es ganador de 3 en 8 y al momento de terminar en redactar estas líneas recién finalizó tercero del superior Gran Giocatore en el Clásico de los Sprinters 2020, además de los ganadores Azzam y Gran Pedro. Estamos seguros que lo mejor como reproductor de nuestro homenajeado en esta reseña está por venir en los próximos años, Dios mediante.

 

Fuentes: Ing. Juan M. Macedo, Diario Lider (fotos), Diario Meridiano (fotos)

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 24 de diciembre de 2020

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados