Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Señor Acuña

(Ven, 2008, Limehouse en Impending Bear por Farma Way)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

En la historia del hipismo de cualquier época y lugar siempre han existido ejemplares que desde el principio muestran su calidad pero por diferentes razones (enfrentan rivales mejores, compiten fuera de tiro, padecen por falta de madurez, necesidad de un implemento, entre otras) se mantienen participando y animando las mejores competencias hasta que en un momento dado todo se alinea para llegar convertirse en ganadores de grandes carreras e incluso campeones, en La Rinconada uno de esos casos lo constituye la historia de Señor Acuña.

 

De pelaje alazán nació el 26 de abril de 2008 en el Haras Los Caracaros, siendo un importado en vientre hijo de Limehouse en Impending Bear por Farma Way. De su línea paterna era descendiente de un prolífico padrillo que ganó 7 en 21 salidas y produjo más de un millón de dólares, el cual hijo a su vez de Grand Slam. Por el lado materno fue el quinto producto (1ro en Venezuela) de Impending Bear, ganadora de 4 en 16 salidas (adquirida por los Celis en Keeneland por US$40.000) que dejó cuatro hijos en USA todos con poco brillo en la pista (de ellos dos perdedores y dos ganadores de una) a pesar de ser servida por cotizados padrillos como Touch Gold (ganador del Belmont Stakes 1997) y Lemon Drop Kid, por lo que en materia de pedigrí no estábamos en presencia de un rompe récord en subasta o algo similar.

 

Fue adquirido en pública subasta por el Sr. Pedro Acuña para defender los colores de su Stud García-Petión, quien le confió al campeón Juan Carlos Ávila el cuido y entrenamiento del ejemplar, poseedor de un excelente físico que se fue desarrollando con el tiempo e incluso ya hacia finales de su campaña rondó o superó los 500 kilogramos de peso. Lamentablemente le tocó compartir en su generación con varios animales de calidad que se fueron alternando el liderazgo en la misma, pero casi nunca deslució frente a ellos.

 

Su debut se produjo el 12 de diciembre de 2010 bajo los cuidados de Sergio Barrios en prueba para potros dosañeros debutantes o no ganadores, con la monta de Félix Vásquez logró superar por 4 cuerpos a Te lo Juro en tiempo de 66” para 1100 metros, siendo en taquilla un segundo favorito (4/5). Tal fue la impresión y el concepto en que le tenían que es llevado directo a enfrentar al mejor lote de potros el 16 de enero de 2011 cuando participó en la milla del Clásico Francisco de Miranda, allí fue capaz de marcar los parciales hasta el giro de la curva donde fue desplazado por El Cumanés, siendo un final muy emotivo por el avance de los atropelladores entre ellos el vencedor Tonyseraf, arribando el pupilo de la cuadra amarilla en el sexto y último lugar pero a solo 4 cuerpos del ganador.

 

Para el 6 de febrero fue inscrito en el Clásico Juan Vicente Tovar con la monta de Emisael Jaramillo siendo cotizado como primer favorito en taquilla (2/5), tras retrasar ligeramente en la partida fue capaz de tomar la punta hasta faltando unos 250 metros que lo desplazó El Cumanés para alzarse con el triunfo, llegando tercero a unos 4 ¾ cuerpos del vencedor. La historia básicamente se repitió un mes después en el Clásico Hypocrite, con la diferencia que Señor Acuña arribó cuarto a 9 ¼ cuerpos del mismo El Cumanés. Hasta acá llevaba tres buenas salidas contra los mejores potros, animando bastante pero solo para llegar cerca de sus rivales en la meta.

 

Sus allegados decidieron recomenzar con el potro y bajarlo a su lote, ya oficialmente con Juan Carlos Ávila fue inscrito el 27 de marzo en G-1 y respondió con un sólido triunfo de punta a punta superando al también figurador clásico My Own Texan por 2 ½ cuerpos y dejando 97”2 para los 1600 metros siendo conducido por Santiago González. El día 24 de abril intervino en la Copa My Own Business donde en brillante actuación fue capaz de apoderarse de la punta en las primeras de cambio y sostenerla hasta la raya para superar por 1 cuerpo a My Own Texan que de nuevo lo escoltó, contando con una hábil conducción del jinete Carlos Andrés Olivero para agenciar 91” en 1500 metros.

 

 

Vista su evolución era lógico pensar que como pasaría con cualquier propietario las ilusiones estaban puestas en los eventos de la triple corona nacional, por lo que fue inscrito el 29 de mayo en el Clásico José Antonio Páez con la monta de Johan Aranguren para enfrentarse de nuevo contra los mejores, en buena carrera logra accionar detrás de la velocidad de Mr. Pistacho y Back To Love para apoderarse de la punta a la entrada de la recta final pero no pudo aguantar la carga de los atropelladores finalizando quinto a 8 ½ cuerpos de Il Macchiato (éste retornando al primer plano tras culminar como campeón dosañero de la generación) que logró superar en cerrado final al potro El Cumanés.

 

Tres semanas después participó en el Clásico Cría Nacional (2do de la T.C.) disputado en pista fangosa por la lluvia donde le tocó nuevamente perseguir al raudo Mr. Pistacho hasta faltando unos 600 metros cuando movido por su jinete pasa a dominar brevemente pero sin poder resistir el envión que traía desde el fondo el excelente Tonyseraf que lo desplazó ya en la recta final para liquidar la carrera y perdiendo prácticamente en el rayado el lugar de escolta con Il Macchiato, arribando tercero a 6 ¾ cuerpos pero superando con facilidad al resto de lote. El 17 de julio corrió el Clásico República Bolivariana de Venezuela con la monta de Carlos Andrés Olivero, pero fracasó llegando séptimo a 47 cuerpos (FC) del vencedor Il Macchiato que se doble coronó, una prueba tristemente recordada por la muerte post carrera del triunfador al sufrir un infarto fulminante.

 

Luego de esa incolora actuación el caballo fue sometido a un paro que se prolongó por ocho meses, del cual reapareció el 18 de marzo de 2012 con la monta de Johan Aranguren en lote de G-3 en el que logró vencer por 5 cuerpos a Aníbal dejando marca de 83” para 1400 metros. Subió al lote selectivo para disputar la Copa Polo Grounds con la monta de Francisco Arrieta, pero no pudo contra Mr. Pistacho que ganó en gran carrera, arribando el hijo de Limehouse cuarto a 6 ½ cuerpos. El 30 de junio bajó al lote de G-3ó4 y perdió una increíble cuando a su jockey se le rompen las bridas en la recta final siendo liquidado en el rayado por Gran Runner que lo superó por pescuezo.

 

Regresó al mejor lote para intervenir en el Clásico Guardia Nacional Bolivariana el día 22 de julio con la monta de Richard Bracho donde logró hacer carrera en punta hasta la entrada de la recta final que fue superado por el ganador The Skyler Ángel para finalizar quinto a 5 cuerpos. Dos semanas después pasó a las manos de Emisael Jaramillo y reverdeció laureles al anexarse en gran forma la Copa Catire Bello aventajando por un cuerpo a Mr. Dimitri en tiempo de 76”4 para 1300 metros.

 

 

El 26 de agosto en el marco de la Gala Hípica de Caracas participó en el Clásico Internacional de los Sprinters de nuevo conducido por Richard Bracho, pero no pudo seguir la velocidad de su compañero de cuadra Jorge Prince que terminó imponiéndose de punta a punta con Jaramillo, arribando cuarto a 10 cuerpos tras perder el tercero en el rayado. Pero el 9 de septiembre de vuelta a manos de Emisael Jaramillo se reivindicó en el Clásico Federico Carmona Perera tras perseguir al veloz Mr. Pistacho y desplazarlo en los 200 metros finales para terminar con ventaja de 1 ½ sobre El Cumanés en tiempo de 83”3 para 1400 metros.

 

 

Señor Acuña vivía gran momento habiendo ganado dos selectivas de sus tres últimas salidas, por lo que ante la proximidad del magno evento fue preparado concienzudamente en su cuadra para asumir el reto de volver al tiro de aliento a pesar de su antecedente en el RBV 2011, como todo hípico venezolano que tenga un buen ejemplar también su propietario anhelaba ganar el Clásico Simón Bolívar, y era tal era su condición que el jinete campeón Emisael Jaramillo lo escogió como su monta para esa prueba.

 

Sin embargo, ya en carrera el tresañero Chao en brillante actuación realizó una esprintada que anuló al resto de los velocistas, siendo superado al final sólo por el extraordinario Comediante que con su fuerte atropellada le daba a Don Julio Ayala su sexto triunfo en el SB. El caballo Señor Acuña arribó décimo fuera de carrera, siendo contenido por su jinete en toda la recta final al verse sin ninguna opción de triunfo buscando preservar al animal. Dicha estrategia de cuidado funcionó en cierta medida porque un mes después intervino en el Clásico Burlesco con la monta de Johan Aranguren (pasaría a ser su jinete oficial) donde realizó la carrera en velocidad hasta que fue desplazado por el atropellador Squezze Play que lo pasó de un viaje antes de entrar a la recta final para terminar galopando por 8 ¾ cuerpos sobre Señor Acuña que logró mantener el lugar de escolta, en dicha prueba corrió el Campeón del Caribe 2011 Heisenberg que nunca pudo alcanzar al veloz pupilo del García-Petión.

 

Su año de consagración sería en 2013 y ya como cincoañero, comenzando el 19 de enero en la Copa El Gran Sol a la que acudió como el gran favorito ante doce rivales respondiendo con un fácil triunfo por 3 ½ cuerpos sobre El Halcón en tiempo de 89”1 para 1500 metros.

 

 

El 17 de febrero fue inscrito en el Clásico Hylander donde le tocó medirse con su raudo compañero de cuadra Jorge Prince, pero éste fue retirado en el aparato, lo que aprovechó Señor Acuña para triunfar con comodidad al aventajar por 7 ¾ cuerpos a Anderson Speed en tiempo de 82”4 para 1400 metros.

 

 

El 31 de marzo participó en el Clásico Socopó donde se mantuvo la tónica ya que logró vencer fácilmente hasta por 4 ¾ cuerpos a Texan Light dejando crono de 96”3 para la clásica milla. Esta buena racha acabó el 12 de mayo en la disputa de la Copa Gran Abuelo cuando Señor Acuña retrasó en la partida y su rival Mr. Pistacho aprovechó esa ventaja para crecerse en la delantera agenciando 76”1 para 1300 superando por 5 ¾ cuerpos a Señor Acuña que lo escoltó, en prueba donde también intervino el campeón valenciano Tío Llamal en lo que fue su única actuación en la capital.

 

 

Pero el desquite llegaría en su siguiente salida que fue la Copa Polo Grounds disputada el 9 de junio, esta vez saliendo al tiro el pupilo de la cuadra amarilla lograría venirse de punta a punta superando por 2 cuerpos a Mr. Pistacho en tiempo de 88”4 para 1500 metros. El 21 de julio participó en el Clásico Guardia Nacional Bolivariana en lo que terminó siendo un carrerón por lo emocionante pero allí finaliza tercero a un cuerpo del vencedor Love And Music, el cual superó a Huracán Franco en gran atropellada y cuarto llegaría Mr. Pistacho, entre ellos solo hubo dos cuerpos de diferencia.

 

PG

 

Para el 31 de agosto en el marco de la Gala Hípica de Caracas fue inscrito en la milla de la Copa Invitacional del Caribe nuevamente con la monta estelar del campeón Emisael Jaramillo que lo mantuvo bien colocado cerca de los punteros Champion Pit y El Gran Caricuao, para que al ingresar a la recta final respondió de manera brillante y logró mantener la delantera para tomar desquite de Love And Music superándolo por 1 ¾ cuerpos en tiempo de 97”3 para 1600 metros.

 

 

A la semana siguiente evidenció su extraordinaria condición física cuando se anexó el triunfo (por segundo año corrido) en el Clásico Federico Carmona Perera con ventaja de 2 ¾ cuerpos sobre Hay Fe en tiempo de 83”4 para 1400 metros, a pesar de los 58 kilos y nuevamente con Emisael Jaramillo en su cabalgadura.

 

 

El 6 de octubre fue inscrito en el Clásico Asociación Hípica de Propietarios que en el papel lucía como una prueba de trámite para él, pero fue sorprendido por Northern Beat que con Rigo Sarmiento se le puso cerca desde los 800 metros finales y fue capaz de superar por ¾ cuerpo al favorito unánime, el cual fue conducido por Félix Vásquez.

 

El 3 de noviembre participó en el Clásico Gradisco pero le tocó enfrentar a uno de los mejores milleros que ha pasado por La Rinconada en este siglo, su compañero de cuadra Tato Zeta que lo venció con comodidad por 6 cuerpos dejando 97” para la milla. Tras par de derrotas regresó a manos de Emisael Jaramillo para la Copa Don Fabián y se reivindicó al derrotar por cabeza de ventaja a Señor Custodio marcando 76”3 para 1300 metros.

 

 

El 7 de diciembre fue inscrito en la Copa El Gran César siendo castigado con 59 kilos de hándicap, lo cual creemos que comenzó a afectarle porque al brinco Hay Fe le tomó la punta y tras un emocionante duelo en la recta final fue capaz de ganarse a Señor Acuña por 1 ¾ cuerpos dejando 88”4 para 1500 metros, siendo esa la última vez que lo condujo Emisael Jaramillo cerrando así el pupilo del Stud García-Petión su participación en esa temporada. Sin embargo, los méritos acumulados durante el año entero le hicieron merecedor de ser declarado Campeón Sprinter y Campeón Millero 2013 en el Hipódromo La Rinconada.

 

Para todo buen caballo luego de tantos logros alcanzados el factor hándicap comienza a ser determinante en cada prueba selectiva que no sea Grado Uno, es decir, Copas o Clásicos de menor grado cuyo peso se asigne a los ejemplares según el criterio del handicapper oficial. Durante la que sería su última temporada como pistero Señor Acuña padecería por esta causa, quizás allí esté la principal razón de sus futuras derrotas además de la merma que todo purasangre experimenta con el pasar del tiempo.

 

Es así como tras un merecido descanso de par de meses regresó a la acción el 16 de febrero de 2014 con la monta de Richard Bracho, pero cayó de nuevo ante Hay Fe que esa vez fue conducido por Emisael Jaramillo (exjinete de Señor Acuña) dándole 4,5 kilogramos de hándicap el pupilo del catire Ávila a su rival (58,5 vs 54). El 9 de marzo enfrentó de nuevo al superior Tato Zeta (al que le daba un kilo de hándicap, 58,5 vs 57,5) y cayó desde el tercero a 1 ¼ cuerpos de su antiguo compañero de cuadra que fue escoltado por Huracán Franco.

 

A la semana siguiente fue inscrito en la Copa Gaceta Hípica con la monta de Félix Vásquez, pero no pudo con la velocidad de Hay Fe que guiado por Jaramillo se le puso al lado desde la partida y le sacó la ventaja necesaria para terminar ganándole por 3 ½ cuerpos en 76”1 para 1300 metros. Dos semanas después fue inscrito en el máximo lote común con la monta del aprendiz Misael Rodríguez Ventura (buscándole descargo) y se anexó la victoria de forma fácil al superar por 2 ¼ cuerpos a Stellar Trick, siendo esa la última victoria que lograría en su campaña.

 

El 11 de mayo participó en la Copa Gran Abuelo con la monta de Richard Bracho haciendo una buena carrera al arribar a solo 1 ¼ cuerpos del triunfador Huracán Franco que con Leonel Reyes en el sillín logró superarlo en los metros finales agenciando 77”2 para 1300 metros. El 8 de junio intervino en la Copa Polo Grounds nuevamente con la monta de Richard Bracho (con quien increíblemente no pudo ganar en seis actuaciones) pero tras librar ardua batalla contra Tato Zeta en los primeros mil metros prácticamente abandonó desde la entrada de la recta final para finalizar sexto a 14 ½ cuerpos de Huracán Franco, el cual sacó provecho de la pelea y el hándicap excesivo de los favoritos para salir victorioso confirmando su buen momento como pistero.

 

Los resultados obtenidos ese año dejaban ver que ya el caballo Señor Acuña no era el mismo, si bien había cumplido con buenas figuraciones (excepto quizás en la que fue su última salida) no estaba mostrando esa garra que le había permitido alcanzar tantos logros. El periodista Antonio José Medina informó a través del Diario Líder que el caballo pasaría a formar parte de la padrillera del Haras Del Mar en el segundo semestre de 2014 con la intención de comenzar a servir en la temporada de monta de 2015, a continuación, les transcribimos parte de esta nota con palabras de su propietario Pedro Acuña: Creo que fue la mejor decisión. El hándicap lo estaba perjudicando y ante una pista que no está buena, no queríamos arriesgar su salud. Por ello se fue al haras totalmente sano. El caballo se lo merece porque fue un gran corredor”.

 

El resumen de su campaña constó de 14 victorias en 36 salidas (de ellos 4 clásicos y 5 copas sin contar el triunfo del Invitacional del Caribe, cuyo nombre dice Copa, pero en sí es un clásico internacional) completando con 9 segundos, 4 terceros, 3 cuartos y 2 quintos además de cuatro no figuraciones, acumulando ganancias por el orden de Bs. 1.656.338 en ganancias. Si obviamos sus dos actuaciones en 2400 (ambas no pizarra y FC) podremos afirmar que en todas sus salidas fue animador y protagonista, contribuyendo en gran manera en el espectáculo hípico que disfruta la afición venezolana. Lamentablemente Señor Acuña murió sin dejar descendencia el 14 de septiembre de 2014 en la Clínica del Dr. Luis Medina, situada en Valencia, producto de una hemorragia interna súbita, debido una enfermedad de la médula ósea que no fabricaba plaquetas ni glóbulos blancos; cayeron a niveles incompatibles con la vida.

 

Fuentes: Diario Meridiano (fotos), Diario Líder en deportes (fotos) Ing. Juan Macedo.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, miércoles 31 de marzo de 2021

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados