Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Ta’Bravo

(Ven, 1994, All Sincerity en Cocoon por Charlie Burke)

Por Juan Macedo

 

El caballo PSC es un atleta de alta competencia y protagonista de un espectáculo deportivo donde intervienen la genética, el entrenador profesional y su equipo de cuadra, la medicina veterinaria y el jinete, que es también un atleta que, con su estatura y peso físico, es capaz de conducir a un equino que puede en algunos casos superar los 500 kg de peso físico. El alazán Ta’Bravo es uno de esos tantos purasangres que destacó gracias a su calidad y a la sinergia de sus allegados. Nació el 23 de marzo de 1994 en el Haras La Colmena, siendo reservado por su criador, el Sr. Jorge Enrique Salas Quintero, para lucir los colores del Stud La Colmena, ya que nadie estuvo interesado en él.

 

Fue enviado al Hipódromo Nacional de Valencia, específicamente a la cuadra de William Taylor, quien se encargó de su cuidado, doma y entrenamiento. Hizo su debut el 3 de enero de 1997 con la monta de Argenis Rosillo en recorrido de 1300 metros, figurando quinto a 19 cuerpos de Salardú. Dos semanas después “rompió el celofán” al superar a Mi Portón con 1 ½ cuerpos de ventaja y dejando crono de 74”4 para los seis furlones.

 

Una leve lesión en uno de sus miembros anteriores lo saca de circulación, reapareciendo el 2 de mayo con la monta de José Luis Salazar, cruzando la meta en ganancia con ventaja de 2 ½ cuerpos sobre Serranito agenciando 79”3 para los 1300 metros. Luego de figurar cuarto a 2 ½ cuerpos de El Eclipse, inició una impresionante racha de triunfos, comenzando el 12 de junio con Omer Martínez up cuando superó con ¡10 cuerpos! de ventaja a Impulsado, parando el teletimer en 106”1 para los 1700 metros. Al mes y con Juan Vicente Tovar sacó 9 cuerpos a El Eclipse, registrando 105”3 para el mismo recorrido.

 

Tal fue el desempeño de Ta’Bravo en los cuatro codos que ilusionó a sus allegados, decidiendo su participación en los dos kilómetros del Clásico Natalicio del Libertador con la monta de “El PochoJaime Lugo, donde realizó una gran performance culminando con un sensacional triunfo con ventaja de 2 ¼ cuerpos sobre El Latino, cronometrando 124”1 para el recorrido. Un mes después corrió ante el máximo lote común donde dio cuenta de Mr. Ignacio con ventaja de 6 ¼ cuerpos y crono de 106”1 para los 1700 metros.

 

El 4 de septiembre regresó al lote selectivo, el Clásico Propietarios Valencianos, donde en esta ocasión tuvo que echar el resto para superar a El Eclipse por apenas pescuezo, agenciando 126” exactos para los 2000 metros. Luego participó en la Copa Unión de Entrenadores del estado Carabobo donde Salardú se encargó de cortar la racha triunfal, dejando al nieto de Charlie Burke en el segundo lugar a 1 ¾ cuerpos. Viajó al Hipódromo de Santa Rita con la expresa tarea de participar en el Clásico Nuestra Señora de Chiquinquirá, pero tuvo que conformarse con el tercer lugar a 10 cuerpos de El Gran Sol.

 

Ya con cuatro años a cuestas, Ta’Bravo reapareció en el Hipódromo de Valencia el 26 de febrero de 1998 participando en los siete furlones del Clásico Ciudad de Valencia con la monta de Pedro Yánez, donde fue batido con todos los honores desde el tercer lugar apenas a un cuerpo de Flamingo Negro. Luego corrió en la Copa Teodoro Gubaira con “El CanarioDamián Quintero para secundar a Broker Tip. Tres semanas después inició otra racha de triunfos, iniciando en el lote común con la conducción de Ferse Añez, superando a Pagary con 2 ½ cuerpos y tiempo de 102”4 para los 1700 metros.

 

El 24 de abril sacó a relucir su clase corredora al galopar los 1800 metros del Clásico Círculo de Periodistas Hípicos con Ángel Alciro Castillo arriba, superando con ¡12 cuerpos! de ventaja a Mr. Ignacio, dejando registro de 111”3. No conforme, también se anotó la Copa José Antonio Gubaira con la monta de José Luis Salazar, en esta ocasión superó a Pagary con 2 ½ cuerpos de ventaja y crono de 125”4 para los dos kilómetros.

 

 

El 24 de julio corrió por segunda vez el Clásico Natalicio del Libertador, en esta ocasión bajo la conducción de Rogers Rengifo, y nuevamente se hizo acreedor del triunfo con gran facilidad, ¡11 cuerpos! de ventaja sobre Pagary recorriendo la milla y media en 150”4. Todo indicaba que todo estaba listo para que repitiera en el Clásico Propietarios Valencianos, solo quedaba la incógnita de la presencia de Mister Byron, que hizo honor a la confianza de sus propietarios y logró destronar al gallardo hijo de All Sincerity, que tuvo que conformarse con el lugar de escolta a 3 ¼ cuerpos. Un mes después se volvieron a ver las caras estos dos titanes en una carrera del lote común y protagonizaron una de las carreras más emocionantes de la historia del óvalo de cabriales, cruzando la meta en ganancia Mister Byron con ventaja de ¾ cuerpo sobre Ta’Bravo que llevó la monta de Ferse Añez. Tal fue el esfuerzo realizado por estos nobles equinos, que repercutió en la posterior campaña de ambos.

 

Luego de cinco meses de recuperación, Ta’Bravo reapareció el 5 de marzo de 1999 en el Clásico Ciudad de Valencia con la monta de José Luis Salazar, figurando quinto a 6 ¼ cuerpos de El Eclipse. Nuevamente los problemas físicos hicieron acto de presencia, retirando al noble purasangre por cinco meses más del ruedo valenciano, reapareciendo el 20 de agosto para ocupar un oscuro octavo lugar a 9 ½ cuerpos de King Of Gold. Volvió a alejarse de las pistas, ahora durante 10 meses, reapareciendo con seis años a cuestas el 16 de junio de 2000 con la monta de Ferse Añez, pero decepcionando al quedar octavo a 22 cuerpos de Preciado.

 

En búsqueda de otra alternativa que pudiera ser favorable para sus lesiones, Ta’Bravo fue enviado a la cuadra de Gerard Ochoa en el Hipódromo de Santa Rita, reapareciendo casi un año después, el 2 de mayo de 2001 con la monta de Ángel Contreras, pero el resultado no cambio, fracasando desde el noveno lugar a 24 cuerpos de Real Gitano. Corrió cinco veces más sin dar claras muestras de recuperación, siendo definitivamente retirado de las pistas.

 

A pesar de sus últimas actuaciones, Ta’Bravo demostró que fue un purasangre valiente y gallardo, que solo las lesiones fueron capaces de derrotarlo (y bueno, también Mister Byron). Completó una campaña de 28 actuaciones triunfando en 11 ocasiones, además de 3 segundos, 3 terceros, un cuarto y 3 quintos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 25.276.920. Se desconoce el paradero del hijo de All Sincerity.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Jaime Casas A.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, lunes 31 de enero de 2022

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados