Anécdotas Hípicas Venezolanas Presenta:

Sonido

(Ven, 1968, Pray Move en Pahua por Le Petit Prince)

Por José M. Gil

 

La historia del hipismo venezolano está repleta de nombres de purasangres que se han hecho famosos por una u otra razón, la mayoría de los casos lograron inmortalizarse con sus resonantes y convincentes victorias. Sin embargo muy pocas veces sale a relucir el nombre de Sonido, un hermoso caballo zaino nacido en el Haras Santa Cruz y que lució los colores del Stud Firme, quienes confiaron la responsabilidad de su cuidado y entrenamiento a Don Antonio Jacial, que estaba consciente de que poseía un buen ejemplar.

 

El debut de este veloz corredor tuvo lugar en la jornada del 28 de junio de 1970, en una prueba exclusiva para dosañeros sobre la distancia de 800 metros, siempre en línea recta como se corre actualmente. Fue en la carrera 613 cuando, dependiendo de la casilla número dos, salió como una verdadera bala y se colocó rápidamente al frente del lote con clara ventaja sobre sus retadores. Sonido sorprendió a todos con su recia velocidad al dejar 21”4 para los primeros 400 metros con amplia ventaja ante el grupo que le salió al paso en su primera incursión en la pista y, aunque al final el potro As de Ases mejoró de manera considerable, pudo mantenerlo a raya con una apreciable ventaja de 3 ¾ cuerpos. Fue la gran tarde para el criollo que al final coronó una hazaña mundial cuando cubrió los 800 metros en 44 segundos y dos quintos.

 

Las referencias previas señalaban la intensa velocidad del dosañero pero en verdad nadie pensó que iba a bajar la marca récord de pista que tenía Marrey desde hace algunos años. Demás está decir la resonancia de este logro, ya que la prensa local se volcó en elogios y Sonido fue el galán y la noticia del momento.

 

El jinete profesional Jesús Rodriguez opinó para la época que el animal brincó muy bien en la partida y fue logrando un ritmo de carrera firme con el que maravilló en la primera parte y siguió logrando buen desplazamiento para rematar con asombroso poder y bajar la marca record anterior y estableció la que se mantuvo vigente a nivel mundial por un tiempo.

 

Casi un mes después se produjo la segunda salida de Sonido, también en línea recta en 800 metros, para los que empleó 44”4, dos quintos mas que la oportunidad del récord pero ahora también con dos kilos más ya que debutó con el peso mínimo de 50 kilos y ahora iba con 52 unidades de peso. Sin embargo alcanzó a vencer libre de contratiempos, claro está con esta destacada marca de pista, dando cuenta del propio As de Ases ahora con 3 ½ cuerpos.

 

Para la tarde del 22 de agosto, un mes más tarde, regresó a la cancha y venció en un kilómetro con tiempo de 60” y ventaja superior a los 5 cuerpos delante de Imbrujo. De manera coincidencial su cuarta victoria en fila fue en 1000 metros y con dos quintos más que antes al cubrirlos en 60”2 con 56 kilos, mientras antes lo hizo con 54 kilos, fue el 3 de octubre en la oportunidad de la Copa Albert H. Cipriani, evento que aún es exclusivo para machos de dos años, donde superó con 4 ½ cuerpos a Buen Amigo. Allí se detuvo el invicto de este animal que dos semanas más tarde subió a 1200 metros al correr el Clásico Antonio José de Sucre, carrera ganado por Bla Bla. Arribó séptimo a 15 cuerpos, siempre con Jesús Rodríguez, quien presentó reclamo ante la Junta de Comisarios al señalar severos tropiezos en carrera.

 

Ante esta derrota, aunque justificada por los mencionados tropiezos, el caballo estuvo inactivo por unas seis semanas para reaparecer a finales de campaña, el 6 de diciembre en la ocasión de correrse la Polla Millonaria de Acrica, en dos partes. La correspondiente al lote donde estuvo Sonido fue otra importante victoria ya que alcanzó a vencer a Signado por margen de 5 cuerpos y con un determinante buen tiempo para el tiro de 1400 metros. Su campaña como dosañero culminó con su participación en el Clásico Comparación en el que arribó séptimo a 7 cuerpos de Bla Bla, otro que marcó buen papel entre esta generación.

 

En la segunda semana de temporada como tresañero, el 14 de enero de 1971, Sonido salió inscrito para correr en una prueba común de 1200 metros en la que dominó a Chantero por amplio margen de 6 cuerpos y registro de 73”4, logrando más tarde dos acertados triunfos sobre Principito: el primero en 1400 metros, donde era de esperarse, con ventaja de 8 cuerpos y agenciando 85”3; y en tiro largo de 1800 metros para el que empleó marca de 113”4 y ventaja de 5 cuerpos. Fue inscrito para disputar el 9 de mayo el primero de la Triple Corona Nacional, el Clásico José Antonio Páez, pero cuando iba a disputar tan importante carrera lo retiraron por una lesión en el tendón. Allí comenzó su calvario. Más nunca fue el mismo.

 

Reapareció el 11 de septiembre y corrió tres veces donde llegó en el segundo lugar, derrotado dos veces por Gatopardo y en la otra por Invicto. Su tendón volvió a lesionarse y esta vez el retiro fue por más tiempo. Fue enviado al Haras Santa Cruz donde lo aprovecharon como padrillo, dejando dos yeguas preñadas.

 

Intentaron regresarlo a las pistas el 10 de septiembre de 1972, pero decepcionó a todos al quedar muy lejos de Señorial. Corrió cinco veces más en el lote del Grupo C para criollos, obteniendo fracaso tras fracaso.

 

Habiendo perdido la campaña pistera de 1973, a inicios de 1974 dejó una yegua preñada en el Haras y regresó nuevamente a la pista el 15 de septiembre de 1974 ahora bajo la tutela de Gorgonio Parra Semprún con una actuación apenas en la que concluyó muy mal contra un lote discreto. Así cerró Sonido su campaña donde obtuvo 8 primeros, 3 segundos y 1 cuarto en 20 actuaciones, acumulando en premios la cantidad de Bs. 367.195.

 

Durante el tiempo que estuvo recuperándose (años 1972, 1973 y 1974) Sonido dejó descendencia: en 1973 nacieron dos productos, uno en Fascination II llamado Sonarás (con una campaña discreta que incluyó apenas un segundo lugar en cuatro actuaciones) y el otro fue logrado en la yegua Pollona de nombre Glamorosa (con un triunfo en su debut y no volvió a correr); en 1975 tuvo un producto con la yegua Socarrona, de nombre Alcancía (con una actuación sin figurar).

 

En la cría Sonido no tuvo suerte con sus pequeñas incursiones, por una parte, la yeguada fue escasa y para mayor desgracia murió un año después, el 21 de mayo de 1975 en el Haras Santa Cruz cuando iba a comenzar otra temporada de montas.

 

Fuentes: Sr. César Armao Mendoza, Diario Meridiano, Lic. Nely Gómez, Revista La Fusta, Revista Gaceta Hípica, Ing. Juan Macedo.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 25 de julio de 2013

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados