Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Sendero

(Ven, 1973, Tarareo en Suata por Crimson Pet)

Por Juan Macedo

 

Perteneciente a una generación muy pareja, el zaino Sendero logró hacer lo que nunca un purasangre en el Hipódromo La Rinconada había logrado: acumular un millón de bolívares en una temporada. Nacido el 2 de marzo de 1973 en el Haras Karen Sissy de los Sres. Jose Sahagún y Domingo Noguera Mora, este último también fungió como su entrenador durante buena parte de su campaña.

 

Luciendo la chaquetilla mitad gris y mitad negro del Stud Deber, Sendero debuta el 1 de junio de 1975 en recorrido de 800 metros con la monta de Juan Vicente Tovar y un poderoso físico de 466 kilos sin demostrar nada especial, ocupando un oscuro séptimo puesto a 10 cuerpos del veloz Pretor. Dos semanas después se reivindica al anotarse un dramático triunfo superando por apenas nariz a El Mambi en tiempo de 46”2 para los cuatro furlones. Con Eduardo Lamas en sus lomos y subido de lote figura quinto a 3 ½ cuerpos de Pretor (que tomaba el liderazgo de la incipiente generación). El 17 de agosto participa en su primera selectiva, la Copa Rómulo Francisco Méndez en recorrido de 800 metros, con Adone Bellardi up para quedar octavo a 7 cuerpos de Pretor.

 

Sin la presencia de Pretor y con la monta de Juan Vicente Tovar, el 14 de septiembre Sendero logra su segunda victoria, esta vez a costillas de Juan Parranda que se conformó con el segundo lugar a 7 ¼ cuerpos, agenciando un excelente crono de 67” exactos para los 1100 metros. El hijo de Tarareo participa con Gustavo Ávila el 19 de octubre en los 1200 metros del Clásico Albert H. Cipriani donde realiza una buena carrera al ocupar el tercer lugar a 5 ½ cuerpos del ganador El Aventurero. El 9 de noviembre fue inscrito en el Clásico Antonio José de Sucre donde nuevamente ocupa el tercer lugar esta vez a 13 cuerpos de Lavandín.

 

Sendero regresa al lote común y allí toma venganza de Lavandín al superarlo por 1 ¼ cuerpos y dejando marca de 80”3 para los 1300 metros. Ese fue su “trampolín” para ser inscrito en el Clásico Comparación con oportunidad de triunfo y la conducción de Jesús Márquez, pero tuvo que conformarse con el cuarto lugar a 9 cuerpos de El Aventurero.

 

El 17 de enero de 1976 participa en los 1300 metros del Clásico Inauguración Francisco de Miranda con la monta de Gustavo Ávila ocupando el tercer lugar a 5 cuerpos del veloz El Pañuelo. Enfrenta al lote común de Ganadores de 3 carreras donde fue sorprendido en raya por el veterano Clinker. Regresa al lote selectivo, esta vez en la milla del Clásico Gobernador del Distrito Federal donde nuevamente El Pañuelo se crece en la delantera y Sendero se tiene que conformar con un tercer lugar a 6 cuerpos. De regreso al lote común, cae derrotado ante Lavandín desde el quinto lugar a 14 cuerpos y a la semana corriendo por primera vez en los cuatro codos, específicamente en 2000 metros, fue derrotado por el rendidor Manzanares que batalló para superarlo por un cuerpo.

 

El 13 de marzo Sendero saca a relucir su clase al derrotar a Lavandín con ventaja de 3 ¾ cuerpos en los 1400 metros de la Copa Charles R. Röhl, recorriendo la distancia en tiempo de 87” flat. Siempre con Gustavo Ávila tomando sus bridas y en la misma distancia, fue sorprendido por el veloz Niquero por 3 ½ cuerpos en la Copa Antonio Cuadrado.

 

El 4 de abril fue un día importante en la vida pistera del nieto de Crimson Pet para anotarse en el libro de récords del hipismo nacional. Logró un magnifico triunfo en el Gran Premio Selección de Fedeharas a expensas del corajudo Niso al que derrota con ventaja de un cuerpo  en excelente tiempo de 98”3 para la milla. Tras breve descanso de un mes, enfrenta al máximo lote común para criollos donde defecciona al quedar séptimo a 10 cuerpos de Niso. A la semana participa en la milla del Clásico José Antonio Páez, primer paso para la Triple Corona Nacional, donde nuevamente fracasa al quedar décimo a 11 cuerpos de Pretor. Al mes corre en el segundo paso, Clásico Ministerio de Agricultura y Cría en 2000 metros, donde logra una leve mejoría al quedar cuarto a 17 cuerpos de Niso.

 

Domingo Noguera Mora tenía mucha confianza en el hijo de Tarareo y por esa razón fue inscrito en el Clásico República de Venezuela a correrse el 18 de julio. En una carrera llena de emociones Sendero, luego de ensayar una poderosa atropellada, logró quebrar la resistencia del corajudo Niso y controlar la atropellada del noble Lavandín (que fue el ganador sentimental para muchos aficionados de la época, incluyéndome), venciendo con ventaja de 1 cuerpo y dejando plasmado en la pizarra electrónica del Hipódromo La Rinconada un tiempo de 156” para la milla y media.

 

 

El 1 de agosto enfrenta por primera vez a los maduros en la milla del Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación, pero fue otro tresañero, Doble R (conocido como el caballo de hierro), el que se anotó la victoria, quedando Sendero en el sexto lugar a 10 cuerpos. Dos semanas después llega los dos kilómetros del Clásico Coproca donde un sensacional Lavandín logra superar a los más veloces de la carrera y luego contener el poderoso remate del zaino de Noguera Mora para relegarlo al segundo lugar a ½ cuerpo.

 

Fue el 19 de septiembre cuando Sendero se anota en el Libro de Records del Hipismo Venezolano como el primer caballo en la historia que logra ganar más de un millón de bolívares en una sola temporada, ocupar el segundo lugar en el Clásico Cavepro apenas a ½ cuerpo del cuatroañero Victorioso con la monta de Juan Vicente Tovar. Con esa figuración logró sumar Bs. 1.027.544 en nueve meses.

 

El 10 de octubre Sendero, con la monta de Ángel Francisco Parra, fracasa ruidosamente en los dos kilómetros del Clásico Asociación Hípica de Propietarios, reivindicándose una semana después en la Copa Carlos Rodríguez, donde superó a Popeye dramáticamente por pescuezo agenciando 130”2 para los 2000 metros. El 31 de octubre es considerado entre los favoritos para ganar en los 2400 metros del Clásico Simón Bolívar, pero fracasa ruidosamente producto de una fractura en una de sus rodillas generada en el transcurso de la carrera que lo retira temporalmente del espectáculo hípico.

 

Fueron ocho meses de reposo obligado para Sendero, reapareciendo el 19 de junio de 1977 con la monta de Juan Vicente Tovar y luciendo los colores verde claro y gorra negra del Stud Klick en los 2200 metros del Clásico Independencia-Día del Ejército donde lo hace en gran forma al ocupar el tercer lugar a 3 ½ cuerpos de Swing (este originalmente ocupó el segundo lugar detrás de Victorioso, pero le ocasionó un tropiezo determinante en la recta final que forzó el distanciamiento. ¿Se imaginan que Sendero hubiese concretado su atropellada y superar a Swing en el segundo lugar?

 

Luego de participar en la milla y media de la Copa Juan Eduardo Cruz donde quedó cuarto a 4 ¼ cuerpos de Popeye, el 5 de julio corrió los dos kilómetros del Clásico Fuerzas Armadas donde logró un aceptable tercer lugar a 6 cuerpos de Florín. A la semana, después de ese titánico esfuerzo, corrió la Copa Revista La Fusta donde se anotó un sensacional triunfo por apenas ¾ cuerpos sobre Miss Star, dejando marca de 128”3 para los dos kilómetros.

 

La agotadora campaña y las lesiones comenzaron a hacer mella sobre el rendidor zaino. Un tercero a 18 cuerpos de Victorioso en los 11 furlones de la Copa Jaime Todd y un cuarto a 19 cuerpos de Radiodifusor en los 1900 metros del Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación fueron las primeras señales. Fracasa rotundamente en el Clásico Coproca que ganó Radiodifusor y es cuando Domingo Noguera Mora le cede el entrenamiento al joven Enio Betancourt, quien el 4 de septiembre lo reaparece en la Copa Carlos Morales con la monta de Jesús Salcedo, ocupando el tercer lugar a 14 cuerpos de Radiodifusor a falta de otros.

 

El hijo de Tarareo realizó otras seis carreras, todas de corte selectivo, sin lograr figurar en el marcador y sin ser enemigo en ningún momento. Fue el 20 de noviembre la última carrera en su vida pistera, en el marco del Clásico Cría Nacional con la monta de Jesús Márquez, donde ocupó el séptimo lugar muy lejos de Arturo B y donde sus lesiones recrudecieron.

 

Sendero completó una campaña de 8 brillantes triunfos, además de 5 segundos, 8 terceros, 4 cuartos y 2 quintos en un gran total de 41 actuaciones, acumulando finalmente Bs. 1.416.065 en premios. Fue enviado al Haras La Evelynda de su criador y propietario Domingo Noguera Mora, quien lo cuido con cariño hasta sus últimos días. También le dio algunas oportunidades en la cría, destacando por intermedio de los destacados ganadores Atajo (Semental) y Trocha (madre de Desvío, abuela de Parafina).

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista La Fusta, www.hipicomputo2000.com

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 24 de junio de 2010

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados