Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Segula C

(Ven, 1971, Ky Pioneer en Swap Pudding por Swaps)

Por Juan Macedo

Todos nosotros, en alguna oportunidad, volcamos nuestra pasión -a veces desmedida- hacia un ejemplar todopoderoso y sorprendente, que nos gusta verlo correr, gozamos y disfrutamos de sus triunfos como si fueran nuestros y cuando cae derrotado siempre le buscamos la excusa adecuada, porque confiamos en su capacidad locomotora para una próxima carrera. Ese fue el caso de Segula C, una hermosa castaña -importada en vientre- que nació un 13 de marzo de 1971 y fue criada por la Sra. Ana María Freudman en lo que fue la primera producción de su Haras Tamanaco en el estado Aragua, descendiente del norteamericano Ky. Pioneer (ganador de 6 en 29 y $43.915 incluso el Hutcheson Stakes y medio hermano de Tradewood, padre en Venezuela de excelentes corredores como; Hikari, Tessa, Turquino, Jaimiquí, Run Run e Icamerú entre otros) en la también norteamericana Swap Pudding, que corrió para los colores amarillos, blancos y rojos del Stud "Los Cambeiro" del Sr. Claudio Fraga y fue entrenada por el europeo Ladislao Petrash, quien la adquirió en subasta pública por 87 mil bolívares. Esa noche gritaba como un desaforado: "Compré la mejor, compré la mejor". Y así fue. Curiosamente esta Segula C es nieta de dos grandes colosos que fueron enemigos a muerte durante sus campañas pisteras: Nashua y Swaps.

Debutó un 3 de marzo de 1973 en 800 metros con la monta de José Ramón Castro, donde cayó derrotada por la tordilla Agua Linda. A partir de ahí continúa una racha de 5 triunfos con el que sería su jinete oficial Juan Eduardo Cruz, entre ellos la Copa Edgar Ganteaume, el Clásico Ciudad de Caracas donde agenció 74"4 para los 1200 metros y la Polla de Potrancas de Acrica. Corona su campaña como dosañera con un sensacional segundo a medio cuerpo de Paldillar en los 1400 metros del Clásico Comparación, tomando en cuenta que sorteó una serie de inconvenientes que le impidieron accionar más temprano. Todo esto fue más que suficiente para obtener el campeonato como la mejor dosañera de 1973.

Segula C al galope

Tras breve paro, reaparece en el Clásico Francisco de Miranda, donde cae derrotada por el excepcional Gran Tiro, y vuelve a su lote donde triunfa cómodamente en la Copa Celestino Martínez, para que después es derrotada sorpresivamente por la rendidora Rastreadora por sólo cabeza en la Copa Carlos Márquez Mámol, para así comenzar su escalada a la grandeza al triunfar -tras contundente atropellada- en el Clásico Hipódromo La Rinconada, donde agenció 99"2 para la clásica milla, siempre con la experimentada monta de "El negro" Cruz. Continuó su racha triunfal al ganar fácilmente en la Copa Ramón Rotundo Mendoza.

Participó tres veces contra los importados, dejando saldo de un triunfo (sobre la argentina Cabecera) y dos segundos, todas en carreras comunes, para enfrentarse a las criollas maduras en la Copa Fernando Mitayne, prueba esta donde obtiene el tercer lugar detrás de la millonaria Tessa. Su propietario se da a la aventura de inscribirla en el Clásico José Antonio Paéz, pero la nieta de Swaps inexplicablemente fracasa rotundamente al llegar décima de Garzón.

Pero más bien parece que esa derrota le sirvió de inspiración, ya que comenzó una racha de triunfos de leyenda, comenzando por adjudicarse los dos ultimos pasos de la Triple Corona para yeguas -y así Triplecoronarse- los Clásicos Prensa Nacional y General Joaquín Crespo, las dos al reverendo galope, para después vengarse de los machos tresañeros al derrotarlos (en feroz atropellada) en el tercer paso de la Triple Corona Nacional, el Clásico República de Venezuela, dejando un crono de 152"2 para los 2400 metros. No conforme con eso derrotó también a los machos maduros en los Clásicos Fuerzas Armadas de Cooperación y Cavepro, siempre utilizando su atropellada como arma en los metros decisivos para ganar muy cómodamente.

Todo parecía indicar que no tendría enemigos en los siguientes eventos clásicos, hasta se pensó en su posible participación -y triunfar, porque no- en el Gran Premio Simón Bolívar, pero la nieta de Nashua pierde dos carreras inexplicablemente, y nadie esperaba de su inesperado y triste fin, víctima de la anemia infecciosa, al igual que Lanzarina en el año 1959, y por la cual tuvo que ser sacrificada el 7 de diciembre de 1974.

Así Segula C culminó su campaña de 26 actuaciones en el óvalo La Rinconada con 16 primeros, 6 segundos, un tercero y 3 fuera de pizarra, para un total en metálico de 1.490.170 bolivares acumulados, que le permitió liderar por un buen tiempo la estadística de mayores productores de dinero en nuestro país. No tenemos la menor idea de lo que pudo haber logrado, lo que podemos avizorar es que lo poco que enseñó fue suficiente para considerarla como uno de los purasangres más valiosos que haya hecho campaña en Venezuela.

FuentesGrupo Yahoo de Anécdotas Hipicas Venezolanas, Revista Hipódromo, La Biblia del Hipismo Venezolano

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 08 de mayo de 2003

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados