Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Tacana

(Ven, 1956, Crimson Pet en Sabbietta por Nakamuro)

Por Juan Macedo

 

En esa época romántica del hipismo venezolano, cuando la cría del purasangre daba sus primeros pasos firmes, nació la bella zaina Tacana. Fue durante el segundo semestre del año 1956 en las verdes praderas del Haras San Pablo, donde tuvo una crianza modelo. Dueña de una precocidad notable, fue enviada al Hipódromo Nacional de El Paraíso, específicamente a la cuadra del maestro Leopoldo Márquez, para cumplir con la etapa de doma y entrenamiento previo a su campaña pistera.

 

 

Luciendo los colores rosados del Stud Rey Gan de los Sres. Alberto Reyna y Edgar Ganteaume, Tacana debutó el 28 de febrero de 1959 con la monta de Ignacio J. Ferrer y en recorrido de 800 metros donde rompió el maiden tras derrotar de punta a punta y fácilmente con ventaja de cinco cuerpos a Támesis, parando los cronómetros en 49”3. Dos semanas después conserva su invicto, esta vez con la monta de “El IndioManuel Camacaro al recorrer los 900 metros en 56”1 y derrotar por 3 ½ cuerpos a Pájaro Bravo.

 

El 18 de abril Tacana siguió su racha triunfal con Raúl Bustamante up, en distancia de un kilómetro, cuando derrotó con 2 ¾ cuerpos a Europa agenciando 62” exactos. Superó unos leves problemas en una de sus manos para reaparecer dos meses después, el 13 de junio, con la monta de Manuel Camacaro quien la lleva a la victoria superando con ventaja de 4 cuerpos a Pájaro Bravo y Princesalegre, recorriendo los 1100 metros en 68”4.

 

El 11 de julio estrenó la pista del nuevo circo de carreras, el Hipódromo La Rinconada, jugándose el invicto ante el duro lote de criollos de la Serie D y en recorrido de siete furlones, donde luchó con todas sus fuerzas para lograr superar al rendidor Catacumbo por apenas cabeza, implantando record de 88”2. Dos semanas después mantiene el invicto derrotando nuevamente a los machos, esta vez con ventaja de 1 ½ cuerpos sobre Enrocado, al que supera betiendo el record de pista con 81”2 para los 1300 metros. Fue el 16 de agosto la fecha en la que Tacana perdió su invicto en recorrido de seis, fue ante Hypogram, un gran corredor que tuvo que exigirse a fondo para poder doblegar a la descendiente de Crimson Pet, que quedó segunda a 1 ¾ cuerpos.

 

Pero la derrota no amilanó el temple de Tacana, todo lo contrario, pareció que fue un aliciente para demostrar que era la mejor. Fue el 6 de septiembre cuando la bella zaina del San Pablo participara en el Clásico Prensa Nacional y lo conquistara en buen estilo. Al ordenarse la partida la rauda pupila de Leopoldo Márquez se fue al frente y apuró la marcha en busca de la ansiada victoria, la cual consiguió en demostración de resistencia y valentía, ya que al final Olympic accionó enérgicamente y se le acercó mucho, quedando finalmente a ½ cuerpo, agenciando la flamante ganadora un crono de 114”3, a cuatro quintos del record de pista, hecho meritorio ya que era la primera vez que corría los cuatro codos. Lamentablemente una lesión en las rodillas trunca su campaña, pero no evita que pueda llevarse el Título de Campeona de tres años.

 

Luego de haber sorteado exitosamente el riguroso tratamiento a que fue sometida para curarle las lesiones mencionadas, se aprestó a reaparecer el 29 de mayo de 1960, casualmente en la misma justa clásica con que había cerrado su campaña como tresañera, el Clásico Prensa Nacional, con la monta de Antonio J. Utrera. Pero Tacana no era la misma, las lesiones mellaron en su capacidad locomotiva y su derrota fue ruidosa, al figurar última a 29 cuerpos de Lanzeta. Dos semanas después y en 1300 metros ante el lote común prueban nuevamente, pero el resultado es similar: undécima a 22 cuerpos de Polita II. Recrudece las lesiones y esto significa el final de su campaña pistera.

 

En definitiva, tras breve presencia en los Hipódromos de El Paraíso y La Rinconada, Tacana demostró su clase y gallardía, al lograr 7 triunfos y un segundo lugar en un total de 10 actuaciones, acumulando en premios la cantidad de Bs. 153.080. Sus propietarios la enviaron al Haras San Pablo donde fungió como yegua madre, destacando por intermedio de los ganadores Hytaca, Tacanita, Yoraco, Trenza de Plata y Oceánica (tercera madre de Choper y Monte de Oro).

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Jaime Casas

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 24 de febrero de 2011

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados