Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Pudiente

(Ven, 1979, Gentleman’s Word en Pudding Lane por Decathlon)

Por Juan Macedo

 

Todos los purasangres tienen tejidos susceptibles de lesionarse por debilidad intrínseca o factores biomecánicos. Sin corrección, el riesgo de lesión crónica es elevado porque en todas las carreras se producen movimientos específicos repetitivos. El dolor suele desaparecer cuando se abandona la actividad, pero reaparece cada vez que se reanuda. Casos como Pudiente han existido, pero este noble corredor logró, a pesar de sus lesiones, demostrar de lo que estaba hecho.

 

Este alazán nacido el año 1979 en el Haras Tamanaco de la Familia Freudman, fue adquirido en subasta por el Sr. Franco Luciano para lucir la chaquetilla con franjas blancas, rojo y verde del Stud Mi Amor.

 

Trasladado a La Rinconada, fue a parar a la cuadra del entrenador Iván Calixto, que lo debutó en la primera carrera para dosañeros en 800 metros con la monta de Freddy Mora, figurando en el cuarto lugar a 4 cuerpos de Pole Position. Dos semanas después “rompe el celofán” y derrota categóricamente a Palbín por 1 ½ cuerpos (además de cobrar venganza sobre Pole Position) agenciando un notable  45”2 para la media milla en recta.

 

Desde ese momento, Pudiente toma las riendas de su generación al mostrar una notoria superioridad. Al mes derrota de manera aplastante a King Albert con ventaja de ¡14 ½ cuerpos! dejando registro de 65” para los 1100 metros. A la semana aparece inscrito en la primera prueba selectiva para los dosañeros, los 1100 metros de la Copa Grano De Oro, donde se anota un fácil triunfo aventajando por 3 ¾ cuerpos sobre Over Again y cronometrando 66”.

 

Pero Pudiente sale lastimado de esa carrera de sus tendones y tiene que se retirado transitoriamente del ruedo capitalino, temiéndose que perdiera el esfuerzo realizado en búsqueda de un título campeonil. Todo el personal de la cuadra de Iván Calixto realizó un esfuerzo encomiable para recuperar al nieto de Gallant Man para su regreso pronto a la pista.

 

La reaparecida sucedió cinco meses después, el 13 de diciembre de 1981, cuando participó en el Clásico Comparación, donde logró una llamativa exhibición en la milla del, imponiéndose por estrecho margen sobre Premio Nóbel, gracias a una conducción fenomenal de Juan Vicente Tovar, agenciando 98”1. Su excelente campaña, adicional a que otros importantes corredores como Ristre y Lord Ship hicieron mutis por lesiones, permitió a Pudiente ceñirse la corona como Campeón Dosañero. Dos semanas antes del Comparación, a excepción de sus allegados, nadie contaba con Pudiente para correr siquiera este año 1981.

 

 

Tras el esfuerzo realizado, Pudiente es sometido a un corto reposo e Iván Calixto deja pasar el Clásico Francisco de Miranda, para participar el 31 de enero de 1982 en la milla del Clásico Gobernador del Distrito Federal en búsqueda del terreno perdido, pero Ristre mantendría la supremacía al ganar fácilmente dejando a un Pudiente impotente y adolorido en el tercer lugar a 13 cuerpos.

 

Reaparece a principios de Junio en el lote común con la monta de Miguel Blanco, figurando en el cuarto lugar a seis cuerpos de Norte, viéndose bastante recuperado. Tres semanas después fue inscrito en los dos kilómetros del Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación donde hizo un esfuerzo encomiable para ocupar el segundo lugar a 2 ½ cuerpos de su verdugo Norte. A la semana vuelve al lote común en recorrido de 1800 metros, pero un irreverente Iron Fist le sale al paso para relegarlo al segundo lugar a 1 ¼ cuerpos. Las lesiones vuelven a reaparecer y Pudiente tiene que abandonar nuevamente el circo de carreras.

 

No es sino hasta mediados de abril de 1983 cuando reaparece Pudiente ante su afición, ya como un caballo maduro, con Ángel Angulo y lo hace en buena lid al figurar quinto a 7 cuerpo del veloz Valle Inclán. A la semana mejora una barbaridad obteniendo un buen segundo a 2 ½ de Bariro y dos semanas después vuelve a ocupar la posición de escolta, esta vez a 1 ½ cuerpos de Sin Agite.

 

La confianza aumentó y fue inscrito en la Copa Carlos Rodríguez Álvarez, pero apenas puede figurar séptimo a 5 cuerpos de Viento Salvaje. Regresa al lote común donde figura tercero a un cuerpo de Albéitar y a la semana vuelve a sus lomos el Supercampeón Juan Vicente Tovar para cruzar la raya en ganancia con ventaja de 5 cuerpos sobre Albacea y en tiempo de 115”1 para los nueve furlones. Corre seguido y gana seguido, esta vez con el aprendiz José Padrón quién lo lleva a la senda victoriosa con ventaja de 2 ¾ cuerpos sobre Falcao registrando 91”4 para los 1500 metros.

 

Pero las lesiones no permiten a Pudiente desarrollarse pero continúa su campaña por cinco actuaciones más, incluyendo un buen tercer lugar de Premio de Oro en el Clásico Coproca, y de esa manera sus propietarios deciden retirarlo definitivamente de las pistas venezolanas. Su campaña fue de 21 actuaciones para 6 triunfos, 4 segundos, 3 terceros y 2 cuartos, para un total en premios acumulados de Bs. 1.352.430. Fue enviado al Haras San Luis donde recibió pocas oportunidades en la cría, destacando por intermedio de la selectiva Parts Dancer (madre de Hermosura, Poder y Misoa) y los ganadores Tecnócrata, Tres Clarines y Doña Amalia, entre otros.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista La Fusta.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 31 de mayo de 2007

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados