Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta
Rompemar
(Ven, 1960, Tried And True en Caracal por Moslem)

por Yrving Pereira

Hay una gran realidad y es que, por lo general, son pocos los purasangres que duran en las pistas, cuando alguno de estos purasangre sale bueno, uno como aficionado, tiene que disfrutarlo para asi tener buenos recuerdos. Y en definitiva este es el caso de un alazán nacido el 10 de febrero de 1960 en el Haras Ranco llamado Rompemar, excelente corredor que fue propiedad del Dr. Federico Carmona Perera luciendo las tradicionales sedas del Stud Papá Juan y siempre entrenado por el finado Abigail Colmenares, que desde los dos años bregaba en las cortas distancias de 600, 800, 900 y mil metros como sprinter nato que siempre mostró ser.

Rompemar

Comentó el Dr. Walter Rahn "La historia de este gran caballo empieza cuando tenia año y medio y era exhibido en las instalaciones del Haras Ranco, el alegre potro al levantarse de manos tropezó con el brocal de la acera de la caballeriza y cayó de espalda, recibiendo un fuerte golpe que de inmediato se transformó en una inmensa inflamación a nivel de la cruz (primeras vertebras dorsales), resultando fracturadas las apófisis espinosa de la cuarta, quinta y sexta vertebras torácicas, a pesar de la inmediata atención el proceso inflamatorio no cedió de un todo para el momento de la subasta, era inminente la consecuencia del accidente y Rompemar no recibió ofertas, después de la subasta fue alojado en la caballeriza del entrenador y amigo Abigail Colmenares, quien inició la doma del potro pasado un tiempo. Entrenadores como Domingo Noguera Mora y Antonio Jacial tuvieron la oportunidad de trabajar al potro como condición para comprarlo, pero sus ofertas no llenaron las aspiraciones de mi padre Otto Rahn Cosimi, quien tenía una fe enorme al bello hijo de Tried and True".

En realidad Rompemar era propiedad de un norteamericano (Stud Lourdes) y había participado en 3 carreras, en las cuales había obtenido 3 segundos. Comentó el Dr. Walter Rahn "El primer propietario del caballo, resultó ser un fiasco, Abigail Colmenares después de muchas diligencias, logró recuperar la propiedad del ejemplar, tuvo que viajar hasta Colombia, en donde estaba detenido el susodicho por estafa, esta es la razón por la cual Rompemar logró su primera victoria con los colores del Stud Abigail". Antes de participar en su cuarta carrera en distancia de 900 metros, Abigail Colmenares le dijo a Don Federico: “Mañana corre un caballo llamado Rompemar en 900 metros y no pierde, es un campeón, si me das 60 mil bolívares te lo vendo y mañana mismo corre para ti”, Federico Carmona hizo caso al consejo de Colmenares y compró al potro que al día siguiente ganó galopando, aunque no corrió con los colores del “Papá Juan”, ya que el ejemplar había sido inscrito con los colores de su entrenador, pero para la siguiente actuación apareció por primera vez oficialmente los colores del “Papá Juan”. Lamentablemente, para él, le salió al paso una potranca fenomenal llamada Noche Del Sur (1960, King's Hope en Southern Eve por Man O'night) que se ciño el titulo de Campeón Dosañero al triunfar en las mejores carreras para la época.

Ya con tres años este veloz finasangre demostraba calidad en cada actuación, batallador y fajador como pocos, pero sin conocer la victoria en los eventos clásicos, como lo sucedido en la Triple Corona, primero por Noche Del Sur en el Clásico José Antonio Páez donde su dueño pensó que podía obtener su primer triunfo clásico. Carmona relató “Lo montó Carlos Pérez y recuerdo que después que Colmenares le dio las instrucciones, yo le dije -lo único que te voy a decir es que este caballo va salir en punta, córrelo pegado a la baranda, entrarás adelante en la recta final y no permitas que te quiten la baranda-. La pista estaba fangosa y la carrera se desarrolló como se había planteado, Rompemar entró adelante en la recta final, pero ante la atropellada de un ejemplar que venía por fuera, el jinete lo abrió un poco y es en ese momento cuando Noche del Sur aprovechó para colarse por dentro y al final arrebatarle el triunfo a Rompemar en un final no apto para cardiacos. Sí el jinete cumplía las instrucciones habría ganado mi primer clásico ese día” recalcó Carmona.

Después de figurar segundo  las dos ultimas joyas de la triplecorona nacional detrás del fenomenal Fair Kill, en agosto del año 1963 en el Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación fue cuando Don Federico Carmona y Rompemar por fin sabrían lo que era ganar un clásico. Carmona recordó: “Yo juego poco, pero en esa ocasión me sentía seguro del triunfo y fui a apostarle a mi caballo; el dueño de Polizón, Manolín, me dijo ‘vas a botar tu dinero’ y yo le respondí ‘te voy a ganar’”, y así fue, Rompemar se anexó el clásico, el primero para el ejemplar y lo que no pudo lograr mi padre yo si lo consiguí: ¡ganar un clásico!". El Sr. José Miguel Romero Travieso comentó "Que buenos recuerdos me trae Rompemar en el Clásico Fuerzas Armadas de Coorperación, sorprendio a muchos porque no esperaban que llegara a la distancia, pero yo si creí que ganaría como en efecto lo hizo, un corazón grande y valiente para un Gran Caballo que se llamo Rompemar y que vive en el recuerdo de muchos aficionados hipicos que disfrutamos verlo correr, uno de mis idolos". Al cerrar el año 1963 logró titularse como Potro Criollo 3 años y al año siguiente como Caballo Criollo de 4 y más años. Entre sus triunfos más emocionantes de este caballazo están los Clásicos Cría Nacional (1963 y 1964) en 2400 metros, los Clásicos José María Vargas (1964 y 1965) y el Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación de 1963.

Fue un caballo con clase y gran campeón batiendo récords en muchas distancias en las que participó, de hecho fue uno de los primeros criollos en ganarse a los importados de la primera serie en La Rinconada, entre ellos a Tronado. Sus principales jockeys fueron: Balsamino Moreira y Walter Carrión. Su última carrera fue el 20 de marzo de 1966 en el marco del Clásico José María Vargas donde apenas pudo llegar a 22 cuerpos de Prófugo. En definitiva corrió 54 veces y obtuvo el triunfo en 21 oportunidades, para cinco segundos, nueve terceros y cuatro cuartos, solamente estuvo fuera del dinero en 15 veces acumulando la cantidad de Bs. 585.225,95, con lo cual nos deja claro su verdadero valor y su enorme corazón en las pistas venezolanas. 

Comentó el Dr. Walter Rahn "Otra condición que acompañó toda la vida al noble caballo, fue el enganche rotuliano (dislocación de la rotula por flacidez del ligamento) en ambos miembros. Abigail siempre se opuso a que se le practicara la tenotomía del ligamento rotuliano (técnica frecuente en esos años, hoy en día practicamente abolida), hasta el día de su partida Rompemar conservó sus ligamentos, y a pesar de que constantemente se enganchaba esto no fue impedimento para cumplir en la pista como un gran campeón".

Fue retirado al Haras Ranco a cumplir papel como semental, pero contó con muy pocas oportunidades, a pesar de ello dió a los buenos ganadores Rompeamor, Rompejaula, Rompeluz (madre de Rokro) Rompemío, Maremoto y La Mosca. Rompemar murió el 10 de septiembre de 1974 víctima de un cólico fulminante.

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Sr. Roque Yoris S., Sr. José M. Romero T., Dr. Federico Carmona P., Dr. Walter Rahn, http://wrahnb.blogspot.mx.

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 05 de Abril de 2001
Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados