Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Santu Pretu

(Ven, 1989, Flag Admiral en Cheeka Lodge por Tumiga)

Por Elena Rodríguez de Castro

 

El castaño, casi negro, Santu Pretu nació el 26 de enero de 1989 en el Haras Tamanaco. Quien diría que el cruce entre un semental que costó US$10,000 (Keeneland, noviembre 1985) y una yegua que costó US$6,500 (Ocala, noviembre 1985) resultaría un ejemplar extraordinario, que corrió bajo las sombras de otra ejemplar excepcional como lo fue Catire Bello, además de las lesiones que opacaron lo que pudo ser una campaña de antología. Fue adquirido por el Sr. Fabián Burbano para correr su chaquetilla clásica a rayas negras y blancas del Stud Don Fabián, bajo el entrenamiento de César Cachazo.

 

De un imponente físico de 450 kilos, Santu Pretu debuta el 10 de agosto de 1991 en recorrido de 1100 metros con Julio Ortega, donde supera ampliamente con ventaja de 6 ¼ cuerpos sobre Texan Star en tiempo de 68”. Tres semanas después, motivado a tan aplastante victoria, fue inscrito en el Clásico Victoreado con Juan Vicente Tovar pero fue humillado por Catire Bello quien lo dejó en el segundo lugar a 8 cuerpos.

 

El 14 de septiembre cae derrotado por segunda vez en su campaña, esta vez por apenas ½ cuerpos ante Honey Voyager que se creció en los 1300 metros de la Copa Juan Carmona. Dos semanas después se escenificó el Clásico Albert H. Cipriani donde se enfrentaba nuevamente ante Catire Bello, pero en esta ocasión el nieto de Hoist The Flag con Juan Vicente Tovar demostró su clase y fue capaz de superar al Catire con ventaja de 8 ½ cuerpos agenciando 85”1 para los siete furlones.

 

 

Después de esa exhibición de poder, Santu Pretu participa en la Copa Nicolás de las Casas contra un solo contrincante, el potro Sir York, pero el infortunio acompaño al pupilo de Cachazo ya que hizo un extraño en la partida y tumbó a Juan Vicente Tovar, quedando descalificado. Por supuesto Sir York se adjudicó la carrera por default.

 

El 27 de octubre vuelve Santu Pretu por sus fueros con Juan Vicente Tovar al galopar en el Clásico Antonio José de Sucre por 9 ½ cuerpos sobre Hatchawa y en tiempo de 85”3 para los siete furlones. Dos semanas después toma un desquite poético ante Sir York, aventajándolo por ½ cuerpo en la Copa Enrique Soto Rivera, agenciando 94” para los 1500 metros, pero regresando a la cuadra con un pequeño problema en uno de sus cascos.

 

 

Un breve descanso y motivado a defender su campeonato, reaparece el 15 de diciembre en el Clásico Comparación con Germán González, pero apenas puede ocupar el tercer lugar a 6 ¼ cuerpos de Catire Bello e Isamar. Aún así, sus méritos fueron suficientes para compartir el Título de Campeón Dosañero con el que fuera meses después Triplecoronado.

 

A pesar de sus problemas, el nieto de Tumiga continua en campaña y el 10 de enero de 1992 participa en el Clásico Francisco de Miranda donde logra un meritorio segundo lugar a 2 ¼ cuerpos de Catire Bello, pero al mes el Catire lo apabulla al dejarlo segundo a 11 cuerpos en la milla de la Copa Alfredo Abilahoud.

 

El Catire viaja a Norteamérica a continuar su campaña pistera, hecho que aprovecha Santu Pretu para adueñarse nuevamente del liderazgo de la generación, corroborándolo el 8 de marzo en el Clásico Gobernador del Distrito Federal donde Juan Vicente Tovar tuvo que administrar al máximo las energías del pupilo de Cachazo para superar por ¾ de cuerpos a un crecido Traffic Street, agenciando 113”4 para los nueve furlones. Al mes participa en el lote común en distancia de 1800 metros, logrando otro triunfo ajustado esta vez por pescuezo sobre Traffic King en tiempo de 114”3, pero sus problemas con el casco se agravaron, motivo por el cual desertó de la pista caraqueña por un largo período.

 

 

El 4 de octubre reaparece con Juan Vicente Tovar en los 2000 metros del Clásico Asociación Hípica de Propietarios, donde batalla durante toda la carrera para al final caer desde el tercero a tres cuerpos del irreverente Libra y la tordilla de acero Stillwater. Listo para un nuevo enfrentamiento contra Catire Bello (ya Triplecoronado), esta vez en el Clásico Simón Bolívar, se produce un paro de caballerizos y el potro es confinado a su puesto hasta que se soluciona el conflicto y se reinician los ejercicios, reprogramándose el magno evento para el 22 de Noviembre, donde sale junto al veloz Bros Mario a forzar innecesariamente el tren de carrera a Catire Bello, una estrategia errada por parte de su jinete, que logra mermar el aliento del Triplecoronado que al final cae vencido desde el sexto a 12 cuerpos de un sorprendente Veterano, pero también resiente del problema en uno de los cascos del hijo de Flag Admiral, tanto así que se le desarrolló una feroz infosura que fue imposible de recuperar y tuvo que ser sacrificado a finales de diciembre de 1992 para evitarle más sufrimiento.

 

De esa manera injusta cierra la campaña Santu Pretu, totalizando 14 actuaciones en La Rinconada para 6 triunfos, 4 segundos y 2 terceros, acumulando en premios la cantidad de Bs. 4.596.600.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Juan Macedo, Sr. Agustín Pérez (foto) 

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 30 de julio de 2009

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados