Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Skuke

(Ven, 1992, Italian Danzig en Highland Rose por Al Nasr)

Por Juan Macedo

 

Etimológicamente hablando, Skuke (Escuque) es un término del dialecto cuica que significa “Tierra de Nubes”. Hípicamente hablando, Skuke fue un purasangre excepcional. Este noble castaño que nació el 1 de enero de 1992 en las praderas aragüeñas del Haras San Remo del Sr. Annunzio Stanchieri, fue adquirido en venta privada por los representantes del Stud Ingrabe para lucir sus colores rojos con figuras doradas en el óvalo de Cabriales. Desde que llegó a la cuadra del entrenador Rodolfo García, quien se hizo cargo de su cuido y entrenamiento, despuntó como un crack.

 

Hizo su debut en el Hipódromo Nacional de Valencia el 8 de octubre de 1994 con la monta de  Jackson Farías donde “rompió el maiden” de manera cómoda, superando a Carnavalito con 1 ¼” cuerpos de ventaja y agenciando 67”1 para los 1100 metros. El 3 de noviembre Skukerompe el celofán” en las pruebas selectivas al conservar su invicto en la Copa César Ramos cruzando la meta con ventaja de 4 ½ cuerpos sobre Sir Anthony en tiempo de 78”1 para los 1300 metros.

 

Dos semanas después participó en el Clásico Ciudad de San Carlos donde continuó la racha, esta vez la ventaja fue de 2 ¼ cuerpos sobre Sir Anthony y registro de 78”3. El 15 de diciembre cerró el año incólume, esta vez conducido por “El Orgullo de TácataMiguel Blanco en los siete furlones del Clásico Jockey Club de Valencia donde aventajó nuevamente a Sir Anthony con 2 cuerpos y parando el teletimer en 86”1.

 

El 6 de enero de 1995 el descendiente de Italian Danzig siguió imbatible en la pista valenciana, esta vez anotándose el Clásico Inauguración fácilmente con ventaja de 3 ¾ cuerpos sobre Sir Anthony dejando crono de 86” flat para los 1400 metros. Al mes Jackson Farías regresó a los lomos de Skuke para triunfar en la Copa Fernando Degwitz sobre Don Palumbo que quedó a 1 ¾ cuerpos, agenciando 74”2 para los 1200 metros. El 23 de febrero conservó su invicto en siete salidas al derrotar con 4 cuerpos de ventaja a Mas Abarrio en la Copa Ateneo de Valencia, en tiempo de 84”3 para los 1400 metros.

 

Todo parecía indicar que Skuke tenía todo a su favor en el primer paso de la Triple Corona del Hipismo Valenciano, los 1400 metros del Clásico Universidad de Carabobo, pero ese 4 de mayo inesperadamente el potro Sir Luisle robó” la punta a Skuke y cuando Jackson Farías fue a buscarlo el puntero se creció y le quitó el invicto quedando a 6 ¼ cuerpos.

 

El 1 de junio, ahora con la conducción de Ángel Alciro Castillo, Skuke tomó venganza de Sir Luis en el Clásico José Rafael Pocaterra ¡y en qué forma! ya que se desprendió en punta de tal manera que al cruzar la raya se contabilizaron ¡16 cuerpos! de ventaja sobre su más cercano rival, Seto. Mientras que Sir Luis pagaba con creces la pelea inicial y llegó entre los últimos. El reivindicado ganador, además, implantó nuevo record de pista para los 1900 metros, agenciando 117” exactos.

 

La historia se repitió el 29 de junio, en marco del Clásico Bartolomé Salom, cuando Skuke nuevamente metió un galopón de 16 cuerpos sobre Tanane dejando crono de 150”2 para la milla y media. ¡Realmente impresionante!. Tres semanas después el nieto de Danzig participó en el Clásico Natalicio del Libertador donde triunfó en buena lid sobre Insolente que ocupó el segundo lugar a 1 ½ cuerpos, parando los relojes en 151” exactos para los 2400 metros.

 

El 10 de agosto Skuke continuó su racha triunfal anotándose el Clásico Asoprica, esta vez Insolente quedó a seis cuerpos, cronometrando 124”1 para los dos kilómetros. Y sin dejar para más nadie, el 8 de septiembre triunfó en los 2000 metros del Gran Premio Unicría quedando En Acción en el segundo puesto a 7 ½ cuerpos, implantando otro record de pista al registrar 122”3 para el recorrido.

 

Casi invicto, una docena de victorias y dos records de pista es una performance notable para cualquier purasangre en cualquier pista. Razones más que suficientes para asumir el riesgo y buscar otros horizontes. Así Skuke fue enviado por sus allegados hasta el Hipódromo La Rinconada y alojado en la cuadra del “CatireJuan Carlos Ávila con un objetivo en la mira: el Gran Premio Clásico Simón Bolívar. Luego de mes y medio de aclimatación, el 29 de octubre el hijo de Italian Danzig hizo presencia en el magno evento con la conducción de “RoyRoger Rengifo y como era su costumbre, salió a luchar por el primer lugar pero se desinfló y llegó muy lejos del ganador El Gran Sol. A pesar de tan humillante derrota, el 19 de noviembre “El Invasor Valenciano” con la monta de Ramón Eduardo Ibarra participó en los nueve furlones del Clásico Jockey Club de Venezuela y logró resarcir su fracaso anterior al figurar cuarto a cinco cuerpos de Lucky Metal.

 

Skuke reapareció el 14 de enero de 1996 ante el máximo lote común con la monta de Jefferson Velásquez ocupando el sexto puesto a 3 cuerpos de Demons Cloak. Dos semanas después participó con Richard Ibarra en los 1900 metros de la Copa Rafael Rodriguez Navarro donde se trenzó en dura por el primer lugar con Lucky Metal y no dio tregua hasta el ingreso de la recta final cuando fue perdiendo posiciones y al final quedar noveno a 17 cuerpos del tordillo Astur.

 

Luego de salir de algunos problemas físicos, el 22 de junio Skuke reapareció en la Copa Revista Hipódromo montado por Richard Ibarra, corrió entre los últimos mientras su compañero de cuadra Tikitiki marcó los parciales acompañado al costado por Clever Dancer y Jet Prince presionando por dentro. Esto lo aprovechó Skuke amparándose en una gran atropellada por dentro de cancha para pasar a dominar y vencer por vez primera en La Rinconada con ventaja de 2 ½ cuerpos sobre Tikitiki. Dejó crono final de 77"3 para los 1300 metros.

 

A las tres semanas corrió ante el máximo lote en distancia de una milla con el aprendiz Yovanny González pero fue sorprendido por en raya por Corageaux. Esas dos actuaciones fueron las más relevantes que cumplió en el óvalo  caraqueño. Skuke corrió seis veces más sin deslucir del todo, pero sin ser rival de consideración, destacando un tercer puesto a seis cuerpos de Toscanelli en la Copa Catire Bello. El 25 de octubre regresó al óvalo de Cabriales con la monta de Oscar Martínez figurando séptimo a 6 ½ cuerpos de Red Danzig, pero tuvo que ser retirado de las pistas por problemas físicos.

 

Reapareció el 28 de febrero de 1997 en el Clásico Ciudad de Valencia con la monta de José Luis Lugo, pero defeccionó al quedar octavo a 16 cuerpos de Enomao. Corrió cuatro veces más ante el máximo lote común sin mostrar gran cosa.

 

Fue enviado al Hipódromo de Santa Rita y fue el 16 de julio cuando reapareció con la monta de Albert Gutiérrez figurando cuarto a 9 cuerpos de Forever Caroní. Luego de fracasar ante Con Fuego, el 20 de agosto reverdeció laureles con la monta de José Molero al cruzar la meta con ventaja de 3 ¼ cuerpos sobre Consumado y Reymambo, dejando crono de 79”4 para los 1300 metros. Fue el último triunfo de Skuke ya que a los pocos días, en una mañana de traqueos, hizo un extraño y se fue hacia la baranda sufriendo un fuerte golpe que le ocasionó la muerte.

 

Skuke completó una campaña de 36 salidas, de las cuales triunfó en 14 ocasiones, además de 2 segundos, un tercero, 2 cuartos y 2 quintos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 14.278.803. El destino fue injusto con Skuke, pero lo que es cierto que fue un purasangre de excepción que dejó una huella en el hipismo valenciano. ¡Honores a Skuke, el Avión de Cabriales!

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, www.hipicomputo2000.com, Sr. Jaime Casas, Sr. Agustín Pérez F. (fotos), Sr. Adelfo J. Prieto. 

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 31 de enero de 2013

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados