Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Star War

(Ven, 1986, Harmonizer en Tortoise por Stevward)

Por Juan Macedo

 

Los aficionados hípicos han visto como hay purasangres que poseen un enorme espíritu competitivo, a pesar de las limitaciones físicas. Un caso interesante es, sin dudas, la zaina Star War, nacida en las verdes praderas del Haras La Giralda el 8 de marzo del año 1986 y que durante su breve campaña pistera lució la chaquetilla negra y anaranjada del Stud My War, cediendo el cuido y entrenamiento al “ABC del entrenamientoAgustín Bezara Castro.

 

Vaya que en esa época se escuchaban muchos rumores en los pasillos del principal óvalo de Venezuela y uno era sobre una pupila de Agustín Bezara Castro, pequeña pero de un imponente físico, muy delicada de sus manos. Se trataba de Star War, que hizo su debut en el Hipódromo La Rinconada el 18 de diciembre de 1988 con la monta de “El FerrocarrilRafael Torrealba (quien fue su jockey oficial). Ese día mostró parte de su enorme calidad al ganar de manera contundente con ventaja de 1 ¼ cuerpos sobre la tordilla Snow Princess y dejando cómodo registro de 68”2 para los 1100 metros.

 

 

Reapareció el 14 de enero de 1989 pero la hija de Harmonizer nunca se vio en carrera y apenas logró ocupar el quinto puesto en la pizarra electrónica a 7 cuerpos de Lady Gusta. Se reivindicó el 5 de febrero al derrotar fácilmente a Monte Stella con ventaja de 4 ¼ cuerpos, agenciando 80” flat para los 1300 metros del recorrido.

 

Dos semanas después, subida de lote, Star War siguió demostrando su calidad. Recorrió la milla en tiempo de 100” exactos para ganar al galope, 6 ¾ cuerpos de ventaja sobre Katara. Fue para el 11 de marzo cuando sus allegados la inscribieron para participar en el Clásico Congreso de la República en distancia de 1800 metros, enfrentando a las mejores potrancas de su generación, entre ellas a la emergente Candy Amor (ganadora del Clásico John Boulton) y la Campeona Dosañera Princesa. Pero Star War simplemente jugó con sus rivales, cruzando la meta con una amplia ventaja de 7 ¼ cuerpos sobre Candy Amor, agenciando un buen crono de 112”2.

 

 

Todo parecía indicar que el reinado de la nieta del influyente Stevward iba a ser largo por la calida mostrada. Pero el destino tenía otro camino para ella. En su siguiente carrera (como preparatoria hacia la triple corona para potrancas), ante el lote común de yeguas ganadoras de 4 y 5 carreras, la bella zaina fracasó al quedar cuarta a 8 cuerpos de la modesta Demon Sweet. Fue el 7 de mayo el día en que se escenificó el Clásico Hipódromo La Rinconada en recorrido de 1600 metros (primer paso de la triple corona para potrancas) y Star War hizo su mejor esfuerzo, pero aquellos rumores iniciales sobre lo delicado de su físico eran ciertos. Tuvo que conformarse con el tercer lugar detrás de Ferd D’fehr y Monte Stella, a 5 ½ cuerpos de la ganadora.

 

Sus problemas se agravaron y no solo perdió el resto de la programación clásica de ese año 1989, simplemente no corrió más. Su corta campaña se resume en 7 salidas a la arena caraqueña, de las cuales triunfó en cuatro ocasiones, además de un tercero, un cuarto y un quinto puesto en el marcador, acumulando en premios la cantidad de Bs. 917.100. Fue enviada a su haras natal, Haras La Giralda, donde pasó a engrosar el staff de matronas. Su desempeño ha sido notable, destacando por intermedio del ganado clásico Por Quijote (semental); los selectivos Inland War, Aliperti (madre de Latino Europeo) y Wire To Wire; además de los ganadores Vicor War (semental), Miss Marianexy (madre de Ligia Elena y Pistacho Again), Striding Cat y La Gran Princesa.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista Guia Hípica, www.hipicomputo2000.com, Sr. Jaime Casas.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 20 de diciembre de 2012

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados