Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Perry Mason

(Ven, 1958, Hylander en Presumed por Khosro)

Por Juan Macedo

 

En la década de los 50, el Sr. Enrique Soto Rivera se trajo a Venezuela a una yegua, posiblemente la más cara que se hubiese importado en esos instantes, llamada Presumed que le costó en aquella época unas 3 mil Guineas y el transporte aparte (eso era una locura en aquel momento), servida nada más y nada menos que por Royal Charger. El producto fue una potranca que lamentablemente la madre pisó cuando era muy chiquita y anduvo mal. A pesar del infortunio, Don Enrique le presenta a Hylander y el producto de esos amores nació el año 1958 en el Haras Mata Redonda y corrió para la chaquetilla de rombos azul marino y celeste del Stud Sandringham bajo el nombre de Perry Mason.

 

 

Bajo el entrenamiento de Don Vittorio Catanese, debutó a los dos años de manera triunfal, derrotando categóricamente a los enemigos que le salieron al paso. Su siguiente presentación en la novel pista del Hipódromo La Rinconada fue el 11 de septiembre de 1960 en la Copa Albert H. Cipriani con la monta de “El PecosoMilton Barra donde aplastó de manera convincente a Leñazo en tiempo de 61”1 para el kilómetro (igualando el record de Round Tree). Fue inscrito para el Clásico Antonio José De Sucre pero durante la semana lamentablemente fue víctima de una lesión al pisar una piedra que produjo la rotura en un casco y truncó su campaña. Luego se le detectó una lesión en la rodilla (síndrome periostal) y fue sometido a tratamiento.

 

 

Reapareció ocho meses después, ya en el año 1961, para figurar cuarto a un cuerpo de Hy D'or y recrudecer sus lesiones. Ya con cuatro años y apenas 3 actuaciones en su vida pistera, Perry Mason reapareció en enero de 1962 en el lote común perdiendo apenas a nariz ante Harlem. Ese fue el preámbulo de una racha de ocho triunfos seguidos, casi todos logrados con toda facilidad, para evidenciar que lo que se hereda no se hurta y eran recibidos con un calor poco común por parte de los aficionados asistentes a las tribunas del óvalo de Coche.

 

Sus dolencias motivaron que sus apariciones en la pista fueran más espaciadas y también comenzaran las derrotas. Pero para sorpresas de todos, el hijo de Hylander fue inscrito para participar el 25 de noviembre en los ¡2400 metros! del Clásico Cría Nacional ante el crack Polizón. Se dio la partida y ambos colosos se disparan en el primer lugar en una pelea suicida donde marcaron parciales suicidas (pasaron la milla en 97”, prohibitivo inclusive para los importados de la época) y en una terminante demostración de superioridad, el conducido por Gustavo Ávila logró desplazar a Polizón y luego soportar la arremetida de Lluvia y Valentón para obtener una brillante victoria en tiempo de 155”3.

 

Su propietario, emocionado, anunció la posibilidad de hacerlo intervenir en el Clásico Clausura ante los importados, pero una derrota que le infligieron el 22 de diciembre los ejemplares Polizón y Ganadero, ocupando el tercer lugar a 6 ¾ cuerpos, motivó para que se quedara en el box en la reunión de cierre de la temporada.

 

Reapareció con Gustavo Ávila el 27 de abril de 1963 en la novena serie para importados, derrotando a Cindarella por 4 ¼ cuerpos y agenciando 80” para los 1300 metros, repitiendo el 11 de mayo con ventaja de 3 ½ cuerpos ante Brown Sugar y en tiempo de 87”2 para los siete furlones.

 

Pasa a la octava serie donde pierde a dos cuerpos de El Gavilán, pero con atenuantes ya que tuvo serios tropiezos durante la carrera. El 26 de mayo logra el último triunfo de su campaña, al derrotar por un cuerpo a Gran Califa parando los relojes en 105”2 para los 1700 metros con la monta de Balsamino Moreira. Luego corre tres veces sin llegar a destacar hasta que deciden retirarlo de pista.

 

Perry Mason completó campaña de 25 actuaciones de los cuales 15 fueron de manera victoriosa, además de 2 segundos, 2 terceros y un cuarto, acumulando en premios la cantidad de Bs. 288.201. Fue promocionado como semental pero no hubo interés en él, así que fue llevado por intereses extranjeros a Argentina para probarlo como semental, pero lamentablemente tenía problemas de fertilidad dejando apenas 2 productos, entre los que cuenta Miss Mason (madre de Carovén e Ingoven en Venezuela). Regresó en 1970 y fue pensionado en el Haras El Campo.

 

Sin dudas que Perry Mason merece una mención especial porque fue un gran caballo que pudo dar más, pero se lo impidieron sus lesiones.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista Turf, Sr. Enrique Soto Rivera.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 31 de mayo de 2007

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados