Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Síndaco

(Ven, 1984, Obliterator en Your Love por Blakeney)

Por Wilfredo Villarroel

 

La historia de Síndaco es la misma de aquellos ejemplares que se presentan como grandes corredores al principio de su vida pistera, pero que por esas cosas del destino las lesiones o los imprevistos no los dejan mostrar el potencial de campeones que llevan consigo. Historias como la de Síndaco dejan sinsabores a los aficionados hípicos que esperan de estos nobles ejemplares campañas memorables.

 

Síndaco nació del vientre de la yegua Your Love un día 4 de Abril del año 1984, siendo hijo del norteamericano Obliterator. Su cuna el Haras El Campo de Don Vittorio Catanese y criado por el señor Reinaldo Leandro Mora. Corrió siempre para los colores del Stud Aggie, stud este de su mismo criador.

 

El esperado debut se produjo en el mes de Enero del 87, carrera numero 66 donde enfrento a un total 11 rivales en distancia de 1300 metros. Debutó ganando con la monta de Ángel Francisco Parra y el entrenamiento de Don Vittorio Catanese. 81”2 fue el tiempo cronometrado para la distancia quedando el marcador con Kaysertum en el segundo y Flint en el tercer lugar. Alegría inmensa para los allegados que abrigaban la esperanza en  el naciente campeón.

 

En su segunda actuación conocería la derrota por intermedio del ejemplar Grecorromano, pero a la siguiente salida volvería a la senda ganadora en una carrera de 1500 metros donde derrotó con margen de 1 ¼ cuerpos al caballo Lucky Four el tiempo de la carrera fue 90”4, buen crono para caballos ganadores de una carrera en esa época.

 

A la siguiente salida le confían la monta al jinete Douglas Vázquez quien lo guío a un tercer lugar detrás del ejemplar Scipione en 1500 metros. Luego de esta actuación deciden llevarlo a distancias más largas, donde el ejemplar se manejaría con mayor soltura. Escogen una prueba común en 1900 metros. Lo experimentado surgió efecto ya que en una magistral conducción de Ángel Francisco Parra consigue una fácil victoria, parando el cronometro en 123”1 para la distancia, siendo escoltado por el prometedor Pundonor. Esta fácil victoria motivaría a su propietario y entrenador a inscribirlo en la Copa Gran Tiro en distancia de 2000 metros donde cae con todos los honores ante el campeón dosañero Batiente.

 

Su cuarta victoria la lograría en una carrera común en distancia de 2000 metros, triunfo obtenido sobre el ejemplar Rejonazo en un tiempo de 129”4. Esta carrera lo dejo listo para la incursión en la Triple Corona Venezolana, donde como buen corredor daría un buen espectáculo.

 

El día 9 de mayo del 87 comienza la gran fiesta de la Triple Corona Nacional y un nutrido grupo de ejemplares participan en tan prestigiosa carrera. Es el Clásico José Antonio Páez, primer peldaño de la Triple, algo semejante a la carrera de las Rosas en el hipismo Norteamericano, el ejemplar capaz de lograr los tres peldaños entraría a la inmortalidad. En cuanto a la carrera esta seria una de las más emocionantes en la historia del Páez, carrera muy pareja, todos los ejemplares con chance de ganar y los allegados a Síndaco esperaban una gran actuación.

 

Obtendría la victoria en un final electrizante el caballo Sindecir ganando este a Pundonor y a Batiente quien con espectacular remate adosado a la baranda casi le arrebata la victoria al pupilo de Julio Ayala Coronil. Nuestro pupilo llegaría en la quinta posición a escasos ocho cuerpos del ganador Sindecir. Se notó en esta carrera la falta de distancia para el caballo de Catanese.

 

Quince días después aparece Síndaco inscrito en el Clásico Ministerio de Agricultura y Cría, segundo paso de la Triple Corona Nacional, donde el rival a vencer sería el ejemplar Sindecir, flamante ganador del Clásico José Antonio Páez y único aspirante a la Triple Corona, otra emocionante carrera donde Sindecir caería derrotado por el ejemplar Gallardete quien con magistral conducción del multicampeón Juan Vicente Tovar derrotaría al aspirante Sindecir dejando a Síndaco en un meritorio tercer puesto apenas a tres cuerpos de Gallardete. Con esta carrera Síndaco quedaría listo para lo que seria su primera gran victoria.

 

En el Clásico República de Venezuela en distancia de 2400 metros ocurriría lo esperado por mucho tiempo por los esperanzados propietarios del caballo Síndaco. En inolvidable actuación el valiente Síndaco bate en propia sentencia al ejemplar Gallardete quien con el campeón Tovar buscaba la Doble Corona. Una prueba de alternativas de principio a fin donde los dos mejores jinetes del momento se batieron en un brillante duelo y las fuerzas de Síndaco fueron mayores que las de Gallardete. Parra y Tovar demostrarían en esta carrera por que son los mejores jinetes venezolanos de todos los tiempos.

 

 

Luego de tan importante triunfo el noble Síndaco es inscrito en una carrera común de ganadores de 4 y 5 en 1800 metros y cae a 7 largos del caballo Aragonero (ejemplar este que ganaría por distanciamiento de Gallardete el Simón Bolívar de ese año 87). Luego es inscrito en la Copa Julián Abdala saliendo derrotado esta vez desde el tercer lugar a solo tres cuerpos  del ejemplar Clochard

 

Participa en el Clásico Cría Nacional en 2000 metros quedando de nuevo tercero a tan solo dos cuerpos del ganador Aragonero.

 

En el año 1987 se correría la primera edición del Clásico Gran Premio Nacional donde Síndaco era uno de los buenos aspirantes. Un nutrido grupo de buenos corredores aparecieron inscritos en la carrera. Síndaco presentaba un físico impresionante y sus condiciones atléticas estaban en óptimo estado, sus carreras previas prometían un buen resultado pero los pronosticadores no lo daban  entre sus favoritos.

 

 

La reivindicación vendría ese seis de Septiembre, la mesa estaba servida y el inspirado Ángel Francisco Parra en inolvidable tarde lograría las dos versiones del Gran Premio Nacional en su primera edición. Módena en la versión de yeguas y el gran Síndaco le daría la victoria en la versión machos. Con un espectacular remate por la parte central de la pista el castaño Síndaco le quitaría el manjar de la boca al velocista Rayo Láser que en gran carrera y faltando pocos metros para la llegada no pudo soportar la atropellada del pupilo de Catanese. Que carrera tan espectacular, este seria el triunfo de  consagración de Síndaco. Parra-Catanese, Síndaco-Módena, arrase total y a celebrar los triunfos de sus campeones.

 

La última aparición pública del ejemplar Síndaco la cumpliría en el marco del Clásico Copa de Oro de Venezuela en 2400 metros donde llegaría en el segundo lugar detrás de Aragonero.

 

Fue muy corta la vida pistera del castaño Síndaco víctima de una tendonitis, apenas un año para verlo correr, pero dejo gratos recuerdos por la manera ajustada que ganaba las carreras. Solo 15 actuaciones públicas tuvo el hijo de Obliterator para un total de seis triunfos, dos segundos lugares, cinco terceros y una sola vez fuera de los cinco primeros puestos. Meritorio por que luego de la actuación en el Copa de Oro no pudo participar mas en ninguna prueba publica, se predio el Simón Bolívar, el caribe y otros grandes premios. Su producción en metálico alcanzó la cantidad de 5.366.100 bolívares, muy buenos dividendos para la época.

 

Fue retirado a la reproducción al Haras El Campo, donde sus hijos heredaron un fenotipo envidiable, destacando a través de los ganadores clásicos Gran Marco y Don Peloro; los selectivos Sha Dancer y Don Trifone; además de los ganadores Crazy Kids, Bordonaro, Don Marcano, Otro Intenso, Sindilet, Sha Moon, Vizcalea, Squalo, El Mirón, Machango, Gran Altiva, Síndoro, Traviesa, Kenicko, El Cocolino, entre otros.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Ing. Juan Macedo.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 21 de junio de 2007

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados