Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Sellador

(Ven, 1985, York Minster en Dance Of The Hours por Marshua's Dancer)

Por Juan Macedo

 

Un gran corredor criollo que, producto de sus múltiples lesiones, debió ausentarse varias veces de la pista caraqueña, pero siempre daba destellos de su calidad, Ese fue Sellador, alazán nacido en el Haras Los Aguacates el 30 de marzo del año 1985 que fue ofrecido en venta en la subasta de yearlings del haras en el año 1986, adquirido por los Sres. Jesús Villarroel y Ramón Strubinger para correr los clásicos colores del Stud Jingle Bell.

 

Domado y entrenado en la cuadra de “El Niño JesúsCarlos Morales Salas, Sellador debutó el 5 de septiembre de 1987 como dosañero en recorrido de 1400 metros fracasando estrepitosamente al quedar décimo a 17 cuerpos de Shaman, decepcionando a sus allegados, pero quince días despues en su segunda carrera logró “romper el Maiden” con la monta de Ramón Eduardo Ibarra, superando a Quitapesares con ventaja de 3 cuerpos y dejando crono de 68"1 para los 1100 metros. 

 

El 27 de septiembre Sellador revivío los días de gloria del Stud al llevarse sorpresivamente el Clásico Albert H. Cipriani con Ramón Eduardo Ibarra dejando tiempo de 87”1 para 1400 metros, sorprendiendo en sensacional atropellada al entonces líder de la generación, el veloz Cutparlor, que ocupó el segundo lugar a 1 ¾ cuerpos. Tres semanas después, en calidad de favorito, no pudo alcanzar a Cardelino que lo superó por un cuerpo en los siete furlones de la Copa Nicolás de las Casas.

 

 

Pero el 17 de octubre Sellador demostraba su calidad en el Clásico Antonio José de Sucre al ganar en gran remontada con la monta de Argimiro Guerrero superando en plena sentencia a Cutparlor por medio cuerpo, agenciando 86”2 para 1400 metros. Luego de superar a Letal agenciando 101"1 para la milla en el lote común, participó en la milla del Clásico Comparación, pero un irreverente Epic Barré se creció en la punta y Sellador tuvo que conformarse con el segundo lugar a 2 ½ cuerpos. Pero ya tenía asegurado el Titulo como Mejor Dosañero.

 

 

Ya con los tres años, el 2 de enero de 1988, Sellador con Argimiro Guerrero batió al mismo Epic Barré en un interesante duelo durante la disputa del Clásico Inauguración Francisco de Miranda, dejando una buena marca de 85”1 para 1400 metros. Lamentablemente una severa lesión en una de sus rodillas luego de finalizar mal de uno de sus ejercicios, lo alejó de las pistas. Recuperado de la lesión, estuvo a punto de reaparecer en abril del 88 pero sufrió un severo cólico que parecía fatal y tuvo que ser operado de emergencia, retrasando su regreso al campo de batalla, el óvalo de Coche.

 

 

La segunda parte de la campaña de Sellador la comienza a mediados de julio del 88, pero viéndose muy disminuido en la pista, recuperándose muy lentamente, mostrando algunos destellos de calidad.

 

Luciendo nuevos colores (franjas blancas, azul y marrón del Stud BCV) y nueva cuadra (la de Manuel Azpúrua Aranda) no es hasta el 6 de mayo de 1989 cuando el hijo de York Minster da indicios claros de recuperación cuando ocupa el segundo lugar a 5 ¼ cuerpos de Monte Rojo en la milla de la Copa Revista Estudio Hípico con la silla de Rafael Torrealba. A pesar de algunos antibajos, Sellador reverdece laureles en el marco selectivo al triunfar de manera determinante con la monta del guayanés Argenis Rosillo en el Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación al superar por ¾ cuerpos a Ekki y Randy agenciando 96”4 en el recorrido de 1600 metros. A las dos semanas participa en los dos kilómetros del Clásico Cría Nacional fracasando inesperadamente al quedar noveno a 29 cuerpos de Ray Runner.

 

 

Se le detectó una lesión en el tendón que ameritó un descanso de tres meses, reapareciendo el 3 de noviembre en la Copa Fetrahípica con la monta de Juan Vicente Tovar haciéndolo en buena forma al ocupar el segundo lugar a 5 cuerpos de Prestigio. Pero fue “alegría de tísico” ya que, disminuido por las lesiones (especialmente una creciente tendonitis), no recupera su condición de campeón que aspiraban sus propietarios.

 

Ya con 5 años, obtuvo su última victoria el 14 de julio de 1990 en los 1300 metros de la Copa Revista Hípica La Fusta con la monta de “El Orgullo de TácataMiguel Blanco donde logra darle alcance al tordillo Santón en el rayado y superarlo en plena sentencia por la mínima diferencia, agenciando 79”3 para el recorrido. Participó en tres carreras más que quedarán para el olvido y representaron el final de la vida pistera del primer campeón del linajudo  York Minster.

 

Su campaña total fue de 31 actuaciones con 9 laureles, 6 segundos y un tercero, acumulando Bs. 3.394.990 en premios. Inicialmente fue retirado a la cría al Haras Los Aguacates y luego pasó al Haras El Centauro, donde destacó por intermedio del ganador clásico Bombeador, el selectivo Sello de Oro y los ganadores Con Margie (madre de Amandimar), Martina, Ricky Pine, Selladora, La Niña, Hot Winner, Great Runner, entre otros. Cuando el Haras El Centauro se mudó de Noguera para Miranda (Estado Carabobo) fue vendido a una finca de caballos cuarto de milla donde continuó como reproductor.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Jorge Luis Escobar, Sr. Francisco Convit.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 26 de febrero de 2009

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados