Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Prófugo

(Ven, 1961, Crimson Pet en Promesa por El Hornero)

Por Juan Macedo

 

Calidad y Valentía, dos parámetros que definirían claramente al gran campeón criollo Prófugo, un alazán nacido el 19 de febrero de 1961 en el Haras Cocotío y criado por el Sr. Ignacio Pérez Velásquez, que fue adquirido por Don Ángel María Barboza en publica subasta por Bs. 50.000 para correr inicialmente los colores fucsia y oro del Stud Mon Barz. Durante su vida pistera fue entrenado por “El ChéJosé Rosendo Fernández.

 

Se destacó desde muy potro, imponiéndose en su debut con Manuel Camacaro el 15 de junio de 1963 agenciando 34”2 para los 600 metros y así derrotar por un cuerpo a Preludio. Al mes fracasa al figurar sexto a 5 cuerpos de Cabriales, pero se reivindica tres semanas con Juan Eduardo Cruz después al derrotar por 2 ¼ cuerpos a Oleaje en tiempo de 54”4 para los 900 metros. El 24 de agosto enfrenta nuevamente a Cabriales que lo derrota con margen de 2 ½ cuerpos bajo el recorrido de 900 metros.

 

 

El 19 de septiembre participa en la Copa Albert H. Cipriani con la monta de Manuel Camacaro y se consagró como uno de los mejores dosañeros al derrotar con ventaja de 4 cuerpos a El Caura y Cabriales, recorriendo el kilómetro en tiempo de 60”3. Un mes después repite en el lote común derrotando por 4 cuerpos a Oleaje parando los cronómetros 68”2 para los 1100 metros.

 

El 10 de noviembre se impone en los 1200 metros del Clásico Antonio José de Sucre, agenciando un tiempo total de 74”2 y aventajando a El Caura por pescuezo. Tres semanas después despeja dudas y demuestra que es el mejor de su generación al derrotar a Safe y El Caura con ventaja de 3 ¾ cuerpos en la Polla de Criadores (Versión Potros) y dejando registro de 87”2 para los siete furlones.

 

 

El 15 de diciembre Prófugo cerró victoriosamente su campaña como dosañero en La Rinconada al anexarse el Clásico Comparación, donde superó por margen de 1 ½ cuerpos a la potranca Danae, dejando para la historia un tiempo de 87” para los 1400 metros. Sin lugar a dudas Prófugo era el Campeón Dosañero.

 

Reaparece el 4 de enero de 1964 en el marco del Clásico Francisco de Miranda, y no hace más que “repetir la película” de sus últimas actuaciones, al derrotar por 4 ½ cuerpos a Prendedor en tiempo de 102”2 para la milla. Debido a una ineficiente programación selectiva, Prófugo continúa su campaña en el lote común llegando con tres triunfos al lote máximo para criollos, derrotando a buenos ejemplares maduros como Chorrerón, King Hy y Maporal. En ese ínterin comienza a correr para los mismos colores fucsia y oro pero con nuevo nombre, Stud Ambar. El 29 de marzo, con la monta de Juan Eduardo Cruz y un handicap de 59 kilos, se paró de manos en la partida y con todo ello figuró tercero a 4 cuerpos de Rápido. Al regresar presentó leves heridas en los miembros anteriores y en la boca.

 

 

Tras un breve descanso, reapareció con Manuel Camacaro el 10 de mayo justamente en búsqueda de la Triple Corona que se inició con el Clásico José Antonio Páez, allí hizo gala de su característica velocidad y se desprendió de tal manera que terminó cruzando la raya en el primer lugar con ventaja de 10 ½ cuerpos sobre Vivian, dejando un registro de 102” para la milla.

 

Para mantener condición, tres semanas después participa en el lote máximo de criollos soportando el máximo handicap de la carrera y en final dramático cae derrotado por nariz ante el rendidor Doble Cinco. Participa por primera vez ante los importados en la 9º serie, pero fracasa al llegar séptimo a 14 cuerpos de El Tamarindo.

 

 

El 2 de agosto, Prófugo con Juan Eduardo Cruz se puso a pelear duramente con Rompemar durante la primera mitad del Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación para desprenderse en la delantera y ganar de manera convincente al resistir el avance de Fair Kill, que quedó a un cuerpo, agenciando 116”4 para los 1800 metros.

 

Con ese triunfo, todo parecía indicar que estaba listo para coronar la segunda gema de la Triple Corona Nacional, los dos kilómetros del Clásico Ministerio de Agricultura y Cría, pero un sorprendente Taki sacó a relucir su capacidad locomotiva para la distancia y de manera categórica dejó al nieto de El Hornero relegado en el segundo lugar a 4 cuerpos.

 

El Sr. Nelson Romero nos cuenta: "Manuel Camacaro fue siempre el jinete de Prófugo, sobre todo por su relación con los Barboza desde tiempos inmemoriales. En una ocasión hubo un problema con Camacaro y lo bajaron de Prófugo y montaron a Juan Eduardo Cruz. En aquel entonces los del Chivacoa corrían con otros colores y otro stud; si mal no recuerdo, la chaquetilla era blanca en el cuerpo y las mangas a rayas verticales azules y blancas, añado en el cuerpo habían dos bandas transversales azul y amarilla, paralelas de izquierda a derecha, era el Stud Anamar. Lo cierto es que montan a Camacaro sobre Taki y este le gana comodamente, la satisfacción de Camacaro fue tan evidente que, señaló con el foete a Prófugo en son de burla porque lo habían bajado y la Junta de Comisarios de la época, eran casi vitalicios, le aplicaron una multa grande a Camacaro, 500 Bs. de aquellos años. Muy fuerte ya que los premios a propietarios eran bajos y el 10 % del jinete, lo era por deducción. Ese gesto de Camacaro lo vi desde los palcos de propietarios en el primer piso de la B, Ese domingo había llovido o al menos la ciudad se notaba con tiempo lluvioso"

 

Pero Prófugo no terminó bien esa carrera y ameritó un descanso de tres meses para reaparecer con Juan Eduardo Cruz el 29 de noviembre en una carrera de la 8º serie de importados, donde a duras penas logra superar a Bulawayo por cabeza, dejando crono de 73” para los 1200 metros; pero no parecía el mismo y lo demostró ante el mismo lote en consiguientes carreras donde fue derrotado con facilidad.

 

 

A pesar de ello continuó en campaña y el 7 de marzo de 1965 participó en la Copa Charles R. Röhl para quedar quinto y último de Rompemar a 27 cuerpos. Tres semanas después participó en el Clásico José María Vargas y un Prófugo, totalmente agotado, quedó sexto y último de Rompemar.

 

Retirado a descanso, reaparece el 27 de junio ante la 7º serie de importados, viéndose un poco más recuperado al figurar tercero a dos cuerpos de Gallo Ciego, continúa enfrentando al mismo lote obteniendo figuraciones en el marcador y en ese ínterin participa en el Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación donde Blackie se anexó el triunfo y Prófugo concluyó cuarto a seis cuerpos.

 

Ya con cinco años, el hijo de Crimson Pet se mantiene en campaña enfrentando a los importados de 6º y 7º sin hacerlo del todo mal hasta que, a mediados de marzo de 1966, aparece inscrito con la monta de Laffit Pincay en los 2000 metros el Clásico José María Vargas, reencontrándose con sus rivales Rompemar, Blackie y Taki. Pero al darse la partida sorprendentemente corre en contra de su característica natural de velocista y queda último, pero a medida que avanzaba la carrera comenzaba a estirar sus largas brazadas y surgió desde el fondo de modo que al entrar en la recta final Prófugo se contaba en ganancia y sacaba ventaja suficiente para resistir el avance de El Guillo que se conformó con el segundo lugar, el tiempo empleado fue de 130” para los 2000 metros.

 

 

A pesar de esa sensacional carrera, ya la capacidad locomotiva de Prófugo iba en declive. Siguió su campaña enfrentando a los importados de 5º a 7º serie triunfando dos veces más, participando en pruebas selectivas contra los criollos sin llegar a lucir hasta llegar al Clásico José María Vargas de 1967, donde queda quinto y último de la yegua Colombina, que representó la finalización de su campaña. En total, participó en 61 carreras públicas y obtuvo 18 triunfos, de los cuales 7 fueron clásicos, además de 9 segundos, 3 terceros y 4 cuartos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 616.018,85.

 

Su jinete de confianza fue el venezolano Manuel Camacaro, quien lo hizo ganar 12 veces. Sus otros triunfos fueron con “El NegroJuan Eduardo Cruz, 5  veces, y con Laffit Pincay en una ocasión. Se marchó a tierra zuliana para vivir en el Haras La Zuliana, donde cumplió papel como semental y a pesar de las pocas oportunidades, destacó con los ganadores Señorita y Propulsora.

 

Fuentes: Ing. Detlev Simonis, Revista Gaceta Hípica, Revista Turf, Sr. Antonio Aragonés, Sr. Nelson Romero, Sr. Roque Yoris S.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 17 de mayo de 2007

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados