Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:
Salt Lake
(Ven, 1979, Shantallah en Come December por Compensation)
por Juan Macedo

 

Sin dudas, uno de los más insignes atropelladores criollos de todos los tiempos ha sido el catire Salt Lake, un alazán amarillo claro nacido y criado en el Haras "Tamanaco", que fue llamado por los trabajadores en su lugar natal como "El Pequeño Gigante", perteneció a una generación muy distinguida, compartiendo honores en 1982, 1983 y 1984 con varios excelentes corredores, como fueron los casos de Trinycarol, Ristre, Tajoreal, Ronán, Kabakán, Premio De Oro, Indudable. De campaña bastante accidentada por problemas de salud, no le permitieron realizar una campaña pistera continua, de ahí que a pesar de haber logrado un buen número de eventos selectivos (9 clásicos y una Condicional Especial) no tuvo tiempo de convertirse en ídolo. Lo mas resaltante de él fue su demoledor avance final que se hacia incontenible.

 

Debutó a los 2 años el 12 de julio de 1981, bajo el entrenamiento de Iván Calixto para las franjas blancas, rojas y verdes del Stud Mi Amor del Sr. Franco Luciano, superando en remate demoledor al veloz Lipari en 67"1 para los 1100 m con el "Catire" Ricardo Wloka González, pero llego al establo bastante sentido, muy mal de sus extremidades y sus rodillas. Tuvo que ser operado de una fractura en el carpo derecho por el Dr. Eduardo Larrazabal.

.

.

Reaparece en 1982, luego de 8 meses, en una carrera común para ganadores de una carrera llegando segundo tras el prospecto Le Burgeois a medio cuerpo en 1400 m. Luego cae derrotado por El Corchito en 1500 m para alistarse a correr en la Polla de Potrillos Acrica en 1600 m figurando detrás de Ristre y Viento Salvaje. Logra su primer triunfo selectivo en la siguiente carrera, la Condicional Especial Pedro Emilio Yumar, sobre los rendidores Sacrebleu y Begich y se prepara para la Triple Corona. En el José Antonio Paez, Salt Lake hace gala de su espectacular remate final pero tardíamente y Begich, agenciando 96"3 para la milla, con la magistral conducción de Balsamino Moreira logra obtener el triunfo por menos de un cuerpo sobre el descendiente de Shantallah, que derroto entre otros a Tintoreto y Ristre.

 

 

Las  otras dos joyas de la triple fueron "pan comido" para Salt Lake, que gana de manera holgada, el Ministerio de Agricultura y Cría en 124"3 para los 2000 m y el República de Venezuela en 154"2 para los 2400 m.

 

 

Ya en este momento que estaba en su apogeo hace crisis sus múltiples problemas físicos que lo alejan de las pistas, para nuevamente estar de "reposo obligado", ordenado por sus veterinarios los doctores José de Jesús Alzaibar y Luis Medina. Por simple pasión hípica sus dueños lo inscriben en el Clásico Simón Bolívar (sin estar el caballo en plenitud de condiciones) y logra un excelente lugar detrás de Trinycarol y Tajoreal, superando entre otros a Viento Salvaje e Invested Gail. Participa en otro evento, el Cría Nacional, pero hacen crisis sus dolencias y apenas figura 4° detrás de la campeonísima Trinycarol. Aun así logra el titulo de Campeón Tresañero.

 

Un largo descanso de unos 9 meses sirve para restablecer su condición física, reapareciendo, en el año 1983, a los 4 años de edad en una carrera común figurando detrás de Longi y Royal Passion. Lo inscriben en el Clásico Cavepro, donde los favoritos eran Premio De Oro y el tordillo Merengón, pero la clase de nuestro campeón sale a relucir y derrota en poderoso remate a Merengón y Ristre para agenciar 126"3 para los 2000 m. La expectativa crece y sus dueños dejan pasar el "pavoso" Clásico Asociación Hípica de Propietarios para ir directo al premio mayor: el Simón Bolívar. Se celebraba el Bicentenario del Natalicio de nuestro Libertador y quien mas que Salt Lake para llevarse ese premio, en una de las mas espectaculares carreras de este pequeño ejemplar que poseía un corazón enorme, donde otro gran campeón como Ristre y el decidieron la carrera. Laussenden llego tercero a más de 10 cuerpos.

 

 

Participa en el Clásico Cría Nacional donde llega segundo de Ronán, un tordillo que se creció en la delantera. Pasa poco tiempo para que el espectacular Expreso de la Recta Final tomara venganza de esa derrota y de que manera. Fue en el marco del Clásico Jockey Club de Venezuela,  donde Ronán tomaba la delantera en la última curva y el hijo de Shantallah corría perdido, casi fuera de carrera. Faltando 150 m. para la sentencia parecía todo decidido cuando “El Príncipe” Aly Khan grita conteniendo la emoción: "pasando Salt Lake por fuera", pero Salt Lake no se veía en el TV, solamente en los 50 finales se observa una sombra que viene, literalmente, "volando" y pasa de un solo viaje al pupilo del stud "Valecito" para ganarle en 127"4 para los 2000 m. En esta carrera Aly Khan demostró que "El diablo sabe mas por viejo que por diablo". Según recuerdo, una revista especializada dijo que Salt Lake había rematado los últimos 400 m en 22"4. Quien sabe!!!. De esta manera logra su segundo campeonato, esta vez como Campeón 4 y mas años.

 

 

Ya a los cinco años, en 1984, reaparece en una carrera común triunfando fácilmente y gana también el Clásico Mathieu Valery, pero Laussenden lo sorprende en el José Maria Vargas. Participa en el Presidencial con la monta de José Padrón, pero el caballo no es el mismo y cae derrotado por Ristre (con el finado Juan Vicente Tovar) y War Swing. Pero el campeón se repone y logra la ultima edición de la Triple Corona de la Resistencia, donde hizo gala de su garra para imponerse de manera solvente en las tres agotadoras carreras, soportando el mas alto peso asignado (57 Kg.) con respecto a los dos anteriores triplecoronados (Negresco y Tajoreal cargaron con 53 Kg.), en el Clásico Andrés Bello agencio un discreto 200"1 para el recorrido de 3000 m, en el Batalla de Carabobo y Día del Ejercito registro 168"4 para los 2600 m y consagrarse en el Clásico Fuerzas Armadas, dejando registro de 212"4 para las 2 millas.

 

 

 

Su ultima carrera de su vida fue en el Clásico "Coproca" donde participaba  un caballo en especial, el crack Indudable, pupilo del stud Valecito, para el momento con 8 triunfos en 9 actuaciones (acababa de perder la Triple Corona con The Iron), ya en la recta final, un sorprendente Kabakán iba a la sorpresa pero el doblecoronado Indudable, un imponente alazán, atropellaba y mas atrás venia rematando Salt Lake desde el tercero, cuando de repente deja de rematar y pierde posiciones. Indudable pasa para ganar sensacionalmente el clásico. Fue conmovedor e impactante observar como Salt Lake, el otro gran caballo, se quedaba en la pista, visiblemente lesionado. A pesar de los intentos para mantenerlo vivo, una semana después, el 20 de agosto de 1984, al retirarle las vendas presentó desgarramiento de los ligamentos y vasos sanguineos, por lo fue necesario proceder a la penosa acción de  sacrificarlo, y en la autopsia se determinó que Salt Lake tenía el corazón más grande de lo normal, según el Dr. Luis Medina. Ese año obtuvo el titulo de Campeón 4 y más año (post-mortem). Fue enterrado en el haras Tamanaco.

 

En fin, se trato de un excelente corredor, como pocos, prueba de la nobleza de un ejemplar que tuvo que resistir el peso de algunos males para poder despuntar en el ámbito hípico criollo. Contó con el entrenamiento del eficaz zuliano Iván Calixto, además de tener como jinete oficial a Miguel Blanco, con el que lograría casi todos sus triunfos para las sedas del Stud Mi Amor del Sr. Franco Luciano. Su campaña se resume en 25 actuaciones con 12 laureles, 5 segundos y 3 terceros y un total en metálico de 8.485.800 Bs.

...

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista Hipódromo, Sr. Gustavo Sansón.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 11 de Mayo de 2005

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados